TIEMPO PASCUAL

3º SEMANA DE PASCUA

Que tengas un buen final de semana y un buen domingo.

3º Dom. de Pascua. Ciclo B

Lo cotidiano, extraordinario – 3º Domingo de Pascua, Ciclo B

https://youtu.be/5JqDApWsdG8

Lc 24,35-48. A la presencia del Resucitado accedemos a través de la vida con fe. De esa forma estamos ya en su presencia y Él en la nuestra. Esa presencia nos permite vivir descubriendo la maravilla de lo ordinario, notando que lo cotidiano es distinto.

Un saludo:

Fernando.

Sa4p3B21cas

Dium3pB21cas

pascua3_-b-soy_yo_en_persona_18-4-21

¡ALÉGRATE!

Amigos y amigas, ¡alegraos!

Es lo mejor que os puedo decir en la Pascua: ¡Alegraos!

El mejor anuncio que os quiero dar:

¡Alegraos, porque Jesús ha resucitado!

«La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría» (Papa Francisco). 

Abrid el oído. Escuchad la alegría.

Hay muchos himnos resonando a nuestro alrededor.

La Pascua de Jesús nos regala alegría, invitándonos de nuevo a cantar y caminar.

Cuando alguien nos mira sonriendo, espontáneamente sonreímos.

¿Os imagináis cómo nos mira Dios en Jesús resucitado?

«Miradle resucitado». ¿No basta esto para vivir alegres?

Donde hay un cristiano hay alegría.

Lo viejo ha pasado, comienza lo nuevo.

En nombre de Jesús, multiplicad la alegría.

No nos dejemos robar el gozo de la pascua.

Gustad los gozos más bellos y sencillos de cada día.

Afrontad con ánimo los retos que tenéis por delante.

Haced vuestras las alegrías y esperanzas, las angustias y tristezas de los pueblos.

La alegría nunca es egoísta ni individualista, es solidaria, compartida.

¿Cómo puedo yo ser feliz si los demás no lo son?

La verdadera alegría no depende de lo que nos ocurre.

Está en descubrir que somos amados en todo momento y circunstancia.

Amigos y Amigas:

Atreveos a vivir el gozo de la Pascua.

La Pascua está para ser cantada.

Que os brote del interior un canto agradecido a la Vida Nueva

que Cristo Resucitado nos regala en cada instante. Domingo tercero de Pascua21

¡FELIZ PASCUA, FIESTA DE LA VIDA!

 
Un resucitado, ¿es un mendigo?
En el norte estamos ya en camino hacia el verano. En el sur se camina hacia el invierno. Y no estamos enfrentados. Estamos en una casa que es redonda, más o menos. Lo sabemos y nos complementamos. O nos conquistamos. O… 
El pasado martes día 6 de abril se murió una persona conocida mundialmente, en el norte y en el sur. Era teólogo, como todos en este mundo somos teólogos. Cada cual sabe, habla, ignora, confiesa… un poquito de eso que se dice Dios. Hans Küng, además de ser teólogo escribía y enseñaba y debatía y… Y vivió en la circunstancia de haber participado en un Concilio como lo fue el Vaticano II. Esta circunstancia cimentó su dedicación a la teología. Esto mismo les pasó a mucha gente más. Muchísima. Incontables. En ese Concilio estuvo también otro teólogo, que llegó a ser papa y se llamó Benedicto XVI. Y hubo otros, como Gustavo Gutiérrez. Todos teólogos en el tal Concilio. Todos sacerdotes. Y acabado el Concilio cada cual regresó a sus tareas y a sus pensamientos por caminos más bien distintos y distantes… Y todos con sus razones, con sus verdades, con sus talentos, con sus lindezas y bajezas, con sus humanidades. 
He nombrado a tres (JR, abril de 1927; HK, marzo de 1928; GG, junio de 1928). Uno de ellos acaba de ‘conocer la realidad de ese más allá de la línea del horizonte’, ¿se atreverá a volver a traspasar esa línea en el sentido contrario y proclamar todo cuanto ha visto y sentido y conocido? Todos nos sabemos muy bien la respuesta. No. Ni el mismísimo Jesús de Nazaret lo ha hecho y eso que ya transcurrieron más de veinte siglos. ¡Cuánto nos dejó escrito el Küng sobre la Vida eterna! Que regrese y nos lo cuente ya. Que se lo cuente a su eterno interlocutor el ex-papa y al peruano Gustavo. No será posible. Al final del recorrido aquí, todos los caminos coinciden en la línea del horizonte. Uno ya se ha ido y nos queda, como tesoro y regalo, su palabra escrita. Y sus mil y una valoraciones de todos cuantos le han tratado y nos hablan de él. 
Dicho esto de la rabiosa actualidad, añado que el Evangelista Lucas nos recuerda en su Evangelio una cuestión ciertamente sorprendente: El resucitado Jesús de Nazaret viene a ser un mendigo, tiene hambre y pide que le regalen la comida. Increíble. No es fácil caer en la cuenta de ello. Asombroso. Un resucitado, como Jesús, ¿pertenece también a las gentes ‘sin techo’?
 A continuación se encuentran los comentarios sobre el Evangelio para el domingo 18 de abril.
En el archivo adjunto también se encuentran los mismos comentarios.    21.Domingo 3º de Pascua Ciclo B.MARCOS-21.CincoMinutos.038.20210418

SEMANA SANTA

VIERNES SANTO

Que tengas un buen día de Viernes Santo

La cruz que nos salva – Viernes Santo, Ciclo B

https://youtu.be/HYHUbHzfflU

Jn 18,1-19,42. Solemos ver la cruz como sinónimo de sufrimiento, pero hoy queremos proponer otra visión, te animamos a ver la cruz como la consecuencia de haber llevado una vida coherente con el proyecto de Dios. La cruz como el final de una vida vivida a favor de los últimos, tal y como hizo Jesús. Os dejamos como ejemplo la vida de algunas personas que se han jugado la vida por ser consecuentes con el proyecto de Dios en favor de los demás. Lo que nos salva es el amor de Dios, lo que nos anima a vivir de forma coherente y entregada a Dios en los demás. Una cruz liberadora y salvadora.

3. Viernes Santo

Un saludo:

Fernando

DiumDivPas21cas

Sa30DivSt21cas

JUEVES SANTO

Aprender a amar – Jueves Santo, Ciclo B

https://youtu.be/OzM_f3ZHn24

Jn 13,1-15. De todos los días del año… este quizás es, de verdad, el día del amor. De ese amor extremo e incondicional que nos da Jesús, que recibe de Padre y Madre Dios y nos da a todas y a todos. Una última cena compartida, un gesto de cuidado y servicio… Algo tan sencillo y tan revolucionario como lavarle los pies a sus amigos, siendo Maestro y Señor, que encierra el verdadero significado de seguir a Jesús. Hay que aprender a comprender: leer entre líneas a Jesús para descubrir que, en realidad, se expresa como un libro abierto. Él es el ejemplo a seguir para APRENDER A AMAR.

Para la reflexión y oración: ¿Qué es lo que más admiras de la forma de amar de Jesús? ¿qué te falta por aprender a ti, en qué puede mejorar tu amor a los demás?

Un saludo: 2. Jueves Santo

Fernando

DOMINGO DE RAMOS

Que tengas un buen final de semana y un buen Domingo de Ramos

En su nombre – Domingo de Ramos, Ciclo B

https://youtu.be/shaBoqFzpkQ

Mc 11,1-10. ¿En nombre de quién vives? ¿En nombre de quién haces las cosas? ¿En nombre de quién…? Las preguntas que cambiaron la vida de un pueblo también podrán cambiar tu vida.

Un saludo:

Fernando.

1. Domingo de Ramos. Ciclo B

Sa21RamB21cas

DiumRamPasB21cas

domingo_de_ramos_-b-_la_senal_del_cristianismo._el_amor_fraterno_28-3-21

Se acerca la Pascua. En medio de la pandemia. Fiesta de liberación. Recuerdo del paso del pueblo a la libertad, tarea pendiente de liberación de tantos pueblos y personas, de tantas mujeres esclavas de la trata. Dentro del jubileo de nuestra catedral: memoria histórica de una comunidad, con la que nos sentimos en comunión sabiéndonos todos amados por Dios.

 

La tienda del encuentro. En el camino por el desierto del pueblo de Israel la tienda del encuentro era signo visible de la presencia de Dios. Jesús es ahora para nosotros tienda de encuentro. Es un signo visible de la presencia de Dios. En él todos nos sentimos en comunión y adoramos al Padre en espíritu y verdad. Jesús nos ha revelado también que cada uno de nosotros, cada persona, somos morada de Dios: vendremos a él y haremos morada en él.

 

La casa de mi Padre. Así llama Jesús a nuestra morada interior. Jesús reconoce a Dios como su propio Padre; todo lo que él hace está inspirado por Dios y da testimonio de cómo es él. ¿Cómo nos vemos por dentro? ¿Como casa del Padre? ¿Como mercado? ¿Como lugar de silencio y atención amorosa? ¿Como espacio habitado por mil ruidos? ¿Cuidamos nuestra interioridad? ¿Cómo lo hacemos?

  • Jesús, entra dentro de nosotros, limpia nuestra casa interior con tu misericordia. Enséñanos a hacer lo mismo con los demás.
  • Padre, tú habitas en cada uno de nosotros. No estás lejos. Somos tu casa, donde tú habitas.
  • Espíritu Santo, tú que habitas en nuestra morada interior, no dejes que entren en nosotros cosas que te entristezcan.
  • Testimonio: El día que comprendí esto todo se iluminó en mi interior y querría contar muy bajito este secreto a todos los que amo para que también ellos se unan a Dios… Esta intimidad con Él en lo interior ha sido el hermoso sol que ha iluminado mi vida convirtiéndola en un cielo anticipado. Y eso es lo que me sostiene hoy en medio de los sufrimientos. No tengo miedo a mi debilidad, porque el Dios fuerte está en mi (Isabel de la Trinidad).

Allí me dio su pecho. El proyecto de Jesús es dar la vida en la cruz. Pero eso no es el final; la última palabra la tiene el Padre, levantándolo, resucitándolo. Jesús es una fuente que mana de su pecho, abierto para dar vida a todos. Todo nuestro bien consiste en aprender a recibir.

Nuestros pasos como discípulos de Jesús. Recordar a Jesús; el Espíritu mantiene vivo el recuerdo de Jesús en las comunidades; comprender a Jesús a la luz de la resurrección; creer participando en el acontecimiento de salvación y siendo sus testigos; orar en la interioridad habitada por el Espíritu. 

Buen camino hacia la Pascua. Un abrazo, mi oración y mucha salud.Antón

Una semana curiosa

Una semana más o una semana menos. Dependerá de dónde se ponga el cuándo. Cuestión de espacio y tiempo. Para no enredar a las neuronas, lo voy a dejar en una semana nueva o curiosa. Seguramente que todas las semanas son nuevas. ¿Y no se agotan jamás las semanas? Así es el asunto del tiempo… Hablo así para no meterme en otros enredos de tono mayor porque llegamos al domingo en el que es necesario buscar un ramo, hacerse un ramo, cortar un ramo, colgar un ramo…

 
Esta tradición de los ramos tiene sus orígenes, me digo o así lo creo haber recibido, en el relato del acontecimiento de la llamada entrada de Jesús de Nazaret en Jerusalén. Este hecho, si tuvo lugar en su tiempo, nos lo han contado los cuatro Evangelistas, pero…
 
Una vez más ‘un pero’. Pero espero que cada leyente tenga el ánimo, la paciencia y la delicadeza de leérselo en alguno de los cuatro Evangelios. Y el proceso siempre podría ser empezar por ver cómo y dónde nos lo cuenta el Evangelista MARCOS. Esta entrada ocupa en este Evangelista un día hasta su atardecer y todo el día siguiente y algo más. Después de estos dos días, este Jesús de Marcos se queda en el Templo (Marcos 11,1-27). Si la mano que redacta este relato es la de María Magdalena seguro que sabría bien de qué hablaba por haber estado presente… 
 
Siempre que me detengo en esta lectura de Marcos me sorprendo de cuanto se dice, pero de manera muy especial, me sorprende lo que sucede con una higuera que encuentra este Jesús en el camino desde el Monte de los Olivos hasta el Templo.
 
Este asunto de la higuera me vuelve a sorprender cuando leo esta entrada en Jerusalén tal como la encuentro redactada en Mateo 21,1-23. Nunca me pareció trivial o inútil este giro que la higuera toma en la mano y en la manera de pensar de Jesús según este narrador tan del gusto y aplauso de la Iglesia de siempre.
 
Y mi sorpresa llega a su éxtasis cuando leo la narración del Evangelista Lucas. El Evangelista tan bien informado de todo como él mismo nos adelanta desde el comienzo de su Evangelio (Lucas 1,1-4). Para este Evangelista llamado Lucas el asunto de la higuera ha desaparecido del hecho de la entrada de Jesús en Jerusalén. Sencillamente no existe ninguna higuera y nada de cuanto nos anunciaron Marcos y Mateo. Puedo pensar diez hipótesis. Por ejemplo, a este Lucas no le gustó decir que su Jesús ignoraba cuándo una higuera tiene o no tiene higos. No conoce los tiempos de las higueras. Ignora que da dos cosechas de higos (los primeros, llamados brevas; y los segundos, llamados propiamente higos). Se trata de un buen árbol de ámbito mediterráneo. Conviene no ignorarlo. Este relato de la entrada de Jesús en Jerusalén se lee en Lucas 19,28-47.
 
Y digo una palabra nada más del relato del cuarto Evangelio. Lo leo en Juan 12. En el capítulo completo. Y todo leyente del relato deberá preguntarse por qué este cuarto Evangelista cuenta un relato tan distinto a los tres anteriores. No hay higuera ninguna, pero aparecen unos personajes nuevos, los griegos. Y con su presencia se cumple la llegada de ‘la hora’. 
 
En esta lectura del relato he puesto la atención en la higuera. En la que realice el próximo año me detendré en el asunto de ‘el burro o de la borrica’. A este ritmo de lectura y de diálogo con mis neuronas en el tiempo de ‘una semana de años’ acabaré por encajar todas las piezas de este curiosísimo puzle de la última visita de Jesús de Nazaret a la capital de su tierra, nación o país que se llamaba Jerusalén. 
Después de estos siete años nos podremos encontrar los leyentes interesados para compartir las conclusiones. Imagino que será un encuentro muy contemplativo, porque tendremos poco que hablar cada uno y mucho que escuchar de todos los demás. Justo lo contrario de lo que suele hacerse en los ámbitos eclesiásticos.
 
A continuación se encuentran los dos comentarios evangélicos para el domingo 28 de marzo.
También, estos comentarios se encuentran en el archivo adjunto. 

MARZO

  Que tengas un buen final de semana y un buen domingo.

De la superficie a lo profundo – 5º Domingo Tiempo de Cuaresma, Ciclo B

https://youtu.be/D0dq7XGToi8

Jn 12,20-33. La vida de las personas hoy está muy fragmentada y habitualmente estresada. Esto hace necesario buscar un tiempo para hacer una parada que nos ayude a abandonar la superficie, profundizar, unificarnos y alcanzar la paz con nosotros mismos, con los demás y con lo que Dios nos está invitando a vivir. Solo así podremos dar fruto.

5º Dom. Cuaresma. Ciclo B

Un saludo:

Fernando

Mejor que escuchar palabras es adivinar angustias, sondear misterios, escuchar el silencio.
Helder Cámara
 
Cuando te sientas turbado por tantas necesidades que no sepas a quién acudir, reza.
San Alfonso
 

Buscamos fuentes para la sed. La sed profunda del ser humano es ser feliz Buscamos la perla preciosa, el encuentro con Dios, en el silencio y también las circunstancias concretas que nos toca vivir. La verdad que anhelamos la escuchamos en el silencio del corazón donde Dios nos dice una palabra, única y personal. ¡Escúchale! La cuestión es de corazón, de abrirnos y acoger, escuchar la novedad sorprendente, desconcertante de Dios. Esa palabra, ilumina el camino de los que anhelamos vivir el tesoro en el corazón de una vida cotidiana, en una situación normal de trabajo, ajetreo y ocupaciones diversas. Feliz camino cuaresmal hacia la Pascua. 

 
Un abrazo, mi oración y mucha salud. Antón

Hablo de Juan

Después de ‘vuelta y vuelta’, como se hace y dice de la tortilla española, dejo el título de estas líneas como ya lo acabas de leer: Hablo de Juan. En realidad pude haber escrito: Hablo de ti y de mí, o de YOSOY… 
Quiero decirlo claro desde el comienzo. Este Juan eres tú, seas quien seas. Mujer, hombre, del norte, del sur, doctora, lector… También soy yo. También lo es Cristina Fallarás… ?????? 
¿Por qué? Por dos razones.
 
La primera razón es la más importante y dice así: «Jesús hizo en presencia de sus discípulos muchos más signos de los que han sido narrados en este libro…» (Evangelio de Juan 20,30-31); «Jesús hizo muchas otras cosas. Si se pusieran todas por escrito, pienso que ni en el mundo entero cabrían los libros» (Evangelio de Juan 21,24-25). Ya has caído en la cuenta de que así acaban los dos capítulos finales del llamado Cuarto Evangelio o Evangelio según san Juan. Son dos finales distintos y escritos ambos en torno al año 100 después de Jesús de Nazaret, años antes o años más tarde. Para entonces, este hombre de las tierras de Galilea llevaba sepultado unos setenta años. Y de él se seguía hablando y escribiendo. Y hasta nuestros días, y hasta ahora mismo, se sigue hablando de él y se sigue escribiendo. Y todo esto se hace así por responder a una pregunta que tú y yo nos hemos hecho al menos una vez: ¿Quién es Jesús de Nazaret para mí?
Y tú y yo creo que lo tenemos clarísimo. Hasta que oímos o leemos algo distinto a lo que tú y yo nos decimos en la intimidad silenciosa de nuestras neuronas. Y así llevamos no setenta años, sino más de veinte siglos. ¿Nos atrevemos a imaginar que todas las personas de la única casa común, que es este mundo, dejáramos escrito qué fue o sigue siendo el tal Jesús de Nazaret…? Pues eso es lo que hizo la persona o personas que escribieron este Cuarto Evangelio e invitó a quien lo deseara que lo hiciera también.
 
Creo que la primera razón queda presentada. La segunda razón es muy sencilla y está dedicada a quien suele participar domingo tras domingo en la liturgia. El próximo domingo 21 de marzo será el tercer domingo seguido que se nos lee un relato de este Evangelio de Juan y así va a ir sucediendo durante tiempo. Desde ahora hasta junio, más o menos. 
 
Para este Cuarto Evangelio, lo habré dicho mil veces y escrito unas quinientas, ya es tiempo de que desde el Vaticano o desde donde sea se invite a leerlo durante un año completo, Este Evangelio nunca tuvo su año eclesial como los otros tres. Quiero creer que pienso mal cuando me atrevo a afirmar que las autoridades de la liturgia vaticana temen a este cuarto Evangelio como si se tratara de una encarnación de Satanás. Que cada quien hilvane sus pensamientos como mejor le parezca, pero vuelvo a sugerir que nos leamos con cierta frecuencia este Cuarto Evangelio en el que se le llama a aquel Jesús de Nazaret, pan, agua, luz,,, y sobre todo: YOSOY, YOSOY, YOSOY… se le mire por delante o se le mire, o se le lea, por detrás. Pura curiosidad de la lengua de Cervantes. Este Jesús de Nazaret del Evangelista Juan escandaliza por ser hereje y blasfemo con la Religión de Israel y con cualquier otra Religión. 
 
Dicho queda una vez más. Hablo de Juan; del Juan que eres tú y tú, y tú… y yo. 
A continuación están los comentarios evangélicos que te comparto para este domingo de marzo.
Comentarios que encuentras también en el archivo adjunto. 

IV domingo de Cuaresma

Que tengas un buen final de semana y un buen domingo

Buscando la luz – 4º Domingo de Cuaresma, Ciclo B

https://youtu.be/tKz4i2r8sgE

Jn 3,14-21. El tiempo de cuaresma es siempre un tiempo de ir a lo esencial e importante de la historia y de la vida. Por eso me ha parecido importante resaltar la experiencia de amor y locura sin límites, frente a los que ¿intencionadamente? se empeñan en definir el encuentro con Dios como algo marcado por la condena y el reproche. Si optas por buscar a Dios sinceramente, te convertirás en luz y paz para los demás.

Un saludo:

Fernando.

Dium4qB21cas

Sa136q4B21cas

cuaresma4_-b-amor_universal_14-3-21

El polvo

Para esta nueva presentación de los comentarios del domingo, día 14 de marzo, me permito copiar un texto de Jesús Carrasco y de su nueva novela titulada ‘Llévame a casa’, editada el pasado mes de febrero y que se la lee uno como quien se toma un rico, fresco y natural zumo de fruta. El asunto que se trae entre manos este narrador en su novela es, como él mismo nos dice textualmente, «la responsabilidad de ser hijos… y de las consecuencias de asumirla». El texto que transcribo y que tú y yo leemos aquí y ahora se encuentra en la página 21 de su novela:
 
«Los relojes no deberían estar llenos de arena sino de polvo. Es el polvo lo que verdaderamente nos ayuda a entender el paso del tiempo. El polvo es un fenómeno tan consistente como la gravedad pero sin su prestigio científico, ni su Newton, ni su unidad en un museo de París. Si se sostiene un cuerpo a un metro del suelo y se suelta, cae. Si se deja pasar el tiempo y nada se toca ni se remueve, el polvo también cae. No se sabe dónde está, pero está. Se deposita en las superficies planas y también en las inclinadas. Se mezcla con grasa en las campanas de cocina formando un lodazal que termina encostrándose. Metafóricamente, el polvo también se asienta en los silencios. Entre su padre y él (un tal Juan Álvarez) había kilos de polvo. También en el espacio que le separa de su madre y, en menor medida, entre él y su hermana».
 
Ya se ve que se trata sólo de un sorbito de ese zumo natural de fruta. El sorbito del polvo. Y como éste unos cuantos más que se hallan entretejidos en la narración de los sucesos que acontecieron, al parecer, en un lugar de la Mancha desde un tres de agosto (pág. 12) hasta mediados de un abril lluvioso (pág. 301). Todo es tan natural como la vida misma, y con las mil y una historias de otras tantas familias o más. Seguramente más. Y…, ¿de qué casa se trata?
 
Si esta breve reflexión sobre ‘el polvo’ me sorprendió gratamente fue, entre otras muchas razones, porque me evocó la realidad de nuestras relaciones con cada uno de los cuatro Evangelios, en particular, y con los demás libros de nuestras Biblias. 
 
Seguramente que Jesús de Nazaret y su visitante nocturno llamado Nicodemo no hablaron en su cita sobre el asunto de ‘el polvo’. Pero el galileo del norte propuso al magistrado de la capital ‘desempolvar’ toda su vida y ‘volver a nacer de nuevo’… ¿Volver a nacer?
 
Casi nada. O, casi todo.
 
A continuación se encuentran los dos comentarios evangélicos de cada semana.
Y en el archivo adjunto, también se pueden leer ambos comentarios.   
 
 
 
 
 
 
Cuaresma: Tiempo de limosna, ayuno y oración.

 
Cuaresma: Posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.
 
Cuaresma: Oportunidad para empezar a amar de nuevo.
 
La Cuaresma es un derroche de gracia, una oportunidad, un camino. Más que para hacer es un tiempo para dejarnos hacer. Es un espacio y un tiempo para el amor.
 
La Cuaresma es un tiempo privilegiado para encontrar el gusto y el sentido de la plegaria. Es un tiempo privilegiado para encontrarnos con lo esencial, para recorrer los caminos de la libertad, la creatividad y la belleza.
 
Es camino de perdón. Dios es rico en perdón. Alegría. Hablar de perdón es hablar de Dios y de su misericordia entrañable. Dios se hace perdón en los gestos y palabras de Jesús, que acoge y come con pecadores, que es amigo de pecadores.
 
Espacio para el amor. Dios camina a nuestro lado y no nos abandona. La Cuaresma es un tiempo de gracia, tiempo de siembra, de esperanza, tiempo de amor y de ternura. Invitación al amor.
 
Camino hacia el bautismo. Llamados a la increíble buena nueva de la salvación y de la resurrección de la mañana de Pascua.
 
Caminar los caminos de la ternura, del perdón, del amor. Con Cristo aprendemos los caminos de la libertad, de la creatividad, de la belleza.
 
Salir al encuentro solidario del dolor y la humillación de las víctimas de este mundo. Ensancha mi corazón para la compasión, abre mis ojos para compartir el dolor.
 

La Cuaresma es una invitación a crecer en nuestra calidad de amor y a hacer posible que los hombres y mujeres vivan mejor y sean más felices. Porque la gloria de Dios es que todos vivan en plenitud.

 
Dios es amor y solo amor. En la medida que seamos capaces de amor conocemos a Dios. Ha enviado a su Hijo no para juzgar al mundo sino para que el mundo se salve por él. La cruz es la manifestación suprema del amor y la lealtad de Dios. ¡Tanto nos ama que nos lo da todo! Las obras de amor revelan si hemos aceptado la salvación de Dios. Buen camino hacia la Pascua. Un abrazo, mi oración y mucha salud. Antón

Que tenga un buen final de semana y un buen domingo.

Testimonios de vida – Domingo 3º de Cuaresma, Ciclo B

Jesús hoy levanta su mano contra los que sólo piensan en sus intereses egoístas, en su propio negocio. La experiencia de vida nos hace fijarnos y valorar los templos vivos. Amar, respetar, cuidar, estar atento a las personas y a sus necesidades, sobre todo a las más pobres y necesitadas. Acercarse a ellas, vivir sus problemas, sus alegrías y angustias, fracasos y proyectos. Ellas son templos vivos de Dios. ¿me apasiono hoy por ellos o sigo viviendo apasionado por el tener? Que importante sería darnos cuenta de todo ello sin tener que esperar a la última etapa de nuestra vida, cuando caemos en la cuenta de lo sencillo e importante. Estamos a tiempo de construir templos vivos desde ya. Pongamos nuestro empeño en ello.

Un saludo:

Fernando.

3º Dom. Cuaresma. Ciclo B

Dium3qB21cas

Sa18q3B21cas

cuaresma3-b-_en_espiritu_y_en_verdad_7-3-21

Hablar de Dios, escuchar a Dios, hablar con Él.

Os animamos a hablar con Dios, a dedicarle algún ratito para descubrir la necesidad de entregarle no un poquito de tu tiempo sino la vida entera. A descubrir que Él, que es eterno silencio, nos regala su Palabra en Jesús, que se comunica con nosotros en todo y en todos, que le encanta sorprendernos, sorprendernos siempre.
 
