TIEMPO ORDINARIO

V semana

 

 

2º domingo de San José. (7 de febrero). 

Dolor: al ver nacer al Niño Jesús en la pobreza. 
Gozo: al escuchar la armonía del coro de los ángeles y observar la gloria de esa noche.

!Oh bienaventurado patriarca, glorioso San José, escogido para ser padre adoptivo del Hijo de Dios hecho hombre: el dolor que sentisteis viendo nacer al niño Jesús en tan gran pobreza se cambió de pronto en alegría celestial al oír el armonioso concierto de los ángeles y al contemplar las maravillas de aquella noche tan resplandeciente.
Por este dolor y gozo alcanzadnos que después del camino de esta vida vayamos a escuchar las alabanzas de los ángeles y a gozar de los resplandores de la gloria celestial

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Evangelio iv semana

Este viernes tuvimos un momento de oración. Os la dejamos, en video, para que os sirva de ayuda para un rato de oración. Poco a poco vamos ganando en calidad, un poco sólo, pero sigue habiendo pequeños fallos. Gracias

Si alguién quiere los textos se los puedo enviar. Un abrazo

Evangelio III semana

Buueeenoooos días

Vamos a ir poniendo estas reflexiones y el link, sobre el consuelo, el dolor y acompañamiento, para que podamos orar, pensar y reflexionar.

Espero que os llenen de emoción, esperanza y oración.

P. Nacho

Exilio de la vida

 

Pessoa lo llama dolor universal de vivir. Sensación de vacío, de hambre sin apetito. Yo lo llamo exilio de la vida. Es como vivir sin que nada importe realmente. Un tedio sublimado tal vez, en la inseguridad no reconocida, en el miedo desterrado. Para qué pensar ni sentir, si ni siquiera conozco el lenguaje de mis sentimientos y  soy incapaz de transmitirlos… En la superficialidad de los afectos y la hipocondría cegadora que nos domina, buscamos el fondo del mundo, los agujeros negros, la vida fuera de nuestro planeta.  ¿Para qué? Se nos pierde el mundo en el tiempo derramado sin aprovechar un beso, una caricia, un aroma. Y perdemos la vida, no solo el tiempo, mirando lo que no vemos y recordando lo que nunca sucedió. Hace unos minutos visité a un enfermo grave, que una simple caída ha complicado aún más su estado. Y en el peregrinar de manipulaciones, técnicas, medicación y posturas imposibles me habla como si el dolor no fuera con él. Le hubiera prestado mis gritos, mis quejas, mi rabia… pero he descubierto que no los necesitaba y que no tengo ni idea de cómo vivir, en este decorado  creado para mi- nuestra- supervivencia. Pedro me ha enseñado el camino para regresar del exilio y volver a la vida esta tarde. Sólo de una cosa estoy seguro: que necesito a Dios más que nunca.

César Cid

http://www.escuchayconsuelo.com/?p=1789

DÉJAME BUSCARTE, SEÑOR
Y no dejes nunca de llamarme
no en la superficialidad donde no te escucho
y sí, en la profundidad de mi ser
donde el Tú y mi yo se abrazan.

DEJAME BUSCARTE, SEÑOR
Porque, en el viento de la fe,
se sostiene tu llamada misteriosa
Y cuenta conmigo para algo
aunque, solamente Tú y sin mis débiles fuerzas
pudieras llevar adelante tu encargo.

DEJAME BUSCARTE, SEÑOR
Para sentir que te sirvo y vivo
trabajando y respondiendo mil veces “si”
para ayudarte a llevar la carga pesada de tu Reino.

DEJAME BUSCARTE, SEÑOR
Y conocerte para amarte
Y amarte para seguirte
aunque, el mundo, no me reconozca méritos
ni ponga aureolas a mis éxitos invisibles al ojo humano.

DEJAME BUSCARTE, SEÑOR
Porque, cuando me llamas,
siento el privilegio de ser convocado
Porque, cuando pronuncias mi nombre,
sé que a algo bueno me invitas
Porque, cuando me interrogas: ¿Qué buscas?
Tú sabes que…sólo a Ti te añoro
Tú sabes que…sólo a Ti te quiero.

DEJAME BUSCARTE, SEÑOR
Dejando todo aquello
que obstaculice el que yo te encuentre
Alejándome de los ruidos
que me impiden escuchar tu voz
Ayúdame a estar siempre inquieto:
en permanente búsqueda
y, contigo, siempre Tú salvando.

Evangelio 2º SEMANA

EPIFANIA

 

¡SEAMOS TRES!
Los que busquen y nunca se detengan
a la hora de encontrar al REY DE REYES
al que es fuente de paz y de alegría

¡SEAMOS TRES!
Porque, sólo los que cabalgan,
sobre el caballo de la fe
un horizonte de estrellas espera
en medio de las dificultades

¡SEAMOS TRES!
Como aquellos, regios personajes,
que dejando palacios y vasallos
quisieron ser siervos de un pequeño Rey

¡SEAMOS TRES!
Con tres palabras de aliento:
alegría, amor e ilusión
Con tres huellas en el camino:
servicio, entrega y generosidad
Con tres miradas hacia el cielo:
La fe, esperanza y caridad

¡SEAMOS TRES!
Y, como los Magos,
siempre en marcha y sin temor
hacia la meta, en al que nos espera,
el AMOR que ha bajado del cielo
el AMOR que se deja adorar
el AMOR que se deja tocar
el AMOR que habla sin hablar

¡SEAMOS TRES!
Con el incienso de nuestra oración
Con el oro de nuestra caridad
Con la mirra de nuestra fragilidad

¡TRES! ¡SEAMOS TRES!
Para que, Jesús desde el Portal,
pueda una ver más comprobar
que en el mundo siguen existiendo
hombres y mujeres
que dejan, lo que tienen y no lo que son,
para ponerse en camino
siguiendo la ruta que marca la estrella de Belén.

¡TRES! ¡SEAMOS COMO AQUELLOS TRES!
Que proclamen, manifiesten y digan
que, como Jesús, no hay otro igual
Que el mundo conozca, sienta y vea
la Salvación que viene de nuestro Dios
Y eso…depende de muchos que, como los Magos,
se atrevan a ir….de tres en tres.

EVANGELIO DE LA SEMANA

Evangelio en Navidad

NAVIDAD

La Sagrada Familia es la patrona a la que se acogen todos los miembros, el modelos que tienen delante de us ojos. Ante su altar rezan todos los días. A ella deben todas las gracias que reciben. ¿?Podrían encontrar alguna otra advocación más elevada? ¿No es en la Sagrada Familia donde creció en sabiduria , en edad y en gracia sel sacerdote eterno, nuestro Señor Jesúcristo, el Envisado, el Misionero de l Padre para la salvación del mundo?

P. Berthier (PL72)

27 Dic. 2020. Fiesta de la Sagrada Familia.

Texto de Lucas 2,22-40.

“Llegó el día en que llevaron el niño a Jerusalén y lo consagraron al Señor como manda la ley. Un hombre piadoso llamado Simeón tomó al niño en brazos y bendijo a Dios…”

Comentario: La intolerancia provoca violencia, y ésta es opaca al amor. Solamente la familia es capaz de generar un amor verdaderamente protector en medio de las crisis de la historia.

OS DEJO UN ARTICULO PARA MEDITAR Y REFLEXIONAR SOBRE LA FAMILIA: Es de la Revista Misión Joven, de los Salesionos.

Vivir en cristiano la familia

 

Eugenio Alburquerque Frutos

 

Eugenio Alburquerque es Director de Misión Joven

 

SÍNTESIS DEL ARTÍCULO

El artículo es una reflexión básica sobre la perspectiva antropológica y teológica de la familia. Desde la antropología señala las notas principales que la definen como comunidad y como institución social. Desde la teología, a partir de las mismas raíces evangélicas, intenta presentar los valores que han de caracterizar a la familia humana y proyectar el significado auténtico de la familia cristiana.

 

Cuenta una leyenda india que una princesa bellísima recibió de su prometido un pesado paquete como regalo en el día de su cumpleaños. Impaciente por la curiosidad, lo abrió enseguida y, en medio de abundante envoltorio encontró una gruesa bala de cañón. Se quedó muy desilusionada y llena de furia tiró contra el suelo el proyectil de bronce. Al caer se abrió la capa exterior y apareció una pequeña bola de plata. La princesa mudó de color y agachándose la recogió. Al tomarla en sus delicadas manos y empezar a darle vueltas, la bola de plata se abrió también y apareció un pequeño estuche de oro. Ahora la princesa estaba radiante; abrió el estuche con mucho cuidado y, en su interior, sobre un blando terciopelo azul, destacaba una maravillosa sortija engarzada con espléndidos brillantes, que hacían corona a dos sencillas palabras: “te amo”.

Es posible que en nuestra sociedad se esté extendiendo la impresión de que la familia no es nada más que un pesado paquete que hay que arrinconar en el desván de la historia. ¿Por qué no atreverse a desatarlo y abrirlo para ver lo que hay dentro? ¿Por qué antes de enviarlo al baúl de los recuerdos, de almacenarlo entre los trastos viejos, de retirarlo de la circulación, no desembalarlo, examinar y reconocer su contenido? Esta es la intención de este artículo: analizar y sopesar la verdad de la familia desde las mismas raíces de la condición humana y de la fe cristiana.

 

  1. La más pequeña democracia

Con motivo de la celebración del  Año Internacional de la Familia, se difundió como  slogan que intentaba definir su sentido más genuino y profundo: “la más pequeña democracia en el corazón de la sociedad”.  Se subrayaba así su naturaleza social y el espíritu que debería sostenerla e impulsarla dinámicamente. La familia ha sido considerada siempre como la expresión primera de la naturaleza social del hombre. Aparece inmediatamente como una institución, como un grupo social y también como un peculiar sistema de comunicación, participación y socialización. Realmente constituye la célula primera y vital de la sociedad.

Abundan las definiciones sobre la familia, considerándola desde diversas perspectivas: antropológica, sociológica, ética o jurídica. Pero difícilmente nos encontramos con una definición que logre satisfacer plenamente a todos. En general resultan genéricas, ambiguas, excesivamente amplias. Con estas ambigüedades se encuentra el derecho de la familia: no parte de una definición precisa. La Constitución Española, por ejemplo, le reconoce un lugar muy importante como institución fundamental de convivencia y le asegura la protección social, económica y jurídica por parte de los poderes públicos (art. 39); pero, sin embargo, no la define. Lo cual motiva que los cambios y transformaciones que se producen o que se quieren introducir pretendan todos ampararse en la Constitución. Lo mismo se podría decir sobre la Constitución Europea, en la que la familia incluso ocupa un lugar muy reducido.

Ante tales dificultades y ambigüedades, desde una perspectiva antropológica, conviene fijarse más que en una definición concreta, en los datos que provienen de la antropología y la sociología y que describen su rostro más genuino.

Sociológicamente es posible describir la familia como una institución social, es decir, como una entidad socialmente reconocida, mediante la cual se realizan unos servicios y se cumplen unas tareas importantes para el desarrollo de los individuos y de los grupos sociales. Es cierto que el Estado asume hoy muchas funciones que tradicionalmente desempeñaba la familia (por ejemplo, en el cuidado de ancianos y enfermos o en el campo de la educación), y que los medios de comunicación transmiten también comportamientos y valores de los que se ocupa la familia. Pero, a pesar de estas tendencias, permanecen un conjunto de servicios, funciones y tareas que la familia sigue desempeñando. Actualmente, figuran entre ellos, ante todo, el cuidado y la educación de los hijos y la creación de un ámbito de vida privada.

Por tanto, la familia se comprende como un grupo social que tiene su fundamento, en primer lugar, en la relación de los esposos entre sí y entre padres e hijos. Constituye el grupo social primario por excelencia. Se caracteriza por una asociación y cooperación íntimas, cuyo resultado es una cierta fusión de los individuos dentro del todo común. Como todo grupo primario, atiende a las necesidades psicológicas de los individuos, modela los elementos centrales de la personalidad y responde a sus necesidades de afecto, seguridad e intimidad. Es el ámbito natural en el que el hombre adquiere conciencia de su dignidad, del hecho de ser amado y querido por sí mismo. Deviene así, el lugar del desarrollo personal: no sólo los hijos, sino también los mismos padres encuentran en la familia un estímulo o un obstáculo para su realización y desarrollo.

En este sentido, representa un sistema de comunicación y socialización. Como han advertido algunos sociólogos, la familia funciona como una especie de «taller antropológico».  Dentro de él, el ser humano es gestado, arropado y educado; es incluso acompañado hasta su muerte. A diferencia de cualquier otra forma o institución social, sólo en la familia importa el individuo en sí mismo y por sí mismo. Es decir, el lazo familiar es un lazo personal y propio; cada ser humano importa por ser él mismo, independientemente de la utilidad o rentabilidad social, cultural, profesional. El recién venido a este mundo, para desarrollarse humanamente, tiene muchas necesidades y exigencias a las que, aunque sea de manera desigual, según la situación real, responde la familia. Entre estas exigencias se encuentran especialmente: la necesidad de acogida, afecto, aprendizaje y comunicación. La familia representa el habitat personal y primario del hombre, donde nace, crece y muere como persona humana. De manera que la condición de ser familia no es otra cosa que realizar el nacer, vivir y morir según las exigencias de un amor radical e incondicional que surge de la dignidad personal de quien nace, vive y muere.

Pero, aunque la familia constituye una institución social, no es, sin embargo, simplemente, una realidad o estructura socio-cultural. Sus raíces más hondas son las antropológicas. Es decir, la familia es una estructura exigida por el ser mismo del hombre y que atañe al nivel más profundo de sus necesidades. De suyo, pertenece a la estructura misma de ser hombre. Su verdad más fundamental radica en que el hombre es un «ser familiar». Es decir, la familia no nace simplemente de estructuras sociales o económicas, ni se sostiene fortuitamente; constituye, más bien, la premisa de la existencia y de cualquier nueva vida humana.

La familia arranca de la unión conyugal; está conformada por lo que constituye la esencia misma de esta unión; y llega a ser un «nosotros», una comunidad de personas que constituye, en realidad, la primera sociedad humana. Realmente, más que una unidad social, económica o jurídica, como a veces se entiende simplemente, la familia es una comunidad de amor y de solidaridad. Es decir, la familia encuentra su fundamento no en la organización social, en el contrato, o en la ley, sino en la capacidad de amar familiarmente y desarrollarse solidariamente.

Amar familiarmente significa amar en la familia y desde la familia, sintiendo vivamente esta pertenencia que llega a impregnarlo todo. Desde la perspectiva familiar, el amor promueve la vida y el bien de todos sus miembros; unos y otros comparten recíprocamente lo mejor de sí mismos. En la familia, el amor constituye la fuerza interior que la orienta e impulsa a una unidad cada vez más profunda, que es el fundamento de la comunidad conyugal y familiar.

Y es además comunidad de solidaridad. No se trata, simplemente, de la solidaridad entendida como valor ético; es la solidaridad que atraviesa las barreras y fronteras humanas y que nos hace sentir la cercanía y el influjo de los otros, que promueve el reconocimiento de todos, la participación y el compartir juntos. Esta trama de solidaridad alcanza su mayor intensidad precisamente en la familia, porque en ella se encuentran las raíces de la existencia. La solidaridad no es algo abstracto e indeterminado; más bien se trata de un valor muy concreto y preciso. En la familia llega al grado más alto de intensidad y proximidad. Así, por ejemplo, los hijos llevan impresas las pruebas de la solidaridad que los une a sus padres, no sólo en el espíritu sino también en todo el cuerpo. Y no es sólo la herencia genética, sino también el influjo educativo, que es siempre decisivo.

Esta comprensión de la familia como comunidad de amor y de solidaridad manifiesta algunos aspectos irrenunciables de su verdadera naturaleza humana. Y desde esta comprensión antropológica es posible llegar también a la representación de la familia como microsociedad, como verdadera célula constitutiva de la sociedad; no sólo en el sentido que la sociedad engloba la familia, sino también en un sentido más existencial, en virtud del cual, dentro de la familia crecen y maduran los individuos a una relación familiar más universal, a la fraternidad y solidaridad con todos los hombres.

 

  1. De la familia tradicional a la familia post-nuclear

Para llegar a comprender el sentido de la familia, es importante llegar a sus raíces y orígenes. ¿Cómo y por qué surge? ¿quién la instituye? ¿es simplemente algo natural? Nadie parece dudar hoy que la familia tiene un origen natural o biológico; tanto la atracción sexual entre la pareja como las funciones básicas de la procreación y del cuidado de los hijos parecen avalarlo. La misma especie humana necesita organizar los vínculos de parentesco (de matrimonio y de filiación) para asegurar así la continuación del grupo humano. Pero, al mismo tiempo, no se puede negar tampoco su carácter cultural: la estructura y las funciones de la institución familiar están sometidas a las variaciones de la evolución histórica. De manera que la familia es, al mismo tiempo, una realidad natural y cultural, y en cuanto tal es moldeada por la cultura de cada pueblo y de cada tiempo.

Precisamente por ser una realidad social, a lo largo de la historia se han desarrollado distintos tipos de familia, unos muy simples y otros más amplios y extensos. En la actualidad, se tiende a la llamadafamilia nuclear; es la familia elemental, reducida, formada por marido, mujer e hijos, aunque en algunos casos convivan también con ellos una o más personas (por ejemplo, los abuelos). Es el tipo más universal y representa ya el modelo tradicional en las sociedades occidentales.

Pero actualmente se habla también de familia post-nuclear como una variación o alternativa a la familia nuclear. Este nuevo modelo de familia tendería a separar un conjunto de aspectos que en la familia nuclear se han vivido unidos (necesidades sexuales, procreación, intimidad).  Hoy nos encontramos ante nuevas formas de familia que se han ido generando desde los comienzos del siglo XX: comunas, amor libre, cohabitación, parejas de hecho, matrimonio abierto o colectivo, familias monoparentales, etc. Se trata no solo de múltiples situaciones inéditas, sino también de una gran variedad de formas y de matices según las clases sociales, las creencias religiosas y los niveles culturales. ¿Hasta qué punto es posible reconocer en estas nuevas formas sociales el significado que alcanza la familia? ¿Pueden desarrollar y cumplir las funciones propias de la familia?

 

2.1. Funciones de la familia

 

Sea cual sea el modelo cultural, la institución familiar ha tenido y tiene asignadas un conjunto de funciones que cumplir y desempeñar. Se han señalado con mayor frecuencia y relevancia: satisfacer las necesidades físicas de sus miembros (alimento, vestido, vivienda, salud), formar los roles sexuales, cubrir las necesidades afectivas,  favorecer la salud mental, fortalecer la personalidad, estimular las actitudes de aprendizaje, apoyar la creatividad, preparar para la participación, integración y aprendizaje social. Teniendo esto en cuenta, parece posible concentrarlas en torno a cuatro grandes funciones a las que la familia está llamada a atender hoy de una manera especial.

Existe, ante todo, una primera función procreadora, que no termina en el acto de dar a luz, sino que requiere también la ayuda y protección para el desarrollo humano, así como el quehacer educativo. Pero, además, asegurar el sucederse de las generaciones, la continuidad de la historia y, en definitiva, el servicio a la vida, sigue siendo función primaria de la familia humana. En realidad, la procreación constituye la prueba más clara de la necesidad natural de la familia. Pero es necesario superar un sentido meramente biológico de procreación. Los avances científicos, el desarrollo de las técnicas de reproducción in vitro pueden suplantar a la familia como unidad de reproducción si ésta se entiende simplemente como un hecho biológico, pero no si se comprende su sentido verdaderamente humano. No se trata de la simple propagación de la especie, sino de propagarla humanamente. Esa es la fuerza humanizadora de la familia, que aparece ya desde el mismo momento de la manifestación de su función procreadora.

La institución familiar representa, además, la célula primaria de la sociedad. Lo es, porque en ella, la persona es afirmada por vez primera como persona por sí misma y de forma gratuita; y porque contribuye a la integración del individuo en su contexto socio-económico y cultural. Es el agente socializador por excelencia, especialmente en la primera infancia. Es, realmente, la primera y fundamental escuela de socialidad. Esta función social caracteriza la vida diaria de la familia y representa una aportación fundamental a la sociedad. Implica un conjunto de aspectos importantes en la realización de las personas: el sentido de pertenencia al grupo, la capacidad de situarse en él con identidad propia, el aprendizaje de los valores culturales, éticos y religiosos, que contienen los ideales hacia los que el hombre se orienta. Se realiza esta función socializadora siendo ejemplo y estímulo para implantar un sistema de relaciones sociales sobre los valores que constituyen el clima familiar, como el respeto, el diálogo, el amor. La familia es para cada individuo el primer lugar de encuentro con el bien, la verdad y la belleza, y, al mismo tiempo, el ámbito para sentir la necesidad de realizarse en coherencia con ello.

Es importante también la función de maduración de todos los miembros de la familia. Una visión global del comportamiento humano permite comprobar que las relaciones que se establecen en el seno de la familia tienen un influjo de primera magnitud en el proceso de maduración de las personas. Esto es posible siempre que se llegue a una intimidad conyugal que transcienda el egocentrismo y a un horizonte de vida en común. Hoy, la cultura occidental dominante tiende a hacer difícil la percepción del amor auténtico. Si a esto se unen otros factores sociales (como, por ejemplo, la movilidad espacial o la independencia económica de la mujer) es posible comprender la crisis en la pareja y, quizás, también en los hijos. Lo importante entonces será poder encontrar los dinamismos capaces de resolverla.

Finalmente, es posible hablar de una función terapéutica: la pareja compenetrada y que vive en armonía favorece el desarrollo de personalidades estables y equilibradas. Por el contrario los conflictos en la pareja, la falta de estabilidad y armonía, repercuten negativamente en el desarrollo y educación de la prole.

 

2.2. La sociedad necesita la familia

 

Todos los estudios de antropología cultural destacan la importancia de la familia en la sociedad. Es una institución presente en todas las culturas. Durante muchos siglos, las relaciones sociales han estado profundamente caracterizadas por la presencia de la familia en el tejido social. Quizás, puede aparecer esto de manera especial en la cultura greco-romana. Según Aristóteles, los Estados surgen de las familias, de manera que la sociedad encuentra su más sólido fundamento en el entramado constituido por los vínculos familiares.

En el mismo sentido subrayaba Cicerón que el núcleo de los Estados y sociedades es la familia. En ella tienen su origen todas las instituciones de los pueblos, incluso el Estado: “todos los seres vivos tienden por instinto a la procreación, y por ello la primera sociedad es el matrimonio y la siguiente los hijos, es decir la casa donde las cosas son comunes. Este es el principio de la ciudad y, por así decirlo, el granero del Estado” (Sobre los deberes I, 17). La familia constituye el ámbito primario de la dimensión social del hombre. Antes de ser ciudadano, el hombre es hijo, hermano, esposo-esposa, padre-madre, es decir, es miembro de una familia; y precisamente por ser miembro de una familia es miembro de una sociedad concreta.

La familia es, pues, un bien muy importante para la sociedad, no sólo porque de ella depende la continuidad de su existencia, sino, sobre todo, porque en la familia se establecen, comunican y transmiten los valores, la cultura, los modos de entender la vida. Por eso, la sociedad necesita a la familia y no sólo en el sentido demográfico y económico, sino en un sentido mucho más hondo. Realmente constituye la célula básica de la sociedad: su bienestar está íntimamente unido al bienestar de la familia. De manera que si la familia está en crisis, debilitada y postergada, toda la sociedad resulta también amenazada. Por razón de la misma sociedad, por el bien común, interesa mucho que el Estado, el derecho, la cultura la promuevan y defiendan a través de un esfuerzo de renovación y actualización.

 

  1. Un proyecto de familia desde la fe

La familia cristiana no es diferente de las demás familias. Por eso, desde la teología, lo primero que se debe afirmar es que la fe no impone un modelo familiar, ni tampoco desde la fe se puede imponer un determinado tipo de familia, porque el evangelio no lo propone. Los modelos de familia tienen, más bien, raíces antropológicas, sociales, culturales. Lo propio de la familia cristiana no está en el sustantivo (familia), sino en el adjetivo (cristiana). Es decir, la diferencia radica en ser una comunidad creyente y eclesial. En la familia cristiana hay una opción de fe que orienta el discernimiento de los modelos y el compromiso por los valores humanos y evangélicos. En este sentido podemos decir que más que hablar de familia cristiana habría que hablar de vivir en cristiano la familia.

Desde la iluminación bíblica y la perspectiva de los recientes documentos de la Iglesia voy a intentar reflexionar sobre el proyecto que nos llega desde el evangelio, y a profundizar en la relación familia-Iglesia. Existen ciertamente en la teología actual las bases para situar la familia como realidad eclesial, lugar de experiencia y anuncio de la fe, ámbito de evangelización y compromiso en la construcción del Reino.

El proyecto cristiano de la familia tiene que confrontarse necesariamente con el evangelio. Aunque en él no encontremos un modelo sociológico de la familia, válido para todos los tiempos y todas las culturas, sí es posible encontrar el horizonte y los valores que han de caracterizar toda la familia humana. Y el proyecto cristiano ha de mirar también a la Iglesia primitiva, en la que la casa familiar era el lugar de maduración en la fe, de la catequesis y la oración.

 

3.1. La familia desde el evangelio

 

En el tiempo de Jesús, la familia israelita está organizada según el modelo de la familia patriarcal. Evidentemente este modelo familiar es muy distinto del modelo actual. Pero conviene tenerlo en cuenta porque las enseñanzas de Jesús hay que situarlas y leerlas a la luz del contexto social de aquel tiempo.

Dos son las categorías en torno a las cuales podemos enmarcar la enseñanza evangélica sobre la familia: el seguimiento y el Reino de Dios. El seguimiento expresa la relación fundamental del creyente con Jesús; y el reino de Dios constituye el núcleo central de su predicación y la causa a la que entrega toda su vida.

Lo primero que llama la atención en los evangelios es la insistencia con que afirman que quienes siguen a Jesús tienen que estar dispuestos a abandonar la familia (Mt 8,22; Lc 9,59-61). De hecho, los primeros discípulos responden a la llamada al seguimiento, dejando inmediatamente al propio padre (Mt 4,22; 19,27; Mc 10,28; Lc 5,11). Jesús contrapone la relación que sus seguidores han de tener con él, con las relaciones familiares: «el que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí» (Mt 10,37). Claramente las exigencias de Jesús entran en conflicto con la familia. Jesús afirma que no ha venido a traer paz, sino división y enfrentamiento también entre los miembros de una misma familia (cf. Lc 12,51-53).

Sin embargo, la enseñanza de Jesús sobre la familia no se reduce a estas afirmaciones. Son muchos los textos en que defiende las relaciones de familia o en los que presenta estas relaciones como modelo de comportamiento para sus discípulos. En este sentido podemos apreciar la defensa de la estabilidad del matrimonio y la condena del repudio o del divorcio. Pero, además, las relaciones de familia le sirven, con frecuencia, a Jesús para explicar el significado del reino de Dios y la bondad del Padre del cielo. En efecto, Dios es como el padre que escucha y atiende siempre a sus hijos (Mt 7,9), que perdona y acoge al hijo que se va de casa (Lc 15,20-32). Es decir, Jesús reconoce la familia como una realidad social importante y como una institución de origen divino que debe regirse de acuerdo con la voluntad de Dios. Es significativo el mismo hecho de que él quisiera vivir tanto tiempo en el seno de la familia. Pero no la propone como un valor absoluto. La adhesión a Jesús está por encima del amor entre padres e hijos.

Este es también el mensaje que ofrece la reflexión teológica desde la perspectiva del reino de Dios. Jesús lo presenta como la única alternativa de salvación que se ofrece a los hombres (Mt 6,33). Constituye el verdadero proyecto de vida que él impulsa. Es la idea central de su predicación. Por él ha vivido, actuado y dado la vida. Y ciertamente, lo que fue decisivo para Jesús, debe serlo también para la familia.

Jesús defiende, sin duda, la institución familiar y la estabilidad del matrimonio. Pero para él, hay algo que es anterior y está por encima: el reino de Dios y su justicia. Lo decisivo para Jesús, no es la familia de carne sino la que tiene que constituirse bajo el reinado del único Padre, la gran familia de los hijos de Dios que se basa en la igualdad y en la fraternidad de todos los hombres. Y es en este sentido en el que hay que entender que si la propia familia resulta un obstáculo para seguir a Jesús y acoger el Reino, la exigencia evangélica es la ruptura de esta relación familiar.

El mensaje del evangelio supone, pues, la superación de una concepción privada y egoísta de la familia; e implica también un fuerte sentido de libertad respecto a la propia familia, la misma que los seguidores de Jesús han de tener respecto al dinero, al poder y al prestigio. Jesús no presenta la unidad familiar como un valor absoluto. El absoluto está en la adhesión a Él y en el Reino que anuncia.

 

3.2. La familia revela y construye la Iglesia

 

La relación de la familia al seguimiento y al reino de Dios propicia también su relación a la Iglesia. Porque la Iglesia es la comunidad de los seguidores de Jesús, que nace y vive para ser signo y sacramento del reino de Dios.

En la Iglesia primitiva, en los primeros siglos, arraiga y crece la concepción de la familia como una pequeña Iglesia doméstica. Así la designan san Agustín y san Juan Crisóstomo, que dirige a los fieles la siguiente invitación: «Que cada uno de vosotros convierta su casa en una Iglesia». La expresión tiene su origen ya en el Nuevo Testamento: los Hechos de los Apóstoles y las cartas de san Pablo se refieren a hogares cristianos como comunidades de fe, de culto y de misión. El concilio Vaticano II recogió esta concepción tan rica y sugerente en la Constitución sobre la Iglesia (LG 11). Y desde entonces, casi imperceptiblemente, la expresión “Iglesia doméstica” se ha ido convirtiendo en una forma corriente de describir la familia cristiana (cf. FC 49).

Esta relación familia-Iglesia encierra una gran riqueza teológica y pastoral; sugiere ademáas múltiples implicaciones y consecuencias. Como la Iglesia, la familia cristiana es un lugar reservado a la Palabra de Dios; en ella es escuchada, comentada y anunciada. Es también ámbito celebrativo y de oración. Constituye un espacio para el servicio en la caridad. Y, sobre todo, esta concepción nos abre a la consideración eclesial de la misión y funciones de la familia cristiana.

Pero    la dimensión eclesial de la familia se revela y realiza no sólo a nivel del obrar, sino también del ser. En la familia, esta misión arranca de su mismo carácter sacramental: del sacramento del matrimonio. Este la hace signo y presencia de la Iglesia de Cristo. Como el sacramento del matrimonio es la consagración del amor de los esposos, la familia es también imagen de la Iglesia por ser, como ella, «comunidad de vida y amor». Siendo comunidad de vida y amor, se manifiesta como Iglesia y revela la caridad de Cristo.    La comunidad familiar no es entonces solamente una realidad sociológica o jurídica, sino que es además fuente de santificación para los esposos e hijos, puesto que Dios se halla presente en su unión, en el centro de su mutuo amor, y ellos participan de la gracia de este amor.

 

3.3. Misión de la familia cristiana

 

En el designio de Dios, afirma Familiaris consortio, la familia descubre no sólo su identidad sino también su misión; no sólo lo que es, sino también lo que debe hacer. Y lo que debe hacer brota de su mismo ser y representa, al mismo tiempo, su propio desarrollo humano. Si la familia está constituida como «íntima comunidad de vida y de amor» (GS 48), su cometido queda definido, en última instancia, por el amor. Su misión será, pues, » comunicar el amor, como reflejo vivo y participación real del amor de Dios por la humanidad y del amor de Cristo el Señor por la Iglesia » (FC 17).

Partiendo del amor, los cometidos esenciales de la misión de la iglesia podemos concentrarlos en: la formación de una comunidad de personas, el servicio a la vida, la participación en el desarrollo de la sociedad y en la vida y misión de la Iglesia. Siguiendo de cerca la exhortación apostólica de Juan Pablo II sobre la familia, subrayo muy brevemente algunos de estos aspectos.

 

a) Ante todo, la familia está llamada a construir una comunidad de personas. El fundamento y el principio interior que la sustenta es el amor. Sin el amor, «la familia no puede vivir, crecer y perfeccionarse» (FC 18). La familia es comunión de personas y tiene que crecer en comunión. Se expresa y desarrolla, en primer lugar, entre los mismos cónyuges que, en virtud del amor conyugal, «no son ya dos, sino una sola carne» (Gen 2,24). Y esta unión íntima implica la donación personal y total, la unidad, la fidelidad y el valor de la indisolubilidad. Además la comunión conyugal es la base y construye también la comunión más amplia de la familia. Esta radica en los vínculos naturales de la carne y de la sangre; pero se desarrolla y perfecciona cuando maduran junto a éstos, los vínculos de la fe y del espíritu. En este sentido, todos los miembros de la familia están llamados a construir día a día la comunidad de personas y hacer de la familia una «escuela de humanidad más completa y más rica» (GS 52).

 

b) Dios crea al hombre y la mujer a su imagen, y los llama a participar en su amor y en su poder creador, mediante su cooperación libre y responsable en la transmisión de la vida humana. De manera que «el cometido fundamental de la familia es el servicio a la vida» (FC 28). En este sentido, la fecundidad es el signo y el fruto del amor conyugal; testimonia la entrega plena y recíproca de los esposos. En contra de una mentalidad anti-vida que crece y se extiende socialmente, la familia cristiana está llamada a creer y defender, como don espléndido de la bondad de Dios, toda la vida humana, aunque sea débil y enferma. Además, la fecundidad del amor conyugal y el servicio a la vida no termina en la procreación responsable. Continúa en la tarea educativa como respuesta a la obligación de ayudar a los hijos a vivir una vida plenamente humana. El mismo amor paterno/materno determina el deber educativo de los padres. A través de la educación, la familia promueve la consolidación de los valores fundamentales como la libertad, un estilo de vida sencillo y austero, la justicia y «el sentido del verdadero amor, como solicitud sincera y servicio desinteresado hacia los demás» (FC 37).

 

c) La familia está llamada, además, a abrirse a las demás familias y a asumir una función social. Está necesariamente inmersa en la sociedad y en la cultura actual, participa de su valores y contravalores; no puede, pues, vivir fuera del mundo. Es parte viva de la sociedad, factor de cambio y laboratorio de una convivencia solidaria. En cuanto «célula primera y vital de la sociedad» (AA 11), constituye su fundamento y alimento continuo y es, al mismo tiempo, la primera escuela de las virtudes sociales. Como sean las familias, así será la sociedad.

La familia constituye en sí misma una escuela social que estimula los grandes valores (respeto, justicia, solidaridad, amor) y las relaciones comunitarias. Este ambiente de valores y actitudes compartidas en el seno de la familia tiene que ayudar a configurar un hombre capaz de vivir su vida dentro de una sociedad pluralista y conflictiva. Pero la función social de la familia no se reduce al ámbito intrafamiliar. Su acción ha de extenderse a otras personas y situaciones. En medio de una sociedad competitiva, la familia cristiana es ámbito de acogida y hospitalidad; y siente el compromiso concreto de compartir solidariamente. Además, la función social de la familia tiene que manifestarse también en la intervención política, «es decir, las familias deben ser las primeras en procurar que las leyes y las instituciones del Estado no sólo no ofendan, sino que sostengan y defiendan positivamente los derechos y deberes de la familia» (FC 44).

 

d) La familia, como pequeña Iglesia, está necesariamente al servicio del reino de Dios. Por ello, uno de sus cometido principales es participar activamente en la vida y misión de la Iglesia. La familia es imagen y representación histórica del misterio de la Iglesia. Está insertada de tal manera en la Iglesia, que ha de participar también en su misión de salvación. Del mismo modo que la Iglesia no es una comunidad cerrada sino misionera y evangelizadora, la familia cristiana, en virtud del sacramento del matrimonio, está obligada a ser testigo y anunciadora del evangelio de Jesús. Al igual que la Iglesia, la familia debe ser un espacio donde se irradia y es trasmitido el evangelio. Ante todo, es la propia familia el lugar primero de la realización de la vocación apostólica. Dentro de la familia, los mismos miembros han de ser evangelizados. En este sentido, la familia acoge y anuncia en su seno la Palabra de Dios, cuida la catequesis familiar, se abre y educa en los valores trascendentes, y crece como comunidad orante en el diálogo con el Señor. Pero luego, la vocación apostólica se proyecta y llega a otras familias, a la pastoral parroquial, a las iniciativas sociales, y a los movimientos eclesiales.

 

Eugenio Alburquerque

[email protected]

NAVIDAD

NAVIDAD nos hace CELEBRAR:

1- El día del SOL invicto, que vence las tinieblas. La Vida que vence a la muerte.
2- La unión de Dios con la humanidad a través de las dos naturalezas de Jesucristo.
3- El inicio de la pascua Redentora: nació para morir
4- La expectación de la 2ª venida. Él volverá, tal como ha venido.
5- El nacimiento de Jesús, en Belén.

MISA DE NAVIDAD

EN UN PESEBRE SE HA REVELADO EL AMOR DE DIOS

En el mundo hay lugares vacantes: el pesebre y la cruz. Nosotros no queremos los lugares pequeños. Y justamente éste es el sitio escogido por Dios. Desde el pesebre, Él continúa siendo Dios. Es la fuerza de la debilidad, que a través de la humildad da PAZ.
Para parecernos al Dios de la Navidad sólo tenemos que convertirnos en «los últimos, y servidores de todos.» Dios es Amor, y el amor es vulnerable, pobre. No había lugar para Él en el hostal. Si queremos encontrarnos con Dios, tenemos que hacernos suficientemente POBRES para AMAR a todo el mundo.

DÍAS DESPUÉS DE NAVIDAD

RESPUESTAS AL MESÍAS QUE ACABA DE NACER:

Día 26: El sirviente da la vida por el Señor
Día 27: Juan cree en su Resurrección
Día 28: Los inocentes mueren por Él
Día 29: Simeón lo recibe en brazos, en nombre de la HUMANIDAD
Día 30: Ana habla de Él a todos
Día 31: Él es la PALABRA hecha CARNE

DÍA 26 S. ESTEBAN

EL DÍA SIGUIENTE DE NAVIDAD

Nosotros nos querríamos quedar en la Navidad, y S. Esteban nos lleva al compromiso, al servicio de la Fe. Una Navidad sin espíritu de servicio sería muy bonita, pero no sería cristiana.

DÍA 27 S. JOAN

LO VIÓ Y CREYÓ

Juan vio el sepulcro vacío y creyó. Éste CREER pide un seguimiento especial. Esta relación personal e íntima con Jesús no se hace sólo con reflexiones, sino con la vida. Y sólo hay vida, si hay seguimiento del Jesús PRESENTE y AUSENTE de

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

LA FAMILIA CRISTIANA

Uno de los aspectos del carisma cristiano es el de formar a una familia. Lo primero que hay que respirar entre los creyentes, es una atmósfera de fraternidad. Nuestras familias tienen que estar abiertas a todo el mundo. Cualquier persona que venga, tiene que sentirse integrada en nuestra Comunidad cristiana, porque reconocemos en cada una de las personas, el don precioso de Dios que todos tenemos.

la Navidad.

DÍA 28 Stos. INOCENTES

MANDÓ QUE MATARAN A LOS NIÑOS.

Todos somos unos pobres inocentes delante de Dios. Tenemos que vivirlo todo en acción de gracias, tanto lo bueno como lo malo. Y tenemos que dejar hacer a Dios, a quien damos gloria no hablando sino muriendo (oración de la Misa)

DÍA 29

LO PRESENTAN A DIOS

Los ritos de la presentación de los niños primogénitos, corresponde a Ex 13,1. Así se les dedica al servicio de Dios. Navidad es un resumen de todos los misterios de Jesús, hecho OFRENDA en nombre nuestro.
Navidad une el pesebre a la cruz. Simeón habla de la espada que traspasará el corazón de María. Ella tuvo que ir liberándose humanamente de Jesús, hasta que en la cruz, se convirtió en Madre de todos NOSOTROS.

DÍA 30

ANA DABA GRACIAS POR EL NIÑO

Delante de Jesús que está al principio de la vida, Ana se encuentra al final. La vida de Ana, quizás como la nuestra, no ha sido maravillosa. La constancia, sin embargo, da fruto. Demos siempre una respuesta FIEL.

DÍA 31

LA PALABRA

En el evangelio de S. Juan no encontramos la humildad del nacimiento en Belén, pero sí el misterio del anonadamiento de la PALABRA que los «suyos» no acogieron.
La ley había venido por Moisés, pero Jesús nos trae la «gracia verdadera» o sea el amor misericordioso de Dios.

Meditación para la Navidad

Felicitación de Navidad2020

Nochebuena

Oscurece y te espero algo confuso, la verdad, después de tantos meses de dolor inevitable. Será por ese empeño absurdo de intentar resolver las cosas mientras sobrevivimos. Nos paralizamos entre el pensar y el sentir, porque poco se puede hacer. Acostumbro a acompañar a los enfermos la tarde- noche del 24 de diciembre desde que inicié mi actividad espiritual. Y siempre lo hice acompañado por amigos voluntarios, comprometidos con esta labor. Este año me ha dolido mas hacerlo, no por estar solo, no. Es que me he sentido otro, algo perdido y triste, muy triste. Como si no fuera capaz de distinguir quien soy… Algo así como si respirase por primera vez.  Y en la esperanza de despertar de mí mismo, mientras descansaba, un viejo amigo me llama para enviarme un abrazo, desde su corazón de 85 años. Me cuenta que ha cuidado a toda su familia, enferma de Covid,  sin contagiarse. Y me habla de ti, Señor, y de tu Misericordia. Emocionado, siento que no tengo derecho a estar triste. Mi amigo me ha devuelto a la realidad. Y necesito hablarte esta anoche de todos los enfermos, Jesús, y de todos los que murieron en este tiempo difícil. Especialmente de Pedro, que en su aislamiento severo, con un hilo de oxígeno,  te espera para abrazarte esta noche. Espero la claridad y el silencio en la delicadeza de tu presencia. No puede haber nada que enturbie este milagro.

César Cid

NAVIDAD

NAVIDAD nos hace CELEBRAR:

1- El día del SOL invicto, que vence las tinieblas. La Vida que vence a la muerte.
2- La unión de Dios con la humanidad a través de las dos naturalezas de Jesucristo.
3- El inicio de la pascua Redentora: nació para morir
4- La expectación de la 2ª venida. Él volverá, tal como ha venido.
5- El nacimiento de Jesús, en Belén.

MISA DE NAVIDAD

EN UN PESEBRE SE HA REVELADO EL AMOR DE DIOS

En el mundo hay lugares vacantes: el pesebre y la cruz. Nosotros no queremos los lugares pequeños. Y justamente éste es el sitio escogido por Dios. Desde el pesebre, Él continúa siendo Dios. Es la fuerza de la debilidad, que a través de la humildad da PAZ.
Para parecernos al Dios de la Navidad sólo tenemos que convertirnos en «los últimos, y servidores de todos.» Dios es Amor, y el amor es vulnerable, pobre. No había lugar para Él en el hostal. Si queremos encontrarnos con Dios, tenemos que hacernos suficientemente POBRES para AMAR a todo el mundo.

DÍAS DESPUÉS DE NAVIDAD

RESPUESTAS AL MESÍAS QUE ACABA DE NACER:

Día 26: El sirviente da la vida por el Señor
Día 27: Juan cree en su Resurrección
Día 28: Los inocentes mueren por Él
Día 29: Simeón lo recibe en brazos, en nombre de la HUMANIDAD
Día 30: Ana habla de Él a todos
Día 31: Él es la PALABRA hecha CARNE

DÍA 26 S. ESTEBAN

EL DÍA SIGUIENTE DE NAVIDAD

Nosotros nos querríamos quedar en la Navidad, y S. Esteban nos lleva al compromiso, al servicio de la Fe. Una Navidad sin espíritu de servicio sería muy bonita, pero no sería cristiana.

DÍA 27 S. JUAN

LO VIÓ Y CREYÓ

Juan vio el sepulcro vacío y creyó. Éste CREER pide un seguimiento especial. Esta relación personal e íntima con Jesús no se hace sólo con reflexiones, sino con la vida. Y sólo hay vida, si hay seguimiento del Jesús PRESENTE y AUSENTE de la Navidad.

DÍA 28 Stos. INOCENTES

MANDÓ QUE MATARAN A LOS NIÑOS.

Todos somos unos pobres inocentes delante de Dios. Tenemos que vivirlo todo en acción de gracias, tanto lo bueno como lo malo. Y tenemos que dejar hacer a Dios, a quien damos gloria no hablando sino muriendo (oración de la Misa)

DÍA 29

LO PRESENTAN A DIOS

Los ritos de la presentación de los niños primogénitos, corresponde a Ex 13,1. Así se les dedica al servicio de Dios. Navidad es un resumen de todos los misterios de Jesús, hecho OFRENDA en nombre nuestro.
Navidad une el pesebre a la cruz. Simeón habla de la espada que traspasará el corazón de María. Ella tuvo que ir liberándose humanamente de Jesús, hasta que en la cruz, se convirtió en Madre de todos NOSOTROS.

DÍA 30

ANA DABA GRACIAS POR EL NIÑO

Delante de Jesús que está al principio de la vida, Ana se encuentra al final. La vida de Ana, quizás como la nuestra, no ha sido maravillosa. La constancia, sin embargo, da fruto. Demos siempre una respuesta FIEL.

DÍA 31

LA PALABRA

En el evangelio de S. Juan no encontramos la humildad del nacimiento en Belén, pero sí el misterio del anonadamiento de la PALABRA que los «suyos» no acogieron.
La ley había venido por Moisés, pero Jesús nos trae la «gracia verdadera» o sea el amor misericordioso de Dios.

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

LA FAMILIA CRISTIANA

Uno de los aspectos del carisma cristiano es el de formar a una familia. Lo primero que hay que respirar entre los creyentes, es una atmósfera de fraternidad. Nuestras familias tienen que estar abiertas a todo el mundo. Cualquier persona que venga, tiene que sentirse integrada en nuestra Comunidad cristiana, porque reconocemos en cada una de las personas, el don precioso de Dios que todos tenemos.

DOMINGO DESPUÉS DE NAVIDAD

LA PALABRA hecha CARNE

La Palabra se hizo carne, para que la carne se convirtiera en Palabra de Dios. Dios quiere que lo vivamos todo «sub speciae aeternitatis». Hemos celebrado no un año más, sino un año menos para llegar a ser eternamente hijos de Dios.

ADVIENTO

Evangelio de la cuarta semana de Adviento

Evangelio de la tercera semana de Adviento

LUNES III

La AUTORIDAD de JESÚS y de JUAN

Juan es la estrella que sale de Israel señalando a quien es el que lleva el cetro, la autoridad. Pero Jesús la autoridad se manifiesta en la Cruz. En Navidad vemos su autoridad y realeza en términos de HUMILDAD.

MARTES III

CREER EN JUAN

Vino Juan y los hombres «religiosos», la «ciudad altiva» (Sofonías) no creyó. Pero Dios suscitó un pueblo «humilde y pobre», hecho de publicanos y prostitutas, que lo acogió.

MIÉRCOLES III

LOS CIEGOS VEN

El Adviento nos dice que Dios es nuestro AMIGO y quiere salvarnos. Acerquémonos también nosotros a Él, y entre nosotros, con gestos de misericordia.

JUEVES III

OYENDO a JUAN, reconocieron que DIOS es BUENO

Las 2 lecturas nos dicen que Dios es BUENO. Pero nosotros no captamos la profundidad de este amor personal para cada uno.

VIERNES III

EL MESÍAS PRESENTE

El Adviento nos trae, cada año más presente, al Mesías. La universalidad de la salvación cada vez es más evidente. Juan da testimonio de Jesús, igual que el Padre.

TERCERA ETAPA

JESÚS NACE PARA NOSOTROS

Día 17: Genealogía de Jesús, el Hijo de Dios e hijo nuestro
Día 18: El nombre de Jesús quiere decir Salvador
Día 19: Juan nace de unos viejos estériles
Día 20: Dios entra en el mundo a través de María
Día 21: Divulguemos la visita de Dios
Día 22: Magnifiquemos al Señor
Día 23: Nace Juan trayendo la compasión de Dios
Día 24: Esta NOCHE nos visitará el SOL que viene del cielo

DÍA 17

GENEALOGÍA

La genealogía nos dice que Dios no viene a iniciar las almas a una vida «elitista» más elevada, sino que «viene a salvar el pueblo de sus pecados». Por eso los ascendientes de Jesús son también pecadores.

DÍA 18

JOSÉ, TÚ LE TIENES QUE PONER JESÚS

Dios tiene la iniciativa de Salvarnos, pero cuenta con la colaboración humana. Dios «necesita» la pobreza de María y  José, y ahora necesita también la nuestra. Liberémonos de nosotros mismos para estar abiertos a Dios.

DÍA 19

ESTE CHICO SERÁ GRANDE

El poder de Dios queda muy subrayado en el anuncio a Zacarías e Isabel, dos viejos estériles, que tendrán un hijo. El PODER de Dios resalta más en nuestra debilidad. Navidad nos hace cantar la pequeñez del hombre y la grandeza del DON de Dios.

DÍA 20

TENDRÁS UN HIJO

El ángel anuncia a María que tendrá un hijo. Y de mí: ¿quien tiene que nacer? ¿Estoy a punto para que Jesús nazca de mí esta Navidad? Dios espera nuestra RESPUESTA para que le dejemos entrar en nosotros, y así comunicarse a los demás.

Dentro, un hogar
de calidez y amores,
de confort y bonanzas,
de risas y alzagaras.
Y, quién sabe, si de
penurias y añoranzas.
Pero, al fin y al cabo,
a dentro, un hogar
con compañía.

Afuera …..
muchos esperan,
acurrucados en un portal,
en un cajero o en
una habitación de realquiler,
que alguien los piense
y les devuelva la fuerza
para cumplir sus sueños:
un trabajo digno,
los papeles ….
y un hogar con compañía.

Es adviento.
Estrellas de esperanza
en las puertas de un hogar,
que ojalá
fuera hogar de verdad
para quienes afuera esperan.

Mar Galceran.

Evangelio de la segunda semana de Adviento

VIGILIA DE LA INMACULADASan José del Parque on Twitter: ""Muchas maravillas hay en el universo,  pero la obra maestra de la creación es el corazón materno". -Ernest Belsot.  #FelizdíadelaMadre 🖌 Dibujo: Pati Trigo… https://t.co/AcLfucAtEx"

Os presentamos la Celebración de la Vigilia de la Inmaculada:

Texto del P. Fernando msf

Montaje del P. Nacho msf

Os hemos puesto los link de las canciones

2VIGILIA DE LA INMACULADA 2020

Reflexiones para esta Segunda Semana de Adviento

litAdvent2ABCcas

LUNES II

TUS PECADOS TE SON PERDONADOS

 

Jesús trae la salvación (Isaías) que empieza con el perdón de los pecados (evangelio). Como Dios, también nosotros tenemos que amar perdonando. Como más perdonemos más proximidad tendremos con Jesucristo y con los hermanos.

MARTES II

LOS CORDEROS EN EL PECHO

Para renovar el mundo, Dios no desprecia a ninguno de los pequeños, sino que al contrario, les lleva uno en uno sobre el pecho.

MIÉRCOLES II

LOS CANSADOS

Si nos sentimos agotados, Dios está con nosotros. Si nuestros pecados nos agobian, Él nos apoya y no se desinteresa de nosotros. Si todo el mundo nos fallara, nos quedaría Él.

SEGUNDA ETAPA

JUAN ES EL PROFETA QUE PREPARA LA VENIDA DE JESÚS

Jueves II: Juan señala a Jesús
Viernes II: Juan nos llama a aprovechar la oportunidad presente
Sábado II: Dispuestos como Juan a ser maltratados
Lunes III: Juan es un lucero
Martes III: Humildes para creer
Miércoles III: Los ciegos lo ven
Jueves III: Bondad de Dios
Viernes III: Juan y el Padre dan testimonio de Jesús

JUEVES II

JUAN BAPTISTA

Juan fue grande no sólo por haber señalado al Señor, sino porque dudaba y supo preguntar. El adviento es tiempo de preguntarnos si seguimos a Jesús. Una actitud muy cristiana es la de estar abiertos a cambiar alguna cosa.

VIERNES II

HA VENIDO JUAN

No desperdiciemos la oportunidad de renovarnos en este Adviento. Mirando a Juan y Jesús, «bailaremos» al sonido de la conversión

SÁBADO II

ELÍAS YA HA VENIDO

Juan es Elías, a quien «han tratado como han querido». No es fácil reconocer a los profetas, pero si lo son de verdad, serán portadores de unidad y reconciliación

semana I adv

LA LITURGIA DE LAS MISAS FERIALES DE ADVIENTO
CONSTA DE TRES ETAPAS

1. Promesas mesiánicas profetizadas por Isaías (hasta el miércoles de la 2ª semana). Los evangelios están escogidos siguiendo estas profecías.

2. Juan Bautista prepara los caminos (hasta el día 16). Tenemos los evangelios que hablan de Juan B. y se escogen los fragmentos del A.Testament que los ilustran.

3. Empieza la Historia del nacimiento de Jesús (del 17 al 23). Seguimos, por orden, los evangelios del nacimiento de Juan y de Jesús.

PRIMERA ETAPA

EL MESÍAS PROFETIZADO POR ISAÍAS

Lunes I: reúne los de oriente y occidente.
Martes I: tiene el Espíritu de Hijo
Miércoles I: lleva al Banquete del Reino.
Jueves I: es la ROCA donde hay que edificar.
Viernes I: es la LUZ de todos los ciegos.
Sábado I: SE COMPADECE de los que gimen.
Lunes II: PERDONA a los «paralíticos».
Martes II: es el BUEN PASTOR que lleva los corderos sobre el pecho.
Miércoles II: es la FUERZA de los cansados.

LUNES I

VENDRÁN DE ORIENTE y DE OCCIDENTE

El centurión que se abre a Cristo es un ejemplo de los de oriente y de occidente que reciben el Reino. El Adviento es un ponerse en camino para acercarnos a la reunión de todos los pueblos, avanzando cada uno por el camino de nuestra propia vida personal.

MARTES I

LLENO DEL ENTUSIASMO DEL ESPÍRITU SANTO.

A través de Isaías también el Espíritu Santo es nuestro compañero de ruta. Jesús, en el evangelio, se entusiasmó con el don del Espíritu. Si nos abrimos al Espíritu, nos volveremos sencillos y Jesús nos revelará a Padre.

MIÉRCOLES I

TODOS COMIERON.

Las dos lecturas y la oración nos hablan del Banquete del Reino. Nosotros somos los ciegos, cojos y zopos que, conscientes de que sólo tenemos unos pocos panes, insuficientes, vamos a encontrar a Jesús. Y Él, cuando nos ve que experimentamos nuestra nada, nos invita a su Banquete.

JUEVES I

ENTRAR EN LA CIUDAD FORTIFICADA

Isaías nos habla de entrar en la ciudad fortificada. El Salmo 117 pide que abramos las puertas para entrar. El evangelio dice que sólo entrarán en el Reino los que cumplen la voluntad de Dios. Para ENTRAR en la ciudad escatológica que nos promete el Adviento sólo hace falta una condición: vivir la Palabra de Dios que ya ha entrado en nuestra casa.

VIERNES I

DOS CIEGOS LLAMABAN

La peor desgracia es la de creer que vemos. Confesar la propia ignorancia es el DON que nos abre a la LUZ.

SÁBADO I

SE COMPADECERÁ de TI.

Jesús se compadece de las multitudes, tal como había profetizado Isaías y Él envía a sus discípulos a compadecerse de los demás. La compasión de Dios y la de los hombres, nos dicen que el Reino empieza a llegar. Adentrándonos en un camino de COMPASIÓN, de vendar las heridas y llevar la PAZ de Dios, reconstruimos la propia armonía interior y la comunitaria.

Oración para iniciar el Adviento

¡VELAD!
El evangelio de Mateo nos recomienda «velar», «estar a punto». Cuando Jesús venga, lo tenemos que reconocer. Por eso hay que tener contacto con Él cada día. No podemos vivir inconscientes.
Como en tiempo de Noé, los que todavía «estamos distraídos» debemos tener los ojos abiertos para ir descubriendo las muchas formas del Advenimiento de Dios.

Calendario de Adviento

Adviento: Mirar la vida como Jesús

Jesús te invita a mirar con atención, a velar. Velar no tiene que ver con la angustia y el miedo a la hora de vivir porque no sabemos el momento de la muerte. No. Velar significa aprender a vivir. Vivir, amar la vida, ayudar a vivir a los demás, esperar en el Dios de la vida. La vida tiene sentido, el que le ha dado Jesús. Entra con alegría en esta aventura apasionante.

Mira con calma la vida, tu vida. ¿Qué es lo que ves? ¿Percibes solo episodios superficiales, desconectados? ¿Sientes que han fracasado las grandes esperanzas y que solo queda vivir al día?

Señor Jesús.

No quiero que la vida me resbale.

Que el misterio solo me roce.

Quiero entrar en tu amor, en tu vida.

Acércate al misterio de la vida descalzo/a; el terreno que pisas es santo. Descubre las huellas de Dios, ésas que no ven los distraídos, y sí los contemplativos. Dios es Presente. La vida es para ilusionados, para los que no se contentan con poco.

Señor Jesús.

Abro mi corazón

para que todo lo humano

tenga eco dentro de mí.

Abro mi corazón a ti,

el Dios sorprendente.

Tu presencia me hace solidario/a

Entra sin miedo en la fiesta de la vida. Abre la puerta de tu vida a los demás; no vivas solo/a. Mira el mundo con la novedad siempre creadora de Dios. Colócate en medio de los demás como quien sirve. Trabaja con tus dones por un mundo nuevo, donde cambie la suerte de los pobres.

Hazme pasar, Señor, del recelo a la confianza.

Del poder al servicio.

Del lamento a la canción.

Del cruzarme de brazos, a unir mis manos

a los que trabajan por sanar, por levantar, por compartir.

De la desilusión a la esperanza.

Del fracaso a las posibilidades.

Del desprecio al cuidado de la vida.

Feliz Adviento. Tiempo de cambiar. Un abrazo, mi oración y mucha salud. Antón

TIEMPO ORDINARIO

XXXII Semana del Tiempo ordinario

XXI Semana del Tiempo ordinario

https://youtu.be/B1IEP75OVHQ

ORAR POR TODOS LOS DIFUNTOS

Lágrimas de despedida
En aquella habitación,

donde murió nuestra última esperanza,

si poder coger tu mano,

sin poder decirte:¡Te quiero!

sin sentir tu ojos agradecidos

y tu mirada de gratitud, por estar

nos mirábamos a los ojos en silencio…

La verdad, la dura verdad

que ambos conocíamos

nos martilleaba con su despiadada insistencia…

y nos robó la palabra…

A tu alrededor el silencio,

soledad y, a veces, esa sensación de abandono,

un silencio espeso…

Quedaban solo la mirada

y el calor de nuestra piel aun enamorada…

Sin palabras, pero no sin verdad,

en la fría y acallada estación de tu partida

quedó solo el pañuelo con el que enjugué

nuestras últimas lágrimas:

las tuyas y las mías.

XXX Semana del Tiempo ordinario

10. PROCESO DE BEATIFICACIÓN DEL P. JUAN BAUTISTA BERTHIER. Octubre 2020

9. LA ACTUALIDAD DE LA COOPERACIÓN MISIONERA EN LA IGLESIA DE HOY

8. La familia

7. Vocación y formación

6. Misión. Actualizar la Misión de los MSF hoy

5. Carisma

4. Vida Comunitaria

3. La Sagrada Familia

2. Padre Berthier, Fundador.

1. LA SALETTE, FUENTE DE NUESTRA CONVERSIÓN

TIEMPO ORDINARIO

10. PROCESO DE BEATIFICACIÓN DEL P. JUAN BAUTISTA BERTHIER. Octubre 2020

9. LA ACTUALIDAD DE LA COOPERACIÓN MISIONERA EN LA IGLESIA DE HOY

8. La familia

7. Vocación y formación

6. Misión. Actualizar la Misión de los MSF hoy

5. Carisma

4. Vida Comunitaria

3. La Sagrada Familia

2. Padre Berthier, Fundador.

1. LA SALETTE, FUENTE DE NUESTRA CONVERSIÓN

 

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR

Porque necesito disfrutar y sentir,
aun en medio de tantas dificultades y penas
un momento de dicha y de fiesta
de alegría y de amistad
de plenitud, paz y reconciliación conmigo mismo
SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR
Pero bañado con el traje del amor
inundado con la fuerza de tu presencia
calzado con el espíritu de las bienaventuranzas
SI ME INVITAS, YO QUIERO IR….SEÑOR
¿Me dejarás compartir tu mesa, Señor?
Es tanto lo que me falta para ser un perfecto invitado
Digo amor, y mis obras se quedan en un vacío pregón
Pretendo la justicia, y me busco a mí mismo
Añoro un mundo nuevo, y lo pienso sin Ti
Trabajo por sobrevivir, y no siempre lo hago mirando al cielo
¿Aún sigues empeñado en invitarme, Señor?
SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR
Haz que, tu convite, llegué al lugar donde yo pueda responder
A mi corazón, para que sólo sea para Ti
A mi alma, para que sienta que vives en mí
A mi caminar, para que no me sienta sólo ni desamparado
A mi trabajo, para que mis ocupaciones no me alejen de TI
SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR
Haz que, mis palabras, suenen a fiesta de fe
Haz que, mis pasos, no se alejen de tus caminos
Haz que, mi semblante, sea agradecido por la fiesta convocada
SI ME INVITAS YO QUIERO IR…SEÑOR
Contigo, aquí en la tierra, y un día…ojala en el cielo
Contigo, aquí en el dolor, y un día…en el gozo eterno
Contigo, aquí en las dudas, y un día…en la gran verdad que me espera
Contigo, aquí en las sombras, y un día…ante el rostro del Padre.
Amén.

Te seguiré…

Te seguiré allí a dónde vayas,
sin mirar atrás,
sin escuchar ninguna otra voz
que no sea tu voz que me reta
a vivir libre de afectos y consuelo,
de seguridades y refugios.

Te seguiré,
por la ardua ruta
de desiertos y mares,
a veces de calma,
a veces de amenazas
e infortunios constantes.

Te seguiré,
con mi paso torpe y vacilante
que tú nunca recriminas
y clavaré el áncora
en la humanidad sufriente
de tu ser itinerante.

Te seguiré….
a vaivén de los vientos
de la incertidumbre.
Pero tú, ¡Oh Amor eterno!,
si ves que me pierdo
o descarrilo, no dejes
de venir a rescatar este corazón
mío, que tan a menudo late
descompasadamente.

Un abrazo, mi oración y mucha salud. Antón

Que la lengua humana

cante este misterio:

la preciosa sangre
y el precioso cuerpo.
Quien nació de Virgen
Rey del universo,
por salvar al mundo,
dio su sangre en precio.

Se entregó a nosotros,
se nos dio naciendo
de una casta Virgen;
y, acabado el tiempo,
tras haber sembrado
la palabra al pueblo,
coronó su obra
con prodigio excelso.

Fue en la última cena
-ágape fraterno-,
tras comer la Pascua
según mandamiento,
con sus propias manos
repartió su cuerpo,
lo entregó a los Doce
para su alimento.

La palabra es carne
y hace carne y cuerpo
con palabra suya
lo que fue pan nuestro.

Hace sangre el vino,
y, aunque no entendemos,
basta fe, si existe
corazón sincero.

Adorad postrados
este Sacramento.
Cesa el viejo rito;
se establece el nuevo.

Dudan los sentidos
y el entendimiento:
que la fe lo supla
con asentimiento.

Himnos de alabanza,
bendición y obsequio;
por igual la gloria
y el poder y el reino
al eterno Padre
con el Hijo eterno
y el divino Espíritu
que procede de ellos. Amén.

Gloria a Dios.
Gloria a Dios.
Gloria.
Gloria a Dios

Buena semana. Antón

SEMANA XI T.O.

IX Semana del Tiempo Ordinario

TIEMPO DE PASCUA

Pentecostés es la fiesta «del Espíritu»: del Espíritu de Jesús, del Espíritu en la Iglesia, del Espíritu de todo bautizado, del Espíritu en el mundo. Por eso cierra el ciclo pascual de los 50 días. 

La Iglesia en sus comienzos estrena la fiesta del Espíritu Santo. La alegría, o sea el Espíritu, está presente en la comunidad primitiva: los discípulos, las mujeres y, entre ellas, María la Madre de Jesús están llenos de Espíritu Santo. Todos hablan y entienden el lenguaje del amor. Y la Iglesia comienza el anuncio, su misión ante la humanidad.

Jesús regala el Espíritu, “exhaló su aliento sobre ellos”, repite el gesto primordial del Creador que alienta sobre el barro del primer ser humano y le da vida. Así ahora, el Espíritu brota de la boca de Jesús para dar vida nueva a nuevas criaturas, a una nueva creación.

La nueva humanidad. Donde está el Espíritu no hay distinciones, ni clases de personas, ni élites. El Espíritu a todos comunica su fuerza, su ánimo; en torno a El surge la nueva condición humana del amor. La plenitud del Espíritu nos va haciendo tomar conciencia de que somos una nueva creación, una nueva humanidad, de que somos consagrados en la verdad y en la libertad.

“Espíritu Santo, en Ti se nos ofrece descubrir esta realidad sorprendente: Dios no crea en nosotros ni el miedo ni la angustia, Dios no puede más que amarnos.
Espíritu Santo, para cada uno de nosotros tienes una llamada, concédenos buscar, descubrir, lo que esperas en cada uno de nosotros”
 (Roger de Taizé).

Oración

¡Oh llama de amor viva,
que tiernamente hieres
de mi alma en el más profundo centro;
¡Pues ya no eres esquiva,
acaba ya, si quieres;
rompe la tela de este dulce encuentro!

¡Oh cauterio suave!
¡Oh regalada llaga!
¡Oh mano blanda! ¡Oh toque delicado!,
que a vida eterna sabe
y toda deuda paga;
matando, muerte en vida la has trocado.

¡Oh lámparas de fuego,
en cuyos resplandores
las profundas cavernas del sentido,
que estaba oscuro y ciego,
con extraños primores,
calor y luz dan junto a su querido!

¡Cuán manso y amoroso
recuerdas en mi seno,
donde secretamente solo moras,
y en tu aspirar sabroso
de bien y gloria lleno,
cuán delicadamente me enamoras!
Amén.

(San Juan de la Cruz)

Un abrazo, mi oración…que nos dejemos guiar por el Espíritu.

EVANGELIO DÍA A DÍA(3)

“San Juan de la Cruz nos regala una palabra sobre María en la que nos dice que su música fue la del Espíritu Santo, que bailó a su son solamente. No tuvo más señores ni más dueños de su alma.

María posee una música, hecha canción, que es grito, plegaria.

Su voz retoma la música y la canción de épocas pasadas, trayendo a este momento presente todo el cariño y la misericordia de Dios con su pueblo que se manifiesta ahora de manera entera­mente sorprendente.

La canción de María es en su corazón un grito de júbilo incontenible porque Dios ha mirado su pequeñez, su simplicidad… Y nace canción verdadera, conmovedora, del eco con que Dios resuena en ella.

La letra de su canción es «FIAT», «hágase»… y la canta con toda su vida, en todos sus gestos.

Orar ¿no es cantar con toda la vida, con todas las fuerzas, la vieja canción de un pueblo que da gracias y se siente salvado, emocionado por la cercanía de Dios, la vieja canción nueva en labios de una mujer libre?

Canta la canción que nace de su ser irrepetible, porque cada uno tiene su canto. Dios entregándose a cada uno y haciendo alianza de comunión crea en nosotros un canto siempre nuevo y siempre antiguo que, unido al de los hermanos, prepara el gran concierto polifónico del reino nuevo, ya aquí”

También en estos tiempos de pandemia podemos cantar, con María, la canción de todos los tiempos y lugares: “FIAT», «hágase»…

La canción que expresa confianza total en un Dios que camina a nuestro lado, que sabe lo que nos sucede, que pase lo que pase, la vida siempre triunfa, el amor es más fuerte, se fortalece la fraternidad y la comunión se dilata.

Contigo, María de Nazaret, Madre de Jesús y nuestra, decimos silenciosos en esta situación desconcertante e incierta: “FIAT», «hágase»… 

Con nuestra vulnerabilidad, fragilidad, y miedos ponemos nuestras manos en tus manos de Madre, para orar: “FIAT», «hágase»…

Un abrazo y mi oración…y mucha salud.

Evangelio día a día(2)

¿Donde estas hoy?

El hombre hace caminos,
sin saber muy bien dónde
dirigirse, a lo desconocido…

Por lo inhóspito es atraído
sin saber muy bien dónde,
descubriendo lo nunca visto.

Grandes, muy grandes hechuras:
praderas, puentes, caminos,
valles y puertos, llanuras;
montañas y lagos… la fe.

Imposible echarse a andar
sin meta, senda o motivo,
sin la fe que dé el oxígeno
para llegarse al río, a la mar…

—¿Cristo es nuestro camino?…
—“Pisad donde yo antes he pisado”.
—Cristo, sí, nuestro camino:
pisad fuerte sobre tierra firme,
la tierra del Cristo humano.  

LONGINOS PÉREZ

Via Lucis 4

Un abrazo, mi oración y mucha salud.

La pandemia nos ha hecho conscientes de que hay mucho por hacer, muchas brechas que reparar, muchos proyectos por soñar y levantar, mucho dolor que curar, muchas muertes que celebrar dándoles sentido, muchos más pobres en las periferias con los que compartir. ¿Cuál será la certeza común que nos regala el Espíritu para comenzar? Un camino de futuro recorrido con Jesús: ‘os llevaré conmigo’. Un estilo de vida, el de Jesús: ‘que donde yo estoy esteis también vosotros’, en el que se multipliquen los cuidados de unos a otros, se ofrezca tiempo regalado, se abran espacios de ternura.
Juntos andemos, Señor.

Un abrazo, mi oración y mucha salud. Antón

Oración a Maria del Papa Francisco (Carta del Mes de Mayo)

«Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios».

En la dramática situación actual, llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos refugio bajo tu protección.

Oh Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia de coronavirus, y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran por la pérdida de sus seres queridos, a veces sepultados de un modo que hiere el alma. Sostiene a aquellos que están angustiados porque, para evitar el contagio, no pueden estar cerca de las personas enfermas. Infunde confianza a quienes viven en el temor de un futuro incierto y de las consecuencias en la economía y en el trabajo.

Madre de Dios y Madre nuestra, implora al Padre de misericordia que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar un horizonte de esperanza y de paz. Como en Caná, intercede ante tu Divino Hijo, pidiéndole que consuele a las familias de los enfermos y de las víctimas, y que abra sus corazones a la esperanza.

Protege a los médicos, a los enfermeros, al personal sanitario, a los voluntarios que en este periodo de emergencia combaten en primera línea y arriesgan sus vidas para salvar otras vidas. Acompaña su heroico esfuerzo y concédeles fuerza, bondad y salud.

Permanece junto a quienes asisten, noche y día, a los enfermos, y a los sacerdotes que, con solicitud pastoral y compromiso evangélico, tratan de ayudar y sostener a todos.

Virgen Santa, ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas y se venza este virus.

Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, diligencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad.

Santa María, toca las conciencias para que las grandes sumas de dinero utilizadas en la incrementación y en el perfeccionamiento de armamentos sean destinadas a promover estudios adecuados para la prevención de futuras catástrofes similares.

Madre amantísima, acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria. Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio y la constancia en la oración.

Oh María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad.

Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. 

¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén.

 

Via Lucis 3(1)

«¡Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Padre de misericordia y Dios del consuelo!
Él nos alienta en nuestras luchas hasta el punto de poder nosotros alentar a los demás en cualquier lucha, repartiendo con ellos el ánimo que nosotros recibimos de Dios.
Si los sufrimientos de Cristo rebosan sobre nosotros, gracias a Cristo rebosa en proporción nuestro ánimo» (2 Cor 1, 3-5).

Evangelio día a día 4

Todos confinados, pero más desiguales.

Todos confinados, pero más desiguales.
No. El confinamiento no es igual
para todos y el Covid-19 sabe también
sabe de clases y fronteras.

Colas de la vergüenza.
No para ir a comprar, porque hay a quienes no
les queda nada para ir a comprar.
Colas de la vergüenza a las puertas de un comedor
social, de una oficina de Cáritas, de un albergue
o de un centro de servicios sociales.

Vergüenza que desenmascara
a una sociedad que especula, extorsiona,
discrimina y vulnera los derechos
de los más débiles y vulnerables.
Vergüenza para los que, por primera vez,
se han visto obligados a pedir ayuda para sobrevivir.

Todos confinados pero desiguales.
Miles de personas no tienen conexión a internet,
ni watsapp, ni tablet, ni Netflix, ni sofá, ni ventanas,
ni agua, ni luz, ni comida en la nevera …..
Humanidades violentadas,
invisibilizadas, ignoradas, maltratadas.

Y a pesar de todo ….
Tu luz se hace camino en sus
corazones sufrientes.
De ellos, y no de otros, brotan clamores
de esperanza que nos traspasan.
En ellos se concentran gestos
de solidaridad que nos perforan
nuestra conciencia.
Manos amigas que comparten
piso o habitación sin pedir nada a cambio.

Miradas cómplices que se ofrecen
para salir a buscar ayudas de vida,
para compañeras enfermas
o incapacitadas.
Almas heridas capaces de
conmoverse, a pesar de todo, 
por el dolor ajeno y dispuestas a ser consuelo 
para los que están igual o peor.
Lecciones de humanidad en tiempos de pandemia.
¿Aprenderemos?
¿Vislumbraremos tu Presencia en su vivir?

¡Dichosos los que nada tienen, de ellos es el Reino de los Cielos!.
Que así sea.

Mar Galceran.

Feliz día del Buen Pastor.

 
 
https://www.matermundi.tv/2020/04/25/3-escucha-y-consuelo-creer-para-cuidar/
Estaba en blanco

Leyente, tendrás que saber que a veces me pasa que me quedo en blanco. Creo que son los años. Creo que pueden ser los días, por aquello del exceso de nubes, exceso de lluvia o vaya uno a saber por qué exceso. El caso es que uno se pone en blanco y no hay manera de conseguir que tres palabras juntas sean el cabo de una idea que te ronda por las neuronas. Hay días que no hay manera.

 
Ahora es uno de esos días. Y cuando esto me pasa suelo acudir a esa realidad que son las ‘citas’. Acudir a las ‘citas’ es como sentirse mendigo. Uno se sabe necesitado con urgencia de algo y pide ayuda. Tan humano y sencillo como eso: pedir ayuda. 
 
Cuando me quedo en blanco y decido pedir ayuda mi autoestima se siente golpeada. Pero si la cita que viene en mi ayuda le pertenece a un tal ‘Anónimo’ es como si en realidad no me sintiera tan mendigo. Es como si me ayudara o usara de lo que nos pertenece a todos. Y siento de esta manera que estoy ‘compartiendo’. 
 
Y eso ya sí que me anima. ‘Compartir’ no sólo está bien, sino que es bueno. Más, compartir es muy humano, muy de personas, muy de ser… ‘solidario’. Y cuando se llega a este punto, mi yo escribiente se viene arriba y me llego a considerar ‘alguien’, como si acabará de convencerme de tener ‘pensamiento propio’. Aunque venga enseguida ese ‘pepito grillo maldito’ que me dice que no, que me equivoco, que copio, que soy tan ignorante como, al menos, el cincuenta por cien de los humanos que escriben. 
 
Dicho esto, que es lo más importante de cuanto ignoraba que sería el comienzo de la presentación habitual del par de comentarios, voy concluyendo que lo que deseaba era copiar unas líneas que alguien tituló ‘La parábola del colibrí’. 
 