A veces vamos a buscarle en la iglesia y nos sale al encuentro en el mendigo que está a la puerta, lo buscamos en los sabios y son los sencillos los que mejor lo perciben y nos hablan de Él.
 
Santa Teresa dice que «siempre oímos cuán buena es la oración, y no se nos declara más de lo que podemos nosotros; y de cosas que obra el Señor declárase poco» (1M 2,7).
 
Y el catecismo de la Iglesia católica, en uno de los números dedicados a la oración, dice: «La oración, sepámoslo o no, es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre. Dios tiene sed de que el hombre tenga sed de Él».
 
 
El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad. Pone ante nosotros a los testigos, a Nuestra Señora, que han descubierto y saboreado el tesoro escondido. Ellos nos animan a escuchar a Dios, a hablar con Él, a que sea nuestra vida quien hable de Él. Si cada uno de nosotros fuésemos una diminuta gota de su ternura, el mundo cambiaría y cambiaría para bien.
 
Queremos vivir con Dios y para Dios porque la vida no tiene el mismo sabor sin Él que con Él y ojalá cada ser humano lo descubriera porque dejaría de temer la soledad, esa cruda enfermedad que causa estragos en nuestro tiempo. Nos da esperanza saber que Dios toma la iniciativa del encuentro: «Si el alma busca a Dios mucho más la busca su Amado a ella» (San Juan de la Cruz, Llama 3,28).
 
Cuando oramos, le damos a Dios la inmensa alegría de estar con quienes tanto ama, porque su delicia es estar con los hijos de los hombres. Nos da alegría recordar que «Dios es como la fuente, de la cual cada uno coge como lleva el vaso» (San Juan de la Cruz, 2S 21, 2).
 
Dios se da a sí mismo, sin condiciones, entregándose totalmente. La fe es respuesta a esa entrega, a esa llamada que la mayoría de las veces se expresa con discreción en el fondo de nuestra conciencia, en nuestro interior.
 
Nos fortalece saber que Dios nos espera y nos busca, «¡Bendito sea Dios, que tanto me esperó!» (Santa Teresa). Dios nos espera siempre, aquí y ahora, en cada recodo del camino, en cada ser humano y sorprendentemente también en lo más profundo de nosotros. Lo hace por caminos siempre distintos que cada uno tiene que descubrir.
 

Nuestro Dios siempre es un Dios de sorpresas.

 
Sigamos Caminando en esta Cuaresma. Un abrazo, mi oración y mucha salud.
 
Una religión sin Templo
Día a día y mes a mes estamos ya en marzo y en pleno proceso de vacunación y desescalada. Es posible que en nada tengamos ‘el virus’ controlado. 
Estamos en la tercera etapa de las cinco de la experiencia de la Cuaresma de los católicos. A veces me gustaría saber las razones por las que se ha elegido este relato del Evangelio para un domingo como éste o para cualquier otro domingo. Da igual. Siempre me vuelve a sobrecoger la claridad con la que el Evangelista Juan nos presenta a su Jesús de Nazaret denunciando la presencia del único Templo de su Religión en Jerusalén. Es cierto que esta denuncia nos la han contado los cuatro Evangelistas. Cada uno a su modo, pero con la misma transparencia y rotundidad los cuatro. Quizá el Evangelio de Juan es más ‘violento’ que los tres anteriores. Este Jesús de Juan nos permite imaginar un Templo de Jerusalén como el mayor de los mercados imaginables donde parece que sólo impera la religión del dinero y del poder en nombre de un Dios insaciable ante la tentación de la ostentación. A veces, siento en mis oídos que aquel YavéDios del Templo donde está Jesús grita sin descanso «¡Lo quiero todo! Aquí y ahora». 
Jesús de Nazaret denunció aquella realidad, la que él conoció. No quiero ni pensar qué hubiera dicho y hecho este mismo Jesús si hubiera pasado a sus veinte años por aquel país de Egipto y hubiera contemplado los Templos faraónicos de sus dioses. Y tampoco quiero dejar de imaginarme a este mismo Jesús contemplando los Templos de las religiones que se consideran institucionalizadas por el propio Jesús. ¡Cuánta ostentación de poderío, lujo y riqueza!
Creo que este hombre de la Galilea del norte, laico y preocupado siempre por aquello de ‘ser humano y persona’ se había aprendido muy bien las palabras y hechos de gentes como el profeta Miqueas que no se calló ni se asustó para decir todo cuanto dice en su breve texto de 3,9-12. Seguramente que este mismo Miqueas era un seguidor incondicional de aquel otro profeta llamado Natán que se atrevió a parar los pies a todo un rey David que soñaba con construirle un templo a Dios (2 Samuel 7).
Ya es bastante y creo que no merece la pena alargarse en la contemplación de los datos de la historia. Una vez más aprovecharé este domingo para preguntarme si vale o no la pena vivir del espíritu de una religión que ha puesto su centro en la visibilidad de un Templo. 
Y recordaré que este Evangelio de Juan nos viene a afirmar sin ningún género de dudas que la religión de su Jesús de Nazaret no necesita ningún templo. Se lo dijo así a la mujer samaritana (Juan 4) y a todos cuantos cenaron con él aquella noche de las despedidas (Juan 13, especialmente 13,35). Por cierto, este versículo de Juan 13,35 nunca se nos cita en el Catecismo de la Iglesia Católica editado en Roma en 1992.
A continuación se encuentran los comentarios del texto de Juan 2,13-25 y la página de los Cinco Minutos bíblicos.
También están recogidos estos comentarios en el archivo adjunto.

FEBRERO

Volar es vivir

Estamos llegando al último domingo del mes de febrero. La progresiva presencia de la primavera por estas tierras en las que habito enjaeza el aire de suave calor, de nuevos colores y de los primeros olores de la vida que despierta y lo desborda todo. Estamos en el espacio de las tierras del norte y en el tiempo que va dejando atrás el invierno. En el otro hemisferio las cosas del tiempo y del espacio tienen otras relatividades y referencias, lo sabemos.
 
Y, también porque lo sabemos, en el norte y en el sur de los hemisferios nos iguala la misma lucha contra el virus de la corona. Seguimos en pandemia. Después de un año la pandemia sigue con nosotros. El virus nos sigue exigiendo distancia y quietud. Podemos decir que ya tenemos la experiencia de compartir la habitabilidad de la casa de este mundo con un virus aún extraño por sus desconocidas potencialidades mutantes.
 
Se nos está ‘transfigurando’ la realidad mundial. Hay muchas gentes que piensan y así lo dicen. Asusta un poco todo cuanto se nos cuenta o adelanta. Estamos en tiempo de cambio de paradigma. No sé muy bien hasta dónde alcanzan estas expresiones. Tal vez, el mundo de ayer ya no volverá a ser así, ni mundialmente, ni localmente. El cambio está llegando y parece que se va a quedar. Nada de cuanto ha sido volverá a ser de la misma manera. Asusta un poco pensar esta nueva realidad. Uno siente miedo ante lo nuevo. A más de uno le pueden temblar los pies por experimentar que hay vientos desconocidos que erosionan a velocidad de vértigo el suelo que pisan nuestros pies. 
 
Se nos está transfigurando la realidad. Y en estas situaciones contextuales conviene no olvidar un par de referencias. Y esto me lo digo a mí mismo. Una, no deseo olvidar que ‘la realidad es como es y que no se debe pretender cambiarla, sino conocerla’ (Flaubert, dixit). Y no deseo, en segundo lugar, olvidar la encuesta de aquel periodista que se aventuró a preguntar a la última grulla de una bandada de emigrantes que por qué razón volaban y hacia dónde iban. Y aquella grulla le respondió que ella no sabía nada. Que ella tan sólo seguía la estela de todas las que la precedían… Y aquel periodista inquieto siguió aventurándose y se situó al lado de la grulla delantera en donde se iniciaba la V de toda la bandada. Pensó con serenidad que ella sabría la razón de su viaje y hacia dónde se dirigían. Y se sorprendió el buen informador cuando la grulla le dijo no saber ni la razón ni el destino. Ella iba delante porque las demás le empujaban. 
 
Con esto, al miedo de lo nuevo se añade el vértigo. 
Si ni se saben las razones del vuelo ni su destino, al menos podremos aspirar a la convicción de compartir una buena experiencia de volar. 
De esta misma manera, tal vez la experiencia de la transfiguración no sea otra cosa que constatar día tras día que ‘Volar es Vivir».

«Mirad, estamos subiendo a Jerusalén…» (Mt 20,18).

Comienza la Cuaresma, un camino que nos lleva a la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. En este tiempo recibimos una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón». Nacer de nuevo del agua y del Espíritu.

La conversión, requiere bondad de corazón y se expresa en pequeños gestos de cada día. No debe considerarse como una actitud intimista, autorreferencial,  sino que tiene repercusión en la vida personal, en la vida de la comunidad, en la vida social de la humanidad y en la casa común.  La ‘conversión interior’ se traduce en actitudes de confianza, verdad, alegría, paz esperanza y caridad…

La Cuaresma nos invita a recorrer el camino que lleva a las fuentes, donde brota siempre la vida. Cuaresma: un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad.

«La Cuaresma es un tiempo para creer, es decir, para recibir a Dios en nuestra vida y permitirle “poner su morada” en nosotros (cf. Jn 14,23). Ayunar significa liberar nuestra existencia de todo lo que estorba, incluso de la saturación de informaciones —verdaderas o falsas— y productos de consumo, para abrir las puertas de nuestro corazón a Aquel que viene a nosotros pobre de todo, pero «lleno de gracia y de verdad» (Jn 1,14): el Hijo de Dios Salvador.

En el recogimiento y el silencio de la oraciónse nos da la esperanza como inspiración y luz interior, que ilumina los desafíos y las decisiones de nuestra misión: por esto es fundamental recogerse en oración (cf. Mt 6,6) y encontrar, en la intimidad, al Padre de la ternura.

Vivir una Cuaresma con esperanza significa sentir que, en Jesucristo, somos testigos del tiempo nuevo, en el que Dios “hace nuevas todas las cosas” (cf. Ap 21,1-6). Significa recibir la esperanza de Cristo que entrega su vida en la cruz y que Dios resucita al tercer día, “dispuestos siempre para dar explicación a todo el que nos pida una razón de nuestra esperanza” (cf. 1 P 3,15).

La caridad es don que da sentido a nuestra vida y gracias a este consideramos a quien se ve privado de lo necesario como un miembro de nuestra familia, amigo, hermano. Lo poco que tenemos, si lo compartimos con amor, no se acaba nunca, sino que se transforma en una reserva de vida y de felicidad.

Vivir una Cuaresma de caridad quiere decir cuidar a quienes se encuentran en condiciones de sufrimiento, abandono o angustia a causa de la pandemia de COVID-19. En un contexto tan incierto sobre el futuro, recordemos la palabra que Dios dirige a su Siervo: «No temas, que te he redimido» (Is 43,1), ofrezcamos con nuestra caridad una palabra de confianza, para que el otro sienta que Dios lo ama como a un hijo.

Queridos hermanos y hermanas: Cada etapa de la vida es un tiempo para creer, esperar y amar. Este llamado a vivir la Cuaresma como camino de conversión y oración, y para compartir nuestros bienes, nos ayuda a reconsiderar, en nuestra memoria comunitaria y personal, la fe que viene de Cristo vivo, la esperanza animada por el soplo del Espíritu y el amor, cuya fuente inagotable es el corazón misericordioso del Padre.

Que María, Madre del Salvador, fiel al pie de la cruz y en el corazón de la Iglesia, nos sostenga con su presencia solícita, y la bendición de Cristo resucitado nos acompañe en el camino hacia la luz pascual».  

(Papa Francisco, Mensaje para la Cuaresma 2021).

Buen camino cuaresmal. Un abrazo, mi oración y mucha salud.

Domingo segundo de Cuaresma21

La Cuaresma es un tiempo que nos prepara para celebrar la fiesta más grande del año: la Pascua, la Resurrección del Señor. Es un tiempo litúrgico, fuerte, para la Iglesia.

 
En este tiempo de conversión renovemos nuestra fe, saciemos nuestra sed con el “agua viva” de la esperanza y recibamos con el corazón abierto el amor de Dios que nos convierte en hermanos y hermanas en Cristo” (Mensaje del papa Francisco para la Cuaresma 2021).
 

 “La Iglesia se une todos los años, durante los cuarenta días de la Gran Cuaresma, al Misterio de Jesús en el desierto” (CIC, 571).

 
Buen camino cuaresmal…. Un abrazo, mi oración y mucha salud.
 
La Cuaresma del PROGRESO

Creo que nadie podrá negar que este año fue muy especial la celebración de los carnavales. Estas celebraciones tan llenas de color y de calor anuncian, sin quizá ellas pretenderlo, la llegada de la Cuaresma de la tradición religiosa católica. Tradición cuaresmal que se inicia en la mitad de una semana, el Miércoles llamado de Ceniza. El paso del Carnaval a la Ceniza, se lo mire como se lo mire, no es posible realizarlo con normalidad. ¡Es tanta la distancia!

Desde el próximo miércoles 17 de febrero, hasta el domingo 28 de marzo habrán transcurrido cuarenta días. Fin de la Cuaresma e inicio de la semana por excelencia, la santa. Trato sólo de recordar estas cosas que todos sabemos bien porque desde niños nos las ha ido enseñando la luna con sus fases. Precisamente el día 28 de marzo tendremos la primera luna llena de la primavera. De norte a sur y de oeste a este el sol y la luna despertaron siempre la atracción de los seres humanos desde que comenzaron como cazadores hasta ahora mismo que nos atrevemos a hablar, como especialistas del progreso, de un mundo transhumano. ¿Qué será eso de progresar?
Creo que esta pregunta será muy oportuno hacérnosla al menos una vez cada cuatro días en este tiempo de la Cuaresma. Al menos yo me haré este ejercicio. Al menos en diez ocasiones desde ahora hasta el domingo de Ramos me volveré a preguntar ¿qué es eso de progresar?
Creo, a mi modo nada más, que el propio Jesús de Nazaret del que nos habló la Evangelista María Magdalena se hizo esta misma pregunta en los días de sus tentaciones de carnaval y de cuaresma en el desierto de los ángeles y de las bestias de la tierra.
Creo que esta misma pregunta se la hizo en muchas ocasiones un hombre de las tierras de Castilla con raíces francesas y llamado Miguel, el padre que imaginó entre los surcos de sus escritos tantas criaturas que nos hablaron del progreso como lo hacía el Isi de las ‘Viejas historias de Castilla la Vieja’: ‘Y empecé a darme cuenta… de que… mientras el pueblo permanecía, la ciudad se desintegraba por aquello del progreso y las perspectivas de futuro’. Probablemente ahora el tal progreso sea regresar, como hacen a diario el sol y la luna, y volver a amanecer.
Y otro novelista (Ph. Claudel, Nancy, 1962) que me encandila también se pregunta en sus escritos qué es progresar. Su voz ya la hemos leído en la sembradura de estas presentaciones, pero recuerdo y cito que el Comisario del siglo XXI de su ‘Archipiélago del perro’ me dejó escrito: ‘La gente nunca sabe realmente lo que tiene encima de la cabeza. Durante milenios colocaron a Dios… Luego, el ser humano… lo arrojó al cubo de la basura… Y se refugió en lo único que le quedaba: el progreso… Dele al hombre fuego, hierro y un martillo y en un abrir y cerrar de ojos forjará una cadena para sujetar a otro hombre… ¿Y ahora encima tenemos satélites!’ (página 91).
¿Qué es progresar? La mejor respuesta la llevas en tus neuronas. No dejes de escuchar su voz. La voz de tus neuronas. Creo en ti. Quiero creer en ti. 
A continuación puedes leer los dos comentarios de la Buena Noticia del llamado Marcos y del llamado Isaías.
También encuentras estos mismos comentarios en el archivo adjunto.

Que tengas un buen día de Miércoles de Ceniza y un buen inicio de Cuaresma
Un saludo:
Fernando.

Que tengas un buen final de semana y un buen domingo.

Blanco o negro – 6º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B

6º Dom. T. O. Ciclo B

https://youtu.be/jxeisaZKc94

Mc 4,40-45. Vivimos en una sociedad en blanco y negro que demasiadas veces no admite matices, ni color. La sociedad de Jesús también era así, con multitud de etiquetas que te colocaban dentro o fuera de la sociedad y te hacían o no digno de Dios. Hoy las cosas no son tan diferentes. Jesús desprecia las etiquetas, las barreras sociales y las normas que impiden tratar con dignidad a las personas ¿nosotros somos valientes como Él y tocamos la vida del que sufre a pesar de las normas o el qué dirán? ¿o nos acomodamos porque esas reglas que dividen y diferencian quizás nos benefician? El amor de Dios no entiende ni de grises, ni de etiquetas. Es hora de pintar de colores la vida que Él pone en nuestras manos.

Dium6B21cas

Sa31d6B21cas

6domingo_to_b._tocar_limpiar_liberar._14-2-21

La mirada de Jesús te atrae, te enseña. La mirada de Jesús te salva. Jesús te mira y te recrea. Te atrae sin remedio. Jesús, el Hijo de Dios, es la mirada con que el Padre y el Espíritu te miran y te aman. Juan de la Cruz comenta que «el mirar de Dios es amar». La mirada de Dios te limpia, te embellece y te llena de gracia.

Como Santa Teresa, quien, una vez que vio la belleza de la mirada de Jesús, se sintió sanada interiormente, tú también te sentirás amado/a, curado/a. La alegría de Jesús será tu alegría.¿Te dejarás mirar por Jesús? ¿Expondrás tu vida a su mirada, llena de bondad y misericordia, como hicieron la Virgen María y San José?

Si quieres comenzar bien el camino, deja todos tus cuidados entre las azucenas olvidados, y muéstrate tal cual eres ante Jesús, que Él, con su mirada, te sanará. «Solo te pido que lo mires y que te dejes mirar por Él». «Mira dentro de ti a este Señor». La mirada te llevará a descubrir que tu interioridad no está hueca, sino que está habitada: «No estés sin tan buen amigo» (C 26,1).

En tu ritmo diario, no te será difícil escoger un momento del día, aunque sea pequeñito, insignificante a tus ojos y a los ojos de los demás, para recordar que Jesús te mira, que siempre te mira con cariño, con ternura, con misericordia. Devuélvele tú la mirada y estarás orando. Si te acostumbras a hacer esto todos los días, tu vida será una vida mirada, bendecida y agraciada por el Señor.

Y brotará en ti un Magníficat. De la oración de mirada pasarás a mirarlo todo con bondad y ternura. Para hacer un mundo mejor, hay que empezar a mirarlo con mejores ojos, los que te regala Jesús.

Un abrazo, mi oración y mucha salud

Domingo sexto del Tiempo Ordinario21

Yayayaya llega, la primavera.

1.

Nos movemos los humanos al ritmo vital del aire ya seamos gentes del rebaño, minorías de las élites o simples números de unas estadísticas. El aire, lo diré una vez más en estas presentaciones, se nos cuela en los adentros mayoritariamente por las narices y la boca y quedamos a su merced. El aire se hace nuestro sembrador. De continuo nos deja dentro semillas de todo cuanto tiene que ver con la vida. De año en año, y nunca se olvida, este aire labrador viene hasta nosotros trayéndonos la primavera que es, música, luz, calor, color, sabor, amor y más…

2.

La primavera es agua y lo sabe el aire. Lo sabe y nos la trae. Llega, la deja, se va. Vuelve. Repite la melodía. Nos mira, nos limpia, nos acaricia. Se nos pone delante y nos atrae. Nos empuja cuando va detrás. Camina también a nuestro lado. Es silencio vivo, alegre y fresco. Está siempre y, a veces, también se viste de letras y se hace palabra. Una, más, un verso y hasta un infinito. La primavera del aire es un libro que tú y yo y todos llevamos dentro para leerlo y que nos lo lean siempre los otros.

3.

La primavera del aire nos ha crecido dentro. Y ha crecido tanto que se nos desborda ya por los cinco sentidos hasta convertirse en olas inmensas de abrazos. ¿Abrazos? Aire con aire, fuego con fuego, luz con luz, sabor con sabor, mirada con mirada, proyecto con proyecto, mar con mar, orilla con orilla, nube con nube, paso con paso, voz con voz y mano con mano. Ya llega la primavera. Nos la trae el aire y  nos la deja dentro para quedarse  hasta  enseñarnos a ser abrazos, personas, humanos. Las personas se abrazan, desaparece la lepra y llega la primavera.

A continuación de estas trescientas palabras (100+100+100) se encuentran los comentarios evangélicos de este domingo 14 de febrero.

Estos comentarios se encuentran también en el archivo adjunto.

12.Domingo 6º del Tiempo Ordinario B.MARCOS-12.CincoMinutos.015-20210214

  Que tengas un buen final de semana y un buen domingo.

Curar enfermos – 5º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B

5º Dom. T. O. Ciclo B

Mc 1, 29-39. ¿Cómo estar junto al familiar o el amigo gravemente enfermo? Lo primero es acercarse. Al que sufre no se le puede ayudar desde lejos. Hay que estar cerca. Ofrecerle lo que necesita en cada momento. Tener paciencia. Permanecer junto a él. Es importante escuchar. Que el enfermo pueda contar y compartir lo que lleva dentro: las esperanzas frustradas, sus quejas y miedos, su angustia ante el futuro.

Un saludo:

Fernando.

 
 
A fuerza de repetirlo cada día, uno siente que el corazón se serena y se va revistiendo de la invencible fuerza de los sencillos. Porque, ¿cómo beber el agua y comer el pan, cómo ponerse limpio y rezar en paz, cómo hacer un castillo del propio hogar sin que nos duelan tantas heridas que hay por curar?.
 
DIOS MÍO, VEN EN MI AUXILIO… porque de otro modo sería imposible!
 
Cuando lo que se lleva es triunfar, cuando el lujo de unos pocos se convierte en insulto contra la miseria de muchos, cuando el pecado social se hace injusticia y violencia institucionalizada, cuando el contraste de posibilidades y oportunidades es vergonzoso y siempre desfavorable para los más pequeños…, uno siente que está llamado -por dignidad humana y por locura evangélica- a ser solidario y a luchar por una comunión que libere a los pobres de todo tipo de carencias: económicas, afectivas, culturales… Uno siente que está llamado a colaborar para hacer de nuestras comunidades espacios donde los más débiles, pueden sentirse amados, acogidos, escuchados.
 
Uno descubre que no es lo mismo mirar el mundo desde un palacio que desde una choza. Y entonces recuerda, con ternura y sobresalto, desde donde lo miró Jesús, y se confirma en la certeza de que la sencillez, la cercanía y la entrega son el mejor y casi el único fundamento de credibilidad humana y evangélica.
 
Pero no es fácil. La experiencia nos dice que toda transformación que no pasa por el corazón, poco o nada transforma de verdad. Que los cambios radicales y profundos sólo se consolidan en la libertad.
 

Y que, con frecuencia, es preciso un largo proceso simultáneo de “tocar el mundo” y “tocar a Dios”.

 
Un abrazo, mi oración y mucha salud. Un abrazo.

Sa146d5B21cas

Dium5B21cas

Domingo quinto del Tiempo Ordinario21

5domingo_to_b_liberar_y_curar_7-2-21

En una casa, la tuya o la mía.

¡Pues hemos superado la cuesta de enero! No sé ya muy bien si con nota o agotados. Pero en el horizonte de la semana tenemos el domingo día 7 de febrero. Un mes de 28 días y cuatro semanas exactas. Nada de añadidos o restos que colean. Cuatro semanas de siete días cada una. ¿Mes perfecto? 
 
Pues de esto, ¡ni se sabe! Es cosa del tiempo, del estado de las mareas, del calentamiento de las capas tectónicas o del efecto de los plásticos en los cráteres de los volcanes… ¡El tiempo!
 
Este primer domingo de febrero nos permitirá leer un precioso texto del Evangelio de Marcos que se atrevió a escribir una mujer llamada María Magdalena a quien últimamente ha dedicado un libro la escritora zaragozana Cristina Fallarás (El Evangelio según María Magdalena). Lo leeré a ver si ella piensa como yo y me regala la coincidencia de opinar que el actualmente llamado Evangelio de Marcos fue escrito por aquella mujer tan especial y única llamada María de Magdala, la ciudad que se movía alrededor de la industria de la sal, de la pesca del Lago-Mar de Genesaret y del turismo del ir y venir del norte hasta la Jerusalén por la llamada ‘Ruta de los Galileos’. 
 
Digo que en este primer domingo de febrero se nos permitirá leer la tercera acción que realiza Jesús de Nazaret en sus tierras del norte y más en concreto en el entorno de la CASA. Una casa que no era una comunidad de vecinos de una de nuestras ciudades o poblaciones de más de cinco mil habitantes. Una casa que no será una mansión como esas mansiones típicas de la colonización imperial. Una casa que nos tendremos que imaginar para comprender el relato. Y seguramente que como cada uno se imagine aquella casa del Cafarnaum de entonces así se explicará el relato que se nos va a leer.
 
Y deseo añadir otra cosa o dato de investigación. Muy seguramente Jesús de Nazaret y su padre llamado José, el peculiar carpintero de entonces y arregla de todo cuanto no funcionaba, conocían casas y casas, de tipo judío y tipo romano, mansiones o tan solo soluciones habitaciones… Ahora que se dispone de la digitalidad y se puede acceder a las técnicas de la tridimensionalidad sería bueno darse un garbeo por Séforis, la ciudad de ‘Los pájaros’ a tan solo cinco kilómetros de Nazaret. Ciudad con cardo y decumano, las avenidas del casco romano. José y Jesús, padre e hijo, especialistas en reparación de mosaicos, conducciones de aguas, labrado de piedras y otras mil tareas domésticas… sabían de casas como sabían del conocimiento de la palma de su mano. 
 
En este primer domingo de febrero se nos habla de la casa del señor Pedro, amigo de Jesús, esposo y tal vez padre, en la que suceden acontecimientos un tanto chocantes para las costumbres de la época. Al parecer, aquel hijo de José había aprendido demasiadas cosas poco limpias tanto de los asuntos de la religión de Roma como de las tradiciones de la religión judía.
 
¡Cuánto importa saber sobre los asuntos de las religiones para aprender a convivir las personas con sus semejantes! A ver si en los ámbitos educativos se le dedica de una vez tanto tiempo a conocer las raíces de sus terruños como a conocer también las raíces de sus dioses, tumbas y sabios… Estos saberes no se pueden ignorar, no se deben ignorar. Jamás.
 
Y basta ya. Espero no haberme orillado demasiado del sendero que nos ofrece el texto tejido por la mano narradora de la Evangelista.
A continuación se encuentran los comentarios, como hago en cada domingo.
En el archivo adjunto se encuentran los dos mismos comentarios. 

ENERO

TIEMPO ORDINARIO

Que tengas un buen final de semana y un buen domingo.