Y escrito el título, seguro que el noventa y nueve por ciento de mis lectores que son algo así como noventa y nueve ya la habéis leído y meditado y copiado y compartido hasta el manoseamiento a lo largo de estos días del confinamiento mundial. Si el autor que la escribió supiera la de veces que ha sido copiada como de autor ‘Anónimo’ y le hubiéramos tenido que pagar un euro como ‘derechos de autor’ a estas horas bien podría pagarse un paseo por el espacio sobrevolando la pandemia (¡vaya, ya salió la palabra que no deseaba escribir). 
 
Bueno, para ti mi leyente y para mí, para los dos solitos ahora transcribo el texto de la parábola y así, tú y yo nos volvemos a sentir apaciguados por vernos fotografiados en ese colibrí de la parábola: «El bosque está en llamas y mientras todos los animales huyen para salvar sus vidas, un colibrí recoge una y otra vez agua del río para verterla sobre el fuego.
-¿Es que acaso crees que con ese pico tan pequeño vas a apagar el incendio? -le preguntó el león.
-Ya sé que no puedo solo -responde el colibrí- pero estoy haciendo mi parte» (Anónimo, hijo de Anónimo).
 
Pues así, ya está dicho y hecho todo. Me quedo tranquilo. La presentación está cumplida. Para este domingo 26 de abril he escrito una página sobre el relato de ‘los dos de Emaús’ de Lucas. ¿Quién puede decir ya algo nuevo sobre este asunto? Todos lo conocen. Y siempre se hablará de la misa y de la eucaristía, aunque como acontecimiento solo sucedió en las neuronas de su narrador llamado Lucas o quien fuera. ¿Como lo del colibrí? Probablemente.

Os pido disculpas, por no poder haber entrado la semana pasada.

SEMANA SANTA

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Oración de Pascua

Me enseñarás. Aprenderé.

Pandemia, cuarentena, virus, confinamiento. 

Ya he escrito las palabras que no debería dejar de decir en esta presentación de los comentarios para el domingo de Pascua. Todos sabemos ya de esto más de lo que imaginábamos al comenzar la Cuaresma en febrero. 

 

Todos somos ‘casi’ expertos en en estas experiencias de la realidad mostrenca de nuestro mundo Actual y Pascual. Nos lo sabemos casi todo. Casi todo, porque a estas alturas de la peli de la historia en toda guerra la primera víctima es la verdad…
Mis años me permiten comprenderme dentro del gran grupo de riesgo. Y me va a ser complicado ‘aprender’. Es tan novedoso este contexto… Casi renuncio a ‘enseñar’. Mejor ya, jubilado.
Por eso me he atrevido a titular esta presentación como acabas de leer arriba y como lo voy a escribir ahora.
Me enseñarás. Aprenderé. 
Te enseñaré. Aprenderás.
Los dos. Mano con mano en un abrazo.
Yo escribo y tú lees. 
Los dos lo hacemos para respirar, 
para pensar,
para vivir.
¿Lo sabías? 
Tú me enseñas a escribir.
Yo te enseño a leer.
Los dos aprendemos a mirar, 
a decidir, 
a caminar.
Para leernos y escribirnos siempre hay tiempo
porque tú y yo lo vamos a programar
para aprender a enseñar
y
para enseñar a aprender.
¿Es un juego? 
Es la vida.
Sólo así aprenderemos a enseñarnos,
sólo así encontraremos a la vez, tú y yo, 
la verdad de vivir.
Aprenderé y me enseñarás.
Te enseñaré a aprender.
¿Así es el leer y el escribir y el vivir?
Así me lo enseñó Juan, un escritor sagaz.
Y también Lucas, otro escritor audaz. 
CARMELO BUENO HERAS 

Calendario de Pascua

DOMINGO DE RAMOS

Comenzamos, hoy la Semana Santa, una semana que lo santo está en casa, con los miembros de tu familia, lo santo está en hacer cada momento, momento de amor y entrega. Está en hacer sonrisa, ante la desesperación de estar encerrado. Hacer escucha cuando todo te desborda y cansa. Hacer sencillamente silencio y sentir, que hoy, Jesús camina en mi hogar, con su borriquito y una palma que me recuerda que la dicha, está en encontrarme con los que espero, en esperar para dejarme amar, en sentir, que les necesitamos y por eso los esperamos.

EVANGELIO EN SEMANA SANTA

lectiora20s

Examen de vida al terminar la Cuaresma

ORACIÓN DE LA COMUNIÓN ESPIRITUAL

oracion responso por los difuntos

misa en tiempos de pandemia

 

Me ha enviado esto mi amigo Antón os lo dejo, para llevar adelante este momento duro pero lleno de esperanza.

Merece mucho, pero que mucho la pena. Cada línea es oro para nuestra alma, más valiosas que el agua en el desierto …

Tal parece que viviese hoy; que las hubiese escrito la mismísima Santa Teresa de Jesús ❤

Salud para [email protected]

Un abrazo y mi oración.

Antón

“Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, o Virgen gloriosa y bendita”. Papa Francisco

Un abrazo y mi oración.

III SEMANA DE CUARESMA(1)

Via Crucis

«Así pues, en este tiempo favorable, dejémonos guiar como Israel en el desierto (cf. Os 2,16), a fin de poder escuchar finalmente la voz de nuestro Esposo, para que resuene en nosotros con mayor profundidad y disponibilidad. Cuanto más nos dejemos fascinar por su Palabra, más lograremos experimentar su misericordia gratuita hacia nosotros. No dejemos pasar en vano este tiempo de gracia, con la ilusión presuntuosa de que somos nosotros los que decidimos el tiempo y el modo de nuestra conversión a Él.» Papa Francisco.Mensaje para la Cuaresma 2020
 
Buen camino hacia la Pascua. Un abrazo y mi oración

Oración del Papa ante el coronavirus

“Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, o Virgen gloriosa y bendita”.

III SEMANA DE CUARESMA

Volver a Dios «de todo corazón»

El Espíritu, llama de amor viva…
El Padre, misericordia entrañable…
Jesús, palabra de vida…  
Nos invitan a caminar hacia la Pascua,
como pueblo universal,
con el evangelio en el corazón
y el pan y el vino en las manos,
para vivir una Eucaristía,
y que así el mundo crea y se escuche
en toda la tierra la melodía del AMOR.
Y  se acreciente la cultura del encuentro
en la ÚNICA FAMILIA HUMANA.
 
«Que el Espíritu Santo nos guíe a realizar
un verdadero camino de conversión,
para redescubrir el don de la Palabra de Dios,
ser purificados del pecado que nos ciega
y servir a Cristo presente en los hermanos necesitados”.  
 
“Oremos unos por otros para que,
participando de la victoria de Cristo,
sepamos abrir nuestras puertas
a los débiles y a los pobres.
Entonces viviremos
y daremos un testimonio pleno
de la alegría de la Pascua” (Papa Francisco). 
 
Feliz camino a la Pascua. Un abrazo. Antón

1ª Semana de Cuaresma

EN CARNAVAL DISFRAZAR A TODA LA IGLESIA DE BROTE

En lo sombrío de muchas de nuestras iglesias y catedrales late escondido un mundo luminoso.   Hay dos formas de ver la vida y el sentido de la ceniza:  

1. Sombríamente: vida gris, triste, recuerdo del morir con pánico y dolor. Disfrutar es pecado. ¡Cuidado!  

2. Positivamente: somos barro y ceniza. Pintar de colorines los tonos grises de la vida de los que tenemos cerca, los contornos desdibujados de tantos que tenemos cerca. De los que están desenfocados. Sabiduría de un pelo canoso. Yo me apunto a esta segunda forma de vivir y sentir la ceniza con la que se inauguran los ‘rigores’ cuaresmales.  

Pero antes de adentrarnos en la Cuaresma no debemos pasar por alto el Carnaval: fiesta de máscaras y disfraces…  

He pedido sugerencias para mi disfraz de este año… Alguien, queriendo sugerir algo nuevo, me ha dicho, disfrázate de brote. Siento que no lo ha pensado mucho, pero me ha sugerido algo lleno de simbolismo.  

La verdad es que lo voy a tener difícil para encontrar el traje, y que se sepa de qué voy vestido. Me vestiré de un brote minúsculo, y para no paganizar mi alegría, me propondré que sea verdad mi traje, que se me contagie mi elección.  

He pensado disfrazar a toda la iglesia de brote. Cambiar el negro o rojo, o púrpura, por el color verde vivo de los brotes en la primavera, antes de pedir a todas las comunidades, cabildos, cristianos de base, creyentes… que me dejen probarles el traje me disfrazaré también de niño y pediré a todos que me dejen jugar con todos ellos a soñar que somos todos un brote, o muchos brotes de plantas aún desconocidas.

Luego les diré que para disfrazarnos de brote no tenemos tela, que hay que ser brote con los que uno es. No valen postizos. Tiene que ser un disfraz de autenticidad. Y que todo el mundo sepa que la Iglesia se une al carnaval, que laicos, obispos, papas, creyentes todos se han disfrazado, son brote de algo que está naciendo. La gente sabrá que la primavera otra vez está llegando a la Iglesia de Jesús, otra vez, ¡claro que sí!

Primeros días de Cuaresma

Calendario de Cuaresma

Oración para iniciar la Cuaresma

VII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

“Compartir tu comida con otro es un acto de amor fraterno. Luchar por hacer leyes para que no se juegue con el precio de los alimentos, para que no se pueda despilfarrar comida, es un acto de amor político. Enseñar a leer al que no sabe es un acto de amor fraterno. Hacer leyes para que la cultura y la educación no sean un lujo es un acto de amor político». Ayudar a una persona que no tiene trabajo es un acto de amor fraterno. Luchar para que haya trabajo digno para todos es un acto de amor político” (Encuentro y solidaridad).
Un abrazo y mi oración…Buen comienzo de la Cuaresma.

VI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

La pequeña parábola del silencio

 

Quiero descubrir la profundidad de mi alma

«¿Qué aprendes en tu vida de silencio?». Preguntó el caminante a un monje. El monje, que en aquel momento estaba sacando agua de un pozo, le respondió: «Mira al fondo del pozo. ¿Qué ves?».

El caminante obedeció la propuesta del solitario, y se asomó curioso al brocal del pozo. Después de observar bien respondió: «Sólo veo un poco de agua revuelta».

«Detente un instante en tu camino, hermano, -le dijo el monje- contempla silencioso y sereno el cielo y las montañas que rodean nuestro monasterio, y espera… «.

Tanto el monje como el caminante se entretuvieron contemplando en silencio durante un tiempo, que no se hizo largo, la belleza deslumbrante del entorno. El sol levante destacaba el perfil de las montañas en el fondo azul intenso del cielo.

«Hermano… vuelve ahora a mirar el pozo y dime: Qué ves?». «Ahora veo mi rostro reflejado en el espejo que me ofrece la serenidad del agua», contestó el caminante.

«Esto es, hermano, lo que yo aprendo en mi vida de silencio. Comencé reconociendo mi rostro reflejado en las aguas remansadas del pozo cada vez que me acercaba para llenar mi cántaro de agua. Después, poco a poco, fui descubriendo lo que hay más abajo de la superficie, hasta llegaba a entrever las pequeñas hiervas que crecen junto a las paredes excavadas al construir el pozo. Y en los días en los que la orientación de la luz del sol me lo permitía, y el agua estaba especialmente cristalina, llegué a ver las piedras del fondo y hasta los restos de un cántaro roto y olvidado que había caído hace años y quedó allí.

Me preguntabas qué aprendía en el silencio. Esta es mi respuesta: quiero descubrir la profundidad de mi alma, el rincón más hondo de mi corazón, y de mi propia vida. Vine al monasterio buscando a Dios, porque sabía que Él me envolvía con su presencia. Y cada vez voy comprobando con más claridad que Dios también está en lo más profundo del pozo, como alma que da sentido y color, luz y vida a todo aquel que se asoma al interior del propio pozo con el deseo de buscarlo”. (María Antonia Agüero)

Un abrazo y mi oración.

V SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

EL VIERNES TUVIMOS UN MOMENTO DE ORACIÓN Y CENA DEL HAMBRE.

Fuimos pocos, pero fue un momento de acción de gracias por el amor y la generosidad de Dios y en Jesús en nuestra vida. Pero de nuestra generosidad con los que devolvemos lo que nos dan más: Los pobres.

Esta fue la oración en forma de presentación, he puesto los videos con vinculos:

2QUIEN MÁS SUFRE EL MALTRATO AL PLANETA NO

EL VIERNES TUVIMOS UN RATO DE ORACIÓN: MIS VIERNES CON DIOS

Os dejo la oración

29 Perdon compartir

IV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

II SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO(1)

372 les lectures de diumenge

Les lecturas de los domingos del tiempo ordinario, a diferencia de los tiempos fuertes –que están escogidas para destacar lo que se celebra en aquél tiempo– siguen el criterio de la “lectura continua”, es decir, que los evangelios se leen de manera seguida, tal como el evangelista los escribió, de manera que enlazamos el domingo el relato del domingo anterior. Y los leemos en tres años o ciclos: el ciclo A, en que leemos el evangelio de Mateo; el ciclo B, en que leemos el evangelio de Marcos; y el ciclo C, en que leemos el evangelio de Lucas. El evangelio de Juan se lee en general en los tiempos de Cuaresma y Pasqua.

Cabe decir que en esta lectura continuada a veces se saltan fragmentos, para no repetir escenas que ya salen en otros años o porque aquellos relatos se leen en un tiempo litúrgico específico (como las tentaciones o la transfiguración, que se leen en la Cuaresma). Y, en el caso del evangelio de Marcos, que es muy breve, se intercalan además durante algunos domingos los fragmentos del capítulo sexto del evangelio de Juan, que es el discurso de Jesús que se presenta como el Pan de vida.

En el caso del evangelio de Mateo, tenemos un escrito que, tomando como referente el escrito de Marcos, incorpora unas cuantas enseñanzas que Marcos no recogía y amplía así con nuevas riquezas el conocimiento de Jesús, como son el sermón de la montaña con las bienaventuranzas, las parábolas, etc. Se nos quiere decir que la fe se basa en palabras pero en consonancia con los hechos. Es un texto en que se nota que el autor está vinculado al judaísmo, y quiere hacernos ver que Jesús es el enviado de Dios para cumplir las esperanzas de Israel.

En el evangelio de Marcos, nos encontramos con el relato evangélico más breve. Es un escrito breve, ágil, en el cual se recogen, sobre todo, hechos y actuaciones de Jesús, y pocas enseñanzas. Y a través de estos hechos y actuaciones nos muestran un hombre totalmente dedicado al servicio de los demás, que proclama que la fuerza de Dios se hace presente en el amor y no en el poder, hasta el punto de dar la vida. Y nos dice que este hombre es el Mesías, el Hijo de Dios, al cual hemos de buscar y encontrar.

Y en el evangelio de Lucas, encontramos un texto que parte del relato de Marcos, si bien incorpora enseñanzas de otras fuentes, entre las que destacan las escenas del buen samaritano, el hijo pródigo y Zaqueo. Él nos presenta una Buena Nueva de misericordia, de alegría, de humanidad, de atención a los pobres, de oración confiada.

Por lo que hace referencia a la primera lectura de los domingos del tiempo ordinario, está escogida en función del evangelio que se proclamará. La lectura nos presenta un relato del Antiguo Testamento que tenga relación con el evangelio que leeremos y nos introduzca en él. Puede ser una escena del Antiguo Testamento, una profecía que anuncie aquello que hizo Jesús, o una explicación que ayude a comprender lo que leeremos en el evangelio.

Finalmente, la segunda lectura no está escogida en función del evangelio, sino que nos ofrece una selección de fragmentos de las cartas de san Pablo y de las otras cartas apostólicas, de manera más o menos continuada. Es como un acompañamiento de la lectura evangélica, si bien sin tener relación entre ellas.

I SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Ordinario no significa de poca importancia, anodino, insulso, incoloro. Sencillamente, con este nombre se le quiere distinguir de los “tiempos fuertes”, que son el ciclo de Pascua y el de Navidad con su preparación y su prolongación.

Es el tiempo más antiguo de la organización del año cristiano. Y además, ocupa la mayor parte del año: 33 ó 34 semanas, de las 52 que hay.

El Tiempo Ordinario tiene su gracia particular que hay que pedir a Dios y buscarla con toda la ilusión de nuestra vida: así como en este Tiempo Ordinario vemos a un Cristo ya maduro, responsable ante la misión que le encomendó su Padre, le vemos crecer en edad, sabiduría y gracia delante de Dios su Padre y de los hombres, le vemos ir y venir, desvivirse por cumplir la Voluntad de su Padre, brindarse a los hombres…así también nosotros en el Tiempo Ordinario debemos buscar crecer y madurar nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor, y sobre todo, cumplir con gozo la Voluntad Santísima de Dios. Esta es la gracia que debemos buscar e implorar de Dios durante estas 33 semanas del Tiempo Ordinario.

Crecer. Crecer. Crecer. El que no crece, se estanca, se enferma y muere. Debemos crecer en nuestras tareas ordinarias: matrimonio, en la vida espiritual, en la vida profesional, en el trabajo, en el estudio, en las relaciones humanas. Debemos crecer también en medio de nuestros sufrimientos, éxitos, fracasos. ¡Cuántas virtudes podemos ejercitar en todo esto! El Tiempo Ordinario se convierte así en un gimnasio auténtico para encontrar a Dios en los acontecimientos diarios, ejercitarnos en virtudes, crecer en santidad…y todo se convierte en tiempo de salvación, en tiempo de gracia de Dios. ¡Todo es gracia para quien está atento y tiene fe y amor!

El espíritu del Tiempo Ordinario queda bien descrito en el prefacio VI dominical de la misa: “En ti vivimos, nos movemos y existimos; y todavía peregrinos en este mundo, no sólo experimentamos las pruebas cotidianas de tu amor, sino que poseemos ya en prenda la vida futura, pues esperamos gozar de la Pascua eterna, porque tenemos las primicias del Espíritu por el que resucitaste a Jesús de entre los muertos”.

Este Tiempo Ordinario se divide como en dos “tandas”. Una primera, desde después de la Epifanía y el bautismo del Señor hasta el comienzo de la Cuaresma. Y la segunda, desde después de Pentecostés hasta el Adviento.

Les invito a aprovechar este Tiempo Ordinario con gran fervor, con esperanza, creciendo en las virtudes teologales. Es tiempo de gracia y salvación. Encontraremos a Dios en cada rincón de nuestro día. Basta tener ojos de fe para descubrirlo, no vivir miopes y encerrados en nuestro egoísmo y problemas. Dios va a pasar por nuestro camino. Y durante este tiempo miremos a ese Cristo apóstol, que desde temprano ora a su Padre, y después durante el día se desvive llevando la salvación a todos, terminando el día rendido a los pies de su Padre, que le consuela y le llena de su infinito amor, de ese amor que al día siguiente nos comunicará a raudales. Si no nos entusiasmamos con el Cristo apóstol, lleno de fuerza, de amor y vigor…¿con quién nos entusiasmaremos?

Cristo, déjanos acompañarte durante este Tiempo Ordinario, para que aprendamos de ti a cómo comportarnos con tu Padre, con los demás, con los acontecimientos prósperos o adversos de la vida. Vamos contigo, ¿a quién temeremos? Queremos ser santos para santificar y elevar a nuestro mundo

TIEMPO ORDINARIO

La Navidad es un tiempo privilegiado para dar gracias a Dios por tantos dones recibidos y, más aún, es la voz que nos impulsa a ser regalo de Dios para los que tenemos cerca y para los de lejos: a los que tenemos cerca les brindamos la oportunidad de ser testimonio de amor; a los de lejos los presentamos al Señor con nuestra oración para que él nazca y renazca y se haga presente en sus vidas, alivie sus padecimientos y sea la fuerza que les ayude a caminar con esperanza en un mañana mejor.

De la mano de José, vivimos los últimos días del Adviento.
¡Feliz Navidad!
Un abrazo
 

IV SEMANA DE ADVIENTO

Calendario de Adviento 2019

DICIEMBRE

 
¡QUE BIEN SE YO LA FONTE QUE MANA Y CORRE, 
AUNQUE ES DE NOCHE!        
Aquella eterna fonte está escondida,          
que bien sé yo do tiene su manida                 
aunque es de noche.  
En esta noche oscura de la vida
que bien sé yo por fe la fonte Frida                 
aunque es de noche.
Su origen no lo sé pues no lo tiene,
más sé que todo origen della viene,                 
aunque es de noche.
Sé que no puede ser cosa tan bella
y que cielos y tierra beben della,                  
aunque es de noche.
Su claridad nunca es escurecida,
y sé que toda luz de ella es venida,                   
aunque es de noche.
Aquesta eterna fonte está escondida
en este vivo pan por darnos vida                  
aunque es de noche.
Aquí se está llamando a las criaturas,
y de esta agua se hartan, aunque a escuras                  
porque es de noche.
Aquesta viva fonte que deseo
en este pan de vida yo la veo                  
aunque es de noche.
(San Juan de la Cruz)
 

 Un abrazo y mi oración. Feliz Domingo Gaudete.

 
EL SUEÑO CUMPLIDO DE DIOS   
MARÍA EN EL CAMINO DEL ADVIENTO      
LLENA DE GRACIA 
EL SEÑOR ESTÁ CONTIGO  
MARÍA NOS INVITA A ESPERAR
MARÍA, EL CANTO NUEVO DE DIOS
MARÍA, LA MUJER NUEVA
EL ENCUENTRO CON MARÍA EN EL ADVIENTO 
MARÍA Y TERESA POR LOS CAMINOS DEL AMOR  
 
Un abrazo y mi oración. Antón
 
 
https://youtu.be/GwEa7Yk17Ww
 
 
  • Comienza el tiempo de Adviento con esperanza y una tarea misionera entre las manos. La Palabra de Dios te invita a ensanchar el horizonte, a dejarte sorprender por la vida que se presenta cada día con su novedad. La Palabra está llena del amor que Dios te tiene. Descúbrelo.  
  • El Señor está presente, aquí y ahora, en tu vida, en todo lo que te rodea, en todo lo que acontece; está llamando a tu puerta. Descubre su presencia. Entra con alegría en esta aventura apasionante del Evangelio. Haz silencio, no te inquietes por nada, ponte ante Dios, escucha lo que el Espíritu susurra en tu interior.  
  • En el Evangelio de hoy Jesús te invita a velar, a estar a la espera del que viene. Velar significa mirar con atención la vida, ayudar a vivir a los demás, confiar en el Dios de la vida. La vida tiene sentido, el que le ha dado Jesús.  

“Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (Papa Francisco, EG 1). 

Calendario de Adviento 2019

1ª SEMANA DE ADVIENTO

Reflexión para comenzar el Adviento

NOVIEMBRE

XXXIV Semana del Tiempo Ordinario

 
 

https://youtu.be/CqJY5pjSkgE

XXXIII Semana del Tiempo Ordinario

 
 
“Recuperad, Dios mío, el tiempo perdido con darme gracia en el presente y porvenir, para que parezca delante de Vos con vestiduras de bodas, pues si queréis podéis” (Santa Teresa, Exclamaciones 4, 2),  
Un abrazo y mi oración.

XXXII Semana del Tiempo Ordinario

En el cristiano siempre actúa el Espíritu. Tenemos que contar con él. Él sabe decirnos lo que nos conviene. Invoca al Espíritu, que prepara tu corazón a la escucha de la Palabra. El Espíritu hace que la Palabra se convierta para ti en una fuente de vida y de esperanza.

Ojalá puedas reconocer cuál es esa palabra, ese mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo con tu vida. Déjate transformar, déjate renovar por el Espíritu, para que eso sea posible, y así tu preciosa misión no se malogrará. El Señor la cumplirá también en medio de tus errores y malos momentos, con tal que no abandones el camino del amor y estés siempre abierto a su acción sobrenatural que purifica e ilumina” (GE 24).  

“Pregúntale siempre al Espíritu qué espera Jesús de ti en cada momento de tu existencia y en cada opción que debas tomar, para discernir tu propia misión. Y permítele que forje en ti ese misterio personal que refleje a Jesucristo en el mundo de hoy” (GE 23).  

Un abrazo y mi oración.

LECTIO DIVINA DOM.XXXI

 

OCTUBRE

 
 

 

El día 16 celebramos a nuestro fundador os dejo un video de su vida de la Provincia de Chile

Oración del otoño

 

Un canto al Creador 

Dios de las cuatro estaciones
que marcan el ritmo de la vida
de la tierra y del universo.
Dios de la hojas de infinitos colores.  
 
Dios de nuestros otoños
que cantan la belleza
de los hermosos paisajes
antes del inevitable despojo del mañana.
Haznos participar del movimiento de la gracia
en nosotros y de la variedad de tus dones.   
 
Danos palabras para poder celebrar
en esta temporada la generosidad y la tristeza,
la dulzura y la violencia,
la abundancia y el desapego.  
 
Enséñanos la vida interior y sus misterios. 
Sostennos en la espera de la única estación
cuando nos reuniremos con tu Hijo
para la cosecha final de siglos.  
 
 
(De la Revista Prier)
XXVIII Semana del Tiempo Ordinario

SEPTIEMBRE

Creo en ti, Jesús, novedad y belleza de todo lo creado. Tú levantas mi pequeña vida y la pones en alto, como una luz. 
Creo en ti, Jesús, que besas mi pobreza, engrandeces mi pequeñez y pones en mi vasija de barro el vino nuevo de tu amor. Gloria a ti por siempre. Amén.
 
 

OS PRESENTAMOS NUESTRO NUEVO EQUIPO DE GOBIERNO GENERAL

 
Nuovo Governo Generale:
Superiore Generale – P. Agustinus Purnama
Vicario e I. Assistente Generale – P. Marian Kołodziejczyk
II. Assistente Generale – P. Julio Cesar Werlang
III. Assistente Generale – P. Yacobus Lingai Imang
IV. Assistente Generale – P. Patrice Ralaivao
 

XXVI Semana del Tiempo Ordinario

 
Para Jesús, la oración es un encuentro vivencial con el Padre. En la oración expresa su esencia de Hijo íntimamente unido al Padre. Dedicado a Él, se dirige a Él con toda su existencia humana. El Padre se le desvela como el amor que le convida a tomar parte en su actuación, colaborando en la obra de su Reino.
El encuentro con el Padre es el alimento que sostiene su entrega al Reino. Conocer y llevar a término el Proyecto del Padre constituye su dedicación y la orientación de su existencia.
Un abrazo y mi oración.

XXV Semana del Tiempo Ordinario

Intenta quedarte un momento en silencio dejándote amar por Dios. Trata de acallar todas las voces y gritos interiores, y quédate un instante en su abrazo de amor. #ViajeApostólico #Mozambique.Papa Francisco.

De nuevo es domingo. Para ti y para mí

De nuevo estamos aquí. Tú y yo. 
De nuevo somos oyentes. De la  misma voz. Ahí y aquí. Desde donde sea. 
Yo estoy amaneciendo, medio dormido o despierto a medias. 
Tú estás, que es lo más importante. 
A mí me toca enviarte las letras que he afanado palabra a palabra en los últimos días para comentarte a mi manera lo que leo en esas palabras de siempre que están ahí, hincadas en las llanuras blancas de las páginas de tu biblia y de la mía. 
¿No sería mejor dedicarnos a otra cosa? Con toda seguridad, sí. 
Existen cosas mucho más importantes, relaciones mucho más enriquecedoras, emociones mucho más fuertes, opciones mucho más decisivas, planes mucho más atractivos y educativos… 
Sin embargo, estamos aquí. De oyentes, tú y yo. Parados ante unos mensajes antiguos. Muy antiguos. Pero que para nosotros, así lo espero y deseo, son mensajes nuevos. Como si fueran pan recién horneado. Y me digo: Comer palabras no es saludable, al menos de manera habitual. Tal vez llegue a serlo en algunos momentos.
Y no digo más ahora, aunque tampoco haya dicho nada sabroso aún. 
Te estará llegando ya una página escrita sobre un texto que no necesita ninguna otra palabra más. ¡Es tan claro, perfecto y definitivo que él solo es ya una biografía de aquel judío llamado Jesús de Nazaret! Este texto del que hablo es ‘Lucas quince’ al que se me ocurrió un día llamarlo también así: ‘Denunciado por compartir mesa y mantel’.
 

XIV Semana del Tiempo Ordinario

«Hay gente a la que el alma se le asoma por los ojos, o se le queda descansando en el regazo, acurrucada, harta de andar sola por los adentros, sin más futuros que los del minuto siguiente, sabedora de que el camino está en el encuentro fecundo». Monjas Trinitarias de Suesa

XXIII Semana del Tiempo Ordinario

El noveno mes del año, para muchos millones de vivientes de este planeta tierra, es septiembre. Y en este septiembre va a ir naciendo día a día, desde hoy mismo, un nuevo curso de cosas. Principalmente las cosas que podrían llamarse ‘académicas, educativas, escolares, universitarias’ y que algunos denominan con dos palabras en una expresión muy evocativa: enseñar a aprender .

Me quedaré con este ritintín de enseñar a aprender.
Y ¿esto comienza en septiembre? Oficialmente sí, aunque es cierto que este ‘enseñar a aprender’ comienza con el amanecer de cada día y con el despertarse. Unos a otros, las personas que respiramos, nos enseñamos a aprender. Quien es incapaz de aprender acaba por dejar de respirar y morirse. Quien es incapaz de enseñar acaba por cerrarse sobre sí  mismo como los pétalos secos de una flor hasta desaparecer. 
Enseñar a aprender es el arte de vivir.
Y este arte se renueva cada mes de septiembre. Es el arte que hemos ‘aprendido’ los humanos conscientemente. 
Enseñar a aprender conscientemente es, desde este domingo, el máster que nos mantendrá ocupados los restantes meses del año… Tu enseñas, yo aprendo; yo enseño, tu aprendes. Enseñan, aprenden; aprenderán enseñando… Así es la conjugación armoniosa del verbo convivir, al menos en el presente y para el futuro. Del pasado no digo nada, porque ya pasó y todos lo sabemos a nuestra manera. 
Creo que hoy me he levantado de gramático y no de bíblico, teólogo o evangelizador. 
Lo acabo de releer tres veces y he decidido dejar lo escrito como está. Escrito. Lo escrito pesa, como pesa el pasado. 
Los relatos de los Evangelios de Lucas y de Mateo sólo se acaban comprendiendo si el leyente consciente aplica el método crítico del ‘enseñar a aprender’. Me voy convenciendo lentamente de que éste fue el método que iluminó las decisiones y las sendas de la vida de aquel laico de la Galilea del norte de Israel que se llamó Jesús de Nazaret y al que deseamos muchos seguir resucitando, aunque no tengamos la certeza de acertar a hacerlo.
No tenemos la certeza, y por eso escribimos. Y este escribir es también, modestamente, ‘enseñar a aprender’.
¿Son otra cosa estos comentarios que lees a continuación? Los puedes leer también en el archivo adjunto…
Carmelo Bueno

“Bienaventurado el que te ama a ti, Señor; y al amigo en ti, y al enemigo por ti, porque sólo no podrá perder al amigo quien tiene a todos por amigos en aquel que no puede perderse” (C 4,9,14).

San Agustín de Hipona

XXII Semana del Tiempo Ordinario(1)

AGOSTO

 
 
 

DÍAS DE SILENCIO

 

EN EL VERANO

♥ Habita tu casa

♥ Descálzate y escucha

♥ Acoge el Proyecto de Dios en tu vida

♥ Aprende a mirar en la noche

♥ Adora el Misterio que habita tu vida

♥ Aprende a mirar con la luz de la esperanza

♥ Anuncia el amor

Espíritu dador de vida, en la interioridad del mundo, mantienes viva la fuente del amor.

«Que nada sea capaz de turbar la paz de mi interior ni hacerme salir de Vos, sino que cada momento me haga penetrar más hondo en la profundidad de vuestro Misterio» (Isabel de la Trinidad).

XX Semana del Tiempo Ordinario

VERANO…

 

TIEMPO PARA…

Tiempo para muchas cosas, también para Dios.

Tiempo para dejar que el Evangelio de cada día llene de agua nuestro pozo.

Tiempo para caminar como peregrinos pisando las huellas de la Virgen.

Tiempo para celebrar la vida y la fiesta, el encuentro con los demás.

Tiempo para buscar en la intimidad al Dios que nos ama.

Tiempo para tejer con nuestras manos y las manos de todos

un proyecto de paz y solidaridad para el mundo.

 

«Que nada sea capaz de turbar la paz de mi interior ni hacerme salir de Vos, sino que cada momento me haga penetrar más hondo en la profundidad de vuestro Misterio» (Isabel de la Trinidad).

XIX Semana del Tiempo Ordinario19

Despues de un tiempo de vacaciones, volvemos con vosotros. Perdonar, pero al no tener internet, nos ha resultado complicado. Pero estamos aquí.

BOLINOTICIAS (mayo-julio 2019)

JUNIO

Leyente de ahora y de estas cosas. Tú eres un caminante. Leer es caminar. También puede ser cierto al revés. De palabra en palabra es andar. Y al avanzar se va desvelando el misterio del mensaje. Y de línea en línea se va saboreando el paisaje de las historias que traen y llevan las palabras. Caminar es leer.

 
De camino o de caminos nos habla la buena noticia de los relatos del Evangelio para este domingo final del mes de junio. Por fin la liturgia recuerda que habíamos comenzado la lectura del Evangelio de Lucas y, creo yo, ha decidido esta liturgia al comienzo del verano retomar el hilo abandonado.
 
Espero que cada  leyente o caminante tenga muy consciente que este Evangelista nos ha contado desde el capítulo cuarto de su Evangelio hasta el 9,50 la evangelización de Jesús y de sus gentes por las tierras de Galilea. Evangelización he escrito, no otras palabras. La tarea de Jesús de Nazaret fue evangelizar, nos dice a cada paso y de diversas maneras este narrador informado.
 
En la vuelta a leer y meditar el mensaje de Lucas, la liturgia nos sitúa con Jesús y aquellos que fueron sus seguidores en el comienzo del camino que va desde Galilea hasta Jerusalén. Creo que se trata de un camino que no ha tenido tanta propaganda como el camino de Santiago, por poner un ejemplo. Tal vez, es posible que esté equivocado. 
 
El texto que nos iluminará durante una semana nos dice que este Jesús de Nazaret es un caminante con otros que van con él. Hacer ese camino desde Galilea a Jerusalén es el reto de esta semana y de todas las semanas que aún nos quedan hasta llegar a finales del mes de noviembre. Tenemos tiempo, no hay prisas, pero hay que caminar… 
 
Este camino del Jesús del Evangelio es un camino físico, pero es sobre todo un camino de aprendizaje interior. Al parecer, los seguidores de Jesús esperaban que llegara por fin el reinado de Dios y de su Mesías y así lo esperaron de Jesús. Pero el camino de este Jesús es el de la Evangelización. Todo cuando ha dicho y hecho en Galilea lo va a decir y hacer en Jerusalén. Cuando Lucas escribió su Evangelio habían pasado más de cuarenta años de la muerte y sepultura de Jesús y no era complicado explicar por qué había muerto como un mesías en minúscula y no como un MESÍAS de letras CAPITALES vestidas de SEÑORÍO, PODER y AUTORIDAD de ‘ordeno y mando’.
 
Este camino del aprendizaje se suele llamar el camino del seguimiento. Poco a poco y semana a semana aprenderemos a caminar como en su día aprendimos a leer… y a decidir.
 
 

XII Semana del Tiempo Ordinario

Danos hoy nuestro pan de cada día

 

«PAN NUESTRO»

Actitud: Expresamos con confianza de hijos ante nuestro Padre Dios nuestras necesidades y las de nuestros hermanos. Después de haber hecho nuestros los grandes deseos de Dios y de haber aprendido a decir tú (tu nombre, tu reino, tu voluntad), le decimos al Padre que nos mire a nosotros, para que vea nuestras necesidades y les ponga remedio.

Palabra: «No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo. no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos?» (Mateo 6,25-26).

Comentario: Jesús sabe de hambre, de sed, de cansancios y de cuánto los hermanos necesitan de pan. Sabe, sobre todo, de pan partido y repartido, de vida entregada para alimento de todos. Se ha hecho uno de nosotros hasta el fondo, por eso nos invita a dialogar con el Padre de esta realidad humilde y frágil como es el pan, y a construir en torno a él la comunión y la amistad. Jesús nos invita a presentar al Padre las necesidades más vitales que tenemos, lo que precisamos para vivir. Nos coge de la mano para no escaparnos ni al pasado ni al futuro. En el hoy se esconde el secreto de la vida. En el pequeño hoy. Lo que tenemos entre manos es tan importante y vital que no es bueno que lo echemos a perder considerándolo como penúltimo de lo que va a venir después.

El pan es sinónimo de alimento. Lo pedimos para el día de hoy, de tal modo que brote el abandono en la Providencia y vivamos el hoy sin la inquietud del mañana. Esta indica poca fe en la perfección del Padre, nace de una búsqueda de seguridad temporal que priva al discípulo de la serenidad y libertad necesarias para vivir el programa evangélico: Buscad ante todo el reino de Dios y su justicia. Decimos «pan nuestro» en un mundo, donde la mayoría pasa hambre, mientras al resto le sobran las cosas, donde crece el individualismo y la indiferencia ante todo aquello que no sea el propio goce. El «pan nuestro» pone a prueba nuestra vida de cristianos, llamados a creemos unos a otros y a comunicamos la vida, en gesto de pan y vino (amor) compartido, es decir, de eucaristía.

Relato: «¡Buenos días!, dijo el Principito. ¡Buenos días!, contestó el vendedor. Era un vendedor de píldoras que apagaban la sed. «Tomando una a la semana ya no se siente la necesidad de beber». – ¿Por qué vendes esto?, dijo el Principito. – Supone una gran economía de tiempo, dijo el vendedor. Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran 53 minutos a la semana. -¿Y qué se hace con esos 53 minutos? – Se hace lo que se quiere. – Yo, dijo el Principito, si tuviera 53 minutos para gastar, andaría despacio hacía una fuente».

Oración: Padre nuestro. Danos el pan nuestro de cada día, danos trabajo y salud. Danos arrestos para trabajar la tierra y poder comer. No nos des Tú de comer, aunque todo, en último término, viene de ti. Danos espíritu de justicia para que repartamos lo que es de todos. Y danos… lo de cada día, no lo de mañana y pasado mañana, para que no pongamos nuestras seguridades fuera de ti, ni robemos lo de hoy a los demás para asegurarnos el mañana.

Compromiso: No te guardes para ti los dones que el Padre te ha dado. Compártelos generosamente con los demás.

Feliz Domingo.Un abrazo y mi oración. Antón

 
EVANGELIO DE MATEO
Al origen del evangelio de Mateo está la primera sinagoga judeo-cristiana de la cima de Sión, en Jerusalén. Eso hace evidente que Mateo escriba en el seno de un ambiente judaizante, cuando la iglesia aún no ha roto con la Sinagoga. En la «cátedra de Moisés todavía hay los escribas y fariseos» (Mt 23,2). La composición primera del escrito sería, pues, de poco después de los años 70.

 

La estructura del libro tiene 5 partes -como los 5 libros de la Ley- iluminadas por 5 citas del AT:
Prólogo: Mt1-3 Infancia de Jesús, que va a Egipto siguiendo los pasos del pueblo de Israel.
1- Mt 4-7: «El pueblo que iba a oscuras ha visto una gran luz». Llamamiento a los apóstoles. Sermón sobre la Nueva Ley, que tiene que ser la LUZ del nuevo Pueblo, la Iglesia.
2- Mt 8-10: «Él Tomó nuestras enfermedades . Jesús cura a 10 enfermos, del cuerpo o del espíritu, y envía a los apóstoles a curar.
3- Mt 11-13: «Él no rompe la caña resquebrajada«. Pero como su generación lo rechaza, les habla en Parábolas que no entienden.
4- Mt 14-20: «Este pueblo honra a Dios sólo con los labios». Jesús da un Alimento que sacia el corazón y predica en Cafarnaún cómo tienen que ser sus seguidores.
5- Mt 21-25: «El Rey humilde monta un asno». Jesús entra en Jerusalén para revelar, finalmente, quién es Él, y como tenemos que VELAR antes no se acabe el tiempo.

Primera parte Mt 4-7:
«El pueblo que iba a oscuras ha visto una gran luz». Llamamiento a los apóstoles. Sermón sobre la Nueva Ley, que tiene que ser la LUZ del nuevo Pueblo, la Iglesia.
Sermón de la Montaña
LUNES X: Las bienabenturanzas
Dios regala el Reino a los:
-Pobres que han aprendido a contar, principalmente, con los dones de Dios.
-A quiénes lloran, abriéndose al consuelo de Dios.
-A los mansos, que sin medios para hacer prevalecer sus derechos, son defendidos gratuitamente
-A quiénes tienen hambre y siete de justicia, y estan al límite de la resistencia, y a quienes Dios da su derecho.
-A los misericordiosos que tienen una compasión activa.
-A los limpios de corazón que aman con un amor sin grietas.
-A los pacificadores que por todas partes comunican paz.
-A los perseguidos por el hecho de ser buenos, con la seguridad que su sufrimiento no es absurdo.
Jesús es «el pobre» que lo ha practicado. Por eso poseemos al Reino, si Él vive en nosotros.
MARTES X: Tenemos que ser SAL y LUZ del mundo
En el evangelio de Marcos los discípulos tienen que tener sal, en el de Mateo tienen que ser sal. Para Mateo, ellos serán luz y sal por sus obras. Practicando lo que Jesús enseña.
MIÉRCOLES X: No pasará ni una «y»
La radicalidad de la ley, para Jesús, tiene dos vertientes: es llevada a lo esencial que es el AMOR, y es pasada del exterior al INTERIOR del corazón.
JUEVES X: Ve primero a hacer las paces
Más que no enfadarnos, Jesús pide vivir el amor a través de los pequeños gestos gratuitos de cada día.
La reconciliación con el hermano antes de presentar la ofrenda, en el judaísmo era para no «macular» el altar, en el estoicismo era para conseguir el auto dominio, y entre los essenios para mantener la «pureza» dentro de la comunidad. Para Jesús el pecado es la herida que haces al hermano.
VIERNES X: Si tu ojo te es ocasión de pecado …
Jesús nos pide pureza de corazón de cara a nosotros, y discreción de cara a los demás, a quienes no podemos juzgar.
Esta fidelidad tiene que ser radical.
SÁBADO X: No jurar
El evangelio nos exhorta a ser transparentes. La simplicidad de la verdad, es Luminosa.
No poder hacer volver blanco un sol pelo de la cabeza, nos habla con la mentalidad bíblica, donde las personas somos humildes criaturas delante de Dios. El mal y la mentira son los que hacen necesarios los juramentos. Quién vive de cara a Dios tiene bastante con la sobriedad del lenguaje.
 
 
Palabras que me escribía mi amigo Carmelo, la semana pasada, que puede ser una buena reflexión para Pentecostes
Leyente que continúas una semana más ayudándome a escribir y a vivir, un millón de gracias. 

 

Creo que esto es uno de los dones del Espíritu. 
Tú y yo respiramos a cada instante y ese aire se nos cuela dentro como la mejor de las medicinas de la vida. 
Esta naturaleza de la que estamos hechos nos enseñó a respirar en la primera de las tareas que todos y cada uno hicimos nada más nacer.
Ni tú ni yo ni nadie creo que tengamos consciencia de ese primer máster de nuestra vida y que lo aprobamos sin haber estudiado lo más mínimo. Nacimos y respiramos. Quien dice de alguien que nace y no respira, en realidad, ese alguien no ha nacido nunca.
El aire es la vida. O, ¿la vida está en el aire? Lo que sí es más constatable en la reflexión de unos y de otros pueblos es que la palabra ‘aire’ y la palabra ‘espíritu’ son una  misma realidad.
El domingo día 9 de junio me voy a dedicar a ser consciente de que respiro. Le voy a dedicar muchas horas a esa tarea de respirar y a esa tarea de ser consciente. 
Nunca he sabido qué es el aire ni quien lo fabrica, elabora, produce, distribuye… Siempre hay aire y para todos. En abundancia. Y, por ahora y que todos me entiendan bien, nadie pagamos un céntimo por el aire… No sé si después de la meditación contemplativa del próximo domingo llegaré a alguna conclusión sobre el aire…
Seguro que me atreveré a pensar en la fiesta de Pentecostés como la fiesta del aire. El gran don de la vida es el aire. O a la inversa. El gran don del aire es la vida. La realidad de esta fiesta del aire, ¿tiene alguna relación con eso que se dice que se celebra dentro de la iglesia de los seguidores de Jesús en el sacramento de la Confirmación? Me parece que no… Tal vez alguna lejanísima brizna de semejanza habrá. Tal vez, me digo… 
Pentecostés… El aire. El espíritu. La vida de toda nuestra humana materialidad. 
Sin ‘aire’ todo se enrarece, se acaba y se muere. En poquito tiempo. ¿En un par de centenares de segundos…? 
¡Qué fuerza tiene el aire!  Y eso que no se le suele ver… El aire…El don de Pentecostés es el aire. Y, ¿lo es también el de la Confirmación?
Quizá, pero creo, más bien, que el don de la Confirmación es la desobediencia. Pienso en la Confirmación como la opción de haber escogido ser Jesús de Nazaret de forma consciente a esa edad en la que ya una persona tiene su carnet de identidad… Y ser como Jesús de Nazaret es ser ‘desobediente’. Así vivió de su consciencia de los doce años cuando ya escogió perderse en el templo y dejar que sus padres se volvieran a casa sin él. Y por haber vivido así de ‘desobediente’, las autoridades de la religión y de la política de su tiempo se ‘pactaron’ para matarlo y así lo hicieron y sin mancharse las manos. Si no hubiera sido ‘desobediente’…
Que podamos acertar a saborear los textos del Evangelio y, un poco también, este par de sus comentarios que siguen a continuación. 
Y también en el archivo adjunto.
Hasta la próxima fiesta de nuestra Iglesia…
Carmelo Bueno

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

La fiesta de este domingo nos anuncia que está llegando a su término el tiempo de la Pascua, y es como una transición para que podamos tomar conciencia de que es el nuestro el tiempo de la Iglesia, aquel que Cristo nos ha confiado para ser sus testigos ante el mundo. Para que podamos poner en práctica Sus enseñanzas.

El fragmento del evangelio que vamos a escuchar el domingo pertenece a la obra del evangelista Lucas, y tiene características propias y peculiares. Jesús se aparece a los suyos que están reunidos en casa, temerosos e indecisos. Es en Jerusalén donde Cristo se les aparece -no en Galilea- pues será desde el mismo lugar que ha contemplado el drama de la Pasión, desde la Ciudad Santa, desde donde se desplegará toda la misión y el anuncio cristiano.

El pasaje mismo nos abre el espacio para que podamos adentrarnos en el segundo libro del Evangelista: Los Hechos de los apóstoles; y así contemplar el inicio del tiempo de la Iglesia, del que formamos parte.

Mientras nos abrimos internamente a la palabra de hoy, es bueno que esperemos junto a las mujeres creyentes, los discípulos y los apóstoles, la venida del Espíritu Santo.

Un abrazo y mi oración.

7ª SEMANA DE PASCUA

ARRUPE

La obra del P. Pedro Arrupe podían REVOLUCIONAR nuestra iglesia. Por eso es con gozo que ahora lo ponemos al alcance de cualquiera que busque una vida cristiana EVANGÉLICA EN EL DÍA De HOY

catPedro Arrupe

MAYO

 
Buscar a Dios, buscarle, es amarle. Y para amar de verdad es necesario darse, abrir todas las puertas, estar dispuesto a todo con tal de complacer a quien TE AMA y tú amas.
Buscar a Dios consiste en mantener viva la ilusión por conocerlo cada día más y estar dispuesto a dar tu vida por Él… a dar cada día algo nuevo de ti mismo para poderlo conocer, para poderte identificar con Él.
Buscar a Dios es vivir en su presencia. Reconocer sus pasos en la vida de cada día, su rostro en el de tus hermanos. Y al mismo tiempo consistirá en dejarte llevar, de verdad, por los criterios de Cristo hasta poder decir que tus palabras son las que el Señor espera de ti; que tus pasos son los que daría Cristo, que tu manera de mirar, amar y relacionarte con los hermanos equivalen a los que tendría Cristo
Un abrazo y mi oración

V SEMANA DE PASCUA

ORAMOS JUNTOS

Pones en mis manos

el don y la tarea,

el amor como distintivo

y tu presencia como fuerza

que me va empujando

hacia la meta

del encuentro contigo

donde me deseas y me esperas.

Pones en mis manos

la confianza cierta

de contar conmigo

para llevar tu Buena Nueva

y que llegue a todos:

a los de lejos y a los de cerca.

Pones en mis manos

el silencio que me recrea,

me da profundidad,

sentido de pertenencia

y me hace descubrir

lo que merece la pena.

Pones en mis manos

la luz que me orienta

para que no camine perdido

en la oscuridad que me rodea

y aprenda a mantener

la fidelidad a toda prueba.

Pones en mis manos

el mensaje de tu Palabra

que me nutre y me alimenta.

REFLEXIONAMOS

Ayúdanos, Señor, para ser reflejo…

  • de tu amor compasivo, que está siempre atento a quien está necesitado y herido.
  • de tu amor servicial, que se pone a disposición de manera incondicional.
  • de tu amor gratuito, que no pasa factura ni pretende recompensa de ningún tipo.
  • de tu amor humilde y sencillo, que no busca la espectacularidad ni el brillo.
  • de tu amor entregado, para gastarnos y desgastarnos con quienes viven a nuestro lado.
  • de tu amor misericordioso, que da nuevas oportunidades y ofrece un perdón generoso.
  • de tu amor comprometido, que lucha por la justicia y por la construcción de un mundo distinto.
  • de tu amor sacrificado, que no repara en esfuerzos en bien del ser amado.

ORAMOS JUNTOS

Tú nos das, Señor,

un mandamiento nuevo,

un mandamiento que no manda,

porque el amor

no se puede mandar.

Nos das una señal distintiva,

una señal de identidad

que es garantía de calidad

y denominación de origen.

Si esto es así, Señor,

queremos que nos reconozcan

por nuestro modo de amar,

por nuestra solidaridad,

por nuestro modo de relacionarnos,

por nuestra manera

de reaccionar y de implicaros

ante el dolor de los demás.

Nos das un mandamiento nuevo

que está todavía casi por estrenar.

Es tu regalo,

es nuestro compromiso,

es nuestra urgencia

y es la necesidad

de este nuestro mundo roto.

Pero sin ti nada podremos hacer.

—————————————————————————

Dinos, Señor, en el silencio, tu Palabra. Llévanos por la ciudad,

entre el tráfico y el ruido,

y ayúdanos a escuchar en ello tu Palabra. Dinos en secreto, calladamente, tu Palabra. Repítenos el eco y la fuerza de tu voz. Vayamos a las periferias

para que nos enseñes palabras nuevas,

escondidas detrás de tu rebaño.

En medio de nuestros problemas

y preocupaciones

que se oiga tu Palabra

y ponga todas las cosas en su sitio.

Ponnos en el corazón de las personas

y espera, Señor,

que crezca entre nosotros tu Palabra.

4ª SEMANA DE PASCUA

Guía, Señor, mis pasos

por el camino correcto

para que no me aleje

de mi verdadero centro

y pueda llegar

al gozo de tu encuentro.

Acompaña mi vida

en todo momento,

dándome fortaleza

cuando me llega el desaliento, enseñándome a hacer

un buen discernimiento

para descubrir la vocación

que mejor exprese

tu seguimiento.

Protégeme con tu amor

cuando me sienta

débil y pequeño,

cuando me vea vacío

y todo se me vuelva negro.

Ayúdame a descubrir

la profundidad de tu proyecto,

y que me una a él

con ilusión y esfuerzo

para hacerlo realidad

en los lugares

donde me muevo.

Tú que siempre me cuidas,

haz que esté siempre atento para que escuche tu voz

y ponga en práctica

lo que me vas diciendo.

ABRIL

II SEMANA DE PASCUA

Creer es perder y abandonar.
Abandonar todo temor, todo prejuicio, toda proyección, toda expectativa, toda atadura y seguridad, todo afecto, toda incomprensión, toda herida del pasado, toda incomprensión…
Entonces VEREMOS el Misterio de VIDA oculto en nosotras, que pervive eternamente para llevarnos a nuestra plena humanización.
Y todo será NUEVO bajo el cielo azul.
Feliz Pascua!
Un abrazo y mi oración.

Quien regrese a Galilea a seguirle1 (1)

Calendario de Pascua

Mensaje de Pascua

¡ALELUYA! ¡CRISTO HA RESUCITADO!

EL AMOR ES MÁS FUERTE, EL AMOR ES VIDA.

EL AMOR HACE FLORECER LA ESPERANZA EN EL DESIERTO.

 

 ¡Aleluya! Haz fiesta en tu corazón.

Estrena el domingo más importante

de todos los domingos.

Estalla la luz, hay flores,

se oyen por doquier las canciones de la Vida.

¡Alégrate!   ­ 

La muerte de Jesús no ha acallado su voz

ni ha escondido su ternura.

El Padre la ha levantado para siempre.

Todos los pobres están de enhorabuena.

El amor hace madrugar la esperanza;

buscar a Jesús.

El brillo se asoma a los ojos.

La gracia se abre paso en medio de la vida rota.

La novedad de Jesús se ha convertido en testigo de la Vida.

 

¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Un abrazo y mi oración perenne.

OCTAVA DE PASCUA

OCTAVA DE PASCUA

SEMANA SANTA

Éste es el tiempo de la historia,

de la historia dura y pura;

de la pasión de Dios desbordada

y de las realidades humanas.

 

Es tiempo de muerte y vida,

de salvación a manos llenas;

del nosotros compartido,

del todos o ninguno,

y del silencio respetuoso y contemplativo.

 

Tiempo de amor, tiempo de clamor;

tiempo concentrado, tiempo no adulterado;

tiempo para sorberlo hasta la última gota.

Tiempo de Nueva Alianza y fidelidad

por encima de lo que sabemos, queremos y podemos.

Tiempo en el que Dios nos toma la delantera

y nos ofrece la vida a manos llenas.

 

Es el tiempo de todos los que han perdido,

de los que han sufrido o malvivido.

Es el tiempo de la memoria subversiva,

de Dios haciendo justicia

y dándonos vida.

Ulibarri,Fl.

VIERNES SANTO

Al concluir el Via Crucis que presidió este Viernes Santo alrededor del Coliseo Romano acompañado de miles de fieles, el Papa Francisco rezó una oración que escribió especialmente para esta ocasión titulada “Oh Cruz de Cristo”.
A continuación el texto completo de la plegaria del Santo Padre:

Oh Cruz de Cristo, símbolo del amor divino y de la injusticia humana, icono del supremo sacrificio por amor y del extremo egoísmo por necedad, instrumento de muerte y vía de resurrección, signo de la obediencia y emblema de la traición, patíbulo de la persecución y estandarte de la victoria.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo alzada en nuestras hermanas y hermanos asesinados, quemados vivos, degollados y decapitados por las bárbaras espadas y el silencio infame.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los rostros de los niños, de las mujeres y de las personas extenuadas y amedrentadas que huyen de las guerras y de la violencia, y que con frecuencia sólo encuentran la muerte y a tantos Pilatos que se lavan las manos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los doctores de la letra y no del espíritu, de la muerte y no de la vida, que en vez de enseñar la misericordia y la vida, amenazan con el castigo y la muerte y condenan al justo.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ministros infieles que, en vez de despojarse de sus propias ambiciones, despojan incluso a los inocentes de su propia dignidad.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los corazones endurecidos de los que juzgan cómodamente a los demás, corazones dispuestos a condenarlos incluso a la lapidación, sin fijarse nunca en sus propios pecados y culpas.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los fundamentalismos y en el terrorismo de los seguidores de cierta religión que profanan el nombre de Dios y lo utilizan para justificar su inaudita violencia.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los que quieren quitarte de los lugares públicos y excluirte de la vida pública, en el nombre de un cierto paganismo laicista o incluso en el nombre de la igualdad que tú mismo nos has enseñado.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los poderosos y en los vendedores de armas que alimentan los hornos de la guerra con la sangre inocente de los hermanos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los traidores que por treinta denarios entregan a la muerte a cualquier persona.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ladrones y en los corruptos que en vez de salvaguardar el bien común y la ética se venden en el miserable mercado de la inmoralidad.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los necios que construyen depósitos para conservar tesoros que perecen, dejando que Lázaro muera de hambre a sus puertas.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los destructores de nuestra «casa común» que con egoísmo arruinan el futuro de las generaciones futuras.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ancianos abandonados por sus propios familiares, en los discapacitados, en los niños desnutridos y descartados por nuestra sociedad egoísta e hipócrita.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en nuestro mediterráneo y en el Mar Egeo convertidos en un insaciable cementerio, imagen de nuestra conciencia insensible y anestesiada.

Oh Cruz de Cristo, imagen del amor sin límite y vía de la Resurrección, aún hoy te seguimos viendo en las personas buenas y justas que hacen el bien sin buscar el aplauso o la admiración de los demás.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ministros fieles y humildes que alumbran la oscuridad de nuestra vida, como candelas que se consumen gratuitamente para iluminar la vida de los últimos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en el rostro de las religiosas y consagrados –los buenos samaritanos– que lo dejan todo para vendar, en el silencio evangélico, las llagas de la pobreza y de la injusticia.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los misericordiosos que encuentran en la misericordia la expresión más alta de la justicia y de la fe.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en las personas sencillas que viven con gozo su fe en las cosas ordinarias y en el fiel cumplimiento de los mandamientos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los arrepentidos que, desde la profundidad de la miseria de sus pecados, saben gritar: Señor acuérdate de mí cuando estés en tu reino.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los beatos y en los santos que saben atravesar la oscuridad de la noche de la fe sin perder la confianza en ti y sin pretender entender tu silencio misterioso.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en las familias que viven con fidelidad y fecundidad su vocación matrimonial.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los voluntarios que socorren generosamente a los necesitados y maltratados.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los perseguidos por su fe que con su sufrimiento siguen dando testimonio auténtico de Jesús y del Evangelio.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los soñadores que viven con un corazón de niños y trabajan cada día para hacer que el mundo sea un lugar mejor, más humano y más justo.

En ti, Cruz Santa, vemos a Dios que ama hasta el extremo, y vemos el odio que domina y ciega el corazón y la mente de los que prefieren las tinieblas a la luz.

Oh Cruz de Cristo, Arca de Noé que salvó a la humanidad del diluvio del pecado, líbranos del mal y del maligno. Oh Trono de David y sello de la Alianza divina y eterna, despiértanos de las seducciones de la vanidad. Oh grito de amor, suscita en nosotros el deseo de Dios, del bien y de la luz.

Oh Cruz de Cristo, enséñanos que el alba del sol es más fuerte que la oscuridad de la noche. Oh Cruz de Cristo, enséñanos que la aparente victoria del mal se desvanece ante la tumba vacía y frente a la certeza de la Resurrección y del amor de Dios, que nada lo podrá derrotar u oscurecer o debilitar. Amén.

OS PRESENTAMOS UNA ORACIÓN PAR ESTA NOCHE.

poemasviernessanto

https://youtu.be/uHFVxqWimsU

JUEVES SANTO

Tiempo de oracion y contemplación

GESTOS DE AMOR FRATERNO

Cenar con los amigos,

abrirles el corazón sin miedo,

lavarles los pies con mimo y respeto,

hacerse pan tierno compartido

y vino nuevo bebido.

Embriagarse de Dios,

e invitar a todos a hacer lo mismo.

Visitar a los enfermos,

cuidar a ancianos y niños,

dar de comer a los hambrientos

y de beber a los sedientos;

liberar a presos y cautivos,

vestir a los desnudos,

acoger a emigrantes y perdidos.

sepultar dignamente a los muertos.

No olvidarse de los vivos,

invitar a todos a hacer lo mismo.

Enseñar al que no sabe,

dar buen consejo al que necesita,

corregir al que se equivoca,

perdonar injurias y torpezas.

Consolar al triste,

tener paciencia con las flaquezas del prójimo.

Pedir a Dios por amigos y enemigos,

invitar a todos a hacer lo mismo.

Trabajar por la justicia,

empeñarse en una paz duradera,

decir no a las armas,

desvivirse en proyectos solidarios,

reducir nuestras cuentas y carteras,

superar las limosnas.

Amar hasta el extremo,

invitar a todos a hacer lo mismo.

Ofrecer un vaso de agua,

brindar una palabra de consuelo,

denunciar leyes injustas,

parar el viaje de los negocios propios,

cargar con el herido,

aunque no sea de la familia,

salir de mi casa y círculo

—chiringuito, grupo o castillo—.

Construir una ciudad para todos,

invitar a todos a hacer lo mismo.

Realizar el trabajó debidamente.

No defraudar a Hacienda.

Respetar la dignidad de todos.

Defender los Derechos Humanos.

Romper fronteras y guetos

Dudar de fortunas y privilegios.

Crear desconcierto evangélico.

Amar como él nos ama,

e invitar a todos a hacer lo mismo.

Etcétera, etcétera.

Un gesto solo, uno solo,

desborda tu amor,

que se nos ofrece como manantial de vida.

Si nos dejamos alcanzar y lavar,

todos quedamos limpios,

como niños recién bañados,

para descansar én su regazo,

¡Lávame, Señor!

¡Lávanos, Señor!

Ulibarri,Fl.

CON JESÚS EN SEMANA SANTA

MIRA, ESCUCHA, CONTEMPLA, ACOGE, ADORA, AGRADECE, ALABA.

Se acerca la Semana Santa.

El misterio de la misericordia entrañable del Padre,

los gestos, llenos de ternura y de salvación, del Hijo

y la presencia desbordante del Espíritu

iluminan tu vida cotidiana, los dolores y gozos de la humanidad.

 

Semana Santa: Derroche de gracia.  

Amor agradecido a la Eucaristía, fuente inagotable de vida.

Ojos asombrados ante el Dios que nos lava los pies.

Parábola de comunión en las señales del Crucificado.

Gratuidad ante Jesús que se queda para siempre con nosotros.

Ensanchamiento del gozo y de la esperanza ante el triunfo de la Vida.

Iglesia siempre recreada en el Pan partido, en la Cruz, en la Resurrección.

Alegría que no se puede contener y se extiende como un río en crecida.

Fuente de comunión, de paz, de solidaridad con toda la humanidad.

Llamada a tocar las múltiples pobrezas de este mundo con el amor.   

 

Semana Santa: Días de callado amor

Días intensos de oración y silencio,

de contemplación y agradecimiento,

admiración y adoración.

María, la mujer de la esperanza,

acompaña tus pasos hacia la Pascua.

Busca un momento cada día, una media hora, para orar los recursos que te proponemos. Pueden ayudarte a celebrar, después, con la comunidad cristiana, los misterios de la Pascua de Jesús.

El Evangelio en la SEMANA SANTA

SEMANA SANTA
LA MUERTE CONVERTIDA EN VIDA

 

Yo estoy ausente de mi Cruz si no estoy presente por el amor. La Cruz en solitario te aplasta. Sólo cuando es llevada «junto con» Cristo y los hermanos, nos puede hacer entrar en el dinamismo de la redención.

EL MISTERIO DEL MAL

 

Estos 3 primeros días de semana santa; en la nueva liturgia, están marcados por la presencia del «misterio del mal», en oposición a la Luz y al Amor que se derraman.

Lunes: La critica de Pedro y Judas estan puestas al amor de la Magdalena y de Jesús, que va a la muerte.
Martes: traición de Judas y negación de Pedro opuestas al pan que Jesús da, y a la gloria que recibe de Padre.
Miércoles: las 30 monedas de Judas y la cena de Jesús.

LUNES SANTO
ROMPIÓ LA VASIJA DE ALABASTRO
Estos días el amor de Jesús nos depasa por todos lados. Por eso hoy queremos hacer del monasterio, de nuestra casa, como un hogar de Betania, capaz de derramar el mejor perfume a los pies de Jesús.
Cuando encontramos el Cristo-Sufriente en los caminos de nuestra vida, queremos romper la vasija de alabastro con perfume, delante de Él. Esta locura merece un elogio de Jesús, como pocos hay en el evangelio.
MARTES SANTO
TRAICIONADO POR EL AMIGO
Hoy y mañana, meditamos la traición de los discípulos (Judas y Pedro). Son amigos de Jesús. Y no nos escandaliza, porque también nosotros somos amigos suyos, y a veces también lo traicionamos.
Cuando Judas traiciona a Jesús con un beso, el Maestro le dice AMIGO. Éste es el nombre de Judas, y nuestro nombre, porque también nosotros tenemos parte en las 30 monedas. Traiciono al Maestro siempre que no estoy habitado por el Amor. Entonces también resuena para mí el llamamiento de Jesús: ¡AMIGO!
MIÉRCOLES SANTO
EN TU CASA QUIERO HACER PASCUA
La traición de Judas es importante. Era «uno de los doce». Más que averiguar los motivos, hace falta ver el sentido teológico. A través de Judas y de «30 monedas», Jesús se somete al mal. Ésta es la gran humillación de Dios, que llega hasta ser vendido como un esclavo, el más bajo de todos los hombres (las 30 monedas son el precio de los esclavos). Jesús asume todo el mal, en la Cruz, en las burlas … en la traición del amigo, y su cobardía, y lo hace porqué, cómo dicen los Padres: sólo queda SALVADO aquello que es asumido.
Pero por encima de nuestras traiciones está el deseo de Jesús de celebrar la Pascua EN NUESTRA CASA . ¿Le abriremos las puertas?
 
LA LITURGIA DEL JUEVES SANTO
Actualmente celebramos la «cena del Señor» (históricamente habría podido ser el martes), pero originariamente es la última feria de Cuaresma (por eso los Salmos son feriales), en la que se celebraba la RECONCILIACIÓN de los Penitentes.
La «misa vespertina» de hoy es una fiesta muy antigua que la liturgia romana adaptó, conmemorando diversos temas:
Pasión. Traición de Judas. Eucaristía. Perdón. Caridad de Cristo.
El himno «donde hay verdadero amor» propio del «Mandatum» o lavado de los pies, proviene de los refectorios monásticos del centro de Europa, con ocasión de comidas extraordinarias
JUEVES SANTO
EUCARISTÍA
«Se sacó los vestidos», es el mismo verbo de «entregó la vida» (en griego: tizenai). Así Juan relaciona el lavado de los pies con su muerte. El abajamiento de Jesús nos trae la Salvación. Es esencial que nosotros hagamos lo mismo, despojándonos de nosotros y SIRVIENDO, con el fin de Salvar el mundo.
Después de habernos dado su enseñanza, a través de la predicación y los milagros, ahora Jesús lo resume todo en un banquete. Con su PAN comulgamos con todo lo que Él ha hecho y entramos en COMUNIÓN con todos los hombres y mujeres que Él ha salvado, a través del AMOR.
Para Jesús la vida no es dominio, sino OFRENDA a los demás. Su amor sin restricción es una MUERTE a Él mismo, para que los otros crezcan. La Eucaristía es el Sacramento de este amor que lo da TODO. Jesús nos dice: éste es mi estilo, hacedlo igual.
 
LA LITURGIA DEL VIERNES SANTO
La liturgia de la Palabra iniciada con la oración silenciosa, seguida de una colecta, con las plegarias de los fieles, tiene la forma original de las primeras Eucaristías. La PLEGARIA DEL FIELES hoy tiene un relieve especial. Con toda la devoción, ponemos a los pies de la CRUZ la humanidad entera.

 

El rito de adoración de la Cruz viene de Jerusalén, sIV. En Roma se celebraba una procesión con la reliquia de la «Verdadera Cruz», que iba de la basílica de Laterán a la basílica de la «Santa Creu de Jerusalén», en la que Papa iba descalzo durante todo el trayecto. La adoración de hoy se convierte en un sacramento entrañable.

El ayuno del Viernes Santo es el más riguroso del año, ya que es un día incluso «sin Eucaristía». Comulgamos del Pan consagrado ayer.

VIERNES SANTO
INCLINANDO la CABEZA NOS DIO EL ESPÍRITU
Cuando se apagan las llamaradas de los milagros, y se cierra la luz de sus ojos, sólo los insultos nos dejan adivinar quién era aquel condenado, que ahora, inclinando lo cabe, entrega el Espíritu. Lo dice el Centurión: «Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios».
¡Cuántas cruces hay en el mundo! Jesús las asume con la rebelión del amor. Fue ejecutado, porque quiso crear UN MUNDO NUEVO, donde todos somos invitados. Todos estamos llamados a amar con un amor más fuerte que la muerte.
«Aquí tenéis el hombre» es la respuesta de Dios, a nuestro sufrimiento humano, que nos llega a través de Pilato y de todos los otros poderes del mundo. A Jesús ningún sufrimiento le es ajeno. Él no ha venido a explicarnos el dolor sino a llevarlo encima de sus espaldas.
SÁBADO SANTO
LA MUERTE
La tarea es difícil, pero todavía es más difícil el fracaso, y la muerte.
Más difícil que vivir es descubrir la propia debilidad que va invadiendo nuestro cuerpo. Ésta es la «pequeña muerte» que cada día vivimos mezclada con la VIDA. Cristo muere para convertirse en VIDA ETERNA. La muerte es su abandono SILENCIOSO en manos de Dios, que es VIDA sin fin.

 

Material sacado de la pagina web de la Benedictina

http://www.monestirsantbenetmontserrat.com/regina/htmlfotos/euQuarScas.html

«Comunícase Dios en esta interior unión al alma con tantas veras de amor, que no hay afición de madre que con tanta ternura acaricie a su hijo, ni amor de hermano ni amistad de amigo que se le compare. Porque aún llega a tanto la ternura y verdad de amor con que el inmenso Padre regala y engrandece a esta humilde y amorosa alma –¡oh cosa maravillosa y digna de todo pavor y admiración!–, que se sujeta a ella verdaderamente para la engrandecer, como si él fuese su siervo y ella fuese su señor; y está tan solícito en la regalar, como si él fuese su esclavo y ella fuese su Dios. ¡Tan profunda es la humildad y dulzura de Dios!» (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 27, 1).
 
 
Celebremos con intensidad esta Semana , carguemos con la Cruz, suframos con Él.Un abrazo.

Oración para comenzar la Semana Santa

Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret. Esta expresión creo haberla leído en mil y una líneas de comentarios autorizados por doctorados y másteres en ciencias de la teología, espiritualidad y afines. Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret. Y creo que nunca se aprende del todo.
 
Este Jesús de Nazaret ya no está entre nosotros desde aquellos días en que las autoridades de su religión decidieron callar su voz y paralizar sus manos y pies. Lo decidieron y lo ejecutaron. Desde entonces y con su sepultamiento (fuera como se hiciera) aquel Jesús de Nazaret dejó de estar entre nosotros y en esta tierra, de la misma manera que tampoco había estado antes de su nacimiento. 
Estos datos inocentes, pero reales e históricos, forman parte de esa afirmación, en apariencia inocentemente espiritual, que estoy repitiendo: Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret.
 
Ya sé que tú eres tú, personal, único, inconfundible, y yo soy otro tanto y así cada persona sea de raza o cultura que sea… Cada persona es una, irrepetible. Única. 
 
Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret no es dejar de ser ni tú ni yo. Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret es preguntarse a la vez estas dos realidades: ¿Quién soy yo y quién es Jesús de Nazaret en mí? Tan sencillo como esto. O tan complejo
 
Para este asunto, tenemos tú y yo una semana completa y dos comentarios del Evangelio.

MARZO

Momento para entender: Una de las tres parábolas de la misericordia, para entender el amor y la compasión (buen pastor, dracma, hijo pródigo). Momento para el asombro: ante el vigor poético y la intensidad emotiva de esta parábola de Jesús. Momento para la decisión: Tres personajes (el padre, el hijo pequeño y el hijo mayor) para una radiografía de nuestro corazón. “Hay un tercer hijo escondido: el que no consideró como un privilegio ser como el Padre y se vació de sí mismo, asumiendo la condición de siervo” (Papa Francisco).

https://youtu.be/fmw7WdlJP8o

CUARTA SEMANA DE CUARESMA

Hay algunos momentos en que uno necesita rezar. 
No para obtener respuestas o resultados de ningún tipo. 
Es más para estar un rato en Casa.
 
TERCERA SEMANA DE CUARESMA
 
  • Escucha la Voz de Dios: El gozo más profundo y verdadero siempre comienza en tu interior donde habitas con tu Dios. El ensancha el corazón. Hasta que digas en el Espíritu: “Yo tengo un gozo en el alma grande… es como un río de agua viva”. 
  • Haz tiendas de encuentro, donde puedas escuchar la voz de los hermanos. Oírles la fe es escuchar de nuevo las bienaventuranzas de Jesús. La Iglesia es casa de comunión y de gozo.  
  • Vuelve al camino con una tarea. Aquellos a los que abras tu casa, aquellos a los que cures cualquier herida, aquellos con los que compartas lo que tienes y eres… te tienen reservada también una gran fuente de alegría. 

SEGUNDA SEMANA DE CUARESMA

ods_cuaresma_2019-1

Queridos hermanos y hermanas, la “Cuaresma” del Hijo de Dios fue un entrar en el desierto de la creación para hacer que volviese a ser aquel jardín de la comunión con Dios que era antes del pecado original (cf. Mc 1,12-13; Is 51,3).

Que nuestra Cuaresma suponga recorrer ese mismo camino, para llevar también la esperanza de Cristo a la creación, que «será liberada de la esclavitud de la corrupción para entrar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios» (Rm 8,21).

No dejemos transcurrir en vano este tiempo favorable. Pidamos a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión.

Abandonemos el egoísmo, la mirada fija en nosotros mismos, y dirijámonos a la Pascua de Jesús; hagámonos prójimos de nuestros hermanos y hermanas que pasan dificultades, compartiendo con ellos nuestros bienes espirituales y materiales.

Así, acogiendo en lo concreto de nuestra vida la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, atraeremos su fuerza transformadora también sobre la creación.

                                                (Del mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2019)

Calendario de Cuaresma 2019

PRIMEROS DÍASDE LA CUARESMA

Oración para el comienzo de la Cuaresma

“Dedícate a la lectio de las divinas Escrituras; aplícate a esto con perseverancia. Esfuérzate en la lectio con la intención de creer y de agradar a Dios” (Orígenes).

VIII Semana del T

FEBRERO

A continución os ponemos las oraciones que tenemos una vez al mes, en la Parroquia de Coslada.

MIS VIERNES CON DIOS.

Esta oraciones, os la presentamos en video, si alguién quiere los ppt nos lo puede pedir. Un abrazo.

ORACION 26: HACE REALES LOS SUEÑOS

ORACIÓN 25: ACEPTAR RETOS Mes de Enero

https://youtu.be/wvZAKpQmi8w

“Declaramos la guerra al hambre” (Manifiesto fundacional de la campaña de Manos Unidas del año 2019) Un homenaje a las mujeres. Por ellas alzamos la voz, por su dignidad, por sus derechos, por la dignidad de los derechos de todos. Creemos en la igualdad y dignidad de las personas. ¿Y tú?
 
No nos quedemos atrás.

V Semana del Tiempo Ordinario EVANGELIO ORADO

ENERO

II Semana del Tiempo Ordinario

Semana de oración por la Unidad de los Cristianos

FOTO

“Actúa siempre con toda justicia”

“Actúa siempre con toda justicia” (Dt 16, 18-20) es el lema para la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2019 que se celebra del 18 al 25 de enero.