¿Qué es esto? – 4º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B

https://youtu.be/2yZ7RbNlzQY

Mc 1,21b-28. A Jesús las palabras le salían del alma y con ellas tocaba el corazón de mucha gente. Le seguían porque su palabra y vida les abría las ventanas de sus pequeñas vidas. Le escuchaban porque su horizonte vital se ampliaba hasta el infinito. Hoy podemos preguntarnos dónde ponemos nuestra atención y mente y si dejamos que su Palabra nos llegue adentro.

4º Dom. T. O. Ciclo B

Orar en el tiempo ordinario. Canto a la sabiduría

Dichoso el hombre que piensa en la sabiduría
y pretende la prudencia,
el que presta atención a sus caminos
y se fija en sus sendas.

Ella lo alimentará con pan de sensatez
y le dará a beber agua de prudencia;
apoyado en ella no vacilará
y confiado en ella no fracasará;
lo ensalzará sobre sus compañeros,
y el Señor, nuestro Dios,
le dará un nombre perdurable.

(Cántico II Si 14,20-21; 15, 3-5ª.6b)

Un abrazo, mi oración y mucha salud.

Domingo cuarto del Tiempo Ordinario21

Conocer, siempre conocer.

Como cada semana escribo ahora esta presentación en Madrid, Avenida del Valle. Ya pasó la ‘borrasca de nieve, Filomena’ y su dama de compañía ‘la gran Helada’ y sin habernos hecho a la idea de lo que supusieron ambas visitas inesperadas nos ha llegado, el pasado miércoles 20 de enero, una gran explosión de gas en un inmueble que el arzobispado de Madrid posee en la calle Toledo alrededor de la parroquia de La Virgen de la Paloma. 
 
Junto a este inmueble y la iglesia de la parroquia existe una Residencia de personas mayores y un pequeño Colegio llamado La Salle-La Paloma. Lo más lamentable de esta explosión ha sido el fallecimiento de cuatro personas, dos de ellas dentro del inmueble donde sucedió la explosión y otras dos en el exterior de este inmueble en la misma calle de Toledo. 
 
Junto a toda esta realidad puntual seguimos viviendo la experiencia de la pandemia del virus de la corona que va y viene como las olas del mar o sube y baja como las mareas. Me digo una vez más que la realidad es como es y sirve de muy poco tratar de cambiarla, sin embargo hay algo que sí nos importa mucho hacer: conocer esa realidad. Tratar de conocer al virus, investigar los orígenes de las borrascas y examinar con minuciosidad obsesiva las causas de la explosión del gas. Conocer.
 
Parece ser que nada ocurre o sucede en la casa común del cosmos sin más ni más. Conocer es el camino para conocer, aunque parezca una perogrullada. Conocer la realidad y ella será nuestra mejor compañera en el camino de la vida por esta nuestra casa de la tierra.
 
Dicho esto, que tú y yo nos sabemos más que de memoria, pero que había que compartirlo, creo que se nos ilumina la comprensión de los comentarios evangélicos que nos pueden ocupar en esta semana previa al domingo 31 de enero. Y ojalá que con esta semana acabemos por superar toda cuesta de enero por más empinada que sea. 
 
Leeremos el relato que el Evangelio de Marcos-Magdalena nos cuenta sobre lo acontecido un sábado en la sinagoga de Nazaret al propio Jesús y a sus acompañantes, un buen puñado de mujeres y de hombres. Creo que cuando estos hechos tienen lugar, Jesús se encuentra en el final de la tercera década de su vida o en el comienzo de la cuarta. Con frecuencia me preguntaré, ¿qué hizo hasta entonces este judío laico y galileo? ¿A qué dedicó su tiempo desde los doce años hasta los treinta? Todo puede ser válido para la imaginación de nuestras neuronas. Y con frecuencia me digo: este hombre debió de practicar el ver, oír y callar. Y en los descansos de estas tareas: pensar, meditar, conocer.
 
Creo que llegó a tener un excelente conocimiento de las realidades que le rodearon, políticas, económicas, jurídicas, religiosas… Lo volveré a repetir: creo que se dedicó a conocer cuanto le rodeaba y hasta donde se lo permitió su incansable y sana CURIOSIDAD por CONOCER.
 
Creo también que desde ese lento, sereno y constante conocer le fueron brotando las decisiones con la naturalidad humanizadora que habían manifestado los profetas de la historia de su pueblo. Así es como decidió asistir un sábado a la sinagoga de su Nazaret y no sólo, sino bien acompañado. Y así fue como se comenzó a tejer su misión evangelizadora que poco a poco desenmascaraba, entre otras cuestiones, las mentiras o intereses del poder o poderes establecidos. Pero de esto iremos hablando en comentarios posteriores.
 
A continuación se encuentran los comentarios de los hechos en Nazaret y en Caná, ambas poblaciones de Galilea.
Y se encuentran también estos comentarios en el archivo adjunto. 

10.Domingo 4º del Tiempo Ordinario B.MARCOS-10.CincoMinutos.010.20210131

Dium4B21cas

Sa94d4B21cas

tiempo_ordinario_4b_ensenar_y_liberar_31-1-21

Que tengas un buen final de semana y un buen domingo.

Cuenta con todos – 3º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B

3º Dom. T. O. Ciclo B

Mc 1,14-20. Cuando nos toca hacer equipo tendemos a elegir a los más sobresalientes, los mejores. Cuando Jesús se pone a buscar colaboradores no escoge sacerdotes, fariseos, gente profesional de la religión. Se rodea de simples trabajadores, muchos de ellos pescadores. La llamada de Dios puede surgir en cualquier lugar, que nadie se sienta descartado. La llamada de Dios llega en nuestro entorno corriente, en el puesto de trabajo, en medio de las tareas diarias. Una invitación a dejar y seguirle. Quizás un día sentimos la ilusión de la llamada y la generosidad se desbordó. Quizás luego nos acomodamos, nos adaptamos, nos normalizamos, nos aburguesamos… Orar es también recuperar la ilusión. Ilusión por unir, tejer, ir creando redes que ofrezcan la buena noticia, que creen unión y solidaridad, que hagan posible el trabajo en equipo, sin dejar a nadie a un lado.

Un saludo:

La Iglesia, al borde del camino, entre la incertidumbre y la perplejidad necesita escuchar las palabras que oyó Bartimeo: ¡Ánimo! Levántate, que te está llamando (Mc 10,49).

Esa respuesta, siempre distinta y creativa, está sostenida por el Espíritu: florece como milagro, como la gracia de algo nuevo y genuino, fresco y ligero.

Un abrazo, mi oración y mucha salud.

Dium3B21cas

Sa24d3B21cas

3domingo_to_b_venid_detras_de_mi_24-1-21

El domingo de la Biblia

Ha sido decisión de Francisco papa, sólo suya y de nadie más, el institucionalizar en la vida anual de la santa madre iglesia católica apostólica romana y vaticana ‘El domingo de la Biblia’. Por segundo año se celebra esta fiesta que, en realidad, no se la llama así, pero que en el contenido de su mensaje se trata de esto. De la Biblia. Este papa le ha puesto un nombre intencionadamente propagandístico: ‘Domingo de la Palabra de Dios’. ¿No es igual la ‘Biblia’ que la ‘Palabra de Dios’? Parece ser que no. Esto de la  Biblia habla mucho y canta alto en favor de Lutero y su Reforma y de toda la corriente protestante generada desde aquellos años de la segunda decena del siglo XVI. Se recordará que poco después se convocó un Concilio en la Iglesia al que se le denominó Concilio de la Contrarreforma. El de Trento, el de los dogmas, el del Imperio Católico que no fue otro que el Imperio en donde no se ponía el sol. Y fruto de aquella Reforma y Contrarreforma quedó acuñado el mantra famoso de que la tradición protestante se asienta y sostiene en la Biblia mientras que la tradición católica se asienta y sostiene en el sacrificio de la santa misa. Se me acusará de ser un simplista, pero ese es el mantra permanente que aún colea.
La sagacidad del lenguaje de Francisco papa ha sido no hablar de ‘Biblia’, ni de Reformas, sino tan solo de Palabra de Dios y de san Jerónimo (fallecido en Belén el 30 de septiembre del año 420). 
¿Se atreve el lector a investigar un poquito? Pues pregúntese qué sucedió en las sesiones del Concilio Vaticano II cuando se habló de precisar qué se quería decir en la Iglesia al hablar de ‘La Palabra de Dios’. Los enfrentamientos doctrinales fueron de tal magnitud que se llegó a la conclusión de que la expresión se mantuviera y que no se precisara con claridad su contenido. Mucha habilidad metodológica. 
Suena bien esto de ‘La Palabra de Dios’ al lado de ‘La Palabra del Ser humano’ (ser humano: mujer y hombre). ¿Acaso no saben muy bien las mentes expertas en autoridad teológica que no hay ningún Dios, tampoco Yavé, que hable al margen de las palabras de los humanos? 
Tú que me lees ahora y yo que escribo, TúyYo, somos Palabra, la Palabra. Y toda la biblioteca de la Biblia -con sus libros canónicos y deuterocanónicos, epigráficos y pseudoepigráficos, veterotestamentarios y neotestamentarios, los que están dentro de un canon o de otro canon, ya sea este canon hebreo, griego, latino, protestante, tridentino, arameo, azteca, inca, maya, tibetano, árabe, mongol… o sencillamente humano- es Palabra del Ser Humano, del Corazón humano, de la Mente Humana, de la Piel humana de Todos los humanos y de Siempre. 
Para este domingo de la Palabra de Dios o de la Biblia me permitiré una meditación contemplativa sobre ‘el Hablar y el Escuchar’. Es decir, una meditación contemplativa sobre la boca, que es una; y los oídos, que son dos. Una dosis de habla por cada dos de escucha. ¿Se puede llegar así a ser sabio? Tal vez. Alguien lo entendió así al leerse muy conspicuamente 1Reyes 3,9. Basta por ahora y para esta semana.
 
A continuación, los comentarios correspondientes al relato del Evangelio y al relato de los Cinco Minutos.

09.Domingo 3º del Tiempo Ordinario B.MARCOS-09.CincoMinutos.011.20210124

Domingo tercero del Tiempo Ordinario21

Jn 1,35-42. Nos pasamos la vida haciendo y respondiendo preguntas. Es nuestra forma de relacionarnos.  Esta relación de preguntas y respuestas también son la base de la relación que nos lleva a conocer a Jesús. Somos oyentes de las propuestas que Dios Padre y Madre tiene para nosotros. Pero para eso, tenemos que estar dispuestos a escuchar sin bloqueos, permitiendo que lo que la persona que tengo al lado me dice afecte a mi vida. Jesús nos está llamando al corazón, pero para escucharlo, tienes que empezar por dejarte preguntar. Esta semana te proponemos que estés atento a las personas que tienes más cerca y te preguntes: «¿qué me está queriendo decir Jesús a través de sus vidas?»

2º Dom. T. O. Ciclo B

 
La Palabra de Dios es siempre la misma, pero el Espíritu la hace entender y la presenta de forma diferente, según las personas que tengo delante. La sorpresa del Espíritu es continua porque hace que las cosas viejas sean nuevas y originales (Raniero Cantalamessa).
 
Un abrazo, mi oración y mucha salud.

Sa39d2B21cas

Dium2B21cas

08.Domingo 2º del Tiempo Ordinario B.MARCOS-08.CincoMinutos.093.20210117

2domingotiempo_ordinario_-b-_que_buscais_17-1-21 Sa39d2B21cas

HIC-HOC

II Domingo del Tiempo Ordinario

Hemos acabado los días de la navidad, año nuevo y reyes. Y cada uno sabe bien cómo se han resuelto aquellas tres cuestiones que aquí dejé constatadas: que cuántas personas nos íbamos a juntar, que cuándo nos íbamos a juntar y que dónde nos juntaríamos. Todo ha pasado y cada uno sabe bien las historias que se han vivido. Ojalá que no haya habido secuelas. Alguna sí hubo, es posible, y aún colea…
Después de estos días complicados el cosmos sigue, sale el sol, viaja la luna de fase en fase, amanece y atardece… Y la pandemia continúa; el virus no descansa, ni con hielos, ni con vientos, ni con nieves; él escribe su siniestra historia para desgracia de la inmensa mayoría de los vivientes y para regocijo de unos pocos que se van lucrando en el anonimato de las altísimas esferas del poder nunca compartido.
Después de estos días hay otra realidad que permanece o pasa, va y viene… Esta realidad es ese vivir como cristiano o ese otro vivir como católico. Y qué bien suelen tener en estos días uno y otro, católico y cristiano, sus plásticas expresiones existenciales. Parece que pueden ser iguales y no es cierto. Lo católico me habla de un sistema organizado, de una religión establecida, ordenada y sometida a unos patrones de credos y prácticas que se dice hunden sus raíces en las aguas sanas del Evangelio. Ser católico es atreverse a obedecer tales credos y prácticas fijadas, reguladas, canonizadas.
En cambio, lo  cristiano es otra realidad jamás sometida a una estructura por tratarse sobre todo de una experiencia, de un camino poco previsible y que también hunde sus raíces en las mismas aguas sanas del Evangelio y sólo desde él se comprende, se actualiza y se imagina el modo y manera de hacer vivo ese camino que fue Jesús de Nazaret.
 
Pensaba en estas cosas mientras me perdía en las meditaciones del relato del Evangelio de Juan para este domingo del 17 de enero. Cuenta este Evangelista que su Jesús de Nazaret invitó a dos personas a visitar su casa. La casa de Jesús. Y en estas idas y venidas, que suele ser toda meditación, se me hicieron mágicamente presentes dos sencillas palabras latinas: Hic, Hoc. Escritas juntas (HicHoc, HikHok) me pueden evocar plataformas informáticas de nuevas redes sociales de novísimos centros de investigación tecnológica. Pero no… 
 
El término latino ‘Hic’ significa ‘Aquí’, como se puede ver escrito en la pequeña capilla de la inmensa basílica de la Natividad en Belén: ‘Aquí nació…’ En ese HIC-AQUÍ de Belén, ¿estuvo realmente la primera casa de Jesús de Nazaret? La realidad católica dirá que sí. La realidad cristiana dirá que ‘probablemente no’. Y ambas realidades creen interpretar bien el Evangelio.
 
El término latino ‘Hoc’ significa ‘Esto’, como se puede escuchar en cada misa o eucaristía de labios del sacerdote celebrante cuando se procede a la consagración del pan. ‘Esto es mi Cuerpo…’ Aún existen celebraciones de la santa misa en latín según el ritual tridentino en las que se escucha perfectamente el ‘HOC est…’ Al parecer, estas palabras sólo las puede decir ‘en verdad’ el ministro consagrado con el orden sacerdotal. ¿Esto es real y verdaderamente el cuerpo de Jesús de Nazaret? La realidad católica dirá que sí. La realidad cristiana dirá que ‘probablemente no’. Y ambas realidades creen interpretar bien el Evangelio…  
 
Me imagino en mis meditaciones que ‘Aquí está la casa de Jesús’ o que ‘Esto es la casa de Jesús de Nazaret’. Justamente aquella a la que el propio Jesús invita a Andrés y su acompañante según el texto del Evangelista Juan. ‘Aquella casa de Jesús de Nazaret’ se me acerca y se me aleja como la ola de la mar a mi orilla de la playa. Y en cada visita no dejo de recordar como experiencia cristiana de profundas raíces evangélicas que esta ‘casa de Jesús’ se ubica, como me dice Mateo 18,20, donde dos o más están; o, como me dice Juan 13,35, donde las personas se aman; o, como dice Marcos 10,44-45, donde las personas se abajan para levantar a los abajados; o, por fin, como dice Lucas 17,20-21, en los adentros de cada persona. 
Los cuatro Evangelistas me gritan desde el silencio de sus testimonios escritos que aquel Jesús de Nazaret vive y no es difícil saber dónde, cómo y con quiénes. 
 
 

1. Bautismo de Jesús. Ciclo B

Mc 1,7-11. Sólo tú podrás descubrir la misión del 2021; sólo tú podrás hacerla realidad. ¿Estás dispuesto a buscar en ti la misión?

Comienza tu oración acogiendo a Jesús, el que viene contigo, el que puede más que tú, el que quiere ser tu amigo.

¡Qué bueno que te humanices para caminar con nosotros!
¡Qué bueno que te humanices para acompañarnos!
¡Qué bueno que te humanices para decir que nos quieres!

Solidarízate con la humanidad en su deseo de vida, de justicia, de amor.

No soy mejor que los demás.
No estoy para dar lecciones.
También yo llevo sombras conmigo.
Me pongo a la fila, como todos,
necesitado/a de un encuentro sanador contigo,
a la espera siempre de tu Espíritu.

Abre tu corazón a Dios, que quiere comunicarse contigo y con toda la humanidad

A veces el silencio se hace denso como la niebla.
Te vemos lejos, distante.
Rompe los muros que nos separan de ti.
Haznos oír tu amor en nuestra interior bodega.
Que podamos hablar contigo
como hablan los amigos entre sí.

 Pídele a Jesús que te dé su fortaleza, que te comunique su Espíritu, para emprender cada día la tarea de la nueva humanidad.

Tú, Jesús, me das la vida para que comunique vida.
Tú, Jesús, pones en mí la novedad para ser creativo/a.
Tú, Jesús, me das palabras de amor,
para decirlas en medio del silencio.
Tú, Jesús, pones en mí semillas de justicia
para sembrarlas donde más se oye el ruido de la injusticia.

 
 
Todo pasa y todo queda

Mes de Enero, el del Jano-Januarius de las dos caras que es probable que, a nuestro modo, todos llevemos dentro. Hoy es día tres y el segundo domingo será el diez. Y no hay vuelta atrás en el camino del cronos. Pero…, desde los adentros más recónditos de nuestra consciencia hemos decidido no mirar atrás para no encontrarnos de nuevo con la pandemia del virus de la corona del año que se fue. Pero…, ¿no decía alguien en su canción que ‘todo pasa y todo queda’?
Pero…, creo que todo el que pasa (o lo que pasa) por esta tierra deja raíces o semillas, que vienen a ser las cicatrices vivas de la vida. Y con el pasaje de los días y de los aires del lugar, aquellas raíces se levantan en sus brotes y echan tallos y hojas y flores de colores. O aquellas semillas enterradas se despiertan resucitadas como pensamientos que vuelven a hacerse hechos… ‘Todo pasa y todo queda’.
¿Pasar y quedarse a un tiempo? Así es la huella. ¡Qué bien lo saben los rastreadores de los senderos! La huella queda y en muchas ocasiones para siempre, aunque dependa de circunstancias incontrolables. Las huellas permanecen, y ahí siguen después de una o de muchas otras interpretaciones interesadas.
Evoco esta imagen del ‘pasar y quedar’ cuando ahora invito a retomar la mirada sobre un hecho, seguramente lejano, acontecido en tu vida, mi Leyente, y en mi vida, tu Escribiente. Tú y yo fuimos bautizados. Fuimos… Fuimos… Ni tú ni yo sabíamos nada, pero ambos andábamos en manos de ‘nuestros otros’ que, sin duda, nos querían y querían lo mejor para los dos. Y nos bautizaron. Fuimos bautizados. Y, ¿luego? Cada uno sabemos nuestra historia… 
En cambio, en los relatos del Evangelio se habla siempre del bautismo de un judío de Galilea llamado Jesús de Nazaret a manos de un bautizador, judío también y de Judea y de Jerusalén y del Templo y llamado Juan. Bautizador y bautizado con sus treinta años, más o menos, nos han dejado la huella de su bautismo en la precariedad deleznable de las orillas de un río, el Jordán. Y esas huellas permanecen. Y permanecen tanto que dos mil años después, tú y yo, estamos aquí hablando de ello. Del ‘fuimos bautizados’. Y cada vez que lo hacemos constatamos que hay tanta distancia en estos bautismos que nos ruboriza por no haber sido capaces aún de pasar del ‘fuimos bautizados de niños’ a decidir bautizarnos siendo ya adultos. Dos mil años de humanidad y aún no hemos aprendido a ser adultos con aquellos adultos judíos que lo fueron Juan el Bautista y Jesús de Nazaret… Pero aún nos queda tiempo para esta tarea, si es que aún la consideramos tan importante que la hagamos ser la primera de todas las demás tareas. 

EPIFANIA

5. Fiesta de la Epifanía

4. 2º Dom. de Navidad

El 21 del XXI

Va a ser, sin lugar a dudas, el único año de este siglo. Y así pasará a la historia. No deseo considerarme profeta de nada con esto que acabo de escribir. Sólo estoy diciendo que no habrá ningún año 21 en todo el siglo XXI. Cosas del lenguaje, tal vez. 
Pero este año tan singular llega nada más acabarse el año que sí pasará a la historia, aunque habrá infinidad de personas en todo lo ancho y largo del mundo que desearíamos que no hubiera existido. Pues hemos de saber todos que la historia guardará en su archivo este 2020 y será muy citado y consultado… Los humanos somos así. Para bien o para menos bien. Somos así y nos conocemos muy bien.
Bienvenido 2021. Me leas o no me leas, querido año nuevo, harás lo que te plazca. Y me parece correcto. No seré yo quien se meta en tu piel de trescientos sesenta y cinco días y con tus casi seis horas más. Sólo quiero comentarte mi sueño dulce y azul:
Deseo que me traigas salud. No te pediré suerte, ni una pizca. El año pasado pedí estas cosas a tu compañero de historia y de archivos. Y casi ni me hizo caso en nada. Tu amigo no repartió salud a manos llenas. Y lo escribo yo que no me quejaré de esta salud. Respiro, escribo y vivo. Tu amigo de archivo, querido año, no repartió salud porque sin saberlo aún repartió dolor y muerte por todos los rincones del mundo. Te lo repito, él repartió dolor y muerte. Las dos realidades más deshumanizadoras que podemos vivir los humanos. Dolor y muerte. ¿Por qué no te atreves a repartir a manos derrochadoras saludables remedios contra el dolor y la muerte?
A tu querido compañero de archivo le pedí una pizca de suerte y no ha habido manera de verla por ningún sitio. La suerte brilló por su ausencia. Creo que se la comió la pandemia, que aún sigue obsesionada en esta tarea devoradora.
Voy acabando esta misiva, querido (¡o querida?) 2021. Te lo repito y recuerdo. Te pido salud. Aire para respirar. Aire sano, para todos, siempre, gratis. De todo lo demás nos iremos encargando cada uno, porque ya hemos aprendido que nos necesitamos, que debemos hablarnos hasta entendernos, que estamos dispuestos a compartirlo todo porque todo es de todos. Los latinos dirían: pan, pan, pan, pan… Me lo ha enseñado la ‘pandemia’ pasada o por pasar… Pan es todo.
Te cuento esto último, amigo 2021, porque la escritura de los comentarios que puedes leerte ahora me han descubierto que tú y yo, y el otro, y los otros, en femenino y masculino, somos ‘palabra’.
Soy palabra 
Eres palabra
Es palabra
Somos palabras
Sois palabras 
Son palabras
PALABRAS, no ‘bla, bla, bla, bla.
Recuerda, mi querido año 2021, si nos quieres mucho y bien, regálanos Salud y Aire, que cada uno de nosotros se encargará de ser ‘PALABRA’.
 

06.Domingo 2º de Navidad B.MARCOS-06CincoMinutos.025.20210103

Domingo Segundo de Navidad

navidad2_-b-_en_el_principo_era_la_gratuidad_3-1-21

3. Fiesta de Santa María, Madre de Dios

1 Enero 2021. Fiesta de María, Madre de Dios.

Texto de Lucas 2,16-21.

“Los pastores fueron y hallaron a María, José y al niño recién nacido acostado en el pesebre… después se fueron glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído…”

Comentario: Vino a la tierra, que estaba urgida de salvación y liberación, necesitada de protección y defensa, a la espera de unidad y redención.

FELIZ 2021

Parafraseando a Santa Teresa de Ávila, en este 2021 que ya se aproxima , quiero desearte un año lleno de retos superados, de metas alcanzadas… pero sobre todo UN AÑO LLENO DE DIOS.

No pido que no tengas problemas, sino que cuando los tengas, NADA TE TURBE;
que ante las adversidades que este nuevo año te presente, NADA TE ESPANTE, y que recuerdes que en esta vida TODO SE PASA, todo se puede superar, todo se puede vencer,
porque DIOS NO SE MUDA, Dios no cambia, nos ama siempre, basta que enfrentes los problemas de su mano
y con tranquilidad,
sabiendo que LA PACIENCIA TODO LO ALCANZA;

Que tu fortaleza sea el Señor, ya que QUIEN A DIOS TIENE lo tiene todo, tiene lo principal, NADA LE FALTA.

Pero, sobre todo, pido a Dios que este año, lo vivas con el completo convencimiento de que SOLO DIOS BASTA.

Te deseo de todo corazón lo mejor para el 2021!!

DICIEMBRE

Que tengas un buen domingo y una buena fiesta de la Sagrada Familia

Con luz – Sagrada Familia, Ciclo B

Lc 2,22-40. ¿Sientes tu vida con demasiada oscuridad? ¿debes disipar bastante tiniebla? Comprométete con la luz, recibida del Dios encarnado que habita en tu corazón, aunque a veces la sientas frágil. Verás, experimentarás y vivirás el misterio de la unidad de la familia humana.

2. Fiesta de la Sagrada Familia. Ciclo B

«En la noche del mundo, dejémonos sorprender e iluminar por Dios que se hace Niño.

Dejémonos sorprender, iluminar por la Estrella que ha inundado de alegría el universo.

Que el Niño Jesús, al llegar hasta nosotros, no nos encuentre desprevenidos,

empeñados sólo en embellecer la realidad exterior.

El belén es expresión de nuestra espera, que Dios se acerca a nosotros,

que Cristo se acerca a nosotros, pero también es expresión de la acción de gracias

a Aquel que ha decidido compartir nuestra condición humana,

en la pobreza y en la sencillez”

(Benedicto XVI).

 

Jesús, en el centro,
haciendo humano el Amor.
María, como madre de ternura,
sosteniendo al Niño en su regazo.
José, poniéndose a su servicio
desde la libertad.
Y a su lado, tú, en actitud de asombro, acogida, adoración,
participando activamente en esta maravillosa historia de alegría.

Quienes soñamos un mundo nuevo, con sabor a Evangelio, al aire del Espíritu, te deseamos

¡FELIZ NAVIDAD!

Jesús, María y José, ayudanos a participar en vuestra cosntancia en hacer el bien, a pesar de las pruebas y dificultades. Acompañadnos en nuestra vida para preservarnos de las caidas (de la desesperanza) y de la tibieza (de la desilución y del miedo al compromiso por el otro).