Desde hace ya algunos años, el Consejo Ecuménico de las Iglesias y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos encargan los materiales de oración para esta semana a Iglesias y Comunidades eclesiales confesionales diversas de alguna región geográfica. En esta ocasión, para la semana de oración de 2019, se lo han pedido a las Iglesias y comunidades de la región de Indonesia.

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, recuerdan los obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales en su mensaje, «Indonesia es de mayoría social musulmana y, aunque numerosas, son minoritarias las Iglesias y comunidades cristianas, que se han movilizado con fraterna solidaridad para paliar en lo posible los efectos de los seísmos”.

“Actúa siempre con toda justicia” (Dt 16, 18-20)

Tengamos presente en nuestra oración a todos los que formamos parte de la familia cristiana. Un abrazo. Antón

DICIEMBRE

SAGRADA FAMILIA

Lema: «Como una familia santa»

El papa Francisco, en su Exhortación Apostólica «Gaudete et Exsultate», hace nuevamente, como el Vaticano II e insistió también Juan Pablo II, una llamada a la santidad. En este contexto, también familia humana como tal es llamada a la «santidad», es decir, al cumplimiento pleno del sentido r profundo de la familia. Este día, igualmente, es un día para recordar la otra Exhortación del papa Fi cisco: «Amoris Laetitia», toda ella dedicada al amor y a la familia.

«Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, «la clase media de la santidad».» (GE, 7).

Oración comunitaria A LA SAGRADA FAMILIA DE NAZARET

Jesús, María y José,

en vosotros contemplamos

el esplendor del verdadero amor;

a vosotros, confiados, nos dirigimos.

Santa Familia de Nazaret, haz también de nuestras familias

lugar de comunión y cenáculo de oración,

auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas iglesias domésticas.

Santa Familia de Nazaret,

que nunca más haya en las familias episodios

de violencia, de cerrazón y división;

que quien haya sido herido o escandalizado

sea pronto consolado y curado.

Santa Familia de Nazaret,

haz tomar conciencia a todos

del carácter sagrado e inviolable de la familia,

de su belleza en el proyecto de Dios.

Jesús, María y José,

escuchad, acoged nuestra súplica. Amén.

Homiletica 2018/6

ENSANCHA TU INTERIOR

¡Ensancha el espacio de tu tienda,
que nace Dios
y viene como un niño!
¡Ensancha el espacio de tu corazón,
que es Navidad!
Contempla tantas promesas sembradas
por profetas en el surco de la historia.
¡Ya han florecido en un Niño!,
al que mecen los brazos de María
y sonríe el bueno de José,
al que traen dones y cantan con zambombas
los pobres de la tierra.
¡Algo ha cambiado en este mundo para siempre!  
 
Ensancha el espacio de tu tienda,
Dios está como un mendigo en cada puerta,
el que viene con su amor y su alegría
a hacernos a todos más humanos, más hermanos.
No te lamentes ya de tu pobreza,
que un Niño la ha besado
y ha dejado su beso de amor en ti grabado.  
¡FELIZ NAVIDAD! 

NAVIDAD 2018

Meditación navideña

ORACIÓN ANTE EL BELÉN


Reunidos en torno al nacimiento, después de un breve momento de silencio oramos a Dios:

.

Señor, te estábamos esperando;

Teníamos muchas ganas de que nos visitaras

Y te hicieras compañero nuestro.

Gracias por venir, por hacerte como nosotros.

Gracias por este detalle de cariño

Que nos regalas.

Vienes para que todos seamos mejores

Y convivamos en paz.

Con alegría te acogemos.

Te pedimos que nos bendigas

Y nos ayudes a ser más amigos tuyos

Y de todos aquellos a quienes tú amas.

Que sepamos reconocerte en nuestra vida.

Amén.

.

A continuación se canta un villancico.

.

Oración

.

Este Niño es el Mesías esperado de todos, Salvador de la humanidad,

Estrella, luciente en la noche para todos los que buscan

La luz y miran al cielo buscando el rostro de Dios.

.

Nosotros, los que creemos en Él, nos hemos reunido aquí,

O mejor dicho, nos ha reunido el Niño Jesús, el recién nacido,

Para festejar con gozo este hecho que hace entonar cantos de fiesta a los coros de ángeles y que hace saltar el corazón a todos los que buscan rastros de Dios en la historia.

.

Alegrémonos y gocemos, pues Dios nos ha visitado en la persona de su querido Hijo: Esta es la noticia de la historia:

Dios se ha hecho ciudadano del mundo.

En nombre de todos los hombres de buena voluntad

Que suene la fiesta

Que nazca la paz,

Que canten los oprimidos,

Que exulten los tristes.

Dios está con nosotros.

Ya es posible conocer a Dios,

Ya es posible acercarse a Él.

Dios se ha acercado a nosotros en esta Navidad.

.

Para terminar, rezamos el Padrenuestro.

IV semana de Adviento: LA MIRADA ASOMBRADA

ITINERARIOS EN EL ADVIENTO

Se rompe el silencio y aparece la Palabra.

Huye la oscuridad y se muestran los Ojos deseados.

Se cubren las grietas, por tanta sed, de la tierra

y aparece, esplendorosa, la Gracia.

 

Las cítaras se descuelgan de los sauces

y se oyen ya las músicas del Amado,

que besa nuestra tierra.

“El amor y la fidelidad se encuentran,

la justicia y la paz se besan” (Sal 84).

 

Dios se encarna en María

y todo el universo huele a encarnación.

Los más pobres de la tierra se alegran:

Dios los visita con la ternura.

El mirar de Dios es amar

El Adviento es estar mirando a Dios, que se asoma ya en el horizonte. ¡Cómo mira Dios! ¡Cómo mira Dios a María! Cuanto más la mira, más gracia le comunica, más la embellece.

María mira a Dios con los ojos que su hijo, a punto de nacer, le regala. María sostiene esa mirada, mientras acaricia con sus manos al hijo que le crece en las entrañas. Y José también mira el Misterio, ha reconocido sus señales en la noche de la fe.

El Adviento es mirar a María, la llena de Jesús, la llena de gracia. El Adviento es mirar a José. En María, Jesús todo lo mira con amor, a todos mira, todo lo cuida. En María, Jesús ya todo lo ha dejado vestido de alegría y hermosura. ¡Qué diálogo tan profundo en las miradas!

 

 

 

 

 

 

 

 

Dios viene a tu encuentro

  • Déjate encontrar en el silencio sorprendente de la brisa tenue. Encontrar un tiempo de silencio en el Adviento está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar en la escucha atenta del Dios que pronuncia su Palabra.
  • Encontrar un tiempo cada día para escuchar la gracia está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar en las tareas de la vida cotidiana donde Dios se hace presente en el rumor del trabajo y del descanso, en el dolor y en el gozo.
  • Encontrar tiempo para mirar a Dios en lo que te regala la vida está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar en la oración continua del callado amor, donde Dios hace alianza contigo.
  • Encontrar tiempos para este encuentro amoroso está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar por El en tu corazón, donde te enamora y te llena de gozo.
  • Encontrar momentos para prestar atención a tu interioridad habitada está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar en los rostros de los prójimos con los que cruzas en el camino.
  • Encontrar tiempos para saborear despacio tantos encuentros está al alcance de tu libertad.

Nuestra oración

Con María,

la mujer que abre su vida,

en pobreza y gratuidad,

para acoger a Jesús,

y se compromete en el servicio del Reino:

Marana tha. Ven, Señor Jesús.

 

II SEMANA DE ADVIENTO

Dios nos ha prometido tantas cosas, que tiene una deuda de amor con nosotros. Dios se empeña en decirnos que las cosas no son como las vemos, que el futuro no es lo que era, que nosotros no somos como nos vemos. Dios rompe los viejos esquemas y nos regala una mirada nueva. Los montes se abajan, los valles se levantan, de las estepas brotan manantiales, los desiertos se convierten en jardines. Dios despliega una gratuidad amorosa en sus promesas; nos invita a creer en los paisajes que todavía no existen. La vida se hace esperanza porque es una tierra abierta a la promesa. Esperamos porque Él nos espera y esperamos con la esperanza que Él nos regala. Aprendemos a buscarle en medio de la vida, en la solicitud por los otros. Con sus promesas guardadas en el corazón, somos aprendices de humanidad.

Feliz Semana de Adviento. Un abrazo y mi oración.

Adviento es la palabra ‘casi mágica’ con la que, en la Iglesia, parece que nos ponemos en un nuevo año. Y en el fondo todo… ¿va a seguir igual? Va a seguir igual. O un poco más para atrás, porque esa es la tendencia. Como lo veo y siento, lo cuento. Y nos lo desean ‘vender’ como sinodalidad. Está claro que los del sacerdocio saben bien cómo vender su producto. Esta iglesia no es sinodal, sino sacerdotal.

 
Habrá una nueva corona. Una para todo el Adviento. La misma de siempre. Desde ese siempre de la iglesia de Francia que se inventó este ‘casi sacramento’. Hasta el 23 de diciembre
 
Habrá unas nuevas velas. Cuatro. Una para cada domingo… Hablarán de la luz. De la luz, no del recibo con la factura de la luz. Menos mal que nadie nos pasa factura de las horas del sol… Bueno, de algunos minutos sí nos la pasan… ¡Esos de las placas solares…!
 
Coronas, velas y esperanza… Lo decían los profetas del Antiguo Testamento de la Biblia. Va a venir…
Esa esperanza en la venida también está entre las gentes del cristianismo, porque está dicho más o menos que el sepultado resucitó y subió al cielo, pero que iba a volver… Iba.
 
Pero no volverá por la razón sencilla de que no se fue. Lo dice Mateo en el final de su Evangelio. Y así lo cuentan también la ciencia de la evolución y la ciencia de las neuronas que es la vida. Vive, en ti, en mí, en ti, en ti, en ti…
 
Es posible que sea mucha equivocación blasfema afirmar que nadie se va del todo. Todos se quedan, unos más y otros menos. Jesús de Nazaret también. También se quedó y permanece. En ti, en mí, en tantos… Se queda callado y quieto. Está. En este Adviento también está, callado y quieto. En ti. Cuando lo voy a buscar fuera sólo me encuentro contigo. Con tu persona, habitada. ¿Eres él? Creo que sí.
 
Es suficiente para los buenos días de este nuevo año de Iglesia. Los dos primeros comentarios los tienes a continuación. También están en el archivo adjunto.
 
Junto a los comentarios del texto oficial de este Ciclo C que es el del Evangelio de Lucas, iré comentando ‘en orden y completo’ el único Evangelio que me falta por hacerlo así, el de Mateo. Tarea buena tenemos los dos por delante: Lucas y Mateo, Mateo y yo, Tú y Yo. Un abrazo muy grande. 
CARMELO bUENO

Dios nos ha prometido tantas cosas, que tiene una deuda de amor con nosotros. Dios se empeña en decirnos que las cosas no son como las vemos, que el futuro no es lo que era, que nosotros no somos como nos vemos. Dios rompe los viejos esquemas y nos regala una mirada nueva. Los montes se abajan, los valles se levantan, de las estepas brotan manantiales, los desiertos se convierten en jardines. Dios despliega una gratuidad amorosa en sus promesas; nos invita a creer en los paisajes que todavía no existen. La vida se hace esperanza porque es una tierra abierta a la promesa. Esperamos porque Él nos espera y esperamos con la esperanza que Él nos regala. Aprendemos a buscarle en medio de la vida, en la solicitud por los otros. Con sus promesas guardadas en el corazón, somos aprendices de humanidad.

 
Un abrazo y mi oración. Antón
 
 
 
 

NOVIEMBRE

Llega la noche y navego en la calma de un océano de estrellas…
Llega el día y navego en la tempestad de un océano de historias…
En el instante presente todo cesa y sólo queda navegar. Instante sin más…”
Señor, no te pido ver el horizonte lejano, un paso por día es suficiente para mi.

                                                                           John Henry Newman

XXXII Semana del Tiempo Ordinario

12 Fruto abundante

Jesús,

el corazón de algunas flores

es como un granero.

Llena también mi corazón

de muchas semillas

para que, cayendo en la tierra,

den fruto abundante.

13 Mantén limpios mis ojos

Padre bueno,

soy un niño pequeño;

poco a poco, voy abriendo los ojos

a la luz y a la belleza.

Mantén limpios mis ojos.

14 Semilla de nuevos misioneros

Hoy, fiesta de tantos santos,

te pedimos, Padre,

que su entusiasmo

sea hoy semilla

de nuevos misioneros

Y que su voz se oiga

en todo el mundo.

15 ¡Gracias!

Padre Dios, gracias

por los días tristes,

por los días claros,

por las campanas y aviones,

por los tejados y las chimeneas,

por las flores que vemos en el camino,

por las avispas y hormigas,

por las farolas y linternas,

por el rocío y sus perlas…

¡Gracias!

16 La alegría

De las flores del corazón

la que mejor huele

es la alegría. ¿

Dónde puedo guardarla,

por las noches,

para el día siguiente?

¡Ten, guárdamela tú, Dios Padre!

17 ¡Qué suerte tenemos los niños!

¡Qué suerte tenemos los niños,

Padre Dios!

Miles de ángeles cuidan de nosotros.

¡Qué bueno eres, Dios,

con todos nosotros!

18 Formamos una comunidad

La compasión es una flor

dulce, suave y callada.

¡Cuántos milagros

puede hacer nuestro corazón!

juntos formamos una comunidad:

no hay mayor riqueza

que estar todos unidos,

compartiendo el mismo pan,

la misma ilusión, la misma alegría.

“Una palabra habló el Padre,
que fue su Hijo,
y ésta habla siempre
en eterno silencio,
y en silencio
ha de ser oída del alma”
(San Juan de la Cruz, Dichos de Luz y Amor, 99) 
 

XXXI Semana del Tiempo Ordinario

5 Mi vecino está enfermo
Padre bueno,
mi vecino está enfermo
y tiene ya muchos años.
Parece un árbol viejo lleno de nudos,
casi sin corteza.
Pero es muy bueno
y yo le quiero mucho.

6 Nos gusta ser libres
Dios, Padre bueno,
a todos nos gusta ser libres.

Te pido por los encarcelados,

para que pronto se merezcan

vivir con los demás.

7 Los conventos
Padre Dios,
apenas conozco a las personas
que viven solo para Ti.
Te pido por todas los
que están en los conventos
y rezan por nosotros.
¡Ellos sí que te conocen de verdad!

8 Ordenar las cosas
Amigo Jesús,
en casa me riñen con frecuencia
porque dejo las cosas
en cualquier sitio.
Ayúdame a ordenar mis cosas,
que, de verdad, estoy muy cansada…

9 Las calles de mi ciudad
Jesús,
hay tantos coches
que apenas puedo andar solo
por las calles de mi ciudad.
Además, ruidos, accidentes, velocidad…
¡Qué mundo más raro!, ¿verdad?

10 Nos alargas tu mano
Querido Dios: hoy la Señorita
nos ha alargado el recreo
porque hemos trabajado bien.
Se parece a ti; porque tú siempre
nos alargas tu mano…

11 Veo demasiado la tele
Padre Dios,
ya sé que veo demasiado la tele
y que me hace daño a los ojos.
¡Hay tantas cosas que tenemos que borrar!

12 Fruto abundante
Jesús,
el corazón de algunas flores
es como un granero.
Llena también mi corazón
de muchas semillas
para que, cayendo en la tierra,
den fruto abundante.

Orar un rato sobre nuestros sentimientos:

Oración: Tienes el video de la oración puedes pararte en cada momento de invitación a reflexionar y escuchar de forma orante las canciones

Hay un momento de  preparación para orar

La oracición Las emociones:

Resultado de imagen de noviembre 2018

nos vistes con tu ternura

En el carro de noviembre

viene todo el oro del mundo:

con él llegan las hojas de las hayas,

las hojas del chopo ya desnudo,

las hojas del peral ahora sin fruto…

¡Cuánto traje roto y manchado!

A pesar de todo, es el más bello:

se lo han puesto para morir.

Dicen los libros que muchos animales

nunca están guapos,

—lo mismo que los árboles—

cuando se van a morir.

Algunos, incluso, se esconden

para no hacer sufrir a sus amos…

Pero no, Dios, Padre bueno, no estoy triste.

Sé que tú eres el oro más precioso

y que tu traje nos abriga a todos.

Tú nos vistes con tu ternura.

Tú nos cuidas con gran mimo.

Tú nos vistes —cuando llega el frío

con el oro de tus sueños…

¡Señor, Dios nuestro!

1 Me acuerdo de los santos

Dios, Padre eterno,

cuando veo tantas estrellas,

me acuerdo de los santos.

También ellos son de luz

y nos alumbran los caminos.

2 Este corazón

Las rosas tienen montones de pétalos,

los árboles montones de hojas,

el cielo multitud de estrellas,

el bosque multitud de nidos…

¡Yo, Padre bueno, este corazón que es tuyo!

3 Decir siempre la verdad

Jesús, quiero decir siempre la verdad.

Como Tú. No como otros,

que mienten para engañar

y fastidiar a los demás.

4 Más payasos

Amigo Jesús,

hoy te lo digo otra vez:

que haya más poetas,

más músicos

y más payasos en nuestra ciudad.

 

OCTUBRE

28 Llega noviembre

Poco a poco llega noviembre

como un ciempiés cansado de caminar.

¡Pero qué cara más bonita tiene!

El oro de los chopos, de los castaños,

de las hayas, de los manzanos…

¿Dónde guardas tanta belleza, Padre Dios?

29 Ya es otoño

Dios, Padre bueno,

ya es otoño

y te vistes de oro y fuego.

Acércame a la hoguera de tu belleza.

30 Limpia mis ojos con tu lluvia.

Padre Dios,

limpia mis ojos con tu lluvia.

Así veré mejor

los tesoros de la tierra.

31 Las fiestas del colegio

Padre nuestro,

estamos celebrando

las fiestas del colegio.

¡Ya sabes que estás invitado!

Trae contigo a cuantos quieras…

XXX Semana del Tiempo Ordinario

El Otoño es sementera, es paciencia, transparencia…

 EL OTOÑO ES DESPOJO

En las horas de Otoño, como que todo recobra la calma, el centro de este cosmos.

La Creación tiene un adentro, un seno en el que se alojan las mil semillas que son promesas de vida.

Todo cae al caer las hojas, mientras regresa el árbol a su seno, a su raíz. Y el hombre a su ser, a su latir secreto. Mientras hay como un derrumbe, como un desmoronamiento fuera, una luz una hoguera se enciende en el adentro.

En esta hora del Otoño, la Creación entra en un sueño y pasa horas y horas en la sombra, en la penumbra, en la oscuridad, acurrucada en el secreto abrazo de la Madre Tierra. La vida queda enterrada, sin mortaja que la disimule, y revivirá al calor de la Primavera.

La palabra es como algo fijo, como un cadáver en el diccionario y revivirá al calor del silencio.

La vida es como un silencio otoñal, todo el árbol se vuelve otoño, se vuelve silencio. Es la Tierra habitada por el silencio que alumbrará una palabra, una Primavera.

El Otoño evidencia de la muerte y evidencia de la vida. El silencio evidencia del corazón, evidencia del amor.

En el Otoño como que se apaga la vida. Pero lo que sucede es que la vida se reúne y se congrega en el seno del silencio para después renacer.

Vive la tierra el retiro de un embarazo, del silencio y de la fecundidad. En este tiempo la tierra se deja arar por la reja y se vuelve receptiva y acogedora. Es el Otoño una estación preñada de energía y de vida.

La vida es presa de su adentro, de su interioridad, de su seno. El Otoño no es preferentemente un asunto de climatología.

El Otoño es sementera, es paciencia con cierta impaciencia. Es despojo, desapego, transparencia, se caen las hojas y el bosque se vuelve transparente. Cuando se caen las palabras, cuando se detienen los deseos, cuando cesan las expectativas, el alma se vuelve transparente de la trascendencia que le habita.

El Otoño todo es adentro. La Primavera todo es afuera. El silencio, una estación recatada, austera. La Primavera es una exhibición espectacular, es un inmenso grito de la Naturaleza. Primero aprende a ser Otoño. Después serás Primavera.

Un abrazo y mi oración.Antón

20 Que la tierra no se enfade

Padre bueno,

algunos días son malos

y matan a las personas

con su lluvia y sus terremotos.

Te pido que la tierra no se enfade.

¡Nosotros la queremos mucho!

21 Quiero darte gracias

Me uno a la oración de otros niños;

quiero darte gracias

por ser Dios

y seguir trabajando por nosotros…,

22 Nuestras mamás

Para mí, lo más grande del mundo

son nuestras mamás:

¡son tan dulces,

tan cariñosas,

tan pacientes con nosotros!

¡Gracias por este maravilloso regalo!

23 No, Señor

No, Señor.

No a las piedras que tiramos.

No a las heridas ni a los cantos.

No a las hormigas que matamos. N

o a los insultos ni a los llantos.

¡No, Señor!

24 ¡Qué juguetonas son las estrellas!

¡Qué juguetonas son las estrellas!

Aparecen, se esconden,

parpadean con sus ojos de plata…

¡Hasta que vienes tú y las riñes

y luego se quedan quietas!

¡Tú, Señor, eres todo un Padre!

25 Jugar es…

¡No piensas más que en jugar!,

me dice mi mamá algunas veces.

Ella no sabe que jugar

es trabajar, pintar, hacer las tareas…

¡y rezar!

¡Porque Jesús nos quiere alegres!

26 Un día seré como mi papá

Papá es fenómeno:

se sabe casi todas las cosas

y es fuerte y valiente…

Yo sé que tú me has hecho niño

y que un día seré como mi papá…

¡Te pido, Jesús, que me ayudes!

27 Los días oscuros

¡Qué poco me gustan,

Jesús, los días oscuros y grises!

Parece que todo te sale mal

y se tiñe de niebla y tristeza.

XXIX Semana del Tiempo Ordinario

XXVII Semana del Tiempo Ordinario

Te invitamos a orar por el sinodo.

¡gracias!

ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO POR LOS JÓVENES

EN VISTA DEL SÍNODO DE LOS OBISPOS DE 2018 SOBRE EL TEMA:

«Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional»

Señor Jesús,

tu Iglesia en camino hacia el Sínodo

dirige su mirada a todos los jóvenes del mundo.

Te pedimos para que con audacia

se hagan cargo de la propia vida,

vean las cosas más hermosas y profundas

y conserven siempre el corazón libre.

Acompañados por guías sapientes y generosos,

ayúdalos a responder a la llamada

que Tú diriges a cada uno de ellos,

para realizar el propio proyecto de vida

y alcanzar la felicidad.

Mantén abiertos sus corazones a los grandes sueños

y haz que estén atentos al bien de los hermanos.

Como el Discípulo amado,

estén también ellos al pie de la Cruz

para acoger a tu Madre, recibiéndola de Ti como un don.

Sean testigos de la Resurrección

y sepan reconocerte vivo junto a ellos

anunciando con alegría que tú eres el Señor.

Amén.

Franciscus

Para vivir necesitamos creer en el amor, ya que sin él no hay vida.
Sin embargo es curioso comprobar cómo el ser humano
prefiere con frecuencia no buscar ni aceptar el amor, el perdón y la paz.
Como nos cuesta cambiar, preferimos hundirnos en nuestras ataduras
y no echar adelante nuestros proyectos e ilusiones.
Tanto el amor como el odio son una decisión en nuestra vida.
Optamos por la vida o la muerte, por el perdón o el rencor.
Cuando optamos por el amor, s
e libera una energía curativa en nuestros organismos;
esta energía es amorosa e inteligente
y está a disposición nuestra.
Además de la decisión personal,
de lo que pueda hacer el médico y cada uno,
es bueno contar con la ayuda de Dios.
Un abrazo y mi oración. Antón

No pido milagros y visiones Señor, pido la fuerza para la vida diaria.
Enséñame el arte de los pequeños pasos.
Hazme hábil y creativo para notar a tiempo, en la multiplicidad y variedad de lo cotidiano, los conocimientos y experiencias que me atañen personalmente.
Ayúdame a distribuir correctamente mi tiempo. Dame capacidad de distinguir lo esencial de lo secundario.
Te pido fuerza, auto control y equilibrio para no dejarme llevar por la vida y organizar sabiamente el curso del día.
Ayúdame a hacer cada cosa de mi presente lo mejor posible, y a reconocer que esta hora es la más importante.
Guárdame de la ingenua creencia de que en la vida todo debe salir bien.
Otórgame la lucidez de reconocer que las dificultades, las derrotas, los fracasos son oportunidades en la vida para crecer y madurar.
Envíame en el momento justo a alguien que tenga el valor de decirme la verdad con Amor.
Haz de mí un ser humano que se sienta unido a los que sufren.
Permíteme entregarles en el momento preciso un instante de bondad, con o sin palabras.
No me des lo que yo pido, sino lo que necesito.
En tus manos me entrego

Sant-Exupery

XXVI Semana del Tiempo Ordinario

SEPTIEMBRE

ORACIONES PARA CADA DÍA DE LA SEMANA

24 Mamá se parece a Ti

Mamá es como una manzana dulce y tierna:

es muy cariñosa y me dice cosas

muy bonitas cuando estoy triste.

Se parece a Ti, que siempre estás alegre

y dispuesto a ayudarme.

 

25 Hoy he traído una flor

Hoy he traído una flor a clase.

Me ha dicho mi abuela

que se llama margarita.

Huele muy bien y está muy alegre.

¡Te la regalo a ti, María!

 

26 Daré una alegría a mis papás

Ayer jugué un partido muy largo.

¡Estoy más cansado!

Hoy me dedicaré a estar tranquilo.

Así daré una alegría a mis papás.

¡Como tú lo hiciste tantas veces, Jesús!

 

27 Me está saliendo un diente

Me está saliendo un diente

y me duele un poco…

Esto de crecer es curioso.

¡Casi siempre te duele algo!

¿Así hay que crecer, Jesús?

 

28 El cielo se pone gris

Muchas veces el cielo se pone gris,

como nuestros ojos

y nuestro corazón…

Sin embargo, tu manto

es blanco, caliente, acogedor…

 

29  Hoy, en la misa

Hoy, en la misa, he pedido

por todos los niños y niñas del mundo:

por los pobres, por los negros,

por los huérfanos, por los ricos…

¡Dales a todos un corazón como el tuyo!

 

 30 El domingo nos reunimos

El domingo nos reunimos los cristianos

para celebrar la Eucaristía.

Las campanas se pone muy contentas

y también nuestro corazón,

porque nos recuerdan

todo el amor que tú nos tienes

al invitarnos a tu mesa.

EVANGELIO DIARIO XXV

ORACIONES PARA CADA DÍA DE LA SEMANA

17 Cuando llega septiembre

Cuando llega septiembre,

el tiempo se vuelve más corto

y se llenan las aceras

de niños y niñas cargados de libros.

¡Menos mal que tú no pesas,

Padre Dios!

18 Nos estamos quedando sordos

Dicen los mayores que los niños

nos estamos quedando sordos.

Mi profesor dice que las campanas

tienen un sonido especial.

¡Mi profesor es poeta

y piensa que las campanas

son tu mejor melodía, Padre Dios!

19 Yo también te busco

En mi ciudad, todas las casas quieren ser altas.

En el bosque, todos los árboles tienden a la luz.

En el río, todas las gotas de agua van de prisa buscando el mar.

¡Yo también te busco a Ti, Dios mío!

20 Sí al perdón

Jesús: Tú nos enseñaste

a decir «sí» o «no».

Sí a la vida,

si a la alegría,

sí al perdón.

21 La luna va besando la tierra

Por las noches,

cuando sale la luna y te escondes Tú,

la luna va besando la tierra:

beso a beso, palmo a palmo,

como lo haces tú en mi mejilla

cuando me acuesto…

22 ¡Qué bonitos son los árboles!

El otoño, algunos días,

nace con mucha niebla

y casi no se ven las casas.

El otoño tenía que ser siempre azul,

como Tú.

¡Qué bonitos son los árboles

con ese fondo tan claro!

23 Me voy a la cama

Algunos días, llego muy cansado

después de tanto colegio.

Apenas acabo las tareas,

ceno y me voy a la cama.

Rezo mis oraciones

y te digo adiós

a Ti, mi Amigo.

24 Semana del Tiempo Ordinario

ORACIONES PARA CADA DÍA DE LA SEMANA

9 La felicidad

¿Qué es la felicidad?

Yo creo que no se puede comparar

al oro, ni a las chuches…

Buscamos tantas cosas

sin saber bien lo que son.

¡El primero eres tú, Dios!

10 Las estaciones del año

Las estaciones del año son cuatro.

Me encantan todas,

pero la mejor es el verano:

la arena de la playa,

las vacaciones, nuestra familia…

¿Tú también tienes vacaciones,

playa y días para estar con tu familia?

¡Qué tonto soy, Dios mío!

11 ¡Qué grande es tu sabiduría!

En mi colegio, somos muchos;

todos iguales y todos diferentes.

¡Qué grande es tu sabiduría,

Señor de la tierra y de los hombres!

12 Dar vida y amor

No sé, pero a mí me parece, Padre,

que los libros están fríos.

¡Y las gomas y los bolis también!

¡Solo nuestro corazón

puede darles vida y amor!

13 Quiero ser agradecido

Yo, Jesús, quiero ser agradecido

con cuantos me quieren.

Te pido por ellos:

dales a todos, a cambio, tu paz.

14 ¡Gracias por ser nuestra luz!

¿Qué tendrá la luz?

Ella da brillo a las cosas

y abre caminos a las personas.

¡Gracias por ser nuestra luz!

15 ¡Un curso más!

Septiembre: ¡Un curso más!

Lo digo casi triste y preocupado.

Tendré que dejar los juguetes un poco,

saludar de nuevo a los libros,

recordar las canciones del curso…

¡Y volver a estrenar una mochila

llena de nervios e ilusiones!

16 El mar es maravilloso

Entre tus maravillas,

el mar es maravilloso:

ancho, llano,

lleno de espuma y olas…

¡Muchas veces me habla de Ti!

 

XXIII Semana del Tiempo Ordinario

SEPTIEMBRE

Vuelve el curso

Vuelve el curso. Después del verano, de nuevo los libros y el pupitre.

En la arena han quedado mis castillos,

algunos nuevos amigos, mil juegos…

Encerrados en una muralla alta.

Imagen relacionada

Ahora, Padre Dios, como el labrador,

de nuevo al surco del colegio y a las letras.

Me esperan muchas páginas en blanco

que solo yo podré escribir y pintar.

Lo que más ilusión me hace

es saber que volverán los amigos,

que mi Señorita no se ha ido

y que María seguirá con sus manos abiertas

para acogernos…

Septiembre huele a paja seca

y a arado nuevo en el cielo.

Poco a poco, se van las golondrinas,

los aviones, los vencejos…

A cambio, los niños y niñas

volvemos a alegrar las aceras de la ciudad

con nuestras prisas y carteras.

AMÉN

ORACIONES PARA CADA DÍA DE LA SEMANA

1 Tiempo de jugar

Dios, Padre bueno,

estoy deseando que llegue

el tiempo de jugar a las canicas.

Se parecen al mundo, ¿verdad?

Ruedan y ruedan sin cansarse…

2 Descubrir el agua fresca

Querido Dios,

ayúdame a descubrir el agua fresca

que hay en tantas fuentes…

¡En tantos corazones,

quiero decir!

3 A mi amigo le duelen las muelas

Dios, Padre bueno,

a mi amigo le duelen las muelas

y casi no puede hablar.

Por eso te digo yo sus cosas…

4 La noche es como una madre

Padre Dios,

la noche es como una madre

que nos cuida y nos esconde.

Aunque a veces tengo miedo,

ella me ayuda a descubrir

el silencio y la paz,

lugares en los que tú habitas.

5 Hoy he salido al campo

Querido Dios,

hoy he salido al campo

a coger moras.

¡Cuántas cosas gratis

hay en el campo! ¿Verdad?

6 No me gustan las armas

Dios, Padre bueno,

no me gustan las armas,

ni los juegos peligrosos, ni las piedras…

¡Porque no ven

y puedan hacer daño!

7 Los niños de los pueblos

Padre de todos,

hoy te pido

por los niños de los pueblos.

Son felices, pero tienen que ir

a la escuela a otro lugar muy lejos.

8 La fiesta de María

Querido Dios:

hoy es la fiesta de María.

Gracias a ella tenemos a Jesús,

nuestro mejor amigo.

XXII Semana del Tiempo Ordinario

El P. Luis, nos muestra como la Parroquia de Ntra Sra de America, trabaja el V Congresos Americano de Misiones.

Gracias, P. Luis

XVIII Semana del Tiempo Ordinario

La bendición de Dios se manifiesta en su mirada. A María, en su pequeñez, le brota un canto de agradecimiento y de alabanza porque se sabe mirada por Dios (cf Lc 1,48). Cuando el pueblo se sabe mirado, se sabe amado: “con una sola de tus miradas me has enamorado” (Cant 4,9 y 6,4), cuando pierde el rostro de Dios, o se le oculta, vive una tragedia. De ahí que el ser humano sea un buscador apasionado del rostro de Dios y que, al encontrar ese rostro, le inunde el gozo. “Ya bien puedes mirarme / después que me miraste, / que gracia y hermosura en mí dejaste” (San Juan de la Cruz).

Feliz día de Ntra Sra de las Nieves

Resultado de imagen de Virgen de las nieves de quero

Un abrazo y mi oración

XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

XVII Semana del Tiempo Ordinario

La amistad con Dios es un riesgo que cambia la vida, es, por tanto, una aventura peligrosa, en cuanto nos embarca en lo desconocido de Dios y de nosotros mismos, y deshace y reconstruye permanentemente nuestras seguridades.
Fiarse de Dios, confiar en Él es uno de los riesgos menos comprensibles para el hombre racional de nuestro tiempo. Nada evita la sensación desnudadora de salto en el vacío. «Sólo la fe nos alumbra para encontrar la fuente», para saber que detrás de todo está Él sosteniendo y cuidando nuestras vidas.

Un abrazo y mi oración. Antón

XVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

BUSCADORES DE PRESENCIA

  • Cuando te despiertes por la mañana procura respirar hondo, sonreír y agradecer a Dios la vida.
  • Sería estupendo comenzar la jornada tomando conciencia de que Dios está contigo.
  • Puedes leer al menos una frase del Evangelio y rumiarla a lo largo del día.
  • Una hermosa forma de parecerte a Jesús es cuidar la vida, cuidar toda vida.
  • Cambiará tu vida si cada día evitas la preocupación y practicas la confianza en la Providencia.
  • Dedicar tiempo al descanso, pasear, disfrutar de la naturaleza que cada día es una fiesta para tus sentidos, y hará que fácilmente brote en ti la alabanza.
  • Dios siempre está. Intenta descubrir su presencia  cuando estés en contacto con la naturaleza, cuando estés con los amigos o en familia, cuando estés a solas.
  • Procura ser la expresión viva de la amabilidad de Dios. Regalando una sonrisa a quien encuentres en tu camino, una palabra amable, una mirada de cariño.
  • Sería maravilloso que llevaras siempre en los labios una palabra de esperanza, en las manos un gesto de paz, en los pies un alivio para los que están en las orillas.
  • El amor no descansa ni en verano. Puedes aprender de María a estar atento/a a las necesidades de los otros y brindarles tu ayuda.
  • Y cuando llega la noche, abandonarte en los brazos de ese Padre que cuida tu vida con amor infinito y vela tu sueño será la mejor garantía para disfrutar de un feliz descanso.

XVI Semana del T.O.

XIV Semana del Tiempo Ordinario

10 pistas para un camino de oración I

EN EL SILENCIO EL ESPÍRITU GRITA: ¡ABBA, PADRE!

1.- Sitúate ante el mundo que te rodea. No todo da lo mismo. Todas las posturas tienen cabida, pero no todas tienen futuro.

Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón” (GS 1).

2.- Dedica unos momentos a pensar tu vida y ponte en verdad. No construyas tu identidad comparándote con otros.

3.- Percibe el deseo de Dios que hay en tu corazón. Basta una pequeña brasa para encender un gran fuego.

“El roble está latente en el fondo de la bellota” (Ira Progoff). “El reino de Dios está dentro de vosotros” (Lc 17,21).

4.- Haz silencio para ponerte ante una presencia. Busca la soledad para llegar al encuentro.

“No es el silencio del que no tiene nada que decir, sino el silencio del que teniendo muchas cosas que decir, se calla” (Beato Rafael).

5.- Ábrete a la Palabra. Lee con detenimiento, comprende lo que lees, dialoga con la Palabra, quédate en silencio ante ella, deja que la Palabra te construya.

“He manifestado que en nuestro mundo europeo, siempre incrédulo, ateo e indiferente, un cristiano no puede conseguir vivir la fe si no logra familiarizarse con la Palabra de Dios, si no se alimenta cada día de una Palabra, si no permite que el misterio de la gratuidad divina penetre en su evidencia” (Martíni).

6.- Recuerda que orar es “tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” (Santa Teresa).

7.- Aprovecha este momento para discernir tu vida y descubrir qué es lo que te pide Dios para que seas feliz, para que brote tu mejor tú.

8.- Concreta tu momento de oración en un compromiso.

“El verdadero abrazo a Dios se lo damos en la vida”

9.- Disponte a intercambiar los dones para construir un mundo nuevo.

“Al darnos nos vamos creando” “Pasarnos la emoción, el lirismo, el sentido de lo bello, el sentido de Dios” (Tomás Álvarez).

10.- Descubre qué tarea tienes que privilegiar en tu comunidad cristiana para recorrer con los demás el camino del encuentro con Dios en la oración.

“Lo que gratis habéis recibido, dadlo gratis” 

(Revista Orar)

Feliz Verano…..Un abrazo y mi oración.Antó

 XII Semana t.o.

XI Semana del Tiempo Ordinario

X Semana del Tiempo Ordinario

CORPUS CHRISTI

La oración es la condición que nos da la posibilidad de vivir en ese estado de apertura de confianza y liberación. Los místicos de todos los tiempos son los que nos enseñan a ver, a despertar, nos indican caminos, y nos enseñan procesos. Para ello hemos de aprender a VER, y también a escuchar, a interpretar tiempos y sonidos. La vida de oración, la podemos evaluar en nosotros. Cuando estamos abiertos al Misterio, todo se abre y se expande y ello repercute en nuestro modo de estar en el mundo- Supone el pasar del rechazo a la acogida, de la indiferencia a la solidaridad, del individualismo a la generosidad.

“Si nos dejamos guiar por el Espíritu más que por nuestros razonamientos, podemos y debemos buscar al Señor en toda vida humana”. Gaudete et exúltate”, nº 42

Un abrazo y mi oración.

Gracias, Señor,

porque te haces alimento,

presencia viva

que vienes a mi encuentro

para sostener mi vida

y darme fundamento.

Gracias, Señor,

porque en pequeños gestos

me muestras la grandeza

de tu entrega hasta el extremo:

pan que se parte y se comparte,

vino de alianza y sacramento,

vínculo de comunión

que crea entendimiento.

Gracias, Señor,

por cada eucaristía que celebro,

en la que escucho tu Palabra

y comulgo con tu proyecto,

que voy asimilando poco a poco

y me va transformando desde dentro.

Gracias, Señor,

por poner mi vida en movimiento

para un compromiso

más implicado e intenso,

más generoso y responsable,

más continuado y auténtico

que me lleve a estar cerca de quien

más necesita ayuda y consuelo.

Gracias, Señor,

por acompañarme en todo momento,

llenarme de tu amor

e impulsar mi esfuerzo

para no desanimarme

en la construcción de un mundo nuevo.

IX Semana del T. O

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Nuestra señal: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.

  •  Un modo de comenzar y vivir todo.
  • El recuerdo de que somos un espacio habitado por la Trinidad.
  • Mojón que indica cada una de las etapas de nuestro itinerario cristiano (Sacramentos).

Nuestro saludo: “La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén siempre con todos vosotros” (2 Co 12, 13).

  • Cuando el día al día le pasa el mensaje y la noche a la noche se lo susurra, y el don recibido se convierte en regalo para los demás.  

Nuestra forma de vivir:

  • Que nos desborda: “Yo no quiero un Dios que se ajuste a las medidas de mi pensamiento y esté formado a mi imagen. Quiero el auténtico, aunque sé que desborda mi intelectual capacidad. Por eso, ¡oh Dios vivo! creo en tu misterio, y Cristo, que no puede mentir, es su fiador” (Romano Guardini).
  • Que nos hace salir de nosotros por la adoración: “¡Oh Trinidad eterna! Tú eres un mar sin fondo en el que, cuanto más me hundo, más te encuentro; y cuanto más te encuentro, más te busco todavía” (Santa Catalina).

Nuestra forma de orar: “Doblo las rodillas ante el Padre. Que El, por medio de su Espíritu, os robustezca en lo profundo de vuestro ser. Que os haga abarcar lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo, y conocer el amor de Cristo que supera todo conocimiento. Así os llenaréis del todo de la plenitud de Dios” (Ef 3, 14-19).

Un abrazo y mi oración.

VIII Semana del Tiempo Ordinario

Para orar en Pentecostes y  las semana de preparación para la Trinidad

ORACIÓN DE UN HOMBRE MEDIOCRE

Recibid el Espíritu Santo

Señor, hoy celebramos ese gran regalo que Tú nos haces a todos y a cada uno de los seres humanos y que es tu mismo Espíritu.

Hoy es Pentecostés.

¿Por qué siento esta mañana con fuerza tan especial mi vacío interior y la mediocridad de mi corazón?

Mis horas, mis días, mi vida está llena de todo, menos de Ti. Cogido por las ocupaciones, trabajos e impresiones, vivo disperso y vacío, olvidado casi siempre de tu cercanía.

Mi interior está habitado por el ruido y el trajín de cada día.

Mi pobre alma es como «un inmenso almacén» donde se va metiendo de todo. Todo tiene cabida en mí menos Tú.

Y luego, esa experiencia que se repite una y otra vez.

Llega un momento en que ese ruido interior y ese trajín agitado me resultan más dulces y confortables que el silencio sosegado junto a Ti.

Dios de mi vida, ten misericordia de mí.

Tú sabes que cuando huyo de la oración y el silencio, no quiero huir de Ti.

Huyo de mí mismo, de mi vacío y superficialidad.

¿Dónde podría yo refugiarme con mi rutina, mis ambigüedades y mi pecado?

¿Quién podría entender, al mismo tiempo, mi mediocridad interior y mi deseo de Dios?

Dios de mi alegría, yo sé que Tú me entiendes. Siempre has sido y serás lo mejor que yo tengo.

Tú eres el Dios de los pecadores. También de los pecadores corrientes, ordinarios y mediocres como yo.

Señor, ¿no hay algún camino en medio de la rutina, que me pueda llevar hasta Ti?

¿No hay algún resquicio en medio del ruido y la agitación, donde yo me pueda encontrar contigo?

Tú eres «el eterno misterio de mi vida». Me atraes como nadie, desde el fondo de mi ser.

Pero, una y otra vez, me alejo de Ti calladamente hacia cosas y personas que me parecen más acogedoras que tu silencio.

Penetra en mí con la fuerza consoladora de tu Espíritu.

Tú tienes poder para actuar en esa profundidad mía donde a mí se me escapa casi todo. Renueva mi corazón cansado.

Despierta en mí el deseo.

Dame fuerza para comenzar siempre de nuevo; aliento para esperar contra toda esperanza; confianza en mis derrotas; consuelo en las tristezas.

Dios de mi salvación, sacude mi indiferencia.

Límpiame de tanto egoísmo. Llena mi vacío.

Enséñame tus caminos.

Tú conoces mi debilidad e inconstancia.

No te puedo prometer grandes cosas.

Yo viviré de tu perdón y misericordia.

Mi oración de Pentecostés es hoy humilde como la del salmista:

«Tu Espíritu que es bueno, me guíe por tierra llana» (Sal. 142, 10).

Invocación al Espíritu

VIII Semana TO EVANGELIO DIARIO

OS ENVIARÉ DESDE EL PADRE, EL ESPÍRITU DE LA VERDAD

Ven Espíritu, Padre amoroso del pobre.                        

Con tu fuerza, con tu luz,
con tu enseñanza                        
acojo las propuestas radicales,                        
sanadoras, de Jesús para la humanidad.       

Ven, Espíritu, dulce huésped del alma.

¡Qué maravilloso eres!                        
Me quitas los miedos.                        
Desatas en mí ríos de alabanza.                        
Me comunicas tu vida                        
a través de los que beben de tu fuente. 

Entra, Espíritu, hasta el fondo del alma.

Huelo tus perfumes
y camino, paso a paso, hacia la verdad plena.
Habitas mi misterio y ahí, en la hondura,
Me invitas a dar las manos a todos y a todos,
en una comunión ininterrumpida.        

Riega, Espíritu, la tierra en sequía.

Abro mis oídos para oír tus maravillas.                        
Me pongo en camino hacia donde Tú quieras.                        
Celebro el amor en la Iglesia                        
que Tú convocas cada día.                        
Junto a ti recorro cada día los caminos:                        
De la superficialidad a la hondura,                        
de la pasividad a la creatividad,                        
del individualismo a la comunión.                        

¡Te alabo y te bendigo, Espíritu de amor!  

Un abrazo y mi oración. Antón

Para orar la Ascensión y la septima semana

Evangelio DIARIO7ª Pascua

Flores para María

Para orar la sexta semana

Evangelio DIARIO VI Pascua

Para orar la quinta semana

Evangelio diario VPascua

Para orar la cuarta semana

Evangelio diario 4ª Pascua

Parar orar la tercera semana

Evangelio 3ª Semana de Pascua

Para orar la segunda semana.

2Pascua

¡ALÉGRATE! ¡ES PASCUA, LA FIESTA DE LA VIDA!

¡ALÉGRATE!  

Amigos y amigas, ¡alegraos!

Es lo mejor que os podemos decir en la Pascua:¡Alegraos!

El mejor anuncio que os queremos dar:

¡Alegraos, porque Jesús ha resucitado!    

 

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (Papa Francisco).  

 

Abrid el oído. Escuchad la alegría.

Hay muchos himnos resonando a nuestro alrededor.

La Pascua de Jesús nos regala alegría, invitándonos de nuevo a cantar y caminar.    

 

Cuando alguien nos mira sonriendo, espontáneamente sonreímos.

¿Os imagináis cómo nos mira Dios en Jesús resucitado?

“Miradle resucitado”. ¿No basta esto para vivir alegres?  

 

Donde hay un cristiano hay alegría.

Lo viejo ha pasado, comienza lo nuevo.

En nombre de Jesús, multiplicad la alegría.

No nos dejemos robar el gozo de la pascua.  

 

Gustad los gozos más bellos y sencillos de cada día.  

Afrontad con ánimo los retos que tenéis por delante.

Haced vuestras las alegrías y esperanzas, las angustias y tristezas de los pueblos.

La alegría nunca es egoísta ni individualista, es solidaria, compartida.

¿Cómo puedo yo ser feliz si los demás no lo son?  

 

La verdadera alegría no depende de lo que nos ocurre.

Está en descubrir que somos amados en todo momento y circunstancia.  

 

Amigos y Amigas:

Atreveos a vivir el gozo de la Pascua.

La Pascua está para ser cantada.

Que os brote del interior un canto agradecido a la Vida Nueva

que Cristo Resucitado nos regala en cada instante.

¡FELIZ PASCUA, FIESTA DE LA VIDA! 

Evangelio 1ª Semana de Pascua

7. ¡Feliz Pascua de Resurrección!

6. Calendario de Pascua

ORAR EN PASCUA

Nada contracorriente, porque el ambiente no te ayudará a orar.

Busca momentos para poner en sintonía tu corazón con los misterios de la muerte y resurrección del Señor.

Abre camino en la noche para buscar al Señor y escuchar sus palabras tan llenas de espíritu y verdad.

Abre el oído para escuchar el rumor de otros pasos y dejarte ayudar por los que, también en la noche, se acercan a Jesús.

Afina las cuerdas de tu cítara para que suenen en tu corazón las mejores músicas por el triunfo de la vida.

Abre tu cántaro para recoger el amor redentor que brota del costado de Jesús.

Aprende a vivir en comunidad, porque el gozo tan grande de la Vida ya no se puede vivir a solas.

El cristiano estrena novedad en medio de los pueblos.

Mira en todo momento a María, porque su corazón guarda los mejores acentos: de la soledad por la muerte de Jesús y de la alegría por la vida de Jesús.

Aprende a hacer tuyos los dolores y gozos de una humanidad que ansía en lo más profundo vivir al aire del Espíritu. 

Ora al aire del Espíritu. ¡Atrévete a orar

Via Crucis para el viernes Santo:VIERNES SANTO

Oración para comenzar la Semana Santa

V Semana de Cua.e DIARIO

DOMINGO V de Cuaresma.lectio

Sa50q5B18cas

IV Semana de Cuaresma EVANGELIO DIARIO

CUARESMA, TIEMPO CON DIOS

DIOS NOS OFRECE CADA AÑO LA CUARESMA

El encuentro con Jesús, el Señor, en la Cuaresma, limpia nuestros ojos para situarnos con lucidez en el mundo de hoy, fortalece nuestras manos para trabajar en las tareas del Reino, nos capacita para ser testigos de su amor.

El desierto es experiencia de soledad, pero también es experiencia eclesial, porque Jesús recorre el camino hacia la Pascua con nosotros.

Caminamos hacia la Pascua unidos a toda la Iglesia que siente el empuje del Espíritu para acercarse con nuevo impulso a la Palabra, a los que están en las orillas, en la noche, en la enfermedad y en el sin sentido..

Este tiempo de Cuaresma es un tiempo siempre propicio para abrir el oído y escuchar a nuestro Dios, escuchar lo que pasa en nuestro mundo, salir de la indiferencia hacia la compasión. Dejar la vieja mentalidad y abrirnos a la sabiduría creativa del Espíritu que siempre nos está empujando hacia donde menos pensamos pero siempre hacia la comunión.

Dios es amor y solo amor. En la medida que seamos capaces de amor conocemos a Dios. Ha enviado a su Hijo no para juzgar al mundo sino para que el mundo se salve por él. La cruz es la manifestación suprema del amor y la lealtad de Dios. ¡Tanto nos ama que nos lo da todo! Las obras de amor revelan si hemos aceptado la salvación de Dios.

«Juntos andemos, Señor.

Por donde fuereis, tengo de ir.

Por donde pasareis,

tengo de pasar»

(Santa Teresa, Camino 21,6).

——————————

Cuaresma: Tiempo de limosna, ayuno y oración.

Cuaresma: Posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.

Cuaresma: Oportunidad para empezar a amar de nuevo.  

La Cuaresma es un derroche de gracia, una oportunidad, un camino. Más que para hacer es un tiempo para dejarnos hacer. Es un espacio y un tiempo para el amor.

La Cuaresma es un tiempo privilegiado para encontrar el gusto y el sentido de la plegaria. Es un tiempo privilegiado para encontrarnos con lo esencial, para recorrer los caminos de la libertad, la creatividad y la belleza.

Es camino de perdón. Dios es rico en perdón. Alegría. Hablar de perdón es hablar de Dios y de su misericordia entrañable. Dios se hace perdón en los gestos y palabras de Jesús, que acoge y come con pecadores, que es amigo de pecadores.

Espacio para el amor. Dios camina a nuestro lado y no nos abandona. La Cuaresma es un tiempo de gracia, tiempo de siembra, de esperanza, tiempo de amor y de ternura. Invitación al amor.

Camino hacia el bautismo. Llamados a la increíble buena nueva de la salvación y de la resurrección de la mañana de Pascua.

Caminar los caminos de la ternura, del perdón, del amor. Con Cristo aprendemos los caminos de la libertad, de la creatividad, de la belleza.

Salir al encuentro solidario del dolor y la humillación de las víctimas de este mundo. Ensancha mi corazón para la compasión, abre mis ojos para compartir el dolor.

La Cuaresma es una invitación a crecer en nuestra calidad de amor y a hacer posible que los hombres y mujeres vivan mejor y sean más felices. Porque la gloria de Dios es que todos vivan en plenitud.

Una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor. Para prepararnos a recibirla, laProvidencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, «signo sacramental de nuestraconversión», que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.

Como todos los años, con este mensaje deseo ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia; y lo hago inspirándome en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12)…

 

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2018
«Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12)

3ª Semana de Cuaresma EVANGELIO DIARIO

LECTIO DOMINGO II

2ª Cuaresma EVANGELIO DIARIO E

Oración para el comienzo de la Cuaresma

DOMINGO I de Cua.Lectio

TIEMPO DE SILENCIO

ENTRA EN TU CUARTO, CIERRA LA PUERTA

CUARESMA: TIEMPO DE SILENCIO.    

 

Dime,

¿cómo curarse de la mirada

que ve pero no penetra?

Dime,

¿cómo habitar el silencio?  

 

Quietud,       

        una tensa atención,       

       un levitar del corazón.  

 

Esto es.

No hay palabras.

A través del abismo

entre aguas cenagosas,                     

                    resplandor.    

 

ENTRA EN TU CUARTO,

CIERRA LA PUERTA…    

 

Tiempo de silencio. 

Luis Albornoz

EVANGELIO DIARIO EN LA CUARESMA

LOS SÍMBOLOS EN LA CUARESMA

TE COMPADECES DE TODOS, SEÑOR

La ceniza:

 

“Convertíos a mí de todo corazón” (Jl 2,12).

  • Expresa la conversión, el deseo de liberarnos del mal: la desunión, la violencia, la insolidaridad, la indiferencia, que hay en nosotros y ponernos en el camino hacia la Pascua.
  • Es un gesto de verdad y de súplica ante el Dios de la Vida. Es un signo de comienzo. Con la ceniza comenzamos el camino hacia la Pascua…La Cruz: “El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo” (Lc 9, 23).
  • Símbolo predilecto para representar a Cristo y su misterio de salvación. Símbolo de la nueva alianza realizada en la Pascua de Jesús.
  • Ilumina nuestra vida. Nos da esperanza. Nos enseña el camino. Nos asegura la victoria de Cristo. Nos compromete a seguir el mismo estilo de vida de Jesús para llegar a la nueva existencia del rEl Ayuno solidario:“Llegará un día en que se lleven al novio, y entonces ayunarán” (Mt 9, 15).
  • Es una voz profética para recordarnos que todo es bueno, pero relativo, que los valores materiales no son absolutos, que los valores sobrenaturales hay que cuidarlos.
  • Nos enseña misericordia. Nos convierte en más transparentes y disponibles para los demás, menos llenos de nosotros. Nos educa el egoísmo y la autosuficiencia y a abrirnos más a Dios y a los hermanos…El camino:Jesús vio a un publicano llamado Leví, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: “Sígueme” (Lc 5,27).
  • La vida cristiana es seguir a Jesús, es hacer camino.
  • El “marchar”, el caminar en la vida cristiana y más en la celebración, viene a ser una parábola de la Iglesia en camino. Una comunidad escatológica que en cierto modo se trasciende a sí misma y avanza hacia la meta propuesta. Que se siente peregrina, sin afincarse excesivamente ni en un lugar ni en una situación.

Miércoles de Ceniza

Calendario de Cuaresma

DOMINGO VI LECTIO

“Un sabio va a dialogar con los obreros que penan en una cantera bajo el calor del día y el peso de la jornada: un trabajo inhumano, un trabajo…Pregunta a cada uno de ellos lo que está haciendo. El primero levanta hacia él una mirada sombría y taciturna y declara: “Bien lo ves tú, pico piedra”. El segundo le mira con ira: “Bien lo sabes tú, me gano la vida”. El tercero, con los ojos llenos de luz, le dice: “¿No lo adivinas? ¡Nunca lo adivinarías! Construyo un templo a mi dios”.

Un abrazo y mi oración. Antón

DOMINGO V LECTIO

Somos diferentes
Te doy gracias, Dios, Padre, porque nos has creado diferentes los unos de los otros.
Nuestros rostros tienen todos los colores, y tu luz se refleja en esta variedad.
Te doy gracias porque nos has dado lenguas distintas que expresan la gozosa diversidad de la vida y hablan de ti de mil maneras.
Mi hermano es distinto de mí, y esto es bueno, y esto es la riqueza de todos.
Y esta diferencia me obligará a esforzarme para entenderlo, y le obligará a él a esforzarse para entenderme a mí, y esto nos hará crecer a los dos.
Te alabo, Señor, porque nos podemos descubrir unos a otros y podemos vivir la alegría de encontrarnos; porque podemos compartir lo que somos y ofrecernos mutuamente.
Y por encima de todo te doy gracias porque tú eres nuestra unidad.
Tú estás presente en cada hombre y en cada mujer, en cada país y en cada ciudad, en cada pueblo y en cada barrio, en cada lengua y en cada color de piel.
Tú eres Dios, y nos unes en Jesús, tu Hijo, hermano de cada uno de nosotros.

Un abrazo y mi oración.Antón

V Semana del Tiempo Ordinario EVANGELIO ORADO

DOMINGO IV lectio

«El mundo los necesita a ustedes, jóvenes de los pueblos originarios, y los necesita tal y como son. ¡No se conformen con ser el vagón de cola de la sociedad, enganchados y dejándose llevar! Los necesitamos como motor, empujando. Escuchen a sus abuelos, valoren sus tradiciones, no frenen su curiosidad. Busquen sus raíces y, a la vez, abran los ojos a lo novedoso, sí… y hagan su propia síntesis. Devuélvannos al mundo lo que aprenden porque el mundo los necesita originales, como realmente son, no como imitaciones». Papa Francisco (A los niños del Hogar de acogida ‘El Principito’, en Puerto Maldonado, Perú, a quienes llamó “estrellitas que iluminan en la noche”).

IV Semana del Tiempo Ordinario

DOMINGO III Lectio

«El silencio no se limita a la ausencia de palabras; es estar dispuesto a escuchar otras voces: la de nuestro corazón y, sobre todo, la voz del Espíritu Santo.
En la liturgia, la naturaleza del silencio sagrado depende del momento en que se observa: “En el acto penitencial y después de la invitación a orar, cada uno se recoge en sí mismo; pero terminada la lectura o la homilía, todos meditan brevemente lo que escucharon; y después de la Comunión, alaban a Dios en su corazón y oran”.
Antes de la oración inicial, el silencio nos ayuda a recogernos en nosotros mismos y a pensar en por qué estamos allí. De ahí la importancia de escuchar nuestro ánimo para abrirlo luego al Señor. Tal vez venimos de días fatigosos, o de alegría, de dolor, y queremos decírselo al Señor, invocar su ayuda, pedirle que esté cerca de nosotros; tenemos familiares y amigos que están enfermos o que atraviesan pruebas difíciles; deseamos confiarle a Dios las suertes de la Iglesia y del mundo. Para esto sirve el breve silencio antes de que el sacerdote, recogiendo las intenciones de cada uno, exprese en voz alta a Dios, en nombre de todos, la oración común que concluye los ritos de introducción, haciendo la “colecta” de las intenciones individuales.» Papa Francisco

Buena semana.Un abrazo y mi oración. Antón

II Semana del Tiempo Ordinario

ESPERA A JESUS CON MARIA y JOSÉ

¡Feliz Navidad!Días de Navidad

Para vivir la Navidad con todos los sentidos

Octava de Navidad EVANGELIO ORADO

DOMI III ADV LECTIO

Oración de alma enamorada

En Adviento

ADVIENTO

Segunda semana de Adviento

Calendario de Adviento

Secuencia, pentecostés

Invocación al Espíritu

Las Bienaventuranzas

Domingo de Resurrección17

Sábado Santo

Viernes Santo

Jueves Santo

El Evangelio en la SEMANA SANTA (1)

Oración para iniciar la Semana Santa

Retiro de Cuaresma

En este material de retiro, sobre los dos primeros capitulos de Job, reflexionamos sobre la tentación en la vida del cristiano.

Son cuatro carpetas:

11Si no tengo amor, no me sirve

12Si no tengo amor, no me sirve

13Si no tengo amor, no me sirve

2Si no tengo amor, no me sirve

EL ESPÍRITU ES EL QUE DA VIDA

Y CÓMO SE TE HAN ABIERTO LOS OJOS

San José

SOY YO

Me pongo en camino

Calendario de Cuaresma

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO

BUSCAD EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA

Caminos de sencillez y confianza

En estos días pasados me ha llegado un texto precioso que nadie quiere firmar. Parece que no tiene autor. Como me lo han compartido os lo comparto. Y yo me atrevo a poner mi nombre como autor y te invito a que también hagas lo mismo. Creo que después de hacer esto uno cree que el mensaje de las llamadas bienaventuranzas del Evangelio y de Jesús son más verdaderas.

Por una vez es posible que hablemos de tres comentarios del Evangelio, éste de ahora, y los dos del archivo adjunto.

Buena semana. Nos vemos aquí dentro de nada. Besos. Abrazos.

Catorce CURSOS GRATUITOS

Después de ver que hay gente que se hace millonaria explicando en un taller

cómo ser líder…

qué hacer para auto sanarse…

que te enseñan a mejorar tu imagen…

y blogs sobre cómo mantener un matrimonio saludable…

Quiero compartir este resumen. ¡Todo en dos pasos! Aquí van:

Curso 1: Para Bajar de Peso en dos pasos:

  1. Cierre la boca, y
  2. Póngase a hacer ejercicios.

Curso 2: De Administración en dos pasos:

  1. No gaste lo que no tiene, y
  2. Deje de pedir prestado.

Curso 3: Para Mejorar su autoestima en dos pasos:

  1. Quiérase mucho así como está, y
  2. Que le importe un carajo lo que piensen los demás.

Curso 4: De Superación personal en dos pasos:

  1. Deje de hacerse el mártir, y
  2. Póngase a trabajar.

Curso 5: Para Encontrar pareja en dos pasos:

  1. No hay gente hecha a la medida de sus caprichos, y
  2. Por favor, piérdale el miedo a estar solo/a.

Curso 6: De Autosanación en dos pasos:

  1. Perdónese sus estupideces, y
  2. Perdone las estupideces de los demás.

Curso 7: Para Hablar en público en dos pasos:

  1. No tenga miedo a decir bobadas, y
  2. Si ya las dijo, no se calle… siga hablando.

Curso 8: De Mejoramiento de Imagen:

  1. Báñese, péinese, lávese los dientes, y
  2. Luego cuando salga de su casa, camine siempre DERECHIIITO.

Curso 9: De Modales y Etiqueta en dos pasos:

  1. Salude siempre, y
  2. Mastique con la boca cerrada.

Curso 10: De Liderazgo en dos pasos:

  1. Pida las cosas con narices y sin miedo, y
  2. Dé siempre ejemplo.

Curso 11: De Valores en dos pasos:

  1. No joda a su prójimo, y
  2. Siempre que pueda, ayúdelo.

Curso 12: De Autoconocimiento en dos pasos:

  1. Mírese siempre bien en el espejo, y
  2. Dígase sus verdades aunque le duelan.

Curso 13: De Matrimonios de Éxito en dos pasos:

  1. No ponga los cuernos, y
  2. Cumpla con sus obligaciones, sea feliz.

Curso 14: De Crecimiento Emocional y Espiritual en dos pasos:

  1. Deje de tenerse lástima, y
  2. Deje de echarle la culpa a los demás de sus fracasos.

NOSTALGIA DEL ABSOLUTO

Los regalos de Jesús

Felicitación de Navidad

Adviento y Navidad

Felicitación de Navidad

estad-en-vela

el-tiempo-de-adviento-2016

oracion-para-comenzar-el-adviento

 

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR

Porque necesito disfrutar y sentir,
aun en medio de tantas dificultades y penas
un momento de dicha y de fiesta
de alegría y de amistad
de plenitud, paz y reconciliación conmigo mismo
SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR
Pero bañado con el traje del amor
inundado con la fuerza de tu presencia
calzado con el espíritu de las bienaventuranzas
SI ME INVITAS, YO QUIERO IR….SEÑOR
¿Me dejarás compartir tu mesa, Señor?
Es tanto lo que me falta para ser un perfecto invitado
Digo amor, y mis obras se quedan en un vacío pregón
Pretendo la justicia, y me busco a mí mismo
Añoro un mundo nuevo, y lo pienso sin Ti
Trabajo por sobrevivir, y no siempre lo hago mirando al cielo
¿Aún sigues empeñado en invitarme, Señor?
SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR
Haz que, tu convite, llegué al lugar donde yo pueda responder
A mi corazón, para que sólo sea para Ti
A mi alma, para que sienta que vives en mí
A mi caminar, para que no me sienta sólo ni desamparado
A mi trabajo, para que mis ocupaciones no me alejen de TI
SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR
Haz que, mis palabras, suenen a fiesta de fe
Haz que, mis pasos, no se alejen de tus caminos
Haz que, mi semblante, sea agradecido por la fiesta convocada
SI ME INVITAS YO QUIERO IR…SEÑOR
Contigo, aquí en la tierra, y un día…ojala en el cielo
Contigo, aquí en el dolor, y un día…en el gozo eterno
Contigo, aquí en las dudas, y un día…en la gran verdad que me espera
Contigo, aquí en las sombras, y un día…ante el rostro del Padre.
Amén.

Te seguiré…

Te seguiré allí a dónde vayas,
sin mirar atrás,
sin escuchar ninguna otra voz
que no sea tu voz que me reta
a vivir libre de afectos y consuelo,
de seguridades y refugios.

Te seguiré,
por la ardua ruta
de desiertos y mares,
a veces de calma,
a veces de amenazas
e infortunios constantes.

Te seguiré,
con mi paso torpe y vacilante
que tú nunca recriminas
y clavaré el áncora
en la humanidad sufriente
de tu ser itinerante.

Te seguiré….
a vaivén de los vientos
de la incertidumbre.
Pero tú, ¡Oh Amor eterno!,
si ves que me pierdo
o descarrilo, no dejes
de venir a rescatar este corazón
mío, que tan a menudo late
descompasadamente.

Un abrazo, mi oración y mucha salud. Antón

Que la lengua humana

cante este misterio:

la preciosa sangre
y el precioso cuerpo.
Quien nació de Virgen
Rey del universo,
por salvar al mundo,
dio su sangre en precio.

Se entregó a nosotros,
se nos dio naciendo
de una casta Virgen;
y, acabado el tiempo,
tras haber sembrado
la palabra al pueblo,
coronó su obra
con prodigio excelso.

Fue en la última cena
-ágape fraterno-,
tras comer la Pascua
según mandamiento,
con sus propias manos
repartió su cuerpo,
lo entregó a los Doce
para su alimento.

La palabra es carne
y hace carne y cuerpo
con palabra suya
lo que fue pan nuestro.

Hace sangre el vino,
y, aunque no entendemos,
basta fe, si existe
corazón sincero.

Adorad postrados
este Sacramento.
Cesa el viejo rito;
se establece el nuevo.

Dudan los sentidos
y el entendimiento:
que la fe lo supla
con asentimiento.

Himnos de alabanza,
bendición y obsequio;
por igual la gloria
y el poder y el reino
al eterno Padre
con el Hijo eterno
y el divino Espíritu
que procede de ellos. Amén.

Gloria a Dios.
Gloria a Dios.
Gloria.
Gloria a Dios

Buena semana. Antón

SEMANA XI T.O.

IX Semana del Tiempo Ordinario

TIEMPO DE PASCUA

Pentecostés es la fiesta «del Espíritu»: del Espíritu de Jesús, del Espíritu en la Iglesia, del Espíritu de todo bautizado, del Espíritu en el mundo. Por eso cierra el ciclo pascual de los 50 días. 

La Iglesia en sus comienzos estrena la fiesta del Espíritu Santo. La alegría, o sea el Espíritu, está presente en la comunidad primitiva: los discípulos, las mujeres y, entre ellas, María la Madre de Jesús están llenos de Espíritu Santo. Todos hablan y entienden el lenguaje del amor. Y la Iglesia comienza el anuncio, su misión ante la humanidad.

Jesús regala el Espíritu, “exhaló su aliento sobre ellos”, repite el gesto primordial del Creador que alienta sobre el barro del primer ser humano y le da vida. Así ahora, el Espíritu brota de la boca de Jesús para dar vida nueva a nuevas criaturas, a una nueva creación.

La nueva humanidad. Donde está el Espíritu no hay distinciones, ni clases de personas, ni élites. El Espíritu a todos comunica su fuerza, su ánimo; en torno a El surge la nueva condición humana del amor. La plenitud del Espíritu nos va haciendo tomar conciencia de que somos una nueva creación, una nueva humanidad, de que somos consagrados en la verdad y en la libertad.

“Espíritu Santo, en Ti se nos ofrece descubrir esta realidad sorprendente: Dios no crea en nosotros ni el miedo ni la angustia, Dios no puede más que amarnos.
Espíritu Santo, para cada uno de nosotros tienes una llamada, concédenos buscar, descubrir, lo que esperas en cada uno de nosotros”
 (Roger de Taizé).

Oración

¡Oh llama de amor viva,
que tiernamente hieres
de mi alma en el más profundo centro;
¡Pues ya no eres esquiva,
acaba ya, si quieres;
rompe la tela de este dulce encuentro!

¡Oh cauterio suave!
¡Oh regalada llaga!
¡Oh mano blanda! ¡Oh toque delicado!,
que a vida eterna sabe
y toda deuda paga;
matando, muerte en vida la has trocado.

¡Oh lámparas de fuego,
en cuyos resplandores
las profundas cavernas del sentido,
que estaba oscuro y ciego,
con extraños primores,
calor y luz dan junto a su querido!

¡Cuán manso y amoroso
recuerdas en mi seno,
donde secretamente solo moras,
y en tu aspirar sabroso
de bien y gloria lleno,
cuán delicadamente me enamoras!
Amén.

(San Juan de la Cruz)

Un abrazo, mi oración…que nos dejemos guiar por el Espíritu.

EVANGELIO DÍA A DÍA(3)

“San Juan de la Cruz nos regala una palabra sobre María en la que nos dice que su música fue la del Espíritu Santo, que bailó a su son solamente. No tuvo más señores ni más dueños de su alma.

María posee una música, hecha canción, que es grito, plegaria.

Su voz retoma la música y la canción de épocas pasadas, trayendo a este momento presente todo el cariño y la misericordia de Dios con su pueblo que se manifiesta ahora de manera entera­mente sorprendente.

La canción de María es en su corazón un grito de júbilo incontenible porque Dios ha mirado su pequeñez, su simplicidad… Y nace canción verdadera, conmovedora, del eco con que Dios resuena en ella.

La letra de su canción es «FIAT», «hágase»… y la canta con toda su vida, en todos sus gestos.

Orar ¿no es cantar con toda la vida, con todas las fuerzas, la vieja canción de un pueblo que da gracias y se siente salvado, emocionado por la cercanía de Dios, la vieja canción nueva en labios de una mujer libre?

Canta la canción que nace de su ser irrepetible, porque cada uno tiene su canto. Dios entregándose a cada uno y haciendo alianza de comunión crea en nosotros un canto siempre nuevo y siempre antiguo que, unido al de los hermanos, prepara el gran concierto polifónico del reino nuevo, ya aquí”

También en estos tiempos de pandemia podemos cantar, con María, la canción de todos los tiempos y lugares: “FIAT», «hágase»…

La canción que expresa confianza total en un Dios que camina a nuestro lado, que sabe lo que nos sucede, que pase lo que pase, la vida siempre triunfa, el amor es más fuerte, se fortalece la fraternidad y la comunión se dilata.

Contigo, María de Nazaret, Madre de Jesús y nuestra, decimos silenciosos en esta situación desconcertante e incierta: “FIAT», «hágase»… 

Con nuestra vulnerabilidad, fragilidad, y miedos ponemos nuestras manos en tus manos de Madre, para orar: “FIAT», «hágase»…

Un abrazo y mi oración…y mucha salud.

Evangelio día a día(2)

¿Donde estas hoy?

El hombre hace caminos,
sin saber muy bien dónde
dirigirse, a lo desconocido…

Por lo inhóspito es atraído
sin saber muy bien dónde,
descubriendo lo nunca visto.

Grandes, muy grandes hechuras:
praderas, puentes, caminos,
valles y puertos, llanuras;
montañas y lagos… la fe.

Imposible echarse a andar
sin meta, senda o motivo,
sin la fe que dé el oxígeno
para llegarse al río, a la mar…

—¿Cristo es nuestro camino?…
—“Pisad donde yo antes he pisado”.
—Cristo, sí, nuestro camino:
pisad fuerte sobre tierra firme,
la tierra del Cristo humano.  

LONGINOS PÉREZ

Via Lucis 4

Un abrazo, mi oración y mucha salud.

La pandemia nos ha hecho conscientes de que hay mucho por hacer, muchas brechas que reparar, muchos proyectos por soñar y levantar, mucho dolor que curar, muchas muertes que celebrar dándoles sentido, muchos más pobres en las periferias con los que compartir. ¿Cuál será la certeza común que nos regala el Espíritu para comenzar? Un camino de futuro recorrido con Jesús: ‘os llevaré conmigo’. Un estilo de vida, el de Jesús: ‘que donde yo estoy esteis también vosotros’, en el que se multipliquen los cuidados de unos a otros, se ofrezca tiempo regalado, se abran espacios de ternura.
Juntos andemos, Señor.

Un abrazo, mi oración y mucha salud. Antón

Oración a Maria del Papa Francisco (Carta del Mes de Mayo)

«Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios».

En la dramática situación actual, llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos refugio bajo tu protección.

Oh Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia de coronavirus, y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran por la pérdida de sus seres queridos, a veces sepultados de un modo que hiere el alma. Sostiene a aquellos que están angustiados porque, para evitar el contagio, no pueden estar cerca de las personas enfermas. Infunde confianza a quienes viven en el temor de un futuro incierto y de las consecuencias en la economía y en el trabajo.

Madre de Dios y Madre nuestra, implora al Padre de misericordia que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar un horizonte de esperanza y de paz. Como en Caná, intercede ante tu Divino Hijo, pidiéndole que consuele a las familias de los enfermos y de las víctimas, y que abra sus corazones a la esperanza.

Protege a los médicos, a los enfermeros, al personal sanitario, a los voluntarios que en este periodo de emergencia combaten en primera línea y arriesgan sus vidas para salvar otras vidas. Acompaña su heroico esfuerzo y concédeles fuerza, bondad y salud.

Permanece junto a quienes asisten, noche y día, a los enfermos, y a los sacerdotes que, con solicitud pastoral y compromiso evangélico, tratan de ayudar y sostener a todos.

Virgen Santa, ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas y se venza este virus.

Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, diligencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad.

Santa María, toca las conciencias para que las grandes sumas de dinero utilizadas en la incrementación y en el perfeccionamiento de armamentos sean destinadas a promover estudios adecuados para la prevención de futuras catástrofes similares.

Madre amantísima, acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria. Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio y la constancia en la oración.

Oh María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad.

Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. 

¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén.

 

Via Lucis 3(1)

«¡Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Padre de misericordia y Dios del consuelo!
Él nos alienta en nuestras luchas hasta el punto de poder nosotros alentar a los demás en cualquier lucha, repartiendo con ellos el ánimo que nosotros recibimos de Dios.
Si los sufrimientos de Cristo rebosan sobre nosotros, gracias a Cristo rebosa en proporción nuestro ánimo» (2 Cor 1, 3-5).

Evangelio día a día 4

Todos confinados, pero más desiguales.

Todos confinados, pero más desiguales.
No. El confinamiento no es igual
para todos y el Covid-19 sabe también
sabe de clases y fronteras.

Colas de la vergüenza.
No para ir a comprar, porque hay a quienes no
les queda nada para ir a comprar.
Colas de la vergüenza a las puertas de un comedor
social, de una oficina de Cáritas, de un albergue
o de un centro de servicios sociales.

Vergüenza que desenmascara
a una sociedad que especula, extorsiona,
discrimina y vulnera los derechos
de los más débiles y vulnerables.
Vergüenza para los que, por primera vez,
se han visto obligados a pedir ayuda para sobrevivir.