P. Berthier (Cl 299)

Fiesta de la Natividad

Jn 1,1-18. Este año en que la Pandemia nos pone difícil celebrar la Navidad como siempre lo hacemos puede ser la oportunidad perfecta para volver a la esencia y descubrir el verdadero sentido de este día. Te invitamos a desnudar la Navidad y quitarle todos los adornos y accesorios que le hemos ido añadiendo con el paso del tiempo para volver a la esencia de hace más de 2000 años… Nace Jesús encarnando el amor de un Dios que es Padre y Madre todocariñosa, para dar la vida acampando entre nosotros y nosotras, en lo corriente, ordinario, sencillo… ¿Qué significa para mí que Jesús nazca hoy? ¿Qué nace con Él? ¿Para quién ha venido? Acoge a este bebé lleno de vida, esperanza y entrega. Cobíjalo en tus entrañas y deja que crezca en ti, para seguirle hasta el final y hacer a través de nuestras acciones y obras, que habite entre nosotros y nosotras, en este mundo que aún necesita que imitemos al Dios vivo. ¡Feliz Navidad!

natividad_de_jesus_-b-_la_palabra_se_hace_humanidad_24-12-20

natividad_b_jesus_natividad_bene-pagola_2020-12-25

DiumNadia0cas

Sa97Nadia0cas

Sa95Nadnit0cas

DiumNadnit0cas

FELIZ NAVIDAD

Un saludo:

4º Dom. Adviento. Ciclo B

 Domingo IV de Adviento

San José nos enseña que, en medio de las tormentas de la vida, no debemos tener miedo de ceder a Dios el timón de nuestra barca. A veces, nosotros quisiéramos tener todo bajo control, pero él tiene siempre una mirada más amplia (Papa Francisco, Patris corde).

Traiga un ordinario apetito de imitar a Cristo en todas sus cosas, conformándose con su vida, la cual debe considerar para saber imitar y haberse en todas las cosas como se hubiera él (San Juan de la Cruz).

En María reconocemos la «sonrisa de Dios», el reflejo inmaculado de la luz divina; encontramos en ella nueva esperanza incluso en medio de los problemas y los dramas del mundo (Benedicto XVI).

Tú eres toda hermosa, ¡oh Madre del Señor!; Tú eres de Dios gloria, la obra de su amor

Espíritu Santo, danos capacidad para escuchar la Palabra con corazón dócil, como María y José.

Dium4advB20cas

Sa88adv4B20cas

adviento4_domingo-b-_bene-pagola_2020-12-20

adviento_4_-b-_alegrate_20-12-20

04.Domingo 4º de Adviento B.MARCOS-04.CincoMinutos.009.20201220

El anuncio de tu vida – 3º Domingo de Adviento, Ciclo B

3º Dom. Adviento. Ciclo B

Los anuncios publicitarios, quieras o no, paralizan el tráfico de internet obligándote a observar algo diferente de lo que pretendías. Te detienen en tu camino o te persuaden para desviarte. Frente a estos anuncios que tienes que ver y escuchar para poder proseguir tu camino, que te enfadan muchas veces porque poco aportan a tu vida, hoy escuchamos un anuncio que nos llena de alegría. El Señor Jesús está en nuestra vida, y ello es fuente poderosa de confianza, de esperanza, de alegría. Un anuncio que nos hace vibrar e impulsar su presencia de amor y libertad.

“El ministerio de Juan se cumple en el mundo hasta el día de hoy. En todo aquel que está por entrar en la fe en Jesucristo, es necesario que primero venga a su corazón el espíritu y la fuerza de Juan para prepararle al Señor un hombre bien dispuesto y para allanar los caminos y enderezar las asperezas de su corazón” (Orígenes).

“Levantan los ríos su voz. Son los ríos que manarán de las entrañas de aquellos que beban la bebida de Cristo y reciban el Espíritu de Dios. Estos ríos, cuando rebosan de gracia espiritual, levantan su voz” (San Ambrosio). Como María: proclama la grandeza del Señor.

Así levanta la voz Juan de la Cruz: Gocémonos, Amado, / y vámonos a ver en tu hermosura, / al monte o al collado, / do mana el agua pura, / entremos más adentro en la espesura (Juan de la Cruz)

Un abrazo, mi oración y mucha salud.

Domingo tercero de Adviento

Las tres Cus, QQQ

Que cuándo…
Que dónde…
Que cuántos…

Por estas tierras donde respiro, vivo y escribo llevamos días con estas tres ‘Cus’ y sus correspondientes cuestiones. Me temo que no llegaremos a ningún consenso y seguiremos discrepando. Ojalá no se nos enturbien las relaciones y se nos agite la convivencia. Estas tres ‘Cus’ nos van a alterar la calma de las neuronas en los no muy lejanos días 24-25 de diciembre, 31 de diciembre y 1 de enero y 5 y 6 de enero del 2021.
Deseamos todos muy vivamente esquivar conscientemente la presencia de ‘el virus de la corona’. Deseamos conseguir el  contagio cero. Pero deseamos, al mismo tiempo, celebrar y danzar. Y esto, ya se nos había dicho desde hace tiempo, será muy complicado que las gentes de mis tierras de la piel de toro lo aprendamos y lo vivamos. Más de uno recordará que hablé en una  de estas presentaciones de ‘el martillo y la danza’.
No creo que podamos decir que hayamos aprobado el asunto del aprendizaje de la danza. Y sin este aprobado será muy complicado tener unas Navidades-NAVIDADES, con letras mayúsculas. Así que el camino de este nuevo Adviento en el que estamos será acertar a responder bien y con sentido responsable y común esas tres preguntas tan sencillas como precisas:
. Que cuándo nos vamos a poder reunir o encontrar… Mejor, el día…
. Que dónde nos vamos a poder reunir o encontrar… Tal vez, en la terraza de…
. Que cuántos nos vamos a poder reunir o encontrar… Solamente,…
 
¿Será sentido común y responsable la respuesta de cierta línea del pensamiento popular de antes que decía más o menos aquello de ¡cada uno en su casa y dios en la de todos!? Seguramente que en otras épocas esto nos sonaría a blasfemia deshumanizadora, pero el contexto varió tanto de contenido que mis neuronas se niegan a descartar nada… No dejará de ir y venir hasta la orilla de mi propia playa la ola marina del ‘aprender a celebrar y danzar’. Siento mucho que para este aprendizaje no exista ni grado, ni máster ni doctorado apropiado, sea presencial, on line, intensivo, gratuito o financiado… 
Sinceramente, este adviento me está resultando humanamente muy curioso… Mis tres ‘Cus’ no son sólo para una cena o una fiesta, lo son también para cualquier liturgia, para cualquier evento,… y para todo aquello en lo que sea necesario ‘respirar’…
 
 
 
 

NOVIEMBRE

El camino que empieza en ti – 2º Domingo de Adviento, Ciclo B

https://youtu.be/acswAyh2fRI

Mc 1,1-8. En el desierto una voz grita: ¡Mírate, atrévete, sueña con algo nuevo, no estás solo!  Reconoce el camino que empieza en ti.

2º Dom. Adviento. Ciclo B

¿Todo pasa y acaba?

Hemos llegado al último mes de este bisiesto año de 2020. Aunque alguien no lo desee, este año pasará también a la crónica de la historia. Tal vez este año termine siendo una cicatriz en la enorme piel de la tierra de este mundo. Hasta se acaba de morir un argentino a quien se le divinizó, seguramente con argumentos para tal santidad y seguramente con argumentos para otra tal condenación. Esta tierra engendra gentes para todo. Esta tierra escribe historias para todos. Esta tierra crea y no se cansa de crear, porque se resiste a olvidar. Y así permanece y se recrea. Y todo cuanto vive en ella, por lo que sabemos y constatamos pasa y acaba… ¿Todo pasa y acaba? Casi. Tal vez, casi… Todo pasa y algo queda entre las comisuras de las cicatrices de la tierra de este cosmos…
En las primeras semanas de este nuevo año eclesiástico nos atrevemos a re-cordar, nos atrevemos a volver a investigar en el corazón… Y es ahí donde volvemos a encontrar las semillas a punto de despertar de aquel hombre de las tierras de la Galilea judía del siglo primero. Nació, vivió y le troncharon la voz antes de comenzar a envejecer. ¿Pasó y acabó? Aparentemente se acabó. Pero de boca en boca se fue hablando de él como si el aire guardara el eco de sus mensajes. Y creo que fue una mujer la que, además de hablar, se atrevió a escribir y en este domingo del seis de diciembre del siglo veintiuno nos leemos las primeras líneas de su relato. Con aquella mujer comenzó a enraízarse también la resurrección del galileo Jesús.
Esta mujer escritora se inventó un título originalísimo para nombrar a aquel laico de Nazaret a quien conoció por los alrededores de su salado poblado de Magdala. Para ella, su Jesús de Nazaret era el Evangelio. Ni Señor Kyrios, ni Consagrado Mesías, ni Eminentísima Magestad, ni Excelentísimo Sumo Sacerdote, ni Eterna Palabra Creadora, ni… Naturalmente, Buena Noticia, Evangelio. Y se atrevió a escribirlo en griego, la lengua que aprendió en sus relaciones comerciales. Todo esto me lo está contando un investigador que en uno de estos advientos venideros lo dejará plasmado en su peculiar tesis de doctor en seguimiento de ese tal Evangelio.
 
«Señor Jesús, haznos capaces de vivir en “éxtasis”, proyectados hacia el otro que camina a nuestro lado. Solo así podremos descubrir al mensajero que Dios envía delante de nosotros, los profetas que aparecen en nuestra vida y nos hablan del amor de Dios, de sus promesas, con el lenguaje sencillo de nuestra propia cotidianidad. Te descubriremos a ti detrás, tú que puedes más que nosotros, encarnado en el hermano pobre, caído, necesitado, descartado, y que siempre estará detrás de nosotros, oculto en su pobreza y en su soledad.» 
Lucía Carmen de la Trinidad, CD.

Dium1advB20cas(1)

Sa79adv1B20cas(1)

adviento2_domingo-b-_bene-pagola_2020-12-06

adviento_2_-b-_prepara_el_camino_y_camina._6-12-20_

02.Domingo 2º de Adviento B.MARCOS-02.CincoMinutos.003.20201206

II Domingo de Adviento

Ahora – 1º Domingo de Adviento, Ciclo B

1º Dom. Adviento. Ciclo B

Mc13,33-37. Hoy comenzamos un tiempo de ilusión, de esperanza, de alegría. Estad atentos, mirad, vigilad, velad. La vida no es fácil, suele ser tarea que necesita ayuda para no decaer y terminar rendidos. La manifestación de un cristianismo rebajado, irrelevante, quejumbroso de los males, ni es evangélico ni interesa a nadie. Hoy hacen falta cristianos sorprendentes, comprometidos con lucidez, viviendo positivamente, trabajando por una sociedad más justa y fraterna, que pueda ayudar a muchas personas a levantar la cabeza y ver los nuevos signos y probar otro estilo de vida abierto a la presencia y utopía de nuestro Dios. ¡Éste es nuestro momento!

Adviento: Mirar la vida como Jesús

Jesús te invita a mirar con atención, a velar. Velar no tiene que ver con la angustia y el miedo a la hora de vivir porque no sabemos el momento de la muerte. No. Velar significa aprender a vivir. Vivir, amar la vida, ayudar a vivir a los demás, esperar en el Dios de la vida. La vida tiene sentido, el que le ha dado Jesús. Entra con alegría en esta aventura apasionante.

Mira con calma la vida, tu vida. ¿Qué es lo que ves? ¿Percibes solo episodios superficiales, desconectados? ¿Sientes que han fracasado las grandes esperanzas y que solo queda vivir al día?

Señor Jesús.

No quiero que la vida me resbale.

Que el misterio solo me roce.

Quiero entrar en tu amor, en tu vida.

Acércate al misterio de la vida descalzo/a; el terreno que pisas es santo. Descubre las huellas de Dios, ésas que no ven los distraídos, y sí los contemplativos. Dios es Presente. La vida es para ilusionados, para los que no se contentan con poco.

Señor Jesús.

Abro mi corazón

para que todo lo humano

tenga eco dentro de mí.

Abro mi corazón a ti,

el Dios sorprendente.

Tu presencia me hace solidario/a

Entra sin miedo en la fiesta de la vida. Abre la puerta de tu vida a los demás; no vivas solo/a. Mira el mundo con la novedad siempre creadora de Dios. Colócate en medio de los demás como quien sirve. Trabaja con tus dones por un mundo nuevo, donde cambie la suerte de los pobres.

Hazme pasar, Señor, del recelo a la confianza.

Del poder al servicio.

Del lamento a la canción.

Del cruzarme de brazos, a unir mis manos

a los que trabajan por sanar, por levantar, por compartir.

De la desilusión a la esperanza.

Del fracaso a las posibilidades.

Del desprecio al cuidado de la vida.

Feliz Adviento. Tiempo de cambiar. Un abrazo, mi oración y mucha salud. Antón

Nuevo Año Eclesiástico
Enhorabuena por haber llegado hasta aquí. Me siento afortunado por estar de nuevo en la línea de salida de un nuevo Ciclo en la Liturgia de la Iglesia. Muchos dicen que estamos en un Ciclo nuevo de la Iglesia. Puede que sí y puede que no. Depende de dónde se mire y a quién se mire. Depende de qué se lea y de qué se celebre. En la organización de la Liturgia no se ha cambiado nada desde el año pasado hasta este nuevo año. 
Sigo manteniendo mis afirmaciones que se centran en la constatación de que la Liturgia está ‘al margen’ del mensaje de los relatos del Evangelio. Las pretensiones principales de la Liturgia y de las Celebraciones no pasan por llegar a conocer más y mejor los Evangelios. Una vez más se nos va a decir que en este nuevo año eclesiástico de 2020-2021 del llamado Ciclo B tendremos la oportunidad de leer, conocer y meditar el llamado Evangelio de Marcos que fue escrito por María Magdalena, y que no acaba en Marcos 16,20, sino en Marcos 16,8 (por decir algunos de sus pormenores). ¡Pues iré contando las veces en las que la propuesta de lectura para cada domingo se sale de esta orientación! 
Y para más abundamiento de estos datos, se nos pide que comencemos a leer este Evangelio por el capítulo decimotercero, el más complicado de comprender. Por más declaraciones institucionales que oiga o lea no me dejaré ‘embaucar’. Sigo aprendiendo a leer el relato de María Magdalena.
Y comento otra segunda cuestión. Cada comentario del texto evangélico del domingo lo acompañaré con otra página escrita que titularé ‘CINCO MINUTOS’, porque  ese es el tiempo que se tardará en leer esa página. Llevo unos 30 años escribiendo páginas de éstas. Y deseo seguir rescatando alguna de ellas para refrescar qué me decían mis neuronas en tiempos del siglo pasado. 
Más de uno sabe bien que no he pretendido escribir ni editar libro alguno con estos asuntos bíblicos que me ocupan y preocupan. Estos asuntos los vengo compartiendo con personas que desean acogerlos y, personalmente, se los hago llegar como si un ‘amazoncito’ se acercara a la puerta de sus recepciones. Debo llevar calentitos y en su punto (de la sartén al plato, se dice en los ámbitos de la restauración) estos comentarios a unas seiscientas direcciones ubicadas en los cinco continentes. Por eso suelo decir que trabajo los fines de semana y descanso de lunes a viernes. Un regalo.
En este primer domingo del nuevo Adviento, comparto la primera página de ‘Cinco Minutos’ que escribí en 1990. Hablaba allí de la Iglesia en la que creía un papa llamado Pío X. Léase con calma, porque este mensaje es, en apariencia, diametralmente opuesto al pensar del papa llamado Francisco, el del ‘Fratelli Tutti’. ¿A qué santísima Tradición pertenecen ambos? En fin, vivir para pensar. Pensar siempre después de respirar y de alimentarse. Nos deseamos una feliz travesía de semana en semana. 
 
A continuación se encuentran los comentarios
Y también envío estos comentarios en el archivo adjunto.

Fiesta de Jesucristo, Rey del Universo

 
 

Jesús de Nazaret no es Cristo Rey

El domingo día 22 de noviembre se acaba el año eclesiástico que organiza a su modo el Vaticano romano. Aparentemente no sucede nada que tenga la trascendencia mediática de un 31 de diciembre en el mundo. Este acabamiento o finalización del año en la Iglesia se recuerda con una fiesta bautizada con un nombre muy ‘intencionadamente poco o nada evangélico’: JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO. El proceso colonizador de la misión de la Iglesia ha conseguido popularizar esta imagen tan divinizadamente solemne de aquel judío de Galilea llamado Jesús de Nazaret.
 
Según el testimonio de todos los Evangelistas escritores, que son cuatro, aquel Jesús de Nazaret rechazó explícitamente ser considerado como Eminencia, Excelencia, Beatitud, Santidad, Rey del Mundo y del Cosmos. ¿Qué ha sucedido en los años de la Tradición para que aquel laico del mundo judío fuera divinizado de manera tan diabólica o blasfema? Quiero pensar en mis adentros que una de las causas de tal tergiversación de las realidades fue la ignorancia. Y esta ignorancia se arraiga, crece y permanece por el no saber leer que conduce directamente al no saber escribir.
 
He escrito ignorancia. Y puedo añadir ‘ignorancia del mensaje de los Evangelios’. Sencillamente, éstos no se leían. Como tampoco se leía la Biblia. Parece ser que a más de uno de la autoridad eclesial le interesaba mantener la ignorancia sobre los mensajes bíblicos y, a veces, le interesaba tanto mantener alimentada esta ignorancia que se prohibía explícitamente la lectura de esa realidad llamada Biblia que, por otra parte, se decía que era ‘la Palabra de Dios’. 
 
La Tradición eclesiástica se ha llenado la boca de las buenas intenciones, pero se ha mantenido fiel a la práctica de tener cerrada al pueblo de los Sacramentos la puerta de la Biblia y, sobre todo, la puerta de los Evangelios. Estas afirmaciones se podrán matizar todo cuanto se deseen, pero la realidad de la historia es tan mostrenca que es imposible negar tal ignorancia sobre los libros de la Biblia y sus mensajes. A veces he compartido una expresión que define muy gráficamente esta realidad: la ignorancia bíblica es oceánica. Por eso, evangelizar es aprender a leer la Biblia sin que se nos caiga de las manos. 
 
Jesús de Nazaret no fue Rey ni quiso serlo nunca. No fue el Mesías del poder político, religioso y económico. Ni lo fue ni lo deseó ser jamás. Si algo afirma con claridad la tercera parábola del capítulo 25º del Evangelio de Mateo es el deseo profundo de este Jesús de Nazaret de hacerse pobre con el pobre, dolor con el que se duele, hambriento con el hambriento, esclavo con el esclavo… y caminar juntos y acompañarse y liberarse y compartirse… Ahí y así es donde estuvo y vivió real y verdaderamente.
 
Después de haber vivido el año eclesiástico 2019-2020 acompañados domingo a domingo por la luz y el calor de la palabra del Evagelista Mateo nos atrevemos a vivir este final del año no con Jesucristo Rey y Salvador del Mundo, sino con aquel Jesús, laico y judío, de Nazaret de Galilea. Él vive en los adentros de quien se atreve a resucitarlo. Felices días que celebran la presencia de Jesús de Nazaret.

33º Dom. T. O. Ciclo A

Vida consciente – 33º Domingo Tiempo del Ordinario, Ciclo A

Mt 25,14-30. Todos los seres humanos nacen con posibilidades de crecimiento personal, de relación con otras personas, así como con la naturaleza y con todas las cosas que le rodea. Hoy se nos invita a buscar en el presente lo que es vida con sentido de plenitud entre las personas y a construir un mundo más justo y verdadero con las capacidades que todas tienen y no guardan para sí mismas.

Dium33A20cas

Sa127d33A20cas

33domingo_to-a-_bene-pagola_2020-11-15

33domingo_to-_a_-_-talentos-_entra_en_el_gozo_de_tu_senor-_15-11-20

Sea bendito por siempre, que tanto da y tan poco le doy yo.

Porque ¿qué hace, Señor mío, quien no se deshace toda por Vos?

¡Y qué de ello, qué de ello, qué de ello y otras mil veces lo puedo decir, me falta para esto!

Por eso no había de querer vivir (aunque hay otras causas), porque no vivo conforme a lo que os debo.

¡Con qué de imperfecciones me veo!

¡Con qué flojedad en serviros!

Es cierto que algunas veces me parece querría estar sin sentido, por no entender tanto mal de mí. Él, que puede, lo remedie.

Recuperad, Dios mío, el tiempo perdido con darme gracia en el presente y porvenir, para que parezca delante de Vos con vestiduras de bodas, pues si queréis podéis” Santa Teresa (Exclamaciones 4,2).

Lectura orante del Evangelio en clave teresiana

51.Domingo 33º del TO A.Mateo-51.Hechos.20201115

Una guerra es la pandemia

Creo que alguien lo ha dicho, o tal vez lo soñé en alguna de las muchas fechas del calendario de este año de 2020. No tengo la pretensión de investigarlo a fondo, pero cada día que pasa se me hace más presente esta imagen en el imaginario de mis neuronas. La guerra de la pandemia del coronavirus.
 
Las palabras son las palabras y siempre nos han servido a los humanos para llamar a las cosas por su nombre. Así, la pandemia es una cosa y la guerra será otra cosa distinta. Pero a veces la realidad se encarga de establecer matrimonios de conveniencia. Así, la presencia del matrimonio de guerra y pandemia se deja sentir en más lugares de los pensables.
Una guerra es la pandemia. ¿Cuánto sabe de guerras la humanidad? A veces creo que sabe tanto que no le da tiempo a olvidarlo. Sabe bien esta humanidad que en la guerra matas o te matan. Nadie queda indiferente. Por eso, toda guerra es inhumana. Y siendo ésta así, ¿por qué se pone en marcha una guerra entre pueblos, tierras, razas, religiones…? ¿Se pretende destruir al otro, aunque se tenga la certeza de quedarse quebrantado, parapléjico y mal herido de por vida? En la guerra, el otro es siempre un enemigo. Y el mejor enemigo es el enemigo muerto. Sin embargo, su ausencia se hace herida siempre abierta mientras se respira. Y sabiendo que es tanta la inhumanidad deshumanizadora de la guerra, ¿por qué se decide dar voz y voto a una nueva guerra si no se llegará jamás a solucionar nada? ¿Acaso sirve una guerra para progresar? Progresar es investigar sobre todo aquello que nos permite convivir y sentirnos a gusto en donde cada ser humano nace, arraiga, crece, aprende, vive, comparte, se  desvive, acaba y muere.
 
Escandaliza un poco hablar de guerra en estos tiempos de pandemia mundial, valga la redundancia. Algo o alguien ha provocado que este virus de la corona se haya convertido en el arma homicida e impune de esta guerra no declarada ni responsabilizada.
 
Los números de esta pandemia, que se nos recuerdan día tras día, acabarán con millones de personas e instituciones, tal vez con pueblos enteros o con alguna que otra civilización, pero en su arrasamiento nunca acabará ni con la humanidad, ni con la vida. Así lo cuenta la historia de guerra tras guerra.
 
Confieso que aprenderemos poco de esta pandemia, pero seguirán de pie tanto la humanidad como la vida. Me lo cuenta el aire, que no tiene intenciones de acabarse. Este aire es más abundante y mejor que todas las olas juntas del ir y venir de los virus de esta guerra de la pandemia. 
 
De nada de todo esto, explícitamente, se habla en el Evangelio del domingo 15 de noviembre. Las reflexiones del Evangelista Mateo las interpretarán muchos como que nos encontramos en la antesala del final de todo. Mucho cuidado, me digo. Ni el aire, ni la humanidad, ni la vida se acaban con una guerra o una pandemia. Lo dice la historia del aire. Él sabe más que nadie o, al menos, tanto como todos juntos. ¿Será este aire aquel hombre que repartía talentos en la parábola que Mateo nos cuenta en el capítulo vigesimoquinto de su Evangelio? El aire, el Aire, el AIRE. Creo que sí.

32º Dom. T. O. Ciclo A

Que no se apague por dentro la vida – 32º Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo A

https://youtu.be/HcFN0DJ77b0

Los años permiten mirarlo todo con más realismo, con más comprensión y ternura. Hemos de cuidar que no se nos apague por dentro la vida. Si no encontramos la paz y la felicidad dentro de nosotros, no las encontraremos en ninguna parte. Como ha dicho alguien con ingenio, lo importante no es añadir años a nuestra vida sino añadir vida a nuestros años.

 
“Hemos sido hechos para la plenitud que solo se alcanza en el amor” (FT 68). “Desde la intimidad de cada corazón, el amor crea vínculos y amplía la existencia cuando saca a la persona de sí misma hacia el otro. Hechos para el amor, hay en cada uno de nosotros «una ley de éxtasis: salir de sí mismo para hallar en otro un crecimiento de su ser»” (FT 88).
 
Un abrazo, mi oración y mucha salud. Antón
Parábolas para la pandemia (PPP)
El próximo domingo será ya ocho de noviembre y seguiremos, mundialmente, en pandemia de ‘virus de la corona’ y más después de saber qué acontece en esos ‘Desunidos Estados’ que se desmoronan como glaciar que se recalienta. 
Siento que sea aún tiempo de pandemia, pero esto me permite recordar un pormenor de esta experiencia tan deshumanizadora como lo es un infierno.
 
En cierta ocasión escribí en una presentación de estos comentarios la parábola de «El león y el colibrí en el incendio del bosque». Creo recordar que hablé de la parábola de los erizos en las noches del invierno. Creo que ésta tenía relación con aquella ‘M’ de la pandemia que nos hablaba de los Metros de la distancia en los encuentros entre los seres humanos. 
 
Estoy seguro de que cada uno de los lectores de estas páginas tienen también su parábola favorita para hablar, representar, evocar, vivir… en estos días de pandemia. Más de uno, inteligente, lo sé, educador con visión tiene ya ordenada una colección propia de PPP -Parábolas para la pandemia-. 
 
Escrito esto, ya puedo añadir como sugerencia al coleccionista de PPP que añada una, dos o tres parábolas más. Precisamente las tres parábolas que el Evangelista Mateo nos ha dejado en el capítulo 25º de su Evangelio. Muchos piensan que se trata de las tres parábolas de la pandemia definitiva que será el acabamiento de todo, es decir, del ‘fin del mundo’. Cuidado, cuidado. 
 
En las parábolas, el lenguaje de las palabras engaña, atrapa, sorprende… como a  veces sucede en eso de la llamada ‘magia blanca’ del prestidigitador…  Nada por aquí, nada por allá… ¿Es ésta la carta que tiene en su mano? Buahhhh. ¿Se sabe algo del final del mundo? ¿Qué certezas se tienen del antes del primer segundo del origen? 
 
Si nadie sabe nada; ni tú ni yo sabemos más ni menos, ¿a qué se nos viene con unas parábolas de aquello que todo ser que respira ignora? Haya o no haya acabamiento de todo en un final, ¿nos importa tanto a ti y a mí después de la de millones de años de existencia del cosmos?
 