Todos confinados pero desiguales.
Miles de personas no tienen conexión a internet,
ni watsapp, ni tablet, ni Netflix, ni sofá, ni ventanas,
ni agua, ni luz, ni comida en la nevera …..
Humanidades violentadas,
invisibilizadas, ignoradas, maltratadas.

Y a pesar de todo ….
Tu luz se hace camino en sus
corazones sufrientes.
De ellos, y no de otros, brotan clamores
de esperanza que nos traspasan.
En ellos se concentran gestos
de solidaridad que nos perforan
nuestra conciencia.
Manos amigas que comparten
piso o habitación sin pedir nada a cambio.

Miradas cómplices que se ofrecen
para salir a buscar ayudas de vida,
para compañeras enfermas
o incapacitadas.
Almas heridas capaces de
conmoverse, a pesar de todo, 
por el dolor ajeno y dispuestas a ser consuelo 
para los que están igual o peor.
Lecciones de humanidad en tiempos de pandemia.
¿Aprenderemos?
¿Vislumbraremos tu Presencia en su vivir?

¡Dichosos los que nada tienen, de ellos es el Reino de los Cielos!.
Que así sea.

Mar Galceran.

Feliz día del Buen Pastor.

 
 
https://www.matermundi.tv/2020/04/25/3-escucha-y-consuelo-creer-para-cuidar/
Estaba en blanco

Leyente, tendrás que saber que a veces me pasa que me quedo en blanco. Creo que son los años. Creo que pueden ser los días, por aquello del exceso de nubes, exceso de lluvia o vaya uno a saber por qué exceso. El caso es que uno se pone en blanco y no hay manera de conseguir que tres palabras juntas sean el cabo de una idea que te ronda por las neuronas. Hay días que no hay manera.

 
Ahora es uno de esos días. Y cuando esto me pasa suelo acudir a esa realidad que son las ‘citas’. Acudir a las ‘citas’ es como sentirse mendigo. Uno se sabe necesitado con urgencia de algo y pide ayuda. Tan humano y sencillo como eso: pedir ayuda. 
 
Cuando me quedo en blanco y decido pedir ayuda mi autoestima se siente golpeada. Pero si la cita que viene en mi ayuda le pertenece a un tal ‘Anónimo’ es como si en realidad no me sintiera tan mendigo. Es como si me ayudara o usara de lo que nos pertenece a todos. Y siento de esta manera que estoy ‘compartiendo’. 
 
Y eso ya sí que me anima. ‘Compartir’ no sólo está bien, sino que es bueno. Más, compartir es muy humano, muy de personas, muy de ser… ‘solidario’. Y cuando se llega a este punto, mi yo escribiente se viene arriba y me llego a considerar ‘alguien’, como si acabará de convencerme de tener ‘pensamiento propio’. Aunque venga enseguida ese ‘pepito grillo maldito’ que me dice que no, que me equivoco, que copio, que soy tan ignorante como, al menos, el cincuenta por cien de los humanos que escriben. 
 
Dicho esto, que es lo más importante de cuanto ignoraba que sería el comienzo de la presentación habitual del par de comentarios, voy concluyendo que lo que deseaba era copiar unas líneas que alguien tituló ‘La parábola del colibrí’. 
 
Y escrito el título, seguro que el noventa y nueve por ciento de mis lectores que son algo así como noventa y nueve ya la habéis leído y meditado y copiado y compartido hasta el manoseamiento a lo largo de estos días del confinamiento mundial. Si el autor que la escribió supiera la de veces que ha sido copiada como de autor ‘Anónimo’ y le hubiéramos tenido que pagar un euro como ‘derechos de autor’ a estas horas bien podría pagarse un paseo por el espacio sobrevolando la pandemia (¡vaya, ya salió la palabra que no deseaba escribir). 
 
Bueno, para ti mi leyente y para mí, para los dos solitos ahora transcribo el texto de la parábola y así, tú y yo nos volvemos a sentir apaciguados por vernos fotografiados en ese colibrí de la parábola: «El bosque está en llamas y mientras todos los animales huyen para salvar sus vidas, un colibrí recoge una y otra vez agua del río para verterla sobre el fuego.
-¿Es que acaso crees que con ese pico tan pequeño vas a apagar el incendio? -le preguntó el león.
-Ya sé que no puedo solo -responde el colibrí- pero estoy haciendo mi parte» (Anónimo, hijo de Anónimo).
 
Pues así, ya está dicho y hecho todo. Me quedo tranquilo. La presentación está cumplida. Para este domingo 26 de abril he escrito una página sobre el relato de ‘los dos de Emaús’ de Lucas. ¿Quién puede decir ya algo nuevo sobre este asunto? Todos lo conocen. Y siempre se hablará de la misa y de la eucaristía, aunque como acontecimiento solo sucedió en las neuronas de su narrador llamado Lucas o quien fuera. ¿Como lo del colibrí? Probablemente.

Os pido disculpas, por no poder haber entrado la semana pasada.

SEMANA SANTA

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Oración de Pascua

Me enseñarás. Aprenderé.

Pandemia, cuarentena, virus, confinamiento. 

Ya he escrito las palabras que no debería dejar de decir en esta presentación de los comentarios para el domingo de Pascua. Todos sabemos ya de esto más de lo que imaginábamos al comenzar la Cuaresma en febrero. 

 

Todos somos ‘casi’ expertos en en estas experiencias de la realidad mostrenca de nuestro mundo Actual y Pascual. Nos lo sabemos casi todo. Casi todo, porque a estas alturas de la peli de la historia en toda guerra la primera víctima es la verdad…
Mis años me permiten comprenderme dentro del gran grupo de riesgo. Y me va a ser complicado ‘aprender’. Es tan novedoso este contexto… Casi renuncio a ‘enseñar’. Mejor ya, jubilado.
Por eso me he atrevido a titular esta presentación como acabas de leer arriba y como lo voy a escribir ahora.
Me enseñarás. Aprenderé. 
Te enseñaré. Aprenderás.
Los dos. Mano con mano en un abrazo.
Yo escribo y tú lees. 
Los dos lo hacemos para respirar, 
para pensar,
para vivir.
¿Lo sabías? 
Tú me enseñas a escribir.
Yo te enseño a leer.
Los dos aprendemos a mirar, 
a decidir, 
a caminar.
Para leernos y escribirnos siempre hay tiempo
porque tú y yo lo vamos a programar
para aprender a enseñar
y
para enseñar a aprender.
¿Es un juego? 
Es la vida.
Sólo así aprenderemos a enseñarnos,
sólo así encontraremos a la vez, tú y yo, 
la verdad de vivir.
Aprenderé y me enseñarás.
Te enseñaré a aprender.
¿Así es el leer y el escribir y el vivir?
Así me lo enseñó Juan, un escritor sagaz.
Y también Lucas, otro escritor audaz. 
CARMELO BUENO HERAS 

Calendario de Pascua

DOMINGO DE RAMOS

Comenzamos, hoy la Semana Santa, una semana que lo santo está en casa, con los miembros de tu familia, lo santo está en hacer cada momento, momento de amor y entrega. Está en hacer sonrisa, ante la desesperación de estar encerrado. Hacer escucha cuando todo te desborda y cansa. Hacer sencillamente silencio y sentir, que hoy, Jesús camina en mi hogar, con su borriquito y una palma que me recuerda que la dicha, está en encontrarme con los que espero, en esperar para dejarme amar, en sentir, que les necesitamos y por eso los esperamos.

EVANGELIO EN SEMANA SANTA

lectiora20s

Examen de vida al terminar la Cuaresma

ORACIÓN DE LA COMUNIÓN ESPIRITUAL

oracion responso por los difuntos

misa en tiempos de pandemia

 

Me ha enviado esto mi amigo Antón os lo dejo, para llevar adelante este momento duro pero lleno de esperanza.

Merece mucho, pero que mucho la pena. Cada línea es oro para nuestra alma, más valiosas que el agua en el desierto …

Tal parece que viviese hoy; que las hubiese escrito la mismísima Santa Teresa de Jesús ❤

Salud para [email protected]

Un abrazo y mi oración.

Antón

“Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, o Virgen gloriosa y bendita”. Papa Francisco

Un abrazo y mi oración.

III SEMANA DE CUARESMA(1)

Via Crucis

«Así pues, en este tiempo favorable, dejémonos guiar como Israel en el desierto (cf. Os 2,16), a fin de poder escuchar finalmente la voz de nuestro Esposo, para que resuene en nosotros con mayor profundidad y disponibilidad. Cuanto más nos dejemos fascinar por su Palabra, más lograremos experimentar su misericordia gratuita hacia nosotros. No dejemos pasar en vano este tiempo de gracia, con la ilusión presuntuosa de que somos nosotros los que decidimos el tiempo y el modo de nuestra conversión a Él.» Papa Francisco.Mensaje para la Cuaresma 2020
 
Buen camino hacia la Pascua. Un abrazo y mi oración

Oración del Papa ante el coronavirus

“Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, o Virgen gloriosa y bendita”.

III SEMANA DE CUARESMA

Volver a Dios «de todo corazón»

El Espíritu, llama de amor viva…
El Padre, misericordia entrañable…
Jesús, palabra de vida…  
Nos invitan a caminar hacia la Pascua,
como pueblo universal,
con el evangelio en el corazón
y el pan y el vino en las manos,
para vivir una Eucaristía,
y que así el mundo crea y se escuche
en toda la tierra la melodía del AMOR.
Y  se acreciente la cultura del encuentro
en la ÚNICA FAMILIA HUMANA.
 
«Que el Espíritu Santo nos guíe a realizar
un verdadero camino de conversión,
para redescubrir el don de la Palabra de Dios,
ser purificados del pecado que nos ciega
y servir a Cristo presente en los hermanos necesitados”.  
 
“Oremos unos por otros para que,
participando de la victoria de Cristo,
sepamos abrir nuestras puertas
a los débiles y a los pobres.
Entonces viviremos
y daremos un testimonio pleno
de la alegría de la Pascua” (Papa Francisco). 
 
Feliz camino a la Pascua. Un abrazo. Antón

1ª Semana de Cuaresma

EN CARNAVAL DISFRAZAR A TODA LA IGLESIA DE BROTE

En lo sombrío de muchas de nuestras iglesias y catedrales late escondido un mundo luminoso.   Hay dos formas de ver la vida y el sentido de la ceniza:  

1. Sombríamente: vida gris, triste, recuerdo del morir con pánico y dolor. Disfrutar es pecado. ¡Cuidado!  

2. Positivamente: somos barro y ceniza. Pintar de colorines los tonos grises de la vida de los que tenemos cerca, los contornos desdibujados de tantos que tenemos cerca. De los que están desenfocados. Sabiduría de un pelo canoso. Yo me apunto a esta segunda forma de vivir y sentir la ceniza con la que se inauguran los ‘rigores’ cuaresmales.  

Pero antes de adentrarnos en la Cuaresma no debemos pasar por alto el Carnaval: fiesta de máscaras y disfraces…  

He pedido sugerencias para mi disfraz de este año… Alguien, queriendo sugerir algo nuevo, me ha dicho, disfrázate de brote. Siento que no lo ha pensado mucho, pero me ha sugerido algo lleno de simbolismo.  

La verdad es que lo voy a tener difícil para encontrar el traje, y que se sepa de qué voy vestido. Me vestiré de un brote minúsculo, y para no paganizar mi alegría, me propondré que sea verdad mi traje, que se me contagie mi elección.  

He pensado disfrazar a toda la iglesia de brote. Cambiar el negro o rojo, o púrpura, por el color verde vivo de los brotes en la primavera, antes de pedir a todas las comunidades, cabildos, cristianos de base, creyentes… que me dejen probarles el traje me disfrazaré también de niño y pediré a todos que me dejen jugar con todos ellos a soñar que somos todos un brote, o muchos brotes de plantas aún desconocidas.

Luego les diré que para disfrazarnos de brote no tenemos tela, que hay que ser brote con los que uno es. No valen postizos. Tiene que ser un disfraz de autenticidad. Y que todo el mundo sepa que la Iglesia se une al carnaval, que laicos, obispos, papas, creyentes todos se han disfrazado, son brote de algo que está naciendo. La gente sabrá que la primavera otra vez está llegando a la Iglesia de Jesús, otra vez, ¡claro que sí!

Primeros días de Cuaresma

Calendario de Cuaresma

Oración para iniciar la Cuaresma

VII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

“Compartir tu comida con otro es un acto de amor fraterno. Luchar por hacer leyes para que no se juegue con el precio de los alimentos, para que no se pueda despilfarrar comida, es un acto de amor político. Enseñar a leer al que no sabe es un acto de amor fraterno. Hacer leyes para que la cultura y la educación no sean un lujo es un acto de amor político». Ayudar a una persona que no tiene trabajo es un acto de amor fraterno. Luchar para que haya trabajo digno para todos es un acto de amor político” (Encuentro y solidaridad).
Un abrazo y mi oración…Buen comienzo de la Cuaresma.

VI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

La pequeña parábola del silencio

 

Quiero descubrir la profundidad de mi alma

«¿Qué aprendes en tu vida de silencio?». Preguntó el caminante a un monje. El monje, que en aquel momento estaba sacando agua de un pozo, le respondió: «Mira al fondo del pozo. ¿Qué ves?».

El caminante obedeció la propuesta del solitario, y se asomó curioso al brocal del pozo. Después de observar bien respondió: «Sólo veo un poco de agua revuelta».

«Detente un instante en tu camino, hermano, -le dijo el monje- contempla silencioso y sereno el cielo y las montañas que rodean nuestro monasterio, y espera… «.

Tanto el monje como el caminante se entretuvieron contemplando en silencio durante un tiempo, que no se hizo largo, la belleza deslumbrante del entorno. El sol levante destacaba el perfil de las montañas en el fondo azul intenso del cielo.

«Hermano… vuelve ahora a mirar el pozo y dime: Qué ves?». «Ahora veo mi rostro reflejado en el espejo que me ofrece la serenidad del agua», contestó el caminante.

«Esto es, hermano, lo que yo aprendo en mi vida de silencio. Comencé reconociendo mi rostro reflejado en las aguas remansadas del pozo cada vez que me acercaba para llenar mi cántaro de agua. Después, poco a poco, fui descubriendo lo que hay más abajo de la superficie, hasta llegaba a entrever las pequeñas hiervas que crecen junto a las paredes excavadas al construir el pozo. Y en los días en los que la orientación de la luz del sol me lo permitía, y el agua estaba especialmente cristalina, llegué a ver las piedras del fondo y hasta los restos de un cántaro roto y olvidado que había caído hace años y quedó allí.

Me preguntabas qué aprendía en el silencio. Esta es mi respuesta: quiero descubrir la profundidad de mi alma, el rincón más hondo de mi corazón, y de mi propia vida. Vine al monasterio buscando a Dios, porque sabía que Él me envolvía con su presencia. Y cada vez voy comprobando con más claridad que Dios también está en lo más profundo del pozo, como alma que da sentido y color, luz y vida a todo aquel que se asoma al interior del propio pozo con el deseo de buscarlo”. (María Antonia Agüero)

Un abrazo y mi oración.

V SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

EL VIERNES TUVIMOS UN MOMENTO DE ORACIÓN Y CENA DEL HAMBRE.

Fuimos pocos, pero fue un momento de acción de gracias por el amor y la generosidad de Dios y en Jesús en nuestra vida. Pero de nuestra generosidad con los que devolvemos lo que nos dan más: Los pobres.

Esta fue la oración en forma de presentación, he puesto los videos con vinculos:

2QUIEN MÁS SUFRE EL MALTRATO AL PLANETA NO

EL VIERNES TUVIMOS UN RATO DE ORACIÓN: MIS VIERNES CON DIOS

Os dejo la oración

29 Perdon compartir

IV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

II SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO(1)

372 les lectures de diumenge

Les lecturas de los domingos del tiempo ordinario, a diferencia de los tiempos fuertes –que están escogidas para destacar lo que se celebra en aquél tiempo– siguen el criterio de la “lectura continua”, es decir, que los evangelios se leen de manera seguida, tal como el evangelista los escribió, de manera que enlazamos el domingo el relato del domingo anterior. Y los leemos en tres años o ciclos: el ciclo A, en que leemos el evangelio de Mateo; el ciclo B, en que leemos el evangelio de Marcos; y el ciclo C, en que leemos el evangelio de Lucas. El evangelio de Juan se lee en general en los tiempos de Cuaresma y Pasqua.

Cabe decir que en esta lectura continuada a veces se saltan fragmentos, para no repetir escenas que ya salen en otros años o porque aquellos relatos se leen en un tiempo litúrgico específico (como las tentaciones o la transfiguración, que se leen en la Cuaresma). Y, en el caso del evangelio de Marcos, que es muy breve, se intercalan además durante algunos domingos los fragmentos del capítulo sexto del evangelio de Juan, que es el discurso de Jesús que se presenta como el Pan de vida.

En el caso del evangelio de Mateo, tenemos un escrito que, tomando como referente el escrito de Marcos, incorpora unas cuantas enseñanzas que Marcos no recogía y amplía así con nuevas riquezas el conocimiento de Jesús, como son el sermón de la montaña con las bienaventuranzas, las parábolas, etc. Se nos quiere decir que la fe se basa en palabras pero en consonancia con los hechos. Es un texto en que se nota que el autor está vinculado al judaísmo, y quiere hacernos ver que Jesús es el enviado de Dios para cumplir las esperanzas de Israel.

En el evangelio de Marcos, nos encontramos con el relato evangélico más breve. Es un escrito breve, ágil, en el cual se recogen, sobre todo, hechos y actuaciones de Jesús, y pocas enseñanzas. Y a través de estos hechos y actuaciones nos muestran un hombre totalmente dedicado al servicio de los demás, que proclama que la fuerza de Dios se hace presente en el amor y no en el poder, hasta el punto de dar la vida. Y nos dice que este hombre es el Mesías, el Hijo de Dios, al cual hemos de buscar y encontrar.

Y en el evangelio de Lucas, encontramos un texto que parte del relato de Marcos, si bien incorpora enseñanzas de otras fuentes, entre las que destacan las escenas del buen samaritano, el hijo pródigo y Zaqueo. Él nos presenta una Buena Nueva de misericordia, de alegría, de humanidad, de atención a los pobres, de oración confiada.

Por lo que hace referencia a la primera lectura de los domingos del tiempo ordinario, está escogida en función del evangelio que se proclamará. La lectura nos presenta un relato del Antiguo Testamento que tenga relación con el evangelio que leeremos y nos introduzca en él. Puede ser una escena del Antiguo Testamento, una profecía que anuncie aquello que hizo Jesús, o una explicación que ayude a comprender lo que leeremos en el evangelio.

Finalmente, la segunda lectura no está escogida en función del evangelio, sino que nos ofrece una selección de fragmentos de las cartas de san Pablo y de las otras cartas apostólicas, de manera más o menos continuada. Es como un acompañamiento de la lectura evangélica, si bien sin tener relación entre ellas.

I SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Ordinario no significa de poca importancia, anodino, insulso, incoloro. Sencillamente, con este nombre se le quiere distinguir de los “tiempos fuertes”, que son el ciclo de Pascua y el de Navidad con su preparación y su prolongación.

Es el tiempo más antiguo de la organización del año cristiano. Y además, ocupa la mayor parte del año: 33 ó 34 semanas, de las 52 que hay.

El Tiempo Ordinario tiene su gracia particular que hay que pedir a Dios y buscarla con toda la ilusión de nuestra vida: así como en este Tiempo Ordinario vemos a un Cristo ya maduro, responsable ante la misión que le encomendó su Padre, le vemos crecer en edad, sabiduría y gracia delante de Dios su Padre y de los hombres, le vemos ir y venir, desvivirse por cumplir la Voluntad de su Padre, brindarse a los hombres…así también nosotros en el Tiempo Ordinario debemos buscar crecer y madurar nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor, y sobre todo, cumplir con gozo la Voluntad Santísima de Dios. Esta es la gracia que debemos buscar e implorar de Dios durante estas 33 semanas del Tiempo Ordinario.

Crecer. Crecer. Crecer. El que no crece, se estanca, se enferma y muere. Debemos crecer en nuestras tareas ordinarias: matrimonio, en la vida espiritual, en la vida profesional, en el trabajo, en el estudio, en las relaciones humanas. Debemos crecer también en medio de nuestros sufrimientos, éxitos, fracasos. ¡Cuántas virtudes podemos ejercitar en todo esto! El Tiempo Ordinario se convierte así en un gimnasio auténtico para encontrar a Dios en los acontecimientos diarios, ejercitarnos en virtudes, crecer en santidad…y todo se convierte en tiempo de salvación, en tiempo de gracia de Dios. ¡Todo es gracia para quien está atento y tiene fe y amor!

El espíritu del Tiempo Ordinario queda bien descrito en el prefacio VI dominical de la misa: “En ti vivimos, nos movemos y existimos; y todavía peregrinos en este mundo, no sólo experimentamos las pruebas cotidianas de tu amor, sino que poseemos ya en prenda la vida futura, pues esperamos gozar de la Pascua eterna, porque tenemos las primicias del Espíritu por el que resucitaste a Jesús de entre los muertos”.

Este Tiempo Ordinario se divide como en dos “tandas”. Una primera, desde después de la Epifanía y el bautismo del Señor hasta el comienzo de la Cuaresma. Y la segunda, desde después de Pentecostés hasta el Adviento.

Les invito a aprovechar este Tiempo Ordinario con gran fervor, con esperanza, creciendo en las virtudes teologales. Es tiempo de gracia y salvación. Encontraremos a Dios en cada rincón de nuestro día. Basta tener ojos de fe para descubrirlo, no vivir miopes y encerrados en nuestro egoísmo y problemas. Dios va a pasar por nuestro camino. Y durante este tiempo miremos a ese Cristo apóstol, que desde temprano ora a su Padre, y después durante el día se desvive llevando la salvación a todos, terminando el día rendido a los pies de su Padre, que le consuela y le llena de su infinito amor, de ese amor que al día siguiente nos comunicará a raudales. Si no nos entusiasmamos con el Cristo apóstol, lleno de fuerza, de amor y vigor…¿con quién nos entusiasmaremos?

Cristo, déjanos acompañarte durante este Tiempo Ordinario, para que aprendamos de ti a cómo comportarnos con tu Padre, con los demás, con los acontecimientos prósperos o adversos de la vida. Vamos contigo, ¿a quién temeremos? Queremos ser santos para santificar y elevar a nuestro mundo

TIEMPO ORDINARIO

La Navidad es un tiempo privilegiado para dar gracias a Dios por tantos dones recibidos y, más aún, es la voz que nos impulsa a ser regalo de Dios para los que tenemos cerca y para los de lejos: a los que tenemos cerca les brindamos la oportunidad de ser testimonio de amor; a los de lejos los presentamos al Señor con nuestra oración para que él nazca y renazca y se haga presente en sus vidas, alivie sus padecimientos y sea la fuerza que les ayude a caminar con esperanza en un mañana mejor.

De la mano de José, vivimos los últimos días del Adviento.
¡Feliz Navidad!
Un abrazo
 

IV SEMANA DE ADVIENTO

Calendario de Adviento 2019

DICIEMBRE

 
¡QUE BIEN SE YO LA FONTE QUE MANA Y CORRE, 
AUNQUE ES DE NOCHE!        
Aquella eterna fonte está escondida,          
que bien sé yo do tiene su manida                 
aunque es de noche.  
En esta noche oscura de la vida
que bien sé yo por fe la fonte Frida                 
aunque es de noche.
Su origen no lo sé pues no lo tiene,
más sé que todo origen della viene,                 
aunque es de noche.
Sé que no puede ser cosa tan bella
y que cielos y tierra beben della,                  
aunque es de noche.
Su claridad nunca es escurecida,
y sé que toda luz de ella es venida,                   
aunque es de noche.
Aquesta eterna fonte está escondida
en este vivo pan por darnos vida                  
aunque es de noche.
Aquí se está llamando a las criaturas,
y de esta agua se hartan, aunque a escuras                  
porque es de noche.
Aquesta viva fonte que deseo
en este pan de vida yo la veo                  
aunque es de noche.
(San Juan de la Cruz)
 

 Un abrazo y mi oración. Feliz Domingo Gaudete.

 
EL SUEÑO CUMPLIDO DE DIOS   
MARÍA EN EL CAMINO DEL ADVIENTO      
LLENA DE GRACIA 
EL SEÑOR ESTÁ CONTIGO  
MARÍA NOS INVITA A ESPERAR
MARÍA, EL CANTO NUEVO DE DIOS
MARÍA, LA MUJER NUEVA
EL ENCUENTRO CON MARÍA EN EL ADVIENTO 
MARÍA Y TERESA POR LOS CAMINOS DEL AMOR  
 
Un abrazo y mi oración. Antón
 
 
https://youtu.be/GwEa7Yk17Ww
 
 
  • Comienza el tiempo de Adviento con esperanza y una tarea misionera entre las manos. La Palabra de Dios te invita a ensanchar el horizonte, a dejarte sorprender por la vida que se presenta cada día con su novedad. La Palabra está llena del amor que Dios te tiene. Descúbrelo.  
  • El Señor está presente, aquí y ahora, en tu vida, en todo lo que te rodea, en todo lo que acontece; está llamando a tu puerta. Descubre su presencia. Entra con alegría en esta aventura apasionante del Evangelio. Haz silencio, no te inquietes por nada, ponte ante Dios, escucha lo que el Espíritu susurra en tu interior.  
  • En el Evangelio de hoy Jesús te invita a velar, a estar a la espera del que viene. Velar significa mirar con atención la vida, ayudar a vivir a los demás, confiar en el Dios de la vida. La vida tiene sentido, el que le ha dado Jesús.  

“Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (Papa Francisco, EG 1). 

Calendario de Adviento 2019

1ª SEMANA DE ADVIENTO

Reflexión para comenzar el Adviento

NOVIEMBRE

XXXIV Semana del Tiempo Ordinario

 
 

https://youtu.be/CqJY5pjSkgE

XXXIII Semana del Tiempo Ordinario

 
 
“Recuperad, Dios mío, el tiempo perdido con darme gracia en el presente y porvenir, para que parezca delante de Vos con vestiduras de bodas, pues si queréis podéis” (Santa Teresa, Exclamaciones 4, 2),  
Un abrazo y mi oración.

XXXII Semana del Tiempo Ordinario

En el cristiano siempre actúa el Espíritu. Tenemos que contar con él. Él sabe decirnos lo que nos conviene. Invoca al Espíritu, que prepara tu corazón a la escucha de la Palabra. El Espíritu hace que la Palabra se convierta para ti en una fuente de vida y de esperanza.

Ojalá puedas reconocer cuál es esa palabra, ese mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo con tu vida. Déjate transformar, déjate renovar por el Espíritu, para que eso sea posible, y así tu preciosa misión no se malogrará. El Señor la cumplirá también en medio de tus errores y malos momentos, con tal que no abandones el camino del amor y estés siempre abierto a su acción sobrenatural que purifica e ilumina” (GE 24).  

“Pregúntale siempre al Espíritu qué espera Jesús de ti en cada momento de tu existencia y en cada opción que debas tomar, para discernir tu propia misión. Y permítele que forje en ti ese misterio personal que refleje a Jesucristo en el mundo de hoy” (GE 23).  

Un abrazo y mi oración.

LECTIO DIVINA DOM.XXXI

 

OCTUBRE

 
 

 

El día 16 celebramos a nuestro fundador os dejo un video de su vida de la Provincia de Chile

Oración del otoño

 

Un canto al Creador 

Dios de las cuatro estaciones
que marcan el ritmo de la vida
de la tierra y del universo.
Dios de la hojas de infinitos colores.  
 
Dios de nuestros otoños
que cantan la belleza
de los hermosos paisajes
antes del inevitable despojo del mañana.
Haznos participar del movimiento de la gracia
en nosotros y de la variedad de tus dones.   
 
Danos palabras para poder celebrar
en esta temporada la generosidad y la tristeza,
la dulzura y la violencia,
la abundancia y el desapego.  
 
Enséñanos la vida interior y sus misterios. 
Sostennos en la espera de la única estación
cuando nos reuniremos con tu Hijo
para la cosecha final de siglos.  
 
 
(De la Revista Prier)
XXVIII Semana del Tiempo Ordinario

SEPTIEMBRE

Creo en ti, Jesús, novedad y belleza de todo lo creado. Tú levantas mi pequeña vida y la pones en alto, como una luz. 
Creo en ti, Jesús, que besas mi pobreza, engrandeces mi pequeñez y pones en mi vasija de barro el vino nuevo de tu amor. Gloria a ti por siempre. Amén.
 
 

OS PRESENTAMOS NUESTRO NUEVO EQUIPO DE GOBIERNO GENERAL

 
Nuovo Governo Generale:
Superiore Generale – P. Agustinus Purnama
Vicario e I. Assistente Generale – P. Marian Kołodziejczyk
II. Assistente Generale – P. Julio Cesar Werlang
III. Assistente Generale – P. Yacobus Lingai Imang
IV. Assistente Generale – P. Patrice Ralaivao
 

XXVI Semana del Tiempo Ordinario

 
Para Jesús, la oración es un encuentro vivencial con el Padre. En la oración expresa su esencia de Hijo íntimamente unido al Padre. Dedicado a Él, se dirige a Él con toda su existencia humana. El Padre se le desvela como el amor que le convida a tomar parte en su actuación, colaborando en la obra de su Reino.
El encuentro con el Padre es el alimento que sostiene su entrega al Reino. Conocer y llevar a término el Proyecto del Padre constituye su dedicación y la orientación de su existencia.
Un abrazo y mi oración.

XXV Semana del Tiempo Ordinario

Intenta quedarte un momento en silencio dejándote amar por Dios. Trata de acallar todas las voces y gritos interiores, y quédate un instante en su abrazo de amor. #ViajeApostólico #Mozambique.Papa Francisco.

De nuevo es domingo. Para ti y para mí

De nuevo estamos aquí. Tú y yo. 
De nuevo somos oyentes. De la  misma voz. Ahí y aquí. Desde donde sea. 
Yo estoy amaneciendo, medio dormido o despierto a medias. 
Tú estás, que es lo más importante. 
A mí me toca enviarte las letras que he afanado palabra a palabra en los últimos días para comentarte a mi manera lo que leo en esas palabras de siempre que están ahí, hincadas en las llanuras blancas de las páginas de tu biblia y de la mía. 
¿No sería mejor dedicarnos a otra cosa? Con toda seguridad, sí. 
Existen cosas mucho más importantes, relaciones mucho más enriquecedoras, emociones mucho más fuertes, opciones mucho más decisivas, planes mucho más atractivos y educativos… 
Sin embargo, estamos aquí. De oyentes, tú y yo. Parados ante unos mensajes antiguos. Muy antiguos. Pero que para nosotros, así lo espero y deseo, son mensajes nuevos. Como si fueran pan recién horneado. Y me digo: Comer palabras no es saludable, al menos de manera habitual. Tal vez llegue a serlo en algunos momentos.
Y no digo más ahora, aunque tampoco haya dicho nada sabroso aún. 
Te estará llegando ya una página escrita sobre un texto que no necesita ninguna otra palabra más. ¡Es tan claro, perfecto y definitivo que él solo es ya una biografía de aquel judío llamado Jesús de Nazaret! Este texto del que hablo es ‘Lucas quince’ al que se me ocurrió un día llamarlo también así: ‘Denunciado por compartir mesa y mantel’.
 

XIV Semana del Tiempo Ordinario

«Hay gente a la que el alma se le asoma por los ojos, o se le queda descansando en el regazo, acurrucada, harta de andar sola por los adentros, sin más futuros que los del minuto siguiente, sabedora de que el camino está en el encuentro fecundo». Monjas Trinitarias de Suesa

XXIII Semana del Tiempo Ordinario

El noveno mes del año, para muchos millones de vivientes de este planeta tierra, es septiembre. Y en este septiembre va a ir naciendo día a día, desde hoy mismo, un nuevo curso de cosas. Principalmente las cosas que podrían llamarse ‘académicas, educativas, escolares, universitarias’ y que algunos denominan con dos palabras en una expresión muy evocativa: enseñar a aprender .

Me quedaré con este ritintín de enseñar a aprender.
Y ¿esto comienza en septiembre? Oficialmente sí, aunque es cierto que este ‘enseñar a aprender’ comienza con el amanecer de cada día y con el despertarse. Unos a otros, las personas que respiramos, nos enseñamos a aprender. Quien es incapaz de aprender acaba por dejar de respirar y morirse. Quien es incapaz de enseñar acaba por cerrarse sobre sí  mismo como los pétalos secos de una flor hasta desaparecer. 
Enseñar a aprender es el arte de vivir.
Y este arte se renueva cada mes de septiembre. Es el arte que hemos ‘aprendido’ los humanos conscientemente. 
Enseñar a aprender conscientemente es, desde este domingo, el máster que nos mantendrá ocupados los restantes meses del año… Tu enseñas, yo aprendo; yo enseño, tu aprendes. Enseñan, aprenden; aprenderán enseñando… Así es la conjugación armoniosa del verbo convivir, al menos en el presente y para el futuro. Del pasado no digo nada, porque ya pasó y todos lo sabemos a nuestra manera. 
Creo que hoy me he levantado de gramático y no de bíblico, teólogo o evangelizador. 
Lo acabo de releer tres veces y he decidido dejar lo escrito como está. Escrito. Lo escrito pesa, como pesa el pasado. 
Los relatos de los Evangelios de Lucas y de Mateo sólo se acaban comprendiendo si el leyente consciente aplica el método crítico del ‘enseñar a aprender’. Me voy convenciendo lentamente de que éste fue el método que iluminó las decisiones y las sendas de la vida de aquel laico de la Galilea del norte de Israel que se llamó Jesús de Nazaret y al que deseamos muchos seguir resucitando, aunque no tengamos la certeza de acertar a hacerlo.
No tenemos la certeza, y por eso escribimos. Y este escribir es también, modestamente, ‘enseñar a aprender’.
¿Son otra cosa estos comentarios que lees a continuación? Los puedes leer también en el archivo adjunto…
Carmelo Bueno

“Bienaventurado el que te ama a ti, Señor; y al amigo en ti, y al enemigo por ti, porque sólo no podrá perder al amigo quien tiene a todos por amigos en aquel que no puede perderse” (C 4,9,14).

San Agustín de Hipona

XXII Semana del Tiempo Ordinario(1)

AGOSTO

 
 
 

DÍAS DE SILENCIO

 

EN EL VERANO

♥ Habita tu casa

♥ Descálzate y escucha

♥ Acoge el Proyecto de Dios en tu vida

♥ Aprende a mirar en la noche

♥ Adora el Misterio que habita tu vida

♥ Aprende a mirar con la luz de la esperanza

♥ Anuncia el amor

Espíritu dador de vida, en la interioridad del mundo, mantienes viva la fuente del amor.

«Que nada sea capaz de turbar la paz de mi interior ni hacerme salir de Vos, sino que cada momento me haga penetrar más hondo en la profundidad de vuestro Misterio» (Isabel de la Trinidad).

XX Semana del Tiempo Ordinario

VERANO…

 

TIEMPO PARA…

Tiempo para muchas cosas, también para Dios.

Tiempo para dejar que el Evangelio de cada día llene de agua nuestro pozo.

Tiempo para caminar como peregrinos pisando las huellas de la Virgen.

Tiempo para celebrar la vida y la fiesta, el encuentro con los demás.

Tiempo para buscar en la intimidad al Dios que nos ama.

Tiempo para tejer con nuestras manos y las manos de todos

un proyecto de paz y solidaridad para el mundo.

 

«Que nada sea capaz de turbar la paz de mi interior ni hacerme salir de Vos, sino que cada momento me haga penetrar más hondo en la profundidad de vuestro Misterio» (Isabel de la Trinidad).

XIX Semana del Tiempo Ordinario19

Despues de un tiempo de vacaciones, volvemos con vosotros. Perdonar, pero al no tener internet, nos ha resultado complicado. Pero estamos aquí.

BOLINOTICIAS (mayo-julio 2019)

JUNIO

Leyente de ahora y de estas cosas. Tú eres un caminante. Leer es caminar. También puede ser cierto al revés. De palabra en palabra es andar. Y al avanzar se va desvelando el misterio del mensaje. Y de línea en línea se va saboreando el paisaje de las historias que traen y llevan las palabras. Caminar es leer.

 
De camino o de caminos nos habla la buena noticia de los relatos del Evangelio para este domingo final del mes de junio. Por fin la liturgia recuerda que habíamos comenzado la lectura del Evangelio de Lucas y, creo yo, ha decidido esta liturgia al comienzo del verano retomar el hilo abandonado.
 
Espero que cada  leyente o caminante tenga muy consciente que este Evangelista nos ha contado desde el capítulo cuarto de su Evangelio hasta el 9,50 la evangelización de Jesús y de sus gentes por las tierras de Galilea. Evangelización he escrito, no otras palabras. La tarea de Jesús de Nazaret fue evangelizar, nos dice a cada paso y de diversas maneras este narrador informado.
 
En la vuelta a leer y meditar el mensaje de Lucas, la liturgia nos sitúa con Jesús y aquellos que fueron sus seguidores en el comienzo del camino que va desde Galilea hasta Jerusalén. Creo que se trata de un camino que no ha tenido tanta propaganda como el camino de Santiago, por poner un ejemplo. Tal vez, es posible que esté equivocado. 
 
El texto que nos iluminará durante una semana nos dice que este Jesús de Nazaret es un caminante con otros que van con él. Hacer ese camino desde Galilea a Jerusalén es el reto de esta semana y de todas las semanas que aún nos quedan hasta llegar a finales del mes de noviembre. Tenemos tiempo, no hay prisas, pero hay que caminar… 
 
Este camino del Jesús del Evangelio es un camino físico, pero es sobre todo un camino de aprendizaje interior. Al parecer, los seguidores de Jesús esperaban que llegara por fin el reinado de Dios y de su Mesías y así lo esperaron de Jesús. Pero el camino de este Jesús es el de la Evangelización. Todo cuando ha dicho y hecho en Galilea lo va a decir y hacer en Jerusalén. Cuando Lucas escribió su Evangelio habían pasado más de cuarenta años de la muerte y sepultura de Jesús y no era complicado explicar por qué había muerto como un mesías en minúscula y no como un MESÍAS de letras CAPITALES vestidas de SEÑORÍO, PODER y AUTORIDAD de ‘ordeno y mando’.
 