Tengo para mí que esas parábolas de Mateo hablan de otra cosa. Son, creo en mis adentros, parábolas para caminar por los adentros de este bosque de la tierra y de sus incendios. La primera de las tres parábolas de este capítulo vigésimo quinto de Mateo habla del sentido común, que parece ser que ya en tiempos del Evangelista comenzaba a escasear. 
 
Por cierto, y acabo, alguien me sabría precisar a cuánto se cotiza el Sentido Común en el parquet mundial de las finanzas? Los años de la historia me apuntan que el tal Sentido Común sigue cotizando a la baja, a pesar de los flujos y reflujos. Tiende a la baja. ¿Y esto es progresar? Del progreso, hablaré desde otra parábola…
A continuación se pueden leer los comentarios.
También están en el archivo adjunto.  

3 razones para rezar el Rosario por los difuntos | Desde la Fe

Yo he venido para que tengáis vida y vida en abundancia” (Jn 10, 10)
Señor Jesús,
Tú viniste al mundo
para darnos vida abundante,
para que seamos felices
y logremos la plenitud…

Señor Jesús,
amigo apasionado de la vida,
acoge mi pena y mi amargura.

Ayúdame
a salir del pozo de mi desgracia,
a sacar fuerza de mi debilidad,
a encontrar nuevas razones para vivir,
a liberar mi corazón de la opresión del vacío,
a darle un nuevo sentido a mi existencia,
a crecer en bondad y en solidaridad.

Señor Jesús,
compañero solidario de camino,
espérame al final con tus brazos abiertos.

Mt 5,1-12a. Aceptamos que el hecho de «tener» nos hace ser felices. Precisamente, los que no tienen nada, son los elegidos para descubrir al Todo, que les dará la auténtica felicidad. Ellos son los bienaventurados.

Fiesta de Todos los Santos

DiumTotSant20cas

Sa23TotSant20cas

31domingo_2020-11-01_todos_santos_de_cerca_bene-pagola

31domingo_to_-a-_todos_vosotros_sois_hermanos_1-11-20

Todos los Santos

49.Domingo 31º del TO A.Mateo-49.Hechos.20201101

OCTUBRE

30º Dom. T. O. Ciclo A

##ORACIÓNDELDÍA
Señor, quiero que seas Tú el fondo y el sentido de todo lo que hago. Que mi trabajo, mis amistades, mis pasatiempos sean para Ti y por Ti en primer lugar. Quiero amarte con todo mi corazón, y por eso te ofrezco todo lo que hay en él: mis intereses, mis deseos, también mi necesidad y mi pecado…
En segundo lugar, tenemos el horizonte alrededor de nosotros, con todos aquellos hombres y mujeres que encontramos a nuestro lado. Cristo nos invita a amarlo también en nuestros hermanos y hermanas, buscando el bien de ellos como si fuera nuestro propio bien. ¿Amamos más nuestro interés, o la necesidad del otro? «Amarás a tu prójimo como a ti mismo…» El que ama de verdad siente la alegría del otro como propia, se entristece por la tristeza de su hermano. Al igual que Cristo, que construyó el Reino de los cielos amando a su Padre sobre todas las cosas y amándonos hasta el extremo, dándose totalmente a nuestra causa.

La verdadera religión comienza con el amor y la entrega total de la vida a Dios. Este amor a Dios debe salir de nuestro corazón y convertirse en amor a los hombres. Observemos el orden de los mandamientos: primero debe venir el amor a Dios y después el amor al prójimo. Sólo podemos querer verdaderamente a los hombres si amamos a Dios. Esto sucede porque hemos sido creados a su imagen y semejanza.

Jesús, dame la gracia de amar a los demás con todo mi esfuerzo y buena voluntad. Que mi amor no sea sólo un buen, pero vago, deseo sino que se concretice en buenas obras. Quiero contemplarte, experimentar tu cercanía para que pueda aprender a querer a los demás, especialmente a los más cercanos, como Tú me quieres.

Examina tu conciencia y, honestamente, evalúa la espontaneidad, la profundidad y la extensión de tu caridad hacia los demás, especialmente con aquellos que supuestamente amas más.

Dium30A20cas

Sa17d30A20cas

30domingo_to-a-_bene-pagola_2020-10-25

30domingo_to_-a-_lo_decisivo_es_el_amor_25-10-20

Domingo XXX

29º Dom. T. O. Ciclo A

Dium29A20cas

Sa95d29A20cas

29domingo_to-a-_bene-pagola_2020-10-18

29domingo_to_-a-_todo_es_de_dios_18-10-20

Domingo XXIX del tiempo ordinario20

47.Domingo 29º del TO A.Mateo-47.Hechos.20201018

Oración del DOMUND 2020

Señor, me da miedo lo desconocido,

me veo insignificante y débil,

pero me fío de Ti, que me amas

y has querido contar conmigo

para llegar al corazón de otros.

Aquí estoy, envíame.

Tú me muestras la Iglesia entera,

mucho más allá de lo que alcanzo a ver.

Señor, quiero ayudar a que tu Evangelio

siga sanando la dignidad herida

de tantas personas en el mundo.

Aquí estoy, envíame.

Tú puedes hacer de mí

un cristal que te transparente

ante quienes no te conocen,

ante quienes sufren la injusticia,

el dolor, la enfermedad, la pobreza,

el hambre de pan, el hambre de Vida.

Aquí estoy, envíame.Amén.

«No es otra cosa oración mental, a mi parecer,
sino tratar de amistad,
estando muchas veces tratando a solas
con quien sabemos nos ama»

(Teresa de Jesús, V 8, 5). 

28º Dom. T. O. Ciclo A

Mt 22,1-14. Todos estamos invitados al banquete de Dios. Todo el mundo. Y nos jugamos mucho si vamos a la fiesta de Dios con prejuicios y dejando de lado a nuestros hermanos. Cuidado con considerar a alguna persona indigna de asistir a esta fiesta, cuidado con actuar de jueces y fiscales. En la fiesta de Dios solo se pide llevar un corazón esponjado, abierto, acogedor, suave y enternecido. Prepárate, no sea que te llegue la invitación y no estés preparado.

 
En letra minúscula
El domingo que nos llega será el día once de octubre. La víspera del lunes día 12, El Pilar, y por estos lares donde vivo, mil recuerdos de fiestas en Zaragoza y en otras mil poblaciones sembradas por la Tierra Única de este Mundo.
 
Me entran demasiadas ganas de hablar de estas cosas de la Señora María en las líneas de presentación de los comentarios del domingo 11 de octubre. Por una sola razón: no deseo hablar más de la parábola de Mateo que se nos va a leer y que ya dejo comentada más abajo. 
 
En este relato de Mateo 22,1-14 se habla de un dios que creo que sólo existe en las mentes de los ‘deshumanizados por la venganza’. Un dios así creo que nunca formó parte de las neuronas de la fe de Jesús de Nazaret. 
 
Estas cosas las digo en el comentario, pero creo que hay que seguir diciéndolas una y otra vez hasta llegar al millón para convencernos de la verdad que encierran. Un dios vengativo no existe, existen personas vengativas. Tengo la impresión de que el Evangelista Mateo puso en boca de Jesús una parábola que se le fue de las manos, porque habla de un dios vengativo, deshumanizado o inhumano. En apariencia parece que no es así, pero cuando uno se para tres veces a meditar la parábola que leyó otras tres veces cae en la cuenta de que la venganza es uno de los atributos de ese dios. 
 
He vuelto a releer esto que estoy escribiendo y he decidido poner en minúscula la palabra ‘dios’ todas las veces que la he citado aquí. No existe en ninguna realidad del aquí o del más allá un dios vengativo, vengador que devuelve mal por mal, ojo por ojo, muerte por muerte. 
 
En cambio, sí existen personas así. Tú y yo lo sabemos. Incluso personas muy religiosas, según ellas. Si ellas son así, piensan y viven así y, por eso mismo, hablan de un dios así, creado a su imagen y semejanza.
 
¿Qué hacemos, entonces, con tantos textos de nuestra Biblia (Palabra de dios) que nos hablan de este dios violento? Darnos cuenta de que existen. Ser conscientes de que los hay. Saber dónde se encuentran. Y… silenciarlos siempre y enseñar a silenciarlos. No darles voz. Pasar de largo. Esto es lo que sugiero explícitamente en la última línea del comentario del texto de Mateo, cuando hago referencia al salmo 138 (139). 
 
Espero que tú y yo volvamos a leernos en nuestra Biblia ese salmo con todos sus versículos. Primero leer detenidamente y luego saber hablar y aprender a callarse también. Conscientemente.
 
Y lo más importante de todo, que la venganza no llegue a ser planta significativa en el jardín de nuestros adentros.

11 de octubre de 2020. Domingo 28 del TO.

Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario20

46.Domingo 28º del TO A.Mateo-46.Hechos.20201011

Sa22d28A20cas

Dium28A20cas

28domingo_to-a-_bene-pagola_2020-10-11_0

28domingo_to_-a-_la_invitacion_continua_abierta_11-10-20

Mt 21, 33-43. Frente a las dinámicas que “desechan” y desvían del objetivo prioritario, el evangelio de hoy nos propone estimular nuestro pensamiento, nuestra creatividad, y potenciar todas nuestras habilidades para crecer, para dar “frutos a su tiempo”.

27º Dom. T. O. Ciclo A

27domingo_to-a-_bene-pagola_2020-10-04
27domingotiempo_ordinario_27_-a-_arrendara_la_vina_a_otrs_vinadors_4-10-20
Dium27A20cas
Sa79d27A20cas
45.Domingo 27º del TO A.Mateo-45.Hechos.20201004
Domingo XXVII del Tiempo Ordinario20
El imposible sueño de la TÚ de un franciscano
El próximo domingo es día cuatro de octubre. Otoño y último trimestre del año 2020. ¡Qué año! Desde ahora y para siempre seguirá plantado en la historia del único país llamado Tierra como esos árboles que se levantan desnudos y secos como un grito silenciado en la mitad de un pantano cuando el sol y el calor le van robando el tesoro atesorado de su agua.
Creo que este nuevo día cuatro de octubre trae potentes resonancias del pasado, sobre todo para aquellas personas amantes de la Tierra única como lo llegó a ser, a su manera, aquel Francisco del rincón de Asís. Se me ocurre pensar en que algún día alguien inaugurará el primer Congreso mundial de la TÚ, la Tierra Única. No sé cómo se expresará esta TÚ en la lengua de su majestad de Londres. Lo que importa es la TÚ y no dejaré de recordar, recordar es volver otra vez, aquello del ‘pensar en universal y actuar en particular’; piensa en TODO y actúa ya AQUI.
Otra resonancia de este día cuatro del otoñal octubre es una nueva firma. Una nueva pluma. Unos nuevos papeles. Una nueva declaración de intenciones. Me podré equivocar, pero creo que ando en sin-tonía. Sucederá en Asís; también en Asís. 
Octubre es el mes de los Sínodos en el Vaticano, la ciudad, estado, tierra, papado. El Sínodo es la expresión de la sinodalidad. ¿Te suena? Tanto como un anuncio publicitario. Pues en este nuevo octubre del pandémico año 2020 no habrá Sínodo de purpurados.
Sin embargo, no faltará documento papal en toda regla. ¿Una Encíclica nueva? ¿Una Exhortación oportuna? ¿Una meditación de andar por casa? Creo que será lo primero. Si me equivoco, cambiaré de fuentes de información. Pero ha vuelto a llegar el momento para un documento de primera línea: ‘Hermanos sois’ (cita explícita tomada del PaquitodeAsis). ¿Por qué una vez más el jesuita de sus adentros se nos disfraza de franciscano? Tendremos que verlo, oírlo, leerlo… Tendremos. Tal vez. 
Y dichas estas cosas de ‘la TÚ’ y de ‘Hermanos sois’ poco me queda por añadir para presentar los asuntos judiciales de altos vuelos religiosos en los que tanto el Evangelista Mateo tiene metido hasta las trancas a su Jesús de Nazaret en el Templo de Jerusalén, como el Evangelista Lucas a su Saulo-Pablo de Tarso encarcelado durante más de dos años en los calabozos romanos en Cesarea del Mar.

 

SEPTIEMBRE

La oración es ya una rebeldía contra la prisa dominante, pero no una oración cualquiera, sino una oración amasada de silencio hondo, de respetuosa contemplación, es decir, de verdadera escucha. Escuchar el misterio entrañable y siempre libre de Dios es el camino para encontrar nuestra originalidad, nuestro nombre, para encontrarnos en El, como en el mejor eco de nuestra más recóndita belleza.»  Teófilo Fuentes

Un abrazo, mi oración y mucha salud.

24º Dom. T. O. Ciclo A

Dium24A20cas

Sa102d24A20cas

24domingo_to_a_bene-pagola_2020-09-13

42.Domingo 24º del TO A.Mateo-42.Hechos.20200913

Domingo XXIV del tiempo ordinario20

24domingo_to_-a-_parabola_del_perdon_13-9-20

A imagen y semejanza del sin-pecado
Después de cuatro meses sin ‘r’ (mayo, junio, julio y agosto) nos hemos presentado de nuevo en un mes con ‘r’ (septiembre). Ahí estamos ya y seguiremos, mes tras mes, hasta el próximo mayo de 2021. 
Alguien me cuenta que para ese nuevo mes de mayo estaremos aún pendientes del ‘virus de la corona’. Pero sé también que la capacidad del ser humano es increíble, a veces más increíble que nunca. 
Digo esto porque pienso en ti y también en mí. Eres capaz de esperar. Estamos preparados para ir despacio y llegar lejos. Vamos aprendiendo a dejar de ‘estrechar lazos’ para irnos concienciando de que la distancia es buena, saludable mejor. 
Nos vamos acostumbrando a vernos menos por los asuntos de las mascarillas y el tele-trabajo, tele-descanso, tele-asistencia, tele-compras, tele-encuentros, tele-viajes… 
Muchos se resisten aún a la tele-comunión por seguir pensando que la ‘presencia real’ es presencia o no hay tal. La tele-presencia es coyuntural, laical si se quiere, pero no es real, ni sacramental, que quede bien claro. Así que nada de tele-comunión. Comunión presencia y punto, como la de toda la vida. Esta es la mentalidad del ‘erre que erre’, del sí o sí, del… Sin embargo, dice el Jesús de Mateo: Oísteis que se dijo… Yo en cambio os digo…
Que no deseo alargarme, porque en tiempo de meses con ‘r’ es peligroso exponerse demasiado al sol. He dicho todo lo anterior porque los tiempos nos lo están pidiendo.
Creo que estos mismos, o muy semejantes tiempos, fueron los tiempos de Jesús. Y este hombre tan de carne y hueso como nosotros aprendió a dar de lado a una de las tradiciones más inamovibles del credo y de la práctica de la RELIGIÓN JUDÍA, y sobre todo, de esta religión comprendida desde la óptica de los fariseos. Quicio, centro, culmen, alma-corazón-y-vida de este judaísmo fariseo era la realidad del pecado, la fuerza del pecado, el perdón del pecado. Sin la piedra angular del pecado -tergiversación de cualquier precepto de la LEY del DIOS DE MOISES- la religión del Israel de David y de Jesús se desmoronaba como un castillo de naipes y quedaba reducida al polvo de las cenizas de un incendio incontenible en su voracidad. Sin-pecado no hay religión posible, ni judía, ni farisea, ni católica, ni azteca, ni faraónica, ni de sangoooooogle…
Precisamente por todo esto, el Jesús de Nazaret del Evangelista Mateo vino a ser suprimidor del tal-pecado. Tan sencillo como esto. No hay tal pecado. Y parece que esto se comprende bien cuando se usa correctamente una elemental calculadora digital. Pero esto ya lo explico en el correspondiente comentario. 
Tendría que hablar otro tanto o más de la salida de Saúl-Pablo de Jerusalén para comenzar su camino de conversión y llegar a Roma y constatar esa conversión y quedarse tan solo en ser Pablo, el débil, el pequeño, el servidor de los de abajo como Jesús de Nazaret que nunca fue el MESIAS de TODO PODER. Esto, también para el comentario.
Comentarios de Mateo y de Hechos que pueden leerse a continuación. Y también en el archivo adjunto.

23º Dom. T. O. Ciclo A

Fúlgidas gotas…“Cómo pasa el tiempo…”

Son gotas finas de rocío, fúlgidas, que se mueven imperceptiblemente. Su viaje es corto. De ahora al pasado. Su vida, ínfima. Aún así y quizá por ello, resplandecen por todo el universo.

Son muy preciadas. Recónditas como ninguna, reposan en las hojas primaverales. Hasta que por fin se dejan deslizar verde abajo y, en el extremo punteagudo, se despiden con pesar hasta más ver. Sabiendo que ya nunca tornarán a donde una mañana gris la lluvia las depositó con ese amor propio de una madre.

Son cientos, millares, miles de millones. Abundan, pero no nos percatamos. Son silenciosas. Llegan, pasan, se van. Y nosotros seguimos igual. En verdad, no seríamos nadie sin ellas. Mas no nos importa. Sobrevivimos y basta.

Son realmente originales. Su número preferido es sesenta. Y aunque en apariencia no existe ningún detalle que las diferencie, cada una tiene su función. De forma competente la desarrollan. Sin prisa pero sin pausa.

Son indispensables. Mueven el mundo. Siembran, cosechan, siegan. Despiertan a las ciudades. Abren y cierran los puertos. Gobiernan a los elementos. El fuego les rinde homenaje. La tierra les ofrece su fruto. El agua es su transporte. Del viento reciben su profundo respeto.

Son ellas, únicas en su especie. Dinámicas y desenfadadas, pero estrictas en cuanto a labor se refiere. Y nosotros, inevitablemente, de ellas dependemos. A unos agobian, a otros hacen reflexionar. A los menos importan. Y a todos nos controlan.

Son ellas. Los segundos.

Ignacio Husillos.

22domingo_to-a-_bene-pagola_2020-08-30_

23domingo_to_a_bene-pagola_2020-09-06

Domingo XXIII del tiempo ordinario20

41.Domingo 23º del TO A.Mateo-41.Hechos.20200906

OS PEDIMOS DISCULPA HEMOS ESTADO RECUPERANDONOS DE ESTOS MESES DE PANDEMÍA

TIEMPO ORDINARIO

¿Y no aprendemos?
Estos días llevo retraso con mis tareas de estos envíos. No sé si se trata de cansancio por romper la rutina del confinamiento alarmista o por todo lo contrario. El cuerpo de uno al cabo de unas semanas se acaba acostumbrando a la nueva realidad. Y cuando hay que cambiar, uno se cansa. 
 
Pasó en marzo, al dejar la normalidad de ir y venir, entrar y salir, trabajar y descansar y de buenas a primeras, de hoy para mañana nos tuvimos que quedar en casa. Y ahora, en el mes de junio, al revés. Hay que empezar a dejar de estar en casa y salir, que nos dé el aire, que tenemos que encontrarnos… ¿Todo esto lo crea un virus? ¿Un invisible al ojo humano natural, pero visible a miles ante el ojo humano del laboratorio de la óptica inventada y superampliadora de la realidad. Lo pienso despacio y me digo en mi silencio: ¡Cuanto me gustaría ver y mirar con uno de esos ojos ópticos que parecen verlo todo!
 
Y ya puesto a escribir deseos bien fundados, me gustaría disponer de esos artilugios que sé que existen y de cuya realidad me he enterado en este confinamiento por la pandemia…
Existe un ojo supernosequeespecialísimo que es capaz de fotografíar desde el aire lo que existe en el fondo del océano, por ejemplo, sin preocuparse de la existencia del agua y de su oleaje. Es decir, que allá por las costas de la Normandía francesa se puede ver en nítidas fotos y ampliables todo el arsenal de guerra que quedó sepultado en la océana mar Atlántica con motivo del desembarco aliado. Y al parecer es tal el arsenal de chatarra bélica que puede divisarse que asusta con sólo ver ‘la ingeniería de material bélico y deshumanizador’ que sonroja a cualquier ojo humano normal.  Con estos ojos artilúgicos que crea la mente humana se ve todo, sobre todo, las dimensiones pandémicas de la deshumanización de la guerra. Todo ello creado con la única finalidad de matar al otro, a otra persona, a otras y a puñados, a malsalva… hasta despejar los caminos que llevan a proclamarse… ¡la corona del mundo!
 
Lo pienso en frío y me quedo paralizado, cansado, seco, sin gana alguna de desescalar del confinamiento y con todo el miedo y el odio metido en los adentros que me hacen mirar a quien sale a la calle conmigo como al mayor de los enemigos… Ese ojo artilúgico es tan nefasto y prepotente como aquelese otro ojo del triángulo trinitario de los credos religiosos tan deshumanizadores como cargados de razones para la ostentación, el lujo y la omnipotencia. ¡Qué barbaridades!
 
Por eso, no es nada extraño que pueda leer en un relato del Evangelista Mateo que se atreve a poner en labios de su Jesús de Nazaret una cosa como esta y tan escandalosamente actual siempre: «quien regale un vaso de agua ¡¡¡¡¡¡¡fresca!!!!!!! a alguien que lo necesita que sepa, que lo sepa, que nunca lo olvide… ese es como yo, porque yo he venido a ser así. Soy el regalador del agua fresca. Soy el agua fresca».
 
Para qué sirve regalar un vaso de agua ‘fresca’ cuando alguien trae un misil escondido para despachurrarle a uno en milmillones de partículas tan invisibles como las de un coronavirus? ¿Para qué sirve…? Para vivir, para evangelizar, para ayudarnos a ser personas. Nada más. Un nada más que es el todo. Así me digo yo, cuando hablo con mis neuronas en el único templo de mi cerebro. ¡Qué irrelevancia frente a la pandémica barbaridad! Y no aprendemos
 
https://youtu.be/FCsVXQakRvQ
https://youtu.be/FCsVXQakRvQ
 
 
 
 
 
 
 
La nueva normalidad del tiempo ordinario
El próximo domingo estaremos por estas tierras fuera del estado de alarma. Es decir, des-alarmados. Desescalados. Casi. Todavía habrá fases. Sí, pero todavía no, que se decía en ciertos estudios de grado y máster. Falta poquito para llegar. Tocamos ya la normalidad con la punta de los dedos. Con esa punta con la que pasamos las páginas en los libros, estén o no leídas. Una cosa es leer, otra pasar páginas y otra pararse a comprender. Lo bueno de leer es que no tienes detrás o de frente o siempre, al ‘organismo especializado del seguimiento’. Sea como sea vamos a tener acceso a una nueva normalidad (NN, naná).
 
Creo que en los asuntos de la liturgia de esta nuestra religión de siempre es lo que se llama ‘el tiempo ordinario’, el TO. Acabamos de celebrar las fiestas de los dogmas universales y nos toca celebrar ahora en el buen tiempo del verano occidental las fiestas de los terruños patronales: san Juan y las hogueras, san Pedro, la Virgen del mar, la Virgen del Río, la Virgen de la cima, de la peña, del pico, la de julio y la de agosto. Todas las vírgenes y los patronos. El tiempo ordinario del veraneo y la nueva normalidad. Retomamos la cultura de la danza para recuperarnos de todo cuanto nos han robado a golpe de martillo: desde la primavera completa hasta las reuniones celebrativas. 
 
Llegamos al tiempo ordinario y tengo que decir que me gusta. Tengo la oportunidad de leer al evangelista de este curso, el nuevo Moisés sinaítico llamado Jesús, aquel laico de las tierras del norte. A ver si por una primera vez me lo permiten leer completo sin amputaciones deliberadas. Creo que va a ser que no. Pero en la nueva normalidad (NN, naná) se podrá ser y actuar como persona libre de virus y liberadora de mascarillas.  Y para esta nueva etapa sanitaria, eclesiástica, sociodeportiva y económicamalparada vienen como anillo al dedo las primeras palabras que nos dejará escuchar la Palabra: ¡No tengáis miedo!
 
No tengáis miedo, pero espero que llegue pronto unauveese, vacuna segura. Todo lo demás no pasa de ser una cataplasma edulcorante edulcorada.

12º Dom. T. O. Ciclo A

Dium12A20cas

Sa68d12A20cas

12domingo_to_a_bene-pagola_2020-06-21fileminimizer

12domingo_to_-a-_no_tengais_miedo_21_junio_2020

30.Domingo 12º del TO A.Mateo-30.Hechos.20200621

Domingo XII del tiempo ordinario20

10. Fiesta del Corpus. Ciclo A

Jn 6,51-58. El Cuerpo y la Sangre de Cristo de esta Eucaristía nos dará la fuerza para seguir demostrando que ser cristiano es vivir en alegría y paz, para ser testigo de la Pascua, servidor de los que más lo necesitan. Dios es amor y hoy damos gracias por verlo de una forma más concreta y amable, por saber que miles y miles de personas están ayudando a otras con un corazón desprendido. Cristo se hace presente en nuestras calles, en nuestro barrio, en nuestro pueblo. Comulgar el cuerpo y la sangre de Jesús es escuchar su palabra y hacerla viva hoy. Es poner los pies donde él los puso. Es dejarse transformar interiormente. Es tomar las decisiones que él tomó. La comunión es un hecho para vivirlo en medio del mundo.

Domingo del Corpus20(1)

29.Domingo del Cuerpo y Sangre de Cristo A.Mateo-29.Hechos-20200614

DiumCorpA20cas

Sa147CorpA20cas

cuerpo_y_sangre_de_jesus_-a-_14-6-20

Domingo del Corpus20

9. Fiesta de la Trinidad. Ciclo A

Jn 3,16-18. ¿A qué y a quiénes entregas tu tiempo? ¿Cuánto tiempo entregas a Dios? El Espíritu nos ayuda a descubrir las muchas posibilidades que tenemos los seres humanos para desarrollarnos y entregarnos en plenitud.

DiumTriA20cas

SaDn3TriA20cas

trinidad_-a-_madre_palabra_y_viento_7-6-20

10domingo_santisima_trinidad_bene-pagola_2020-06-07

28.Domingo de la Santísima Trinidad A-Mateo-28.Hechos.20200607

8. Fiesta de Pentecostés. Ciclo A

No soy yo sin ti – Pentecostés, Ciclo A

Jn 20,19-23. En la fiesta de Pentecostés, pedimos que nuestro corazón arda, que nos abramos a su novedad. Algunos adolecen de falta de esperanza, otros de falta de caridad. ¿No adolecemos de falta de fe? En muchos casos tenemos una fe cansada, débil, empobrecida. Sin fe, no movemos montañas. Ni a nosotros mismos. La fe es luz para la vida y fuerza para las decisiones.

DiumPenA20cas

Sa103PenA20cas

pentecostes_8-a-_bene-pagola_2020-05-31

pentecostes_8_-a-_autodonacion_de_jesus._31-05-20

27.Domingo de Pentecostés A.Mateo-27.Hechos.20200531

Domingo de Pentecostés20[569]

7. Fiesta de la Ascensión. Ciclo A

DiumAscA20cas

Sa46AscA20cas

7pascua_-a-_dom_ascension_bene-pagola_2020-05-24

pascua7_ascension_de_jesus_-a-_-_en_camino-_-_24-5-20

26.Domingo de la Ascensión A.Mateo-26.Hechos.20200524

Ascensión del Señor20

6º Dom. Pascua. Ciclo A

Dium6pA20cas

Sa65p6A20cas

6pascua_do-a-m_bene-pagola_2020-05-17

pascua6_-a-esta_en_nosotros_17-5-20

25.Domingo 6º de Pascua A.Mateo-25.Hechos.202000517

5º Dom. Pascua. Ciclo A

Evangelista

Nos lo creamos o no, tengo el convencimiento de que toda persona lleva no sé si en los bolsillos de sus vestidos o en los adentros de sus neuronas un evangelio, una buena noticia. Soy consciente de que en multitud de ocasiones me cuesta ‘ver’ esa buena noticia en mí, en las gentes de mi alrededor y en las personas en general. Y me atrevo a reconocer que este mismo sentimiento lo constato en los libros que caen en mis manos y me atrapan la atención. En cada uno de estos libros encuentro siempre semillas despiertas del evangelio. 
 
Los días de este ‘desierto’ llamado ‘quédate en casa’ me han regalado este pensamiento ‘inquietante’ que he leído entre las muchas páginas de una autobiografía lúcida, sincera e inmensamente iluminadora.
Esta es la cita textual: 
Obedeciendo a una ley irrevocable, 
la historia niega a los contemporáneos 
la posibilidad de conocer en sus inicios 
los grandes movimientos que determinan su época».
 
Toda mente curiosa encontrará estas ‘más’ que palabras en la página 451 de ‘El mundo de ayer. Memorias de un europeo’. Este europeo era (siempre lo será ya) un judío austríaco llamado Stefan Zweig. No es momento de hablar de él, sino de la fuerza escondida en este kerigma, que es la síntesis, de su comprensión de nuestra propia humanidad o inhumanidad. Merece la pena que cada cual nos leamos siete veces, es un decir, este ‘evangelio’ constatado. Por eso me atrevo a seguir escribiendo en esta presentación. Y me digo que…
 
Una persona conocida como Jesús de Nazaret pasó su vida, unos treinta años, en su tierra tanto del norte como del sur (Galilea-Judea), tanto del campo como de la ciudad (Nazaret-Jerusalén), tanto judía como extranjera (Israel-Roma)… Fue, ¿un campesino?, ¿un ‘tekton’ griego o ‘chapuzas ilustrado’, como su padre José?, ¿un predicador ambulante?, ¿un hacedor del bien?, ¿un profeta?, ¿un visionario?, ¿un blasfemo religioso?, ¿un agitador político?… Lo que está muy claro es que nadie de sus contemporáneos le vio como un DIOS, semejante al Yavé-YOSOY de Israel o al Ra de Egipto a al Zeus de Atenas o al Júpiter de la Roma Capitolina.
 
Con este hombre llamado Jesús de Nazaret, tal vez sin él pretenderlo en sus palabras y en sus hechos, se inició un gran movimiento que desde entonces ‘se sigue moviendo…’ ¡y tanto! Hasta nuestros días… Los propios seguidores de aquel Jesús le abandonaron en el tramo final de su desvivimiento en esta vida. Y más de cincuenta años después, los seguidores de los seguidores -como el autor del Evangelio de Juan- se atreven a hablar de él, de Él, de ÉL igualándolo a DIOS, el único y verdadero DIOS. Creo que esto es lo que leemos en ‘el cuarto Evangelio’ y en el texto de la liturgia del domingo día diez de mayo.
 
Leemos este texto en medio de esta ‘contaminación mundial’ de la que estamos siendo conscientes nosotros, a nuestra manera, pero sobre todo comprenderán este ‘nuevo caos programado’ quienes vienen detrás, desde los adolescentes de hoy hasta los niños que empezarán a respirar en breve… ¿Será un Mundial Orden Nuevo (MON)? Como ya lo escribí en otra no lejana presentación, para ti y para mí es un evangelio vivo «entrenar la mente para ver lo bueno de cada situación». Y espero que esto valga ya como presentación de los comentarios. Si no fuera así, ya sabes cómo borrar estas opiniones.

24.Domingo 5º de Pascua A.Mateo-24.Hechos.20200510

Dium5pA20cas

Sa32p5A20cas

5pascua-a-_bene-pagola_2020-05-10

pascua5_-a-_jesus_caminoverdadvida_10-5-20

4º Dom. Pascua. Ciclo A

El cuarto Evangelio

Leyente, he decidido ir directamente al grano en esta presentación de los comentarios para el domingo primero del mes de mayo. Cuando escribía el comentario no sabía si en la ciudad de Madrid donde vivo habría o no confinamiento. Ahora ya sé que el ‘confitamiento’ sigue. Así que me da tiempo para pensar mejor lo que pueda escribir. 
Y el grano en cuestión al que me refiero es ‘el cuarto Evangelio’. El llamado Evangelio según san Juan. No pretendo comentarlo completamente, porque eso ya lo hice en los cincuenta y dos comentarios escritos en el año eclesiástico que comenzó el domingo día 29 de noviembre del año 2015 y que acabó en el domingo día 20 de noviembre del año 2016.
 
El mensaje de este ‘cuarto Evangelio’ será muy difícil que lo lea un judío y se queda como estaba. Estoy convencido de que cualquier judío creyente y practicante no aceptará jamás lo que en él se dice que dijo el judío Jesús de Nazaret. 
 
El mensaje de este ‘cuarto Evangelio’ será muy aceptado y acogido y asumido y comulgado por una persona creyente y practicante católica apostólica y romana. Y eso será así, creen mis neuronas, porque es el Evangelio en el que literalmente se afirma reiterativamente y casi hasta cansar que Jesús de Nazaret es Dios e hijo de Dios. Cuando escribo Dios, tendría que escribir estas cuatro letras YHVH (las cuatro letras del dios Yavé, en hebreo). 
 
Este ‘osado’ ‘cuarto Evangelio’ pone en boca del propio Jesús una y otra vez la expresión ‘YO SOY’. Y esta era la expresión que le dijo aquel dios Yavé a Moisés. Lo dice explícitamente el Libro del Éxodo capítulo tercero versículo decimocuarto (Éxodo pi, Ex 3,14): Yo soy el que soy, yo soy el que sea. YO SOY. 
 
Este amigo mío llamado ‘cuarto Evangelio’ se atreve a decir de Jesús de Galilea, un hombre de carne y hueso, judío, laico y condenado a ser ejecutado en cruz por blasfemo según la Ley de la Religión de Moisés…, se atreve a decir que era DIOS YHVH. No se puede decir mayor blasfemia y herejía con solo cuatro letras (hebreas) o en dos palabras (españolas).
 
En cambio, las personas de la catolicidad estamos convencidas de la divinidad absoluta de este hombre. Era dios, se despojó de dios, se encarnó en humano, se despojó de humano y volvió a ser dios, precisamente, en YO SOY.
 
Se comprenderá que practicantes judíos y practicantes cristianos podrán hablar de lo que deseen, pero que jamás se les ocurra tocar el asunto de la persona de Jesús de Nazaret. En este asunto los dos creen tener razón y pertenecer a la religión verdadera. Cuando este asunto se caliente, comenzarán a surgir las voces de las armas que llevan virus de muerte. Que se lo pregunte la historia a la ciudad de Jerusalén.
 
Pero la inmensa revolución que siembra el autor de este ‘cuarto Evangelio’ es que este YO SOY que fue Jesús de Nazaret lo somos todos, sin excepción, empezando por ti y por mí. Y esto es lo que hay contar-compartir como Buena Noticia. 
 
Alguien llamó a esta realidad ‘la revolución de la toalla’ por haber sido éste el único Evangelista que presenta a Jesús de arrodillado lavador de pies y que se atreve a decir la cosa más elemental del sentido común de la vida: mi único mandamiento es que os améis unos a otros. Nada más. Mi única religión es… mi único dogma es… mi único credo es… mi única identidad es… mi única humanidad es… mi único sacramento es… mi única eucaristía es… mi única divinidad es… ‘que os améis unos a otros’. 
 
Así es como este ‘cuarto Evangelio’ entiende el Reino de Dios, la misión evangelizadora, la espiritualidad y… en esto consiste toda la religiosidad popular cristiana. La revolución de la toalla y esta revolución del amor están contadas en el capítulo 13 de este ‘cuarto Evangelio’, el Evangelio del ‘YO SOY…’
 
Curiosa y sospechosamente, este ‘cuarto Evangelio’ es el que todavía no tiene un ciclo D en las lecturas evangélicas de los domingos dentro de la liturgia católica apostólica romana canonizada en Trento y mantenida sin alteraciones, en este asunto del cuarto Evangelio, en el Concilio Vaticano II.
 

23.Domingo 4º de Pascua A.Mateo-23.Hechos.20200503

Sa22p4A20cas

Dium4pA20cas

pascua_4_a-_jesus_puerta_abierta_a_la_libertad_y_a_la_vida_3_mayo_2020

4pascua-a-_bene-pagola_2020-05-03 Domingo cuarto de Pascua20

3º Dom. Pascua. Ciclo A

22.Domingo 3º de Pascua A.Mateo-22.Hechos.20200426

3pascua_a_bene-pagola_2020-04-26

pascua3_a_emaus-_recuperar_la_esperanza_26-4-20

Dium3pA20cas

Sa15p3A20cas

Domingo tercero de Pascua20

TIEMPO DE PASCUA

SEMANA SANTA

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Signos de Vida – Pascua de Resurrección, Ciclo A

5. Domingo de Resurrección

Jn 20,1-9. De lejos, hemos sido espectadores de la muerte, en catástrofes, guerras, hambrunas, epidemias. De cerca, también nos era ella puntualmente familiar. Hoy se nos presenta en casa virulenta. Y nos acalla, y nos aterra, y nos encierra. Cuando perdemos lo que queremos: la confianza, la alegría, los sueños, y también perdemos a quien queremos, pequeños SIGNOS nos despiertan y devuelven la VIDA sin mesura. Y esa esperanza se multiplica, y se contagia, y se acrecienta con mucha mayor fuerza… que un virus cualquiera.

20.Domingo de Pascua A.Mateo-20.Hechos.202000412

4. Sábado Santo

DiumVetllaPasqC20cas

Sa117Pasqua20cas

DiumPasq20cas

resurreccion1_a_bene-pagola_2020-04-12

resurreccion_de_jesus_-a-_5-4-20

Domingo de Resurrección20

DOMINGO DE RAMOS

1. Domingo de Ramos. Ciclo A

Por Todos – Domingo de Ramos, Ciclo A

Mt 26,14-27,16. Jesús vive la cara y la cruz en Jerusalén. A la entrada es aplaudido como un rey y, poco después, abucheado y ajusticiado como un criminal. Jesús vive también la noche oscura de Getsemaní. Siente angustia y una tristeza como de muerte.

Las calles de nuestras ciudades y pueblos que hace poco estaban llenas de bullicio y alegría se encuentran ahora vacías. Hoy, como ayer, nuestro mundo sigue atravesado por senderos de cruz. Ahora nos toca romper con muchas cosas, cambiarlas, dejar de hacer o hacer de otro modo. Nos toca construir de nuevas formas. Hagámoslo priorizando a las personas. Trabajemos junto a los que sufren. Seamos testigos de la resurrección en nuestra sociedad y ante nuestros hermanos, especialmente en la cercanía y solidaridad con todas las personas. Aprendamos las enseñanzas

ORACIÓN DE LA COMUNIÓN ESPIRITUAL

domingo_de_ramos-a-_bene-pagola_2020-04-05

domingo_de_ramos_de_la_pasion_de_jesus_-a-_5-4-20

DiumRamA20cas

Sa21RamA20cas D

omingo de Ramos20 V

ia Crucis en el arte

oracion fieles en tiempo de pandemia(1)

MD. Domingo de Ramos, Jueves santo y Viernes Santo

4º Dom. Cuaresma. Ciclo A

«Aquel o aquello me abrió los ojos. Yo no era ciego, pero no veía. Alguien me miró o me tocó o me escuchó o me habló. Aquello estaba allí, pero solo entonces lo vi.

Cuando esto pasa, casi se te escapa la redundancia ‘lo vi con mis propios ojos’. Por fin. Y te alegras como nunca te había ocurrido.

Nos ha pasado a todos y sabemos cuándo, dónde, con quién y hasta el por qué. No veías y ahora ves. Seguro que lo vas contar o escribir, porque en tus adentros ahora brilla otra luz. Ella, tu profeta del amanecer».

Domingo cuarto de Cuaresma20

https://youtu.be/7YypMSUxwao4cuaresma-a-_bene-pagola_2020-03-22

4cuaresma_-a-_jesus_luz_para_el_camino_22-3-20

Dium4qA20cas

Sa22q4A20cas

17.Domingo 4º de Cuaresma A.Mateo-17.Hechos.20200322

Fiesta de San José 1

3º Dom. Cuaresma. Ciclo A

La magia de lo sencillo – 3º Domingo de Cuaresma, Ciclo A

https://youtu.be/ffE-gGH0ZCk

Jn 4,5-42. La fe viene muchas veces acompañada de la duda e incertidumbre. Tan antigua como la fe es la duda. Ahí es donde nuestra comunidad vive y tiene que vivir: en la intemperie de las llanuras culturales y de las montañosas tempestades que azotan al ser humano en la travesía de la existencia. No podemos dar la espalda a quienes necesitan nuestra esperanza. Dios nos deja signos, no portentosos, sí de contenido, tampoco de ilusión, pero sí de esperanza. Dios nos da signos siempre, pero los elige muy sencillos. Por ejemplo, nosotros.

3cuaresma_domingo-a-_bene-pagola_2020-03-15

3cuaresma_-a_-en_espiritu_y_en_verdad-_15-3-20

Dium3qA20cas

Sa94q3A20cas

Domingo tercero de Cuaresma20

16.Domingo 3º de Cuaresma A.Mateo-16.Hechos.20200315

Os pido disculpas por no haber colgado la segunda semana de Cuaresma. Estuve de viaje con chavales.

Gracias por vuestra comprensión

1º Dom. Cuaresma. Ciclo A

Dium1qA20cas

Sa50q1A20cas

1cuaresma_domingo_a_bene-pagola-1_2020-03-01

1cuaresma-a-_guiados_por_el_espiritu_1_marzo_2020 Domingo primero de Cuaresma20

14.Domingo 1º de Cuaresma A.Mateo-14.Hechos20200301

Miércoles de Ceniza(1)

7º Dom. T. O. Ciclo A(1)

Dium7A20cas

Sa102d7A20cas

7domingo_to-a-_nueva_escala_de_valores._23_febrero_2020

7domingo_bene-pagola-1_2020-02-23

13.Domingo 7º del TO A.Mateo-13.Hechos.20200223

Domingo séptimo del Tiempo Ordinario20 (1)

6º Dom. T. O. Ciclo A

6domingo_to_-_a_-_habeis_oido._pero_yo_os_digo_16_febrero_2020(2)

6domingo_to-a-_bene-pagola-1_2020-02-16_0

Dium6A20cas

Sa118d6A20cas

12.Domingo 6º del TO A.Mateo-12.Hechos.20200216(1)

Domingo sexto del Tiempo Ordinario20

5º Dom. T. O. Ciclo A

5domingo_to_a_bene-pagola_2020-02-09

11.Domingo 5º del TO A.Mateo-11.Hechos.20200209(1)

Sa111d5A20cas

Domingo V del tiempo ordinario20

Dium5A20cas

Fiesta de la Presentación del Señor.

domingo4_to-a-2020-02-02_tenplu_presentacion_bene-pagola

4domingo_to-a-presentacion_de_jesus_2-2-20

DiumCand20cas

Sa23Cand20cas

Domingo de la presentación 20 (1)

11.Domingo 5º del TO A.Mateo-11.Hechos.20200209

BUENAS. Os pedimos disculpas, tuvimos problemas con el servidor la semana pasada. Gracias

Domingo segundo del Tiempo Ordinario20(1)

2domingo_to-a-_bene-pagola-1_2020-01-19

2domingo_to_-a-_reconocer_a_jesus_19_enero_2020

Dium2A20cas

Sa39d2A20cas

08.Domingo 2º del TO A.Mateo-8.Hechos.20200119

1. Bautismo de Jesús. Ciclo A

Comienza la aventura – Bautismo del Señor, Ciclo A

Mt 3,13-17. Jesús es bautizado por Juan, y esta es la forma que tiene de decirle al mundo: “ya estoy preparado para cambiarlo”. Ahora la pregunta es, ¿estás tú preparado para cambiar tu mundo? Aceptar la aventura de vivir como lo hizo Jesús está en nuestra mano, y debemos ponernos en marcha en seguida. Frente al individualismo y la ambición, Jesús nos propone un bautismo de amor, compromiso, justicia, solidaridad y bondad. El mundo necesita más que nunca testigos del amor de Dios, tal y como lo fue Jesús en su día.

Domingo del bautismo del Señor20 (1)

bautismo_de_jesus-a-_bene-pagola-1_2020-01-12

bautismo_de_jesus_-a-_12_enero_2020

DiumBapA20cas

Sa28BapA20cas

07.Domingo del Bautismo del SeñorA.Mateo-7.Hechos.20200112

Podríamos seguir hablando, inolvidable Leyente, del BALANCE, o del Año Nuevo, o de las Cabalgatas de los Magos y de las Magas… O, incluso, del Gobierno… Pero ya que el río pasa por aquí cerquita, hablaré del agua. El agua del bautismo, claro.

Algún día podré hablar de otras aguas. Hoy me pido hablar del agua del bautismo. Es decir, del bautismo o del Bautismo. 

No tengo ni idea aproximada de cómo van las estadísticas de los bautismos desde el año 1919, por ejemplo, hasta este año 2020, tan guapo. No me interesan los números, sino los contenidos.

Tampoco sé muy bien qué se piensa a tu alrededor, inolvidable Leyente, de este tema del Bautismo. Seguramente que este asunto ocupará el puesto nonagésimo noveno en los intereses del pueblo, por poner algo aproximado. Puesto que interesa tan poco, a ver si con estas líneas se revaloriza y avanzamos en el ranking del empoderamiento o de la excelencia. ¡Qué palabras tan empingorotadas!

Suelen decir los críticos más rigurosos en los estudios de los Evangelios que Jesús de Nazaret nunca institucionalizó un Bautismo y, menos aún, un sacramento del Bautismo para perdonar un pecado original inexistente ni para abrirse la puerta de entrada en una institución posterior que se llamó ‘iglesia’. Es muy posible que los críticos y más yo mismo estemos muy equivocados. Pero lo dejo escrito para que cada cual se lo medite más de una vez en esta semana.

En los Evangelios se habla de un judío llamado Juan el Bautista, porque bautizaba. Y lo hacía con agua, la del río Jordán. Y lo hacía así y allí para perdonar los pecados de las gentes de la religión judía que no deseaban gastarse sus dineros para comprar sacrificios para el Templo de Jerusalén y de sus Sacerdotes. Juan bautizaba y perdonaba pecados gratis.

En los Evangelios se habla de otro judío, galileo y laico, llamado Jesús de Nazaret que fue a ver a Juan y se bautizó con el bautismo de Juan. No sabemos si Jesús necesitaba perdón de algún pecado y bautismo. Sabemos que se bautizó. Y sabemos también que él no se dedicó a bautizar para perdonar pecados como Juan. Jesús perdonaba pecados sin bautismos…

¿Por qué, pues, apareció el bautismo y apareció como un sacramento? Porque después de Jesús apareció la iglesia y comenzó pronto a bautizar para separar a los que entraban de los que no entraban en la iglesia. Y, tal vez, por asegurar pronto la pertenencia a esa iglesia se comenzó a bautizar a los niños y se justificaba diciendo que así se les perdonaba un tremendo pecado original con el que morían todas las personas que no se bautizaban. Y según este bautismo se ordenaba también la vida no sólo del más acá, sino lo que era peor, también en el más allá eternamente definitivo.

Y por ahora ya no me alargo más. Otro día continuaré, porque este asunto tiene un larguísimo recorrido. Por ahora me quiero quedar con esto que comparto: Como Jesús fue a bautizarse con Juan siendo ya de unos treinta años, sería deseable empezar por bautizarse siendo ya un adulto, libre y responsable. Es decir, nunca antes de los dieciocho años. Y a ser posible bastante más tarde. Para comenzar la reforma ya es bastante con este primer paso…

Deberiamos ir planteando esta cuestión. No para buscar una salida en falso o fácil. Es necesario ver como caminamos hacia una nueva pastoral, en una sociedad que Dios y Jesús no interesa. Debemos hablar, reflexionar, llegar a acuerdos y dar forma a una Pastoral que lleve a una vida más fiel a Cristo. Pensemos y dialogemos

TIEMPO ORDINARIO

4º Dom. Adviento. Ciclo A

El próximo domingo 22 de diciembre es ya el cuarto del Adviento. Ya no hay demora. Estamos en Navidad. Bueno, en realidad, estábamos ya desde hace tiempo. Esta sociedad nuestra, que adora y odia al plástico, empezó a plastificarse para la Navidad hacia comienzos del mes de noviembre. Parece una locura, pero es así. Navidad es consumo. Y es seguro que las sociedades que más consumen son las que más plastifican. La Navidad es otra cosa. O, hay otra Navidad.

La navidad es un nacimiento. El nacimiento de un nuevo ser vivo. La tarea de los hombres y mujeres que desean una casa mejor para todos y crean otros hombres y mujeres. Crean nuevos Adanes y Evas. Que ese es el mensaje del mito y  no otro. Cuanto más se empeñen unos en vestir de ropajes el mito, más se arraigará la Navidad de la vida celebrada.
Y en la casa de este mundo nuestro todo nace y crece y muere. Todo tiene su permanencia, como el sol y la luna de nuestras alturas. Con ese sol y esa luna van y vienen días y noches, semanas, meses y años. El movimiento no se detiene. Nadie lo detiene, ni los ángeles. La vida no se destruye, ni los todopoderosos pueden con ella. La vida nace, es Navidad. Y celebramos precisamente esta realidad que  nace y se mantiene en todo ser que respira. Toda esta realidad de la Navidad se sintetiza, o desarrolla, de concentra y se expande en la realidad de cada ser humano. Tú y yo somos Navidad. Todo cuanto deseas que te hagan, házselo a los demás. Éste va a ser el mensaje de todos los Evangelios del Ciclo A, el del Evangelista Mateo. 
Vive, y haz que a tu alrededor sea un gusto vivir. Vivir es Navidad. Tuvimos suerte y hemos visto que la vida tiene el color del cielo y del mar, el azul. Y también el color de la hierba y las hojas, el verde… Y todos los demás de las flores. El color de la vida es el arcoirís… Y tu color y mi color son el color del aire… El color del aire… El color del aire…
Creo que de este aire habla Mateo en su relato del domingo y también el texto de los Hechos de los Apóstoles. A continuación el comentario y en el archivo adjunto también…. 
Y ahora es ya
tiempo de callar.
Muy feliz Navidad. Muy… Mucho… Toda… De todos…

04.Domingo 4º de Adviento A.Mateo-4.Hechos.20191222

Domingo cuarto de Adviento19

adviento_4_-a-_jose_escucha_y_pone_en_practica._22-12-19

4adviento-a-experiencia_interior-bene-pagola_2019-12-22

Sa23adv4A19cas

Dium4advA19cas

3º Dom. Adviento. Ciclo A

Dium3advA19cas

Sa145adv3A19cas

3adviento_-a-dom_bene-pagola-1_2019-12-15

adviento3_-a-_id_a_contar_lo_que_estais_viendo_y_oyendo_15-12-19

03.Domingo 3º de Adviento A.Mateo-3.Hechos.20191215

Fiesta de la Inmaculada

Inmaculada Concepción19

2019-12-08_inmaculada_bene-conget

2adviento.-a-2009-12-11_adviento_el_mundo_te_espera_-2_bene

adviento_2_-a-_prepara_el_camino_8-12-19

DiumImma19cas

Sa97Imma19cas

02.Domingo 2º de Adviento A.Mateo-2.Hechos.20191208

1º Dom. Adviento. Ciclo A

01.Domingo 1º de Adviento A.Mateo-1.Hechos.20191201

Domingo primero de Adviento19

Sa121adv1A19cas

Dium1advA19cas

adviento_1_-a-_01-12-19

1adviento_dom_bene-pagola_2016-11-27

NOVIEMBRE

Lc 23,35-43. La experiencia cristiana de salvación es encuentro, plenitud, fuerza, valentía, libertad, estar en camino… Todo esto es consecuencia de la salvación. La gran paradoja cristiana es que esta salvación no la tenemos que conquistar uno a uno, sino que nos ha sido regalada en la cruz de Cristo

Fiesta de Jesucristo, Rey del Universo

34domingo_to_-c-_reino_de_paz_y_de_justicia_24-11-19

cristo_rey_bene-pagola-1_2019-11-24

DiumCtReiC19cas

Sa121CtReiC19cas

LECTIO DIVINA CRISTO REY

Domingo XXXIVcristoreye19

52.Domingo 34º del TO-52.Mateo-20191124

«Los pobres necesitan nuestras manos para reincorporarse, nuestros corazones para sentir de nuevo el calor del afecto, nuestra presencia para superar la soledad.Sencillamente, ellos necesitan amor»  Papa Francisco

33º Dom. T. O. Ciclo C

Trigésimo tercer Domingo del Tiempo Ordinario19

DOMINGO XXXIII DEL lectio

 

51.Domingo 33º del TO-51.Mateo-20191117

Sa97d33C19cas

Dium33C19cas

33domingo_to_c_confianza_y_esperanza_17-11-19

33domingo-to-c-_bene-pagola-1_2019-11-17_

32º Dom. T. O. Ciclo c

Dium32C19cas

Sa16d32C19cas

32domingo_to_c_bene-pagola_2019-11-10_

32domingo_to_-c-_vida_en_abundancia_10-11-19

Trigésimo segundo Domingo del Tiempo Ordinario19

50.Domingo 32º del TO-50.Mateo-20191110

 

En el cristiano siempre actúa el Espíritu. Tenemos que contar con él. Él sabe decirnos lo que nos conviene. Invoca al Espíritu, que prepara tu corazón a la escucha de la Palabra. El Espíritu hace que la Palabra se convierta para ti en una fuente de vida y de esperanza.

Ojalá puedas reconocer cuál es esa palabra, ese mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo con tu vida. Déjate transformar, déjate renovar por el Espíritu, para que eso sea posible, y así tu preciosa misión no se malogrará. El Señor la cumplirá también en medio de tus errores y malos momentos, con tal que no abandones el camino del amor y estés siempre abierto a su acción sobrenatural que purifica e ilumina” (GE 24).  

“Pregúntale siempre al Espíritu qué espera Jesús de ti en cada momento de tu existencia y en cada opción que debas tomar, para discernir tu propia misión. Y permítele que forje en ti ese misterio personal que refleje a Jesucristo en el mundo de hoy” (GE 23).  

Un abrazo y mi oración. Antón

31º Dom. T. O. Ciclo C

Lc 19,1-10. La predilección de Jesús es por todos los que están perdidos, a quienes busca sin cesar; la alegría que provoca el encuentro con él; la salvación que se regala a todos; y la exigencia moral del seguidor de Jesús de compartir sus bienes con los demás y abrir su casa y sus manos. ¿Qué resistencias tengo yo a acoger al desconocido? Debemos hacer lo posible por acercarnos con quien estamos distantes. Ahí debemos presentar una oferta de paz, confianza, fraternidad y de perdón. Debemos poner nombre y rostros a las personas y de esa forma apreciarlas y tratarlas con normalidad, así podrán «elevar su estatura» y reencontrarse con la alegría de vivir. Solo cuando descubrimos en ellos caras y rostros concretos, se nos permitirá afrontar el problema, que tiene solución, desde la clave de la relación y de la humanidad. Lo que nos humaniza es la relación.

Sa144d31C19cas(1)

Dium31C19cas(1)

31domingo_to-c-_bene-pagola-1_2019-11-03

31domingo-to_-c-_zaqueo_3-11-19

LECTIO DIVINA DOM.XXXI

48.Domingo 30º del TO-48.Mateo-20191027

31º Dom. T. O. Ciclo C

difuntos

 

Nuestra resurrección empieza hoy

 

VOY A PREPARAROS UN LUGAR…

«Te lo aseguro: el que no nazca de agua y de Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu… Tenéis que nacer de nuevo» (Jn 3, 5-6).

¿Sabes, hermana, hermano, que la vida y la muerte son las dos caras de un único y mismo misterio? Nuestro primer nacimiento en la carne, que nos proporcionan un día nuestros padres, lleva injertado un «segundo nacimiento» que olvidamos con frecuencia y del que habla Jesucristo cuando nos dice: «Tenéis que nacer de lo Alto, de agua y de Espíritu, pues lo que nace de la carne es carne y lo que na¬ce del Espíritu es espíritu».

Para el primer nacimiento tú no eliges nada, ni la raza, ni la familia, ni el sexo a que perteneces. Tu segundo nacimiento espiritual es puro don de Dios que te convierte en un hijo adoptivo para quien el Espíritu abre el Reino de los cielos. Pero hace falta toda una vida para salir de nuestra ganga de tierra, de ese «ego» centrado en uno mismo y sometido a los impulsos de la naturaleza, de ese ser prisionero de sus tendencias y pasiones. Hace falta toda una vida para llegar a ser hijo o hija a los ojos del Padre, para llegar a ser hermano o hermana de verdad. Este nuevo nacimiento, presupone una lenta y dolorosa metamorfosis, una paciente configuración, fruto de una larga y sufrida conversión.

Es preciso acoger, día tras día, el Amor de Dios, don del Espíritu Santo, que es la fuente y el dinamismo de esta gestación imprescindible. Nuestra resurrección al Más Allá, nuestra entrada en la Vida verdadera, no es sólo algo del mañana, o de la hora de nuestra muerte, sino que empieza hoy.

El cielo no está detrás de las nubes, sino en lo más hondo de nuestra alma. Nuestra inmortalidad la estamos viviendo hoy, ahora, cada vez que nos sobreponemos a nosotros mismos para amar.

Amar es ya resucitar, porque el Amor es Vida. Día tras día tenemos que ir modelando el rostro de nuestra eternidad porque… Sólo el amor personaliza al ser humano. Sólo el amor humaniza al ser humano. Sólo el amor diviniza al ser humano. El amor no puede morir.

UN ABRAZO Y MI ORACIÓN. ANTÓN

Fiesta de Todos los Santos 1

TODOS LOS SANTOS

29º Dom. T. O. Ciclo C

El mundo está lleno de misioneros, personas que dan su vida por los demás, transmitiendo con cada una de sus acciones valores como solidaridad, humanidad, compasión… Ante todos estos ejemplos, debemos parar a preguntarnos: ¿cómo es mi fe? ¿Me limito a una fe tibia, desprovista de compromiso o soy capaz de implicarme en el sufrimiento de mis hermanos ¿Busco excusas para evitar un auténtico compromiso de fe? ¿Soy solidario con las necesidades? ¿Tengo hambre y sed de justicia y soy capaz de ser perseguido por ello?

47.Domingo 29º del TO-47.Mateo-20191020

Vigésimo noveno Domingo del Tiempo Ordinario19

Sa120d29C19cas

Dium29C19cas

29domingo-to_-c-_un_dios_que_escucha_20-10-19

29domingo_to_c_bene-pagola-1_2019-10-20

 

28º Dom. T. O. Ciclo C

46.Domingo 28º del TO-46.Mateo-20191013

Vigésimo octavo Domingo del Tiempo Ordinario19

Sa97d28C19cas

Dium28C19cas

28domingo_to-c-_bene-pagola-1_2019-10-13

28doming_to_-c-_tu_fe_te_ha_salvado_13-10-19

Os pido disculpas, la semana pasada no fue posible, pero volvemos..

26º Dom. T. O. Ciclo C

44.Domingo 26º del TO-44.Mateo-20190929

Vigésimo sexto Domingo del Tiempo Ordinario19

XXVI Semana del Tiempo Ordinario

Sa145d26C19cas

Dium26C19cas

26domingo_to_-c-_lazaro_y_el_rico_sin_nombre_29-09-19

26domingo_to_c_bene-pagola-1_2019-09-29

25º Dom. T. O. Ciclo C

Lc 16,1-13. El día a día está cargado de desánimo, poca alegría, falta de vivacidad… Debemos despertar y atrevernos a ver las cosas tal y como son. ¿Dónde estamos poniendo nuestros esfuerzos? ¿poseer? ¿Acumular? Creemos que nos servimos del dinero, que somos dueños de él y no vemos que es el dinero nuestro dueño y señor y que nos marca el día a día. El que toma en serio a Jesús sabe que no puede organizar su vida desde el proyecto egoísta de poseer ilimitadamente, sino que ha de aprender y solidarizarse con los más necesitados. Esta vida merece la pena. Y merece la pena pensar en cómo podemos tener un nuevo estilo de vida más cercano a la alegría de la niñez de disfrutar compartiendo, junto a la gente alrededor. Hagámoslo. Ya mismo. No perdamos el tiempo. No te quejes y hazlo.

43.Domingo 25º del TO-43.Mateo-20190922

Vigésimo quinto Domingo del Tiempo Ordinario19 (1)

Sa112d25C19cas

Dium25C19cas

25domingo_to_c_o_dios_o_el_dinero_22-9-19

25_domingo_to_c_bene-pagola-1_2019-09-22

24º Dom. T. O. Ciclo C

24domingo_to_c_bene-pagola-1_2019-09-15

24dmingo_to_-c-_alegraos_conmigo_15-9-19

Dium24C19cas

Sa50d24C19cas

Domingo vigésimo cuarto del tiempo ordinario19

42.Domingo 24º del TO-42.Mateo-20190915

23º Dom. T. O. Ciclo C

Vigésimo tercer Domingo del Tiempo Ordinario19

23domingo_to_c_bene-pagola-1_2018-09-08

23domingo_to_-c-_clave_de_la_identidad_cristiana_08-09-19_-

Sa89d23C19cas

Dium23C19cas

22º Dom. T. O. Ciclo C

40.Domingo 22º del TO-40.Mateo-20190901

Vigésimo Domingo del Tiempo Ordinario19

22domingo_to_c_bene-pagola-1_2019-09-01-

Sa67d22C19cas

Dium22C19cas

21º Dom. T. O. Ciclo C

Vigésimo primer Domingo del Tiempo Ordinario19

39.Domingo 21º del TO-39.Mateo-20190825

Sa116d21C19cas

Dium21C19cas

20º Dom. T. O. Ciclo C

20domingo_c_bene-pagola-1_2019-08-18

38.Domingo 20º del TO-38.Mateo-20190818

Vigésimo Domingo del Tiempo Ordinario19 (1)

Sa39d20C19cas

Dium20C19cas

asuncion_virgen_2019-08-15_maria_erd-1_bene-pagola-

Fiesta de la Asunción de María

19º Dom. T. O. Ciclo C

https://youtu.be/hMK9Ol5pSn0

Dium19C19cas(1)

Sa32d19C19cas(1)

19domingo-to-c-_bene-pagola-1_2019-08-11

Décimo noveno Domingo del Tiempo Ordinario19

37.Domingo 19º del TO-37.Mateo-20190811

tiempo-ordinario-13-c-camino-de-libertad- 

tiempo-ordinario-13-c 13domingo_to_bene-pagola_2019-06-30

Dium13C19cas

Sa15d13C19cas

Décimo tercer Domingo del tiempo ordinario19

EVANGELIO DEL DOMINGO. 23 de junio de 2019.  Corpus Cristi.

Comprométete, asóciate, organízate, involúcrate, preocúpate, participa…

Hoy el pan se parte y reparte a través de tantas personas, cristianas o no, que dedican su vida a hacer del mundo un lugar más humano. Este pan que sacia al compartir mesa, vida, tiempos, causas…

Eucaristía de los pueblos. Jesús nos llama a dar nosotros de comer a los hambrientos. No podemos mirar desde lejos, no podemos “despacharlos” para que se busquen la vida. La gente sigue hambrienta: de pan, de amor, de justicia, de cariño, de compañía, de igualdad, de trabajo, de una Tierra sana… Jesús, cuerpo entregado por nosotros, pan partido y repartido te habla a ti.

Porque el grito de los pobres,

el grito de la Tierra…

es la llamada del Padre/Madre Dios a una misión:

la nuestra

Danos hoy nuestro pan de cada día

 

«PAN NUESTRO»

Actitud: Expresamos con confianza de hijos ante nuestro Padre Dios nuestras necesidades y las de nuestros hermanos. Después de haber hecho nuestros los grandes deseos de Dios y de haber aprendido a decir tú (tu nombre, tu reino, tu voluntad), le decimos al Padre que nos mire a nosotros, para que vea nuestras necesidades y les ponga remedio.

Palabra: «No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo. no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos?» (Mateo 6,25-26).

Comentario: Jesús sabe de hambre, de sed, de cansancios y de cuánto los hermanos necesitan de pan. Sabe, sobre todo, de pan partido y repartido, de vida entregada para alimento de todos. Se ha hecho uno de nosotros hasta el fondo, por eso nos invita a dialogar con el Padre de esta realidad humilde y frágil como es el pan, y a construir en torno a él la comunión y la amistad. Jesús nos invita a presentar al Padre las necesidades más vitales que tenemos, lo que precisamos para vivir. Nos coge de la mano para no escaparnos ni al pasado ni al futuro. En el hoy se esconde el secreto de la vida. En el pequeño hoy. Lo que tenemos entre manos es tan importante y vital que no es bueno que lo echemos a perder considerándolo como penúltimo de lo que va a venir después.

El pan es sinónimo de alimento. Lo pedimos para el día de hoy, de tal modo que brote el abandono en la Providencia y vivamos el hoy sin la inquietud del mañana. Esta indica poca fe en la perfección del Padre, nace de una búsqueda de seguridad temporal que priva al discípulo de la serenidad y libertad necesarias para vivir el programa evangélico: Buscad ante todo el reino de Dios y su justicia. Decimos «pan nuestro» en un mundo, donde la mayoría pasa hambre, mientras al resto le sobran las cosas, donde crece el individualismo y la indiferencia ante todo aquello que no sea el propio goce. El «pan nuestro» pone a prueba nuestra vida de cristianos, llamados a creemos unos a otros y a comunicamos la vida, en gesto de pan y vino (amor) compartido, es decir, de eucaristía.

Relato: «¡Buenos días!, dijo el Principito. ¡Buenos días!, contestó el vendedor. Era un vendedor de píldoras que apagaban la sed. «Tomando una a la semana ya no se siente la necesidad de beber». – ¿Por qué vendes esto?, dijo el Principito. – Supone una gran economía de tiempo, dijo el vendedor. Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran 53 minutos a la semana. -¿Y qué se hace con esos 53 minutos? – Se hace lo que se quiere. – Yo, dijo el Principito, si tuviera 53 minutos para gastar, andaría despacio hacía una fuente».

Oración: Padre nuestro. Danos el pan nuestro de cada día, danos trabajo y salud. Danos arrestos para trabajar la tierra y poder comer. No nos des Tú de comer, aunque todo, en último término, viene de ti. Danos espíritu de justicia para que repartamos lo que es de todos. Y danos… lo de cada día, no lo de mañana y pasado mañana, para que no pongamos nuestras seguridades fuera de ti, ni robemos lo de hoy a los demás para asegurarnos el mañana.

Compromiso: No te guardes para ti los dones que el Padre te ha dado. Compártelos generosamente con los demás.

Feliz Domingo.Un abrazo y mi oración. Antón

10. Fiesta del Corpus Christi. Ciclo C

12corpus_christi_c_bene-pagola_2019-06-23

cuerpo_y_sangre_de_jesus_-c-_23-6-19

DiumCorpC19cas

Sa109CorpC19cas

Domingo del Corpus Christi2019

30.Domingo del Corpus-30.Mateo-20190623

EVANGELIO DEL DOMINGO. 16 de junio de 2019.  Trinidad.

9. Fiesta de la Trinidad. Ciclo C

Este pasaje del evangelio de Juan nos sitúa en el misterio de Dios. Dios no es un ser solitario, condenado a estar cerrado sobre sí mismo, sino comunión interpersonal y comunicación gozosa de vida. Dios es vida compartida, amor comunitario, comunión de personas. Ese Dios no es alguien lejano a nosotros. Está en las raíces mismas de nuestra vida y de nuestro ser. En él vivimos, nos movemos y existimos. Pero no siempre estamos abiertos y, lo que el Espíritu nos revela y comunica, pasa desapercibido. Nuestra vida es un camino trinitario. Llevamos como cayado el apoyo mutuo, el perdón, la hospitalidad, el amor recíproco… Es un estilo de vivir que buscamos en nuestras familias, comunidades, relaciones sociales y que intentamos compartir en nuestro trabajo cotidiano, lo que pasa que no siempre estamos con la suficiente calma como para hacernos conscientes de ello.

stma_trinidad11-c-bene-pagola_2019-06-16

stma.trinidad_-c-._padre_palabra_y_viento_22-6-16_

0 DiumTriC19cas

Sa8TriC19cas

Domingo de la Santísima Trinidad19 (1)

29.Domingo de la Santa Trinidad-29.Mateo-20190616

8. Fiesta de Pentecostés. Ciclo C

28.Domingo de Pentecostés-28.Mateo-20190609

pentecostes8_bene-pagola_2019-06-09

pentecostes_-c-_autodonacion_de_jesus_9-6-19

Domingo de Pentecostés19

DiumPenC19cas

Sa103PenC19cas

 

7. Fiesta de la Ascensión del Señor. Ciclo C

pascua7_-c-_ascension_bene-pagola_2019-06-02

pascua7_ascension_de_jesus_-c-_2-6-19

DiumAscC19cas

Sa46AscC19cas

Domingo de la Ascensión del Señor

27.Domingo de la ASCENSIÓN-27.Mateo-20190602

BOLINOTICIAS (Enero-Abril 2019)

5º Domingo de Pascua. Ciclo C

25.Domingo 5º de Pascua-25.Mateo-20190519

Domingo quinto de Pascua19

V SEMANA DE PASCUA

Sa144p5C19cas

Dium5pC19cas

pascua5_-c-_como_jesus_19-5-19

pascua5_-c-_bene-pagola_2019-05-19

4º Domingo de Pascua. Ciclo C

Dium4pC19cas

Sa99p4C19cas

pascua4_-_c-_dar_vida_12-5-19

pascua4-c-_dom_bene-pagola_2019-05-12

Domingo cuarto de Pascua19 (2)

 24.Domingo 4º de Pascua-24.Mateo-20190512

2º Domingo de Pascua. Ciclo C

Dium2pC19cas

Sa117p2C19cas

pascua2_-c-_28-4-19_senor_mio_dios_mio

2pascua_c_dom_bene-pagola_2019-04-28

Domingo segundo de Pascua19

22.Domingo 2º de Pascua-22.Mateo-20190428

5. Domingo de Resurrección(1)

Mensaje de Pascua

DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

domingo de resurrección19 (1)

21.Domingo de Pascua-21.Mateo-20190421

4. Sábado Santo(1)

resurreccion_de_jesus_-c-_21-4-19

domingo_de_resurreccion_c_bene-pagola_2019-04-21

DiumVetllaPasqC19cas

DiumPasq19cas

Sa117Pasqua19cas 4. Sábado Santo(1) resurreccion_de_jesus_-c-_21-4-19

3. Viernes Santo(2)

Sa30DivSt19cas

DiumDivPas19cas

2. Jueves Santo(1)

Jueves Santo es el día de las obras, de las razones para el Amor y la entrega. Es el día del Amor con mayúsculas. Porque lo invade todo, porque todo es dinamismo y empuje. Es el Amor hasta el extremo. Sobran palabras cuando estas se avalan con la vida. El Amor de Jesús es servicio. Su Amor es presencia viva que transforma (esto es la Eucaristía) Dios se revela como servidor. Día a día se ha entregado, ha dado voluntariamente su vida para que tengamos vida. El Amor son hechos salvadores y no palabras para quedar bien. Abracemos la vida, agradezcamos tanta gente comprometida a nuestro alrededor y sigamos manos a la obra. El testimonio de aquellos que han descubierto la lucha por la justicia, el compromiso, la fe puede ayudar a releer la propia historia, a buscarle nuevas razones a la vida o experimentar nuevos encuentros.

jueves_santo_-c-_18_abril_2019

Sa115DijSt19cas

DiumDijSt19cas

1Domigo de Ramos para niños

1. Domingo de Ramos. Ciclo C

20.Domingo de Ramos-20.Mateo-20190414

Domingo de Ramos

domingo_de_ramos_de_la_pasion_de_jesus_14-4-19

Sa21RamC19cas

domingo_de_ramos_-c-bene-pagola_2019-04-14_0

DiumRamPasC19cas

5º Dom. Cuaresma. Ciclo C

Os propongo una pagina para la reflexión de cada domingo:

“Tampoco yo te condeno” Lectio divina para el V Domingo de Cuaresma (Ciclo C)

Dium5qC19cas

Sa125q5C19cas

5cuaresma_-_c_-_amor_y_ternura_7-4-19

5cuaresma_-c-_bene-pagola_2019-04-07V Domingo de Cuaresma

5Dom Cuaresma Tampoco yo te condeno

19.Domingo 5º de Cuaresma-19.Mateo-20190407

4º Dom. Cuaresma. Ciclo C

18.Domingo 4º de Cuaresma-18.Mateo-20190331

Domingo cuarto de cuaresma19

Sa33q4C19cas

Dium4qC19cas

4cuaresma_-c-_dom_bene-pagola_2019-03-31_pptminimizer

4_cuaresma-c-_padre_amoroso_31-3-19

3º Dom. Cuaresma. Ciclo C

Dium3qC19cas

Sa102q3C19cas

3_cuaresma_-c-_jesus_confia_en_mi_24-3-19

3cuaresma_.c-dom_bene-pagola_2019-03-24

III Domingo de Cuaresma

 

17.Domingo 3º de Cuaresma-

17.Mateo-20190324

2º Dom. Cuaresma. Ciclo C

Dium2qC19cas

Sa26q2C19cas

2cuaresma_-c-_transfiguracion_-_luz_para_el_camino_17-3-19

2cuarema_c_bene-pagola_2019-03-17

Domingo segundo de Cuaresma19

16.Domingo 2º de Cuaresma-16. Mateo-20190317

1º Dom. Cuaresma. Ciclo C

15.Domingo 1º de Cuaresma-15.Mateo-20190310

domingo primero de cuaresma19. Sa90q1C19cas

1cuaresma_-c-_cuaresma_nueva_10-3-19

1cuaresma_-c-bene-pagola_2019-03-10_

Dium1qC19cas

Miércoles de Ceniza

8º Dom. T. O. Ciclo C

14.Domingo 8º del TO-14.Mateo-20190303

8domingo_to_-c-_bene-pagola_2019-03-03-1

8domingo_to-c-_transparencia_y_coherencia._3-3-19

Dium8C19cas

Sa91d8C19cas

Domingo VIII T

7º Dom. T. O. Ciclo C

Dium7C19cas Sa102d7C19cas

7domingo_to_-c-_bene-pagola_2019-02-24

7domingo_to-c-_amar_a_tods._24-2-19

Domingo séptimo del Tiempo Ordinario19 13.Domingo 7º del TO-13.Mateo-20190224

5º Dom. T. O. Ciclo C

En nuestro día a día Jesús se fija en nosotros. Él está ahí, acompañándonos, y nos llama en el desaliento, animándonos a seguir intentando humanizar la vida de todos y todas, enviándonos de vuelta al trabajo, mar adentro… Pese a nuestras frustraciones, nuestras excusas y nuestras dudas… Él nos quiere, y apoya: somos dignos, somos «pescadores de hombres», somos mucho más que un trabajo, una dificultad, una tarea, un número… Solo tenemos que elegir seguirle y hacernos instrumentos de su amor.

5domingo_to-c-_rema_mar_adentro_10-2-19

Sa137d5C19cas

Dium5C19cas

5domingo_-c-_bene-pagola_2019-02-10

11.Domingo 5º del TO-11.Mateo-20190210

Domingo quinto del tiempo ordinario19 (1)

«Atención: no se trata sólo de hacer asistencia social, y menos aún actividad política. Se trata de ofrecer la fuerza del Evangelio de Dios, que convierte los corazones, sana las heridas, transforma las relaciones humanas y sociales según la lógica del amor. En efecto, los pobres están en el centro del Evangelio” (Papa Francisco).

“Sin el Espíritu el corazón se queda sin batería” (Papa Francisco, en Chile).

Resultado de imagen de jmj

3º Dom. T. O. Ciclo C

09.Domingo 3º del TO-09.Mateo-20190127

Domingo tercero del tiempo ordinario19

3domingo-c-_liberar_programa_de_jesus_y_nuestro-_27-1-19

3domingo_-c-_bene-pagola_2019-01-27

Sa18d3C19cas

Dium3C19cas

Señor, enséñanos a vivir con la alegría que nos contagias.

Madre, que hagamos lo que Jesús nos dice.

2º Dom. T. O. Ciclo C

 

2domingo_to_-c-_haced_lo_que_el_os_dice_20-01-19

2domigo-c-_bene-pagola_2019-01-20

Sa95d2C19cas

Dium2C19cas

08.Domingo 2º del TO-08.Mateo-20190120

Domingo Segundo T

1. Bautismo de Jesús. Ciclo C

bautismo_de_jesus_-c-_13-01-19

07.Domingo del Bautismo-07.Mateo-20190113

Domingo del Bautismo del Señor19[993]

Sa103BapC19cas

DiumBapC19cas

1domingo_-c-_bautismo_de_jesus_bene-pagola_2019-01-13

2. Fiesta de la Sagrada Familia

DiumSFamC18cas

Sa83SFamC18cas

sagrada_familia_bene-pagola_2018-12-30

sagrada_familia._30-12-18

DOMINGO DE LA SAGRADA FAMILIA

05.Domingo de la SaFa-05.Mateo-20181230

DiumNadia0cas

Sa97Nadia0cas

DiumNadnit0cas

Sa95Nadnit0cas

Fiesta de la Natividad

4º Dom. Adviento. Ciclo C

Domingo cuarto de Adviento18

4adviento_-c-_bene-pagola_2018-12-23

4adviento_-c-_encuentro_y_alegria_23-12-18

Dium4advC18cas

Sa79d4advC18cas

2º Dom. Adviento. Ciclo C

2adviento_bene-pagola_2018-12-09

2adviento_domingo_-c-_prepara_el_camino_6-12-15

Dium2advC18cas

Sa125d2advC18cas

II DOMINGO ADVIENTO

02.Domingo 2º de Adviento-02.Mateo-20181209

Fiesta de la Inmaculada

1º Dom. Adviento. Ciclo C

1adviento-c-_dom_bene-pagola_2018-12-02_97_2003

1Adviento_-c-_21-4-13_dar_vida

DOMINGO PRIMERO DE ADVIENTO

Dium1advC18cas

Sa24d1advC18cas

Fiesta de Jesucristo, Rey del Universo. Ciclo B

34b_to_cristo_rey_bene-pagola_2018-11-25

34b_to_que_venga_tu_reino_25-11-18

DiumXtReiB18cas

Sa92XtReiB18cas

52. Domingo 52º de Mc-Lucas-25.11

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

33º Dom. T. O. Ciclo B

Domingo trigésimo tercero del tiempo ordinario18

33b_to_dom_bene-pagola_2018-11-18

33b_to_confianza_y_esperanza_18-11-18

Dium33B18cas

Sa15d33B18cas

51. Domingo 51º de Mc-Lucas-18.11

32º Dom. T. O. Ciclo B

Dium32B18cas

Sa145d32B18cas

32b_to_bene-pagola_2018-11-11

32b_to_jesus_mira_al_corazon_-ofrenda_viuda_-11-11-18

Domingo trigésimo segundo del tiempo ordinario18

50. Domingo 50º de Mc-Lucas-11.11

31º Dom. T. O. Ciclo B

Dium31B18cas

Sa17d31B18cas

31b-to_amar_lo_mas_importante_4-11-18

XXXI Semana del Tiempo Ordinario

49. Domingo 49º de Mc-Lucas-04.11

Fiesta de Todos los Santos

TODOS LOS SANTOS

2018-11-01_todos_santos_b_bene-pagola

Dium30B18cas

30º Dom. T. O. Ciclo B

Sa125d30B18cas

30b_to_dom_bene-pagola_2018-10-28

30b_to_-fe_y_camino-_bartimero._28-10-18

Domingo XXX del T

48. Domingo 48º de Mc-Lucas-28.10

29º Dom. T. O. Ciclo B

 
¿Para qué sirven y son importantes estos Evangelios y todo cuanto se dice de ellos en estos comentarios y en tantos otros como se publican? 
 
Toda esta abundancia de palabras es tan importante como el yogur de chocolate. Cuando se ha probado una vez o dos o tres se sabe que es bueno y sienta bien y no se desearía vivir sin volver a saborearlo. Esto es: palabras de sentido como el  yogur de chocolate.
 
Me quedo con esta imagen, porque en el texto de Marcos que se nos lee se habla de mujeres y de niños. En aquel tiempo estas mujeres y niños no eran otra cosa que COSAS y así sucede hoy en tan no sé cuantas partes de este mundo nuestro engañador y falso. ¡Cuánto queda por humanizar aún! 

Dium27B18cas

Sa127d27B18cas

27b_to_dom_bene-pagola_2018-10-07

Domingo XXVII del tiempo ordinario18 (1)

45. Domingo 45º de Mc-Lucas-07.10

26º Dom. T. O. Ciclo B

Paz y sal. Sal y paz.

Ser paz.
Ser sal.
Dos palabras para toda una vida.
Para todo un proyecto.
Para evangelizar.
Sal y Paz es el Reino del que parece que habló Jesús de Nazaret.
Escribo ahora que se acaba el verano por estas latitudes. Ahora que vienen días otoñales, de serena plenitud de veinticuatro horas.
El otoño es pan y sal y luz…
Cada persona es otoño, un otoño completo. Siempre de serenidad y plenitud.
Estas palabras de la sal y de la paz no me las acabo de inventar ni de escribirlas juntas. Son dos palabras del Evangelio de Marcos situadas en su versículo concreto que no es otro que el 9,50.
Carmelo Bueno

44. Domingo 44º de Mc-Lucas-30.09

Domingo XXVI T

Sa18d26B18cas

Dium26B18cas 26_b-_pluralismo_y_apertura_30-9-18 26b_to_dom_bene-pagola_2018-09-30fileminimizer 43. Domingo 43º de Mc-Lucas-23.09

25º Dom. T. O. Ciclo B

43. Domingo 43º de Mc-Lucas-23.09

Domingo XXV del T

Sa53d25B18cas

Dium25B18cas

25_b_dom_bene-pagola_2018-09-23

24º Dom. T. O. Ciclo B

41. Domingo 41º de Mc-Lucas-09.09(1)

Domingo vigésimo cuarto del tiempo ordinario18

Sa114d24B18cas

Dium24B18cas

24b_to_dom_bene-pagola_2018-09-16

23º Dom. T. O. Ciclo B

Dium23B18cas

Sa145d23B18cas

23b_to_dom_bene-pagola_2018-09-09

Domingo vigésimo tercero del tiempo ordinario18

41. Domingo 41º de Mc-Lucas-09.09

 

22º Dom. T. O. Ciclo B

22b-to-_dom_bene-pagola_2018-09-02

Domingo XXII del tiempo ordinario

 40. Domingo 40º de Mc-Lucas-02.09

Despues de unos días de vacaciones volvemos a nuestro quehaceres con fuerzas renovadas.

Un abrazo a todos.

Domingo décimo octavo del tiempo ordinario18

Dium18B18cas

Sa77d18B18cas

18b-domingo-to_bene-pagola_2018-08-05

36. Domingo 36º de Mc.Lucas-05.08

Dium17B18cas

Sa144d17B18cas1

7b_to_bene-pagola_2018-07-29

35. Domingo 35º de Mc.Lucas-29.07

Domingo décimo séptimo del tiempo ordinario18

34. Domingo 34º de Mc.Lucas-22.07

meza_urteko_b_16_dom_bene-pagola_2018-07-22fileminimizer

Sa22d16B18cas

Dium16B18cas

Domingo décimo sexto del tiempo ordinario18

14b_to_bene-pagola_2018-07-08

14b_t.o._creer_en_jesus_creer_a_jesus._8-7-18

Dium14B18cas

Sa122d14B18cas

Domingo décimo cuarto del tiempo ordinario18

32. Domingo 32º de Mc.Lucas-08.07

Fiesta del nacimiento de Juan el Bautista

30. Domingo 30º de Mc.L12

DiumStJoan18cas

12b_porque_tanto_miedo-bene-pagola_2018-06-24fileminimizer

12natividad_de_juan_bautista_-b-_24-6-18

Sa138StJoan18cas DiumStJoan18cas

Dium11B18casSa91d11B18cas

11to_b_dom_bene-pagola_2018-06-17

Domingo undécimo 182

29. Domingo 29º de Mc.Lucas-17.06

11º Dom. T. O. Ciclo B

10º Dom. T. O. Ciclo B

28.Domingo 28º de Mc.Lucas-10.06(1)

Domingo décimo del tiempo ordinario18

Sa129d10B18cas

Dium10B18cas

10to_-_b_-_distintas_posturas_ante_jesus._10-6-18

10to_-b-_dom_bene-pagola_2018-06-10

10. Fiesta del Corpus Christi. Ciclo B

27. Domingo 27º de Mc.Lucas-03.06

Domingo del Corpus18

9corpus-b-_bene-pagola_2018-06-03

Sa115CorpB18cas DiumCorpB18cas

26. Domingo 26º de Mc.Lucas-27.05

10b_cuerpo_y_sangre_de_jesus_3-6-18

9. Fiesta de la Trinidad. Ciclo B

DiumTriB18cas

Sa32TriB18cas

9trinidad_bene-pagola_2018-05-27

stma._trinidad_-b-_padre-madre_palabra_y_viento._27-5-18

Domingo de la Santísima Trinidad18

9. Fiesta de la Trinidad. Ciclo B

26. Domingo 26º de Mc.Lucas-27.05

8. Fiesta de Pentecostés. Ciclo B

DiumPenB18cas

Sa103PenB18cas

pentecostes_bene-pagola_2018-05-20

pentecostes_-c-_autodonacion_de_jesus_20-5-18

Domingo de Pentecostés LECTURA ORANTE DEL EVANGELIO

25. Domingo 25º de Mc.Lucas-20.05

7. Fiesta de la Ascensión. Ciclo B

Evangelio DIARIO7ª Pascua

24. Domingo 24º de Mc.Lucas-13.05

Sa46AscB18cas

DiumAscB18cas

7pascua_b_._tiempo_del_testimonio_13-5-18

7pascua-b-ascension_bene-pagola_2018-05-13

Domingo de la Ascensión del Señor18 (1)

24. Domingo 24º de Mc.Lucas-13.05

7. Fiesta de la Ascensión. Ciclo B

Domingo sexto de Pascua18

6pascua_-b-_dom_bene-pagola_2018-05-06

6pascua_-b-_cuestion_de_amor_6-5-18

Dium6pB18cas

Sa97p6B18cas

Sa21p5B18cas

6º Dom. Pascua. Ciclo B

Domingo sexto de Pascua18

5º Dom. Pascua. Ciclo B

Dium5pB18cas

Sa21p5B18cas

5pascua_-b-_bene-pagola_2018-04-29

5pascua_-b-_permanecer_y_dar_fruto_29-4-18

Domingo V de Pascua EVANGELIO

4º Dom. Pascua. Ciclo B

Domingo IV de Pascua LECTURA ORANTE DEL EVANGELIO

Dium4pB18cas Sa117p4B18cas

21. Domingo 21º de Mc.Lucas-22.04

4pascua_-b_-_jesus_pastor_unico_y_universal_22-4-18 4pascua-b-busar_desde_dentro_bene-pagola_2018-04-22

3º Dom. Pascua. Ciclo B

3pascua_-b-soy_yo_en_persona_15-4-18

3pascua-b-_bene-pagola_2018-04-15

Domingo III de Pascua LECTURA ORANTE EVANGELIO

20. Domingo 20º de Mc.Lucas-15.04

Sa4p3B18cas

Dium3pB18cas

2º Dom. Pascua. Ciclo B

Sa117p2B18cas

Dium2p18cas

2pascua_-b-_bene-pagola_2018-04-08

2pascua_-a_-senor_mio_y_dios_mio-_8-4-18

2º Dom. Pascua. Ciclo B

5. Domingo de Resurrección

7. ¡Feliz Pascua de Resurrección!

Sa30DivSt18cas

Sa115DijSt18cas

3. Viernes Santo

DiumDijSt18cas

2. Jueves Santo

1. Domingo de Ramos. Ciclo B

17. Domingo 17º de Mc.Lucas-25.03

Domingo de Ramos

domingo_de_ramos_-b-_la_senal_del_cristianismo._el_amor_fraterno_25-3-18

domingo_de_ramos-b-_bene-pagola_2018-03-25

Sa21RamB18cas

DiumRamPasB18cas

5º Dom. Cuaresma. Ciclo B

16. Domingo 16º de Mc.Lucas-18.03

Dium5qB18cas

5cuaresma_-b-_la_hora_del_amor_18-3-18_0

V Domingo de Cuaresma EVANGELIO

4º Dom. Cuaresma. Ciclo B

Domingo tercero de Cuaresma18

Domingo IV Cuaresma

4cuaresma_-b-amor_universal_11-3-18 S

a136q4B18cas

Dium4qB18cas

4cuaresma_-b-_bene-pagola_2018-03-11

3º Dom. Cuaresma. Ciclo B

3cuaresma_-b-_el_ser_humano_templo_de_dios_4-3-18(1)

14. Domingo 14º de Mc.Lucas-04.03

3cuaresma_-b-_el_ser_humano_templo_de_dios_4-3-18

3cuaresma-b-_bene-pagola_2018-03-04

Sa18q3B18cas

Dium3qB18cas

13. Domingo 13º de Mc.Lucas-25.02

13. Domingo 13º de Mc.Lucas-25.02

2º Dom. Cuaresma. Ciclo B

13. Domingo 13º de Mc.Lucas-25.02

2cuaresma_-b-_luz_para_el_camino_25-2-18

2cuaresma_-b-bene-pagola_2018-02-25

Sa24q1B18cas

Dium2qB18cas

Domingo segundo de Cuaresma18

1º Dom. Cuaresma. Ciclo B

1cuaresma_-b-_con_otro_sentido_18-2-18

1ª Semana de Cuaresma

Domingo primero de Cuaresma18

EVANGELIO DIARIO EN LA CUARESMA

Miércoles de Ceniza

Calendario de Cuaresma

Domingo sexto del Tiempo Ordinario18

Dium6B18cas(1)

6º Dom. T. O. Ciclo B

11. Domingo 11º de Mc.Lucas-11.02

6b_domingo_to-b-_tocar_limpiar._11-2-18

6b_domingo-to-_bene-pagola._2018-02-11

Os ponemos un reportaje que realizo 13TV sobre la misón, nuestra en Bolivia.

5º Dom. T. O. Ciclo B

10. Domingo y 5 de Mc.Lucas-04.02

Domingo quinto del Tiempo Ordinario18

5b_domingo_to_bene-pagola_2018-02-04

5b_domingo-b-_las_manos_de_jesus._4-2-18

4º Dom. T. O. Ciclo B

4b_domingoto_ensenar_y_liberar_28-1-18

4b_domingo_to_bene-pagola_2018-01-28

IV Semana del Tiempo Ordinario

09. Domingo 9º de Mc.Lucas-28.01

3º Dom. T. O. Ciclo B

08. Domingo 8º de Mc.Lucas-21.01(1)

3 Semana del Tiempo Ordinario

DOMINGO III Lectio

Domingo tercero del Tiempo Ordinario18

3b_domingo_to_bene-pagola_2018-01-21

3domingo_to_-b-_venid_detras_de_mi_21-1-18

2º Dom. T. O. Ciclo B

Bautismo del Señor18

2º Domingo T 2tiempo_ordinario_-b-_venid_y_lo_vereis_14-1-18

2b_dom_to_bene-pagola_2018-01-14

dium2b15cas

1. Bautismo del Señor. Ciclo B

Bautismo del Señor18

Días de Navidad

Fiesta de la Natividad

¡Feliz Navidad!

4º Dom. Adviento. Ciclo B

04. Domingo 4º de Mc.Lucas

adviento4_-b-_alegrate_24_-12-17

adviento4_-b-dom_bene-pagola_2017-12-24

Domingo IV Adviento

3º Dom. Adviento. Ciclo B

https://youtu.be/1BoSiYMRVoY

03. Domingo 3º de Mc.Lucas

Domingo tercero de Adviento17

ADVIENTO3 -B-Dom BENE-PAGOLA 2017-12-17

2º Dom. Adviento. Ciclo B

ADVIETO2-B- Dom BENE-PAGOLA 2017-12-10

ADVIENTO2 -B- PREPARA EL CAMINO Y CAMINA. 10-12-17

Domingo segundo de Adviento17

02. Domingo 2º de Mc.Lucas

Fiesta de la Inmaculada

1º Dom. Adviento. Ciclo B

01. Domingo 1º de Mc.Lucas

Domingo primero de Adviento

Primera semana de Adviento

ADVIENTO1 domingo -B- ¡LLEGA TU LUZ! 3-12-17

ADVIENTO1 Dom -B-BENE-PAGOLA 2017-12-03

34Domingo -A- A MI ME LO HACEIS 26-11-17

53.20171126.Domingo 53 de Marcos

Domingo de Jesucristo17

34Domingo -A- Cristo Rey BENE-PAGOLA 2017-11-26

34Domingo -A- A MI ME LO HACEIS 26-11-17

33Domingo- A – TALENTOS- ENTRA EN EL GOZO DE TU SENOR- 19-11-17

33Domingo BENE-PAGOLA 2017-11-19(1)

33º Dom. T. O. Ciclo A

52.20171119.Domingo 52 de Marcos

XXXIII Domingo del T

32º Dom. T. O. Ciclo A

32 Domingo-A- Muchachas PREVISORAS y DESCUIDADAS 12-11-17
32Domingo -A- BENE-PAGOLA 2017-11-12

Domingo XXXII del Tiempo Ordinario17
51.20171112-Domingo 51 de Marcos

31º Dom. T. O. Ciclo A

lectio XXXI del T XXXI

Domingo del T 31domingo -A- 5-11-17

31Domingo BENE-PAGOLA 2017-11-05(1)

TODOS VOSOTROS SOIS HERMANOS

50.20171105.Domingo 50 de Marcos

30º Dom. T. O. Ciclo A

49.20171029.Domingo 49 de Marcos

30Domingo -A- LO DECISIVO ES EL AMOR 29-10-17

30Domingo BENE-PAGOLA 2017-10-29

29º Dom. T. O. Ciclo A

29Domingo -A- TODO ES DE DIOS 22-10-17

29Domingo -A- BENE-PAGOLA 2017-10-22

Domingo XXIX del tiempo ordinario17

48.20171022.Domingo 48 de Marcos

28º Dom. T. O. Ciclo A

28Domingo -A- EL BANQUETE ESTA PREPARADO . 15-10-17

28 Domingo del T
28Domingo -A- BENE-PAGOLA 2017-10-15

47.20171015.Domingo 47 de Marcos

27º Dom. T. O. Ciclo A

27Domingo -A- BENE-PAGOLA 2017-10-08

27Domingo -A- Vinadores ingratos y homicidas 8-10-17

Domingo XXVII del Tiempo Ordinario17
46.20171008.Domingo 46 de Marcos

26º Dom. T. O. Ciclo A

26Domingo -A- NO QUIEN DICE…SINO QUIEN HACE 1 octubre 2017

26Domingo -A- BENE-PAGOLA 2017-10-01

45.20171001.Domingo 45 de Marcos

Domingo XXVI del tiempo ordinario17

Domingo XXVI del tiempo ordinario17(1)

25º Dom. T. O. Ciclo A

Domingo XXV del tiempo ordinario17

25Domingo -A-BENE-PAGOLA 2017-09-24

44.20170924.Domingo 44 de Marcos

44.20170924.Domingo 44 de Marcos

24º Dom. T. O. Ciclo A

24Domingo -A- PARABOLA DEL PERDON 17-9-17

24Domingo -A- BENE-PAGOLA 2017-09-17

24.20170507.Domingo 24 de Marcos

43.20170917.Domingo 43 de Marcos

23º Dom. T. O. Ciclo A

42.20170910.Domingo 42 de Marcos

23Domingo -A- BENE-PAGOLA 2017-09-10

23Domingo -A- Correccion fraterna 10-9-17

Domingo XXIII del tiempo ordinario17

22º Dom. T. O. Ciclo A

22Domingo -A- Seguimiento. Un Camino hacia la felicidad. 3-9-17(2)

22Domingo -A- BENE-PAGOLA 2017-09-03

41.20170903.Domingo 41 de Marcos
XXII Domingo del Tiempo Ordinario

21º Dom. T. O. Ciclo A

21Domingo -A- -TU, QUIEN DICES QUE SOY YO 27-8-14

21Domingo-A- BENE-PAGOLA 2017-08-27

Domingo XXI del tiempo ordinario17

20º Dom. T. O. Ciclo A

39.20170820-Domingo 39 de Marcos

20Domingo -A- Mujer Cananea. 20-8-17
20Domingo-A- PAGOLA 2017-08-20

Domingo XIX del tiempo ordinario17 (1)

19Domingo BENE-PAGOLA 2017-08-13

19Domingo -A- Tempestad calmada 13-8-17

38.20170813-Domingo 38 de Marcos

17Domingo BENE-PAGOLA 2017-07-30

36.20170730-Domingo 36 de Marcos

XVII Domingo del T

P. Fernando está pasando unos días de descanso, por eso no podremos contar con sus reflexiones, lo sentimos.

Un abrazo

16º Domingo del T

16Domingo-A-16º Domingo del T BENE-PAGOLA 2017-07-23

35.20170723-Domingo 35 de Marcos

15º Dom. T. O. Ciclo A

15Domingo-A-ENE-PAGOLA 2017-07-16

Domingo XV del tiempo ordinario17

34.20170716-Domingo 34 de Marcos

Os pido disculpas, estuve de viaje el fin se semana, por no colgar las reflexiones. ¡gracias!

13º Dom. T. O. Ciclo A

13Domingo-A- BENE-PAGOLA 2017-07-02

dium13a17cast

Domingo XIII del tiempo ordinario17

32.20170702-Domingo 32 de Marcos

12º Dom. T. O. Ciclo A

12Domingo TIEMPO ORDINARIO -A- NO TENGAIS MIEDO 25-6-17

12 Domingo -A- BENE-PAGOLA 2017-06-25

31.20170625-Domingo 31 de Marcos

Domingo XII del tiempo ordinario 17

Domingo del Corpus

30.20170618-Domingo 30 de Marcos10.

Fiesta del Corpus Christi. Ciclo ACUERPO y SANGRE de JESUS -A- PAN y VIDA.

18-6-17Corpus -A- 11 Dom Corpus BENE-PAGOLA 2917-06-18

29.20170611.Domingo 29 de Marcos

Domingo de la Santísima Trinidad

TRINIDAD -A- MADRE, PALABRA Y VIENTO 11-6-17

TRINIDAD- A 10-Dom BENE-PAGOLA 2017-06-11

9. Fiesta de la Trinidad. Ciclo A

8. Fiesta de Pentecostés. Ciclo A

Domingo de Pentecostés

28.20170604.Domingo 28 de Marcos

PENTECOSTES8 -A- AUTODONACION DE JESUS 4-6-17

PASCUA8 -A- BENE-PAGOLA 2017-06-04

7. Fiesta de la Ascensión. Ciclo A

PASCUA7 -A-Dom ASCENSION BENE-PAGOLA 2017-05-28

PASCUA7-ASCENSION de JESUS – Nuestra mision- -A- 28-5-17

Ascensión del Señor

27.20170528.Domingo 27 de Marcos

6º Domingo de Pascua. Ciclo A

PASCUA6 -A- ESTA CON NOSOTRaS 21-5-17

PASCUA6 -A- Dom BENE-PAGOLA 2017-05-21

26.20170521.Domingo 26 de Marcos

DOMINGO VI PASCUA

5º Domingo de Pascua. Ciclo A

pascua5 -A-Dom BENE-PAGOLA 2017-05-14

PASCUA5 -A- JESUS, CAMINO,VERDAD,VIDA 14-5-17

25.20170514.Domingo 25 de Marcos

25.20170514.Domingo 25 de Marcos

4º Domingo de Pascua. Ciclo A

PASCUA4 -A-Dom BENE-PAGOLA 2017-05-07

PASCUA4 -A- JESUS, PUERTA ABIERTA A LA VIDA 7-5-17

Domingo cuarto de Pascua17

24.20170507.Domingo 24 de Marcos

3º Domingo de Pascua. Ciclo A

PASCUA3 Dom -A- BENE-PAGOLA 2017-04-30

Domingo tercero de Pascua17

23.20170430.Domingo 23 de Marcos

4. Sábado Santo. Ciclo A

Domingo de Resurrección17

21.20170416.Domingo 21 de Marcos

3. Viernes Santo. Ciclo A

2. Jueves Santo. Ciclo A

Jueves Santo

Viernes Santo

Sábado Santo

El Evangelio en la SEMANA SANTA (1)

Oración para iniciar la Semana Santa

1. Domingo de Ramos. Ciclo A

Domingo_Ramos-A- BENE-PAGOLA 2017-04-09

Domingo de Ramos

20.20170409.Domingo 20 de Marcos

5º Dom. de Cuaresma. Ciclo A

Domingo quinto de Cuaresma7

19.20170402.Domingo 19 de Marcos

5Cuaresma -A- BENE-PAGOLA 2017-04-02

4º Dom. de Cuaresma. Ciclo A

18.20170326.Domingo 18 de Marcos

Domingo cuarto de Cuaresma17

Y CÓMO SE TE HAN ABIERTO LOS OJOS

4Cuaresma -A- BENE-PAGOLA 2017-03-26

San José

3º Dom. de Cuaresma. Ciclo A.

Domingo tercero de Cuaresma17

17.20170319.Domingo 17º de Marcos

2º Dom. de Cuaresma. Ciclo A

16.20170312.Domingo 16 de Marcos

Domingo segundo de Cuaresma17

2Cuaresma-A-BENE-PAGOLA 2017-03-12

1º Dom. de Cuaresma. Ciclo A

Salmo 50

15.20170305.Domingo 15 de Marcos

Domingo primero de Cuaresma17

Cuaresma 2017

8º Dom. T. O. Ciclo A

Domingo octavo del Tiempo Ordinario17

14.20170226.Domingo 14 de Marcos

8Domingo TO-A-BENE-PAGOLA 2017-02-26

7º Dom. T. O. Ciclo A

Domingo séptimo del Tiempo Ordinario17

13.20170219.Domingo 13 de Marcos

7Domingo TO -A- BENE-PAGOLA 2017-02-19

6º Dom. T. O. Ciclo A

Domingo sexto del Tiempo Ordinario16 (3)

6Domingo TO -A- BENE-PAGOLA 2017-02-12

12.20170212.Domingo 12 de Marcos

5º Dom. T. O. Ciclo A

Domingo V del tiempo ordinario17

VOSOTROS SOIS LA LUZ DEL MUNDO

5Domingo BENE-PAGOLA 2017-02-05

11.20170205.Domingo 11 de Marcos

10.20170129.Domingo 10 de Marcos

Domingo cuarto del Tiempo Ordinario174

Domingo BENE-PAGOLA 2017-01-29

Domingo tercero del Tiempo Ordinario17

VENID Y SEGUIDME

09.20170122.Domingo 09 de Marcos

Domingo del bautismo del Señor177

Domingo segundo del Tiempo Ordinario17

2º Dom. T. O. Ciclo A-1

Bautismo de Jesús

Bautismo -A- BENE-PAGOLA 2017-01-08

07.20170108.Domingo 07 de Marcos

Domingo del bautismo del Señor177

Fiesta de la Natividad

EL EVANGELIO EN LOS DÍAS DE NAVIDAD

05.20161225.Domingo 05 de Marcos

Domingo de Navidad

3o-domingo-de-adviento-ciclo-a

03-domingo-03-de-marcos

domingo-tercero-de-adviento16

2o-domingo-de-adviento-ciclo-a

02-domingo-segundo-de-marcos

domingo-segundo-de-adviento16-1

01-domingo-primero-de-marcos

1o-domingo-de-adviento-c

domingo-primero-de-adviento16

calendario-adviento-2016

un-oasis-en-el-adviento

Oracion-para-comenzar-el-adviento

https://youtu.be/kU7QnMgT8xk

fiesta-de-jesucristo-rey-del-universo-ciclo-c

domingo-de-jesucristo-rey16

52-evangelio-del-20-11-2016

33o-dom-t-ordinario-ciclo-c

trigesimo-tercer-domingo-del-tiempo-ordinario16

51-evangelio-del-13-11-2016

32o-dom-t-ordinario-ciclo-c

trigesimo-segundo-domingo-del-tiempo-ordinario16

evangelio-del-06-11-2016

trigesimo-primer-domingo-del-tiempo-ordinario16

xxxi-domingo-del-tiempo-ordinario

31o-dom-t-ordinario-ciclo-c

49-evangelio-del-30-10-2016

48-evangelio-del-23-10-2016

30o-dom-t-ordinario-ciclo-c

xxx-domingo-del-tiempo-ordinario

30-domingo-del-tiempo-ordinario16

Reflexión para este Domingo:

29o-dom-t-ordinario-ciclo-c

47-evangelio-del-16-10-2016

28o-dom-t-ordinario-ciclo-c

Hoy Festividad de Santa Teresa os invito a esta Reflexión y meditación:

teresavsjesus

28o-dom-t-ordinario-ciclo-c

vigesimo-octavo-domingo-del-tiempo-ordinario16

27o-dom-t-ordinario-ciclo-c

vigesimo-septimo-domingo-del-tiempo-ordinario16

26o-dom-t-ordinario-ciclo-c

vigesimo-sexto-domingo-del-tiempo-ordinario16

25o-dom-t-ordinario-ciclo-c

vigesimo-quinto-domingo-del-tiempo-ordinario16

Despues de una etapa de descanso y trabajo misionero, volvemos a ofrecer los comentarios. Gracias por vuestro interes:

vigesimo-cuarto-domingo-del-tiempo-ordinario16

24o-dom-t-ordinario-ciclo-c

12º Dom. T. Ordinario. Ciclo C

Duodécimo Domingo del tiempo ordinario16

11º Dom. T. Ordinario. Ciclo C

XI Domingo T

Undécimo Domingo del tiempo ordinario16

10º Dom. T. Ordinario. Ciclo C

X Domingo del tiempo ordinario

9. Fiesta de la Trinidad. Ciclo C

Domingo de la Santísima Trinidad16

Invocación al Espíritu

8. Fiesta de Pentecostés. Ciclo C Domingo de Pentecostés16 Invocación al Espíritu

Domingo de Pentecostés16

7. Fiesta de la Ascensión. Ciclo C

Domingo de la Ascensión del Señor: Nuevo comentario para los domingos, es un comentario-oración para ayudarnos hacer la lectio divina el domingo, espero que os ayude-

6º Dom. de Pascua. Ciclo C

4º Dom. de Pascua. Ciclo C

2. Jueves Santo

Oración para comenzar la Semana Santa

1. Domingo de Ramos

Fiesta de San Jose

5º Domingo de Cuaresma. Ciclo C

4º Dom. Cuaresma. Ciclo C

3º Domingo de Cuaresma. Ciclo C

2º Domingo de Cuaresma. Ciclo C

1º Domingo de Cuaresma. Ciclo C

Oración para la Cuaresma

5º Dom. T. Ordinario. Ciclo C

4º Dom. Cuaresma. Ciclo B

Leave a comment

  • 0.0