Este camino del aprendizaje se suele llamar el camino del seguimiento. Poco a poco y semana a semana aprenderemos a caminar como en su día aprendimos a leer… y a decidir.
 
 

XII Semana del Tiempo Ordinario

Danos hoy nuestro pan de cada día

 

«PAN NUESTRO»

Actitud: Expresamos con confianza de hijos ante nuestro Padre Dios nuestras necesidades y las de nuestros hermanos. Después de haber hecho nuestros los grandes deseos de Dios y de haber aprendido a decir tú (tu nombre, tu reino, tu voluntad), le decimos al Padre que nos mire a nosotros, para que vea nuestras necesidades y les ponga remedio.

Palabra: «No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo. no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos?» (Mateo 6,25-26).

Comentario: Jesús sabe de hambre, de sed, de cansancios y de cuánto los hermanos necesitan de pan. Sabe, sobre todo, de pan partido y repartido, de vida entregada para alimento de todos. Se ha hecho uno de nosotros hasta el fondo, por eso nos invita a dialogar con el Padre de esta realidad humilde y frágil como es el pan, y a construir en torno a él la comunión y la amistad. Jesús nos invita a presentar al Padre las necesidades más vitales que tenemos, lo que precisamos para vivir. Nos coge de la mano para no escaparnos ni al pasado ni al futuro. En el hoy se esconde el secreto de la vida. En el pequeño hoy. Lo que tenemos entre manos es tan importante y vital que no es bueno que lo echemos a perder considerándolo como penúltimo de lo que va a venir después.

El pan es sinónimo de alimento. Lo pedimos para el día de hoy, de tal modo que brote el abandono en la Providencia y vivamos el hoy sin la inquietud del mañana. Esta indica poca fe en la perfección del Padre, nace de una búsqueda de seguridad temporal que priva al discípulo de la serenidad y libertad necesarias para vivir el programa evangélico: Buscad ante todo el reino de Dios y su justicia. Decimos «pan nuestro» en un mundo, donde la mayoría pasa hambre, mientras al resto le sobran las cosas, donde crece el individualismo y la indiferencia ante todo aquello que no sea el propio goce. El «pan nuestro» pone a prueba nuestra vida de cristianos, llamados a creemos unos a otros y a comunicamos la vida, en gesto de pan y vino (amor) compartido, es decir, de eucaristía.

Relato: «¡Buenos días!, dijo el Principito. ¡Buenos días!, contestó el vendedor. Era un vendedor de píldoras que apagaban la sed. «Tomando una a la semana ya no se siente la necesidad de beber». – ¿Por qué vendes esto?, dijo el Principito. – Supone una gran economía de tiempo, dijo el vendedor. Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran 53 minutos a la semana. -¿Y qué se hace con esos 53 minutos? – Se hace lo que se quiere. – Yo, dijo el Principito, si tuviera 53 minutos para gastar, andaría despacio hacía una fuente».

Oración: Padre nuestro. Danos el pan nuestro de cada día, danos trabajo y salud. Danos arrestos para trabajar la tierra y poder comer. No nos des Tú de comer, aunque todo, en último término, viene de ti. Danos espíritu de justicia para que repartamos lo que es de todos. Y danos… lo de cada día, no lo de mañana y pasado mañana, para que no pongamos nuestras seguridades fuera de ti, ni robemos lo de hoy a los demás para asegurarnos el mañana.

Compromiso: No te guardes para ti los dones que el Padre te ha dado. Compártelos generosamente con los demás.

Feliz Domingo.Un abrazo y mi oración. Antón

 
EVANGELIO DE MATEO
Al origen del evangelio de Mateo está la primera sinagoga judeo-cristiana de la cima de Sión, en Jerusalén. Eso hace evidente que Mateo escriba en el seno de un ambiente judaizante, cuando la iglesia aún no ha roto con la Sinagoga. En la «cátedra de Moisés todavía hay los escribas y fariseos» (Mt 23,2). La composición primera del escrito sería, pues, de poco después de los años 70.

 

La estructura del libro tiene 5 partes -como los 5 libros de la Ley- iluminadas por 5 citas del AT:
Prólogo: Mt1-3 Infancia de Jesús, que va a Egipto siguiendo los pasos del pueblo de Israel.
1- Mt 4-7: «El pueblo que iba a oscuras ha visto una gran luz». Llamamiento a los apóstoles. Sermón sobre la Nueva Ley, que tiene que ser la LUZ del nuevo Pueblo, la Iglesia.
2- Mt 8-10: «Él Tomó nuestras enfermedades . Jesús cura a 10 enfermos, del cuerpo o del espíritu, y envía a los apóstoles a curar.
3- Mt 11-13: «Él no rompe la caña resquebrajada«. Pero como su generación lo rechaza, les habla en Parábolas que no entienden.
4- Mt 14-20: «Este pueblo honra a Dios sólo con los labios». Jesús da un Alimento que sacia el corazón y predica en Cafarnaún cómo tienen que ser sus seguidores.
5- Mt 21-25: «El Rey humilde monta un asno». Jesús entra en Jerusalén para revelar, finalmente, quién es Él, y como tenemos que VELAR antes no se acabe el tiempo.

Primera parte Mt 4-7:
«El pueblo que iba a oscuras ha visto una gran luz». Llamamiento a los apóstoles. Sermón sobre la Nueva Ley, que tiene que ser la LUZ del nuevo Pueblo, la Iglesia.
Sermón de la Montaña
LUNES X: Las bienabenturanzas
Dios regala el Reino a los:
-Pobres que han aprendido a contar, principalmente, con los dones de Dios.
-A quiénes lloran, abriéndose al consuelo de Dios.
-A los mansos, que sin medios para hacer prevalecer sus derechos, son defendidos gratuitamente
-A quiénes tienen hambre y siete de justicia, y estan al límite de la resistencia, y a quienes Dios da su derecho.
-A los misericordiosos que tienen una compasión activa.
-A los limpios de corazón que aman con un amor sin grietas.
-A los pacificadores que por todas partes comunican paz.
-A los perseguidos por el hecho de ser buenos, con la seguridad que su sufrimiento no es absurdo.
Jesús es «el pobre» que lo ha practicado. Por eso poseemos al Reino, si Él vive en nosotros.
MARTES X: Tenemos que ser SAL y LUZ del mundo
En el evangelio de Marcos los discípulos tienen que tener sal, en el de Mateo tienen que ser sal. Para Mateo, ellos serán luz y sal por sus obras. Practicando lo que Jesús enseña.
MIÉRCOLES X: No pasará ni una «y»
La radicalidad de la ley, para Jesús, tiene dos vertientes: es llevada a lo esencial que es el AMOR, y es pasada del exterior al INTERIOR del corazón.
JUEVES X: Ve primero a hacer las paces
Más que no enfadarnos, Jesús pide vivir el amor a través de los pequeños gestos gratuitos de cada día.
La reconciliación con el hermano antes de presentar la ofrenda, en el judaísmo era para no «macular» el altar, en el estoicismo era para conseguir el auto dominio, y entre los essenios para mantener la «pureza» dentro de la comunidad. Para Jesús el pecado es la herida que haces al hermano.
VIERNES X: Si tu ojo te es ocasión de pecado …
Jesús nos pide pureza de corazón de cara a nosotros, y discreción de cara a los demás, a quienes no podemos juzgar.
Esta fidelidad tiene que ser radical.
SÁBADO X: No jurar
El evangelio nos exhorta a ser transparentes. La simplicidad de la verdad, es Luminosa.
No poder hacer volver blanco un sol pelo de la cabeza, nos habla con la mentalidad bíblica, donde las personas somos humildes criaturas delante de Dios. El mal y la mentira son los que hacen necesarios los juramentos. Quién vive de cara a Dios tiene bastante con la sobriedad del lenguaje.
 
 
Palabras que me escribía mi amigo Carmelo, la semana pasada, que puede ser una buena reflexión para Pentecostes
Leyente que continúas una semana más ayudándome a escribir y a vivir, un millón de gracias. 

 

Creo que esto es uno de los dones del Espíritu. 
Tú y yo respiramos a cada instante y ese aire se nos cuela dentro como la mejor de las medicinas de la vida. 
Esta naturaleza de la que estamos hechos nos enseñó a respirar en la primera de las tareas que todos y cada uno hicimos nada más nacer.
Ni tú ni yo ni nadie creo que tengamos consciencia de ese primer máster de nuestra vida y que lo aprobamos sin haber estudiado lo más mínimo. Nacimos y respiramos. Quien dice de alguien que nace y no respira, en realidad, ese alguien no ha nacido nunca.

 

El aire es la vida. O, ¿la vida está en el aire? Lo que sí es más constatable en la reflexión de unos y de otros pueblos es que la palabra ‘aire’ y la palabra ‘espíritu’ son una  misma realidad.
El domingo día 9 de junio me voy a dedicar a ser consciente de que respiro. Le voy a dedicar muchas horas a esa tarea de respirar y a esa tarea de ser consciente. 
Nunca he sabido qué es el aire ni quien lo fabrica, elabora, produce, distribuye… Siempre hay aire y para todos. En abundancia. Y, por ahora y que todos me entiendan bien, nadie pagamos un céntimo por el aire… No sé si después de la meditación contemplativa del próximo domingo llegaré a alguna conclusión sobre el aire…
Seguro que me atreveré a pensar en la fiesta de Pentecostés como la fiesta del aire. El gran don de la vida es el aire. O a la inversa. El gran don del aire es la vida. La realidad de esta fiesta del aire, ¿tiene alguna relación con eso que se dice que se celebra dentro de la iglesia de los seguidores de Jesús en el sacramento de la Confirmación? Me parece que no… Tal vez alguna lejanísima brizna de semejanza habrá. Tal vez, me digo… 
Pentecostés… El aire. El espíritu. La vida de toda nuestra humana materialidad. 
Sin ‘aire’ todo se enrarece, se acaba y se muere. En poquito tiempo. ¿En un par de centenares de segundos…? 
¡Qué fuerza tiene el aire!  Y eso que no se le suele ver… El aire…El don de Pentecostés es el aire. Y, ¿lo es también el de la Confirmación?
Quizá, pero creo, más bien, que el don de la Confirmación es la desobediencia. Pienso en la Confirmación como la opción de haber escogido ser Jesús de Nazaret de forma consciente a esa edad en la que ya una persona tiene su carnet de identidad… Y ser como Jesús de Nazaret es ser ‘desobediente’. Así vivió de su consciencia de los doce años cuando ya escogió perderse en el templo y dejar que sus padres se volvieran a casa sin él. Y por haber vivido así de ‘desobediente’, las autoridades de la religión y de la política de su tiempo se ‘pactaron’ para matarlo y así lo hicieron y sin mancharse las manos. Si no hubiera sido ‘desobediente’…
Que podamos acertar a saborear los textos del Evangelio y, un poco también, este par de sus comentarios que siguen a continuación. 
Y también en el archivo adjunto.
Hasta la próxima fiesta de nuestra Iglesia…
Carmelo Bueno

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

La fiesta de este domingo nos anuncia que está llegando a su término el tiempo de la Pascua, y es como una transición para que podamos tomar conciencia de que es el nuestro el tiempo de la Iglesia, aquel que Cristo nos ha confiado para ser sus testigos ante el mundo. Para que podamos poner en práctica Sus enseñanzas.

El fragmento del evangelio que vamos a escuchar el domingo pertenece a la obra del evangelista Lucas, y tiene características propias y peculiares. Jesús se aparece a los suyos que están reunidos en casa, temerosos e indecisos. Es en Jerusalén donde Cristo se les aparece -no en Galilea- pues será desde el mismo lugar que ha contemplado el drama de la Pasión, desde la Ciudad Santa, desde donde se desplegará toda la misión y el anuncio cristiano.

El pasaje mismo nos abre el espacio para que podamos adentrarnos en el segundo libro del Evangelista: Los Hechos de los apóstoles; y así contemplar el inicio del tiempo de la Iglesia, del que formamos parte.

Mientras nos abrimos internamente a la palabra de hoy, es bueno que esperemos junto a las mujeres creyentes, los discípulos y los apóstoles, la venida del Espíritu Santo.

Un abrazo y mi oración.

7ª SEMANA DE PASCUA

ARRUPE

La obra del P. Pedro Arrupe podían REVOLUCIONAR nuestra iglesia. Por eso es con gozo que ahora lo ponemos al alcance de cualquiera que busque una vida cristiana EVANGÉLICA EN EL DÍA De HOY

catPedro Arrupe

MAYO

 
Buscar a Dios, buscarle, es amarle. Y para amar de verdad es necesario darse, abrir todas las puertas, estar dispuesto a todo con tal de complacer a quien TE AMA y tú amas.
Buscar a Dios consiste en mantener viva la ilusión por conocerlo cada día más y estar dispuesto a dar tu vida por Él… a dar cada día algo nuevo de ti mismo para poderlo conocer, para poderte identificar con Él.
Buscar a Dios es vivir en su presencia. Reconocer sus pasos en la vida de cada día, su rostro en el de tus hermanos. Y al mismo tiempo consistirá en dejarte llevar, de verdad, por los criterios de Cristo hasta poder decir que tus palabras son las que el Señor espera de ti; que tus pasos son los que daría Cristo, que tu manera de mirar, amar y relacionarte con los hermanos equivalen a los que tendría Cristo
Un abrazo y mi oración

V SEMANA DE PASCUA

ORAMOS JUNTOS

Pones en mis manos

el don y la tarea,

el amor como distintivo

y tu presencia como fuerza

que me va empujando

hacia la meta

del encuentro contigo

donde me deseas y me esperas.

Pones en mis manos

la confianza cierta

de contar conmigo

para llevar tu Buena Nueva

y que llegue a todos:

a los de lejos y a los de cerca.

Pones en mis manos

el silencio que me recrea,

me da profundidad,

sentido de pertenencia

y me hace descubrir

lo que merece la pena.

Pones en mis manos

la luz que me orienta

para que no camine perdido

en la oscuridad que me rodea

y aprenda a mantener

la fidelidad a toda prueba.

Pones en mis manos

el mensaje de tu Palabra

que me nutre y me alimenta.

REFLEXIONAMOS

Ayúdanos, Señor, para ser reflejo…

  • de tu amor compasivo, que está siempre atento a quien está necesitado y herido.
  • de tu amor servicial, que se pone a disposición de manera incondicional.
  • de tu amor gratuito, que no pasa factura ni pretende recompensa de ningún tipo.
  • de tu amor humilde y sencillo, que no busca la espectacularidad ni el brillo.
  • de tu amor entregado, para gastarnos y desgastarnos con quienes viven a nuestro lado.
  • de tu amor misericordioso, que da nuevas oportunidades y ofrece un perdón generoso.
  • de tu amor comprometido, que lucha por la justicia y por la construcción de un mundo distinto.
  • de tu amor sacrificado, que no repara en esfuerzos en bien del ser amado.

ORAMOS JUNTOS

Tú nos das, Señor,

un mandamiento nuevo,

un mandamiento que no manda,

porque el amor

no se puede mandar.

Nos das una señal distintiva,

una señal de identidad

que es garantía de calidad

y denominación de origen.

Si esto es así, Señor,

queremos que nos reconozcan

por nuestro modo de amar,

por nuestra solidaridad,

por nuestro modo de relacionarnos,

por nuestra manera

de reaccionar y de implicaros

ante el dolor de los demás.

Nos das un mandamiento nuevo

que está todavía casi por estrenar.

Es tu regalo,

es nuestro compromiso,

es nuestra urgencia

y es la necesidad

de este nuestro mundo roto.

Pero sin ti nada podremos hacer.

—————————————————————————

Dinos, Señor, en el silencio, tu Palabra. Llévanos por la ciudad,

entre el tráfico y el ruido,

y ayúdanos a escuchar en ello tu Palabra. Dinos en secreto, calladamente, tu Palabra. Repítenos el eco y la fuerza de tu voz. Vayamos a las periferias

para que nos enseñes palabras nuevas,

escondidas detrás de tu rebaño.

En medio de nuestros problemas

y preocupaciones

que se oiga tu Palabra

y ponga todas las cosas en su sitio.

Ponnos en el corazón de las personas

y espera, Señor,

que crezca entre nosotros tu Palabra.

4ª SEMANA DE PASCUA

Guía, Señor, mis pasos

por el camino correcto

para que no me aleje

de mi verdadero centro

y pueda llegar

al gozo de tu encuentro.

Acompaña mi vida

en todo momento,

dándome fortaleza

cuando me llega el desaliento, enseñándome a hacer

un buen discernimiento

para descubrir la vocación

que mejor exprese

tu seguimiento.

Protégeme con tu amor

cuando me sienta

débil y pequeño,

cuando me vea vacío

y todo se me vuelva negro.

Ayúdame a descubrir

la profundidad de tu proyecto,

y que me una a él

con ilusión y esfuerzo

para hacerlo realidad

en los lugares

donde me muevo.

Tú que siempre me cuidas,

haz que esté siempre atento para que escuche tu voz

y ponga en práctica

lo que me vas diciendo.

ABRIL

II SEMANA DE PASCUA

Creer es perder y abandonar.
Abandonar todo temor, todo prejuicio, toda proyección, toda expectativa, toda atadura y seguridad, todo afecto, toda incomprensión, toda herida del pasado, toda incomprensión…
Entonces VEREMOS el Misterio de VIDA oculto en nosotras, que pervive eternamente para llevarnos a nuestra plena humanización.
Y todo será NUEVO bajo el cielo azul.
Feliz Pascua!
Un abrazo y mi oración.

Quien regrese a Galilea a seguirle1 (1)

Calendario de Pascua

Mensaje de Pascua

¡ALELUYA! ¡CRISTO HA RESUCITADO!

EL AMOR ES MÁS FUERTE, EL AMOR ES VIDA.

EL AMOR HACE FLORECER LA ESPERANZA EN EL DESIERTO.

 

 ¡Aleluya! Haz fiesta en tu corazón.

Estrena el domingo más importante

de todos los domingos.

Estalla la luz, hay flores,

se oyen por doquier las canciones de la Vida.

¡Alégrate!   ­ 

La muerte de Jesús no ha acallado su voz

ni ha escondido su ternura.

El Padre la ha levantado para siempre.

Todos los pobres están de enhorabuena.

El amor hace madrugar la esperanza;

buscar a Jesús.

El brillo se asoma a los ojos.

La gracia se abre paso en medio de la vida rota.

La novedad de Jesús se ha convertido en testigo de la Vida.

 

¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Un abrazo y mi oración perenne.

OCTAVA DE PASCUA

OCTAVA DE PASCUA

SEMANA SANTA

Éste es el tiempo de la historia,

de la historia dura y pura;

de la pasión de Dios desbordada

y de las realidades humanas.

 

Es tiempo de muerte y vida,

de salvación a manos llenas;

del nosotros compartido,

del todos o ninguno,

y del silencio respetuoso y contemplativo.

 

Tiempo de amor, tiempo de clamor;

tiempo concentrado, tiempo no adulterado;

tiempo para sorberlo hasta la última gota.

Tiempo de Nueva Alianza y fidelidad

por encima de lo que sabemos, queremos y podemos.

Tiempo en el que Dios nos toma la delantera

y nos ofrece la vida a manos llenas.

 

Es el tiempo de todos los que han perdido,

de los que han sufrido o malvivido.

Es el tiempo de la memoria subversiva,

de Dios haciendo justicia

y dándonos vida.

Ulibarri,Fl.

VIERNES SANTO

Al concluir el Via Crucis que presidió este Viernes Santo alrededor del Coliseo Romano acompañado de miles de fieles, el Papa Francisco rezó una oración que escribió especialmente para esta ocasión titulada “Oh Cruz de Cristo”.
A continuación el texto completo de la plegaria del Santo Padre:

Oh Cruz de Cristo, símbolo del amor divino y de la injusticia humana, icono del supremo sacrificio por amor y del extremo egoísmo por necedad, instrumento de muerte y vía de resurrección, signo de la obediencia y emblema de la traición, patíbulo de la persecución y estandarte de la victoria.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo alzada en nuestras hermanas y hermanos asesinados, quemados vivos, degollados y decapitados por las bárbaras espadas y el silencio infame.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los rostros de los niños, de las mujeres y de las personas extenuadas y amedrentadas que huyen de las guerras y de la violencia, y que con frecuencia sólo encuentran la muerte y a tantos Pilatos que se lavan las manos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los doctores de la letra y no del espíritu, de la muerte y no de la vida, que en vez de enseñar la misericordia y la vida, amenazan con el castigo y la muerte y condenan al justo.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ministros infieles que, en vez de despojarse de sus propias ambiciones, despojan incluso a los inocentes de su propia dignidad.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los corazones endurecidos de los que juzgan cómodamente a los demás, corazones dispuestos a condenarlos incluso a la lapidación, sin fijarse nunca en sus propios pecados y culpas.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los fundamentalismos y en el terrorismo de los seguidores de cierta religión que profanan el nombre de Dios y lo utilizan para justificar su inaudita violencia.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los que quieren quitarte de los lugares públicos y excluirte de la vida pública, en el nombre de un cierto paganismo laicista o incluso en el nombre de la igualdad que tú mismo nos has enseñado.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los poderosos y en los vendedores de armas que alimentan los hornos de la guerra con la sangre inocente de los hermanos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los traidores que por treinta denarios entregan a la muerte a cualquier persona.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ladrones y en los corruptos que en vez de salvaguardar el bien común y la ética se venden en el miserable mercado de la inmoralidad.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los necios que construyen depósitos para conservar tesoros que perecen, dejando que Lázaro muera de hambre a sus puertas.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los destructores de nuestra «casa común» que con egoísmo arruinan el futuro de las generaciones futuras.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ancianos abandonados por sus propios familiares, en los discapacitados, en los niños desnutridos y descartados por nuestra sociedad egoísta e hipócrita.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en nuestro mediterráneo y en el Mar Egeo convertidos en un insaciable cementerio, imagen de nuestra conciencia insensible y anestesiada.

Oh Cruz de Cristo, imagen del amor sin límite y vía de la Resurrección, aún hoy te seguimos viendo en las personas buenas y justas que hacen el bien sin buscar el aplauso o la admiración de los demás.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ministros fieles y humildes que alumbran la oscuridad de nuestra vida, como candelas que se consumen gratuitamente para iluminar la vida de los últimos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en el rostro de las religiosas y consagrados –los buenos samaritanos– que lo dejan todo para vendar, en el silencio evangélico, las llagas de la pobreza y de la injusticia.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los misericordiosos que encuentran en la misericordia la expresión más alta de la justicia y de la fe.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en las personas sencillas que viven con gozo su fe en las cosas ordinarias y en el fiel cumplimiento de los mandamientos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los arrepentidos que, desde la profundidad de la miseria de sus pecados, saben gritar: Señor acuérdate de mí cuando estés en tu reino.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los beatos y en los santos que saben atravesar la oscuridad de la noche de la fe sin perder la confianza en ti y sin pretender entender tu silencio misterioso.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en las familias que viven con fidelidad y fecundidad su vocación matrimonial.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los voluntarios que socorren generosamente a los necesitados y maltratados.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los perseguidos por su fe que con su sufrimiento siguen dando testimonio auténtico de Jesús y del Evangelio.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los soñadores que viven con un corazón de niños y trabajan cada día para hacer que el mundo sea un lugar mejor, más humano y más justo.

En ti, Cruz Santa, vemos a Dios que ama hasta el extremo, y vemos el odio que domina y ciega el corazón y la mente de los que prefieren las tinieblas a la luz.

Oh Cruz de Cristo, Arca de Noé que salvó a la humanidad del diluvio del pecado, líbranos del mal y del maligno. Oh Trono de David y sello de la Alianza divina y eterna, despiértanos de las seducciones de la vanidad. Oh grito de amor, suscita en nosotros el deseo de Dios, del bien y de la luz.

Oh Cruz de Cristo, enséñanos que el alba del sol es más fuerte que la oscuridad de la noche. Oh Cruz de Cristo, enséñanos que la aparente victoria del mal se desvanece ante la tumba vacía y frente a la certeza de la Resurrección y del amor de Dios, que nada lo podrá derrotar u oscurecer o debilitar. Amén.

OS PRESENTAMOS UNA ORACIÓN PAR ESTA NOCHE.

poemasviernessanto

https://youtu.be/uHFVxqWimsU

JUEVES SANTO

Tiempo de oracion y contemplación

GESTOS DE AMOR FRATERNO

Cenar con los amigos,

abrirles el corazón sin miedo,

lavarles los pies con mimo y respeto,

hacerse pan tierno compartido

y vino nuevo bebido.

Embriagarse de Dios,

e invitar a todos a hacer lo mismo.

Visitar a los enfermos,

cuidar a ancianos y niños,

dar de comer a los hambrientos

y de beber a los sedientos;

liberar a presos y cautivos,

vestir a los desnudos,

acoger a emigrantes y perdidos.

sepultar dignamente a los muertos.

No olvidarse de los vivos,

invitar a todos a hacer lo mismo.

Enseñar al que no sabe,

dar buen consejo al que necesita,

corregir al que se equivoca,

perdonar injurias y torpezas.

Consolar al triste,

tener paciencia con las flaquezas del prójimo.

Pedir a Dios por amigos y enemigos,

invitar a todos a hacer lo mismo.

Trabajar por la justicia,

empeñarse en una paz duradera,

decir no a las armas,

desvivirse en proyectos solidarios,

reducir nuestras cuentas y carteras,

superar las limosnas.

Amar hasta el extremo,

invitar a todos a hacer lo mismo.

Ofrecer un vaso de agua,

brindar una palabra de consuelo,

denunciar leyes injustas,

parar el viaje de los negocios propios,

cargar con el herido,

aunque no sea de la familia,

salir de mi casa y círculo

—chiringuito, grupo o castillo—.

Construir una ciudad para todos,

invitar a todos a hacer lo mismo.

Realizar el trabajó debidamente.

No defraudar a Hacienda.

Respetar la dignidad de todos.

Defender los Derechos Humanos.

Romper fronteras y guetos

Dudar de fortunas y privilegios.

Crear desconcierto evangélico.

Amar como él nos ama,

e invitar a todos a hacer lo mismo.

Etcétera, etcétera.

Un gesto solo, uno solo,

desborda tu amor,

que se nos ofrece como manantial de vida.

Si nos dejamos alcanzar y lavar,

todos quedamos limpios,

como niños recién bañados,

para descansar én su regazo,

¡Lávame, Señor!

¡Lávanos, Señor!

Ulibarri,Fl.

CON JESÚS EN SEMANA SANTA

MIRA, ESCUCHA, CONTEMPLA, ACOGE, ADORA, AGRADECE, ALABA.

Se acerca la Semana Santa.

El misterio de la misericordia entrañable del Padre,

los gestos, llenos de ternura y de salvación, del Hijo

y la presencia desbordante del Espíritu

iluminan tu vida cotidiana, los dolores y gozos de la humanidad.

 

Semana Santa: Derroche de gracia.  

Amor agradecido a la Eucaristía, fuente inagotable de vida.

Ojos asombrados ante el Dios que nos lava los pies.

Parábola de comunión en las señales del Crucificado.

Gratuidad ante Jesús que se queda para siempre con nosotros.

Ensanchamiento del gozo y de la esperanza ante el triunfo de la Vida.

Iglesia siempre recreada en el Pan partido, en la Cruz, en la Resurrección.

Alegría que no se puede contener y se extiende como un río en crecida.

Fuente de comunión, de paz, de solidaridad con toda la humanidad.

Llamada a tocar las múltiples pobrezas de este mundo con el amor.   

 

Semana Santa: Días de callado amor

Días intensos de oración y silencio,

de contemplación y agradecimiento,

admiración y adoración.

María, la mujer de la esperanza,

acompaña tus pasos hacia la Pascua.

Busca un momento cada día, una media hora, para orar los recursos que te proponemos. Pueden ayudarte a celebrar, después, con la comunidad cristiana, los misterios de la Pascua de Jesús.

El Evangelio en la SEMANA SANTA

SEMANA SANTA
LA MUERTE CONVERTIDA EN VIDA

 

Yo estoy ausente de mi Cruz si no estoy presente por el amor. La Cruz en solitario te aplasta. Sólo cuando es llevada «junto con» Cristo y los hermanos, nos puede hacer entrar en el dinamismo de la redención.

EL MISTERIO DEL MAL

 

Estos 3 primeros días de semana santa; en la nueva liturgia, están marcados por la presencia del «misterio del mal», en oposición a la Luz y al Amor que se derraman.

Lunes: La critica de Pedro y Judas estan puestas al amor de la Magdalena y de Jesús, que va a la muerte.
Martes: traición de Judas y negación de Pedro opuestas al pan que Jesús da, y a la gloria que recibe de Padre.
Miércoles: las 30 monedas de Judas y la cena de Jesús.

LUNES SANTO
ROMPIÓ LA VASIJA DE ALABASTRO
Estos días el amor de Jesús nos depasa por todos lados. Por eso hoy queremos hacer del monasterio, de nuestra casa, como un hogar de Betania, capaz de derramar el mejor perfume a los pies de Jesús.
Cuando encontramos el Cristo-Sufriente en los caminos de nuestra vida, queremos romper la vasija de alabastro con perfume, delante de Él. Esta locura merece un elogio de Jesús, como pocos hay en el evangelio.
MARTES SANTO
TRAICIONADO POR EL AMIGO
Hoy y mañana, meditamos la traición de los discípulos (Judas y Pedro). Son amigos de Jesús. Y no nos escandaliza, porque también nosotros somos amigos suyos, y a veces también lo traicionamos.
Cuando Judas traiciona a Jesús con un beso, el Maestro le dice AMIGO. Éste es el nombre de Judas, y nuestro nombre, porque también nosotros tenemos parte en las 30 monedas. Traiciono al Maestro siempre que no estoy habitado por el Amor. Entonces también resuena para mí el llamamiento de Jesús: ¡AMIGO!
MIÉRCOLES SANTO
EN TU CASA QUIERO HACER PASCUA
La traición de Judas es importante. Era «uno de los doce». Más que averiguar los motivos, hace falta ver el sentido teológico. A través de Judas y de «30 monedas», Jesús se somete al mal. Ésta es la gran humillación de Dios, que llega hasta ser vendido como un esclavo, el más bajo de todos los hombres (las 30 monedas son el precio de los esclavos). Jesús asume todo el mal, en la Cruz, en las burlas … en la traición del amigo, y su cobardía, y lo hace porqué, cómo dicen los Padres: sólo queda SALVADO aquello que es asumido.
Pero por encima de nuestras traiciones está el deseo de Jesús de celebrar la Pascua EN NUESTRA CASA . ¿Le abriremos las puertas?
 
LA LITURGIA DEL JUEVES SANTO
Actualmente celebramos la «cena del Señor» (históricamente habría podido ser el martes), pero originariamente es la última feria de Cuaresma (por eso los Salmos son feriales), en la que se celebraba la RECONCILIACIÓN de los Penitentes.
La «misa vespertina» de hoy es una fiesta muy antigua que la liturgia romana adaptó, conmemorando diversos temas:
Pasión. Traición de Judas. Eucaristía. Perdón. Caridad de Cristo.
El himno «donde hay verdadero amor» propio del «Mandatum» o lavado de los pies, proviene de los refectorios monásticos del centro de Europa, con ocasión de comidas extraordinarias
JUEVES SANTO
EUCARISTÍA
«Se sacó los vestidos», es el mismo verbo de «entregó la vida» (en griego: tizenai). Así Juan relaciona el lavado de los pies con su muerte. El abajamiento de Jesús nos trae la Salvación. Es esencial que nosotros hagamos lo mismo, despojándonos de nosotros y SIRVIENDO, con el fin de Salvar el mundo.
Después de habernos dado su enseñanza, a través de la predicación y los milagros, ahora Jesús lo resume todo en un banquete. Con su PAN comulgamos con todo lo que Él ha hecho y entramos en COMUNIÓN con todos los hombres y mujeres que Él ha salvado, a través del AMOR.
Para Jesús la vida no es dominio, sino OFRENDA a los demás. Su amor sin restricción es una MUERTE a Él mismo, para que los otros crezcan. La Eucaristía es el Sacramento de este amor que lo da TODO. Jesús nos dice: éste es mi estilo, hacedlo igual.
 
LA LITURGIA DEL VIERNES SANTO
La liturgia de la Palabra iniciada con la oración silenciosa, seguida de una colecta, con las plegarias de los fieles, tiene la forma original de las primeras Eucaristías. La PLEGARIA DEL FIELES hoy tiene un relieve especial. Con toda la devoción, ponemos a los pies de la CRUZ la humanidad entera.

 

El rito de adoración de la Cruz viene de Jerusalén, sIV. En Roma se celebraba una procesión con la reliquia de la «Verdadera Cruz», que iba de la basílica de Laterán a la basílica de la «Santa Creu de Jerusalén», en la que Papa iba descalzo durante todo el trayecto. La adoración de hoy se convierte en un sacramento entrañable.

El ayuno del Viernes Santo es el más riguroso del año, ya que es un día incluso «sin Eucaristía». Comulgamos del Pan consagrado ayer.

VIERNES SANTO
INCLINANDO la CABEZA NOS DIO EL ESPÍRITU
Cuando se apagan las llamaradas de los milagros, y se cierra la luz de sus ojos, sólo los insultos nos dejan adivinar quién era aquel condenado, que ahora, inclinando lo cabe, entrega el Espíritu. Lo dice el Centurión: «Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios».
¡Cuántas cruces hay en el mundo! Jesús las asume con la rebelión del amor. Fue ejecutado, porque quiso crear UN MUNDO NUEVO, donde todos somos invitados. Todos estamos llamados a amar con un amor más fuerte que la muerte.
«Aquí tenéis el hombre» es la respuesta de Dios, a nuestro sufrimiento humano, que nos llega a través de Pilato y de todos los otros poderes del mundo. A Jesús ningún sufrimiento le es ajeno. Él no ha venido a explicarnos el dolor sino a llevarlo encima de sus espaldas.
SÁBADO SANTO
LA MUERTE
La tarea es difícil, pero todavía es más difícil el fracaso, y la muerte.
Más difícil que vivir es descubrir la propia debilidad que va invadiendo nuestro cuerpo. Ésta es la «pequeña muerte» que cada día vivimos mezclada con la VIDA. Cristo muere para convertirse en VIDA ETERNA. La muerte es su abandono SILENCIOSO en manos de Dios, que es VIDA sin fin.

 

Material sacado de la pagina web de la Benedictina

http://www.monestirsantbenetmontserrat.com/regina/htmlfotos/euQuarScas.html

«Comunícase Dios en esta interior unión al alma con tantas veras de amor, que no hay afición de madre que con tanta ternura acaricie a su hijo, ni amor de hermano ni amistad de amigo que se le compare. Porque aún llega a tanto la ternura y verdad de amor con que el inmenso Padre regala y engrandece a esta humilde y amorosa alma –¡oh cosa maravillosa y digna de todo pavor y admiración!–, que se sujeta a ella verdaderamente para la engrandecer, como si él fuese su siervo y ella fuese su señor; y está tan solícito en la regalar, como si él fuese su esclavo y ella fuese su Dios. ¡Tan profunda es la humildad y dulzura de Dios!» (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 27, 1).
 
 
Celebremos con intensidad esta Semana , carguemos con la Cruz, suframos con Él.Un abrazo.

Oración para comenzar la Semana Santa

Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret. Esta expresión creo haberla leído en mil y una líneas de comentarios autorizados por doctorados y másteres en ciencias de la teología, espiritualidad y afines. Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret. Y creo que nunca se aprende del todo.
 
Este Jesús de Nazaret ya no está entre nosotros desde aquellos días en que las autoridades de su religión decidieron callar su voz y paralizar sus manos y pies. Lo decidieron y lo ejecutaron. Desde entonces y con su sepultamiento (fuera como se hiciera) aquel Jesús de Nazaret dejó de estar entre nosotros y en esta tierra, de la misma manera que tampoco había estado antes de su nacimiento. 
Estos datos inocentes, pero reales e históricos, forman parte de esa afirmación, en apariencia inocentemente espiritual, que estoy repitiendo: Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret.
 
Ya sé que tú eres tú, personal, único, inconfundible, y yo soy otro tanto y así cada persona sea de raza o cultura que sea… Cada persona es una, irrepetible. Única. 
 
Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret no es dejar de ser ni tú ni yo. Seguir aprendiendo a ser Jesús de Nazaret es preguntarse a la vez estas dos realidades: ¿Quién soy yo y quién es Jesús de Nazaret en mí? Tan sencillo como esto. O tan complejo
 
Para este asunto, tenemos tú y yo una semana completa y dos comentarios del Evangelio.

MARZO

Momento para entender: Una de las tres parábolas de la misericordia, para entender el amor y la compasión (buen pastor, dracma, hijo pródigo). Momento para el asombro: ante el vigor poético y la intensidad emotiva de esta parábola de Jesús. Momento para la decisión: Tres personajes (el padre, el hijo pequeño y el hijo mayor) para una radiografía de nuestro corazón. “Hay un tercer hijo escondido: el que no consideró como un privilegio ser como el Padre y se vació de sí mismo, asumiendo la condición de siervo” (Papa Francisco).

https://youtu.be/fmw7WdlJP8o

CUARTA SEMANA DE CUARESMA

Hay algunos momentos en que uno necesita rezar. 
No para obtener respuestas o resultados de ningún tipo. 
Es más para estar un rato en Casa.
 
TERCERA SEMANA DE CUARESMA
 
  • Escucha la Voz de Dios: El gozo más profundo y verdadero siempre comienza en tu interior donde habitas con tu Dios. El ensancha el corazón. Hasta que digas en el Espíritu: “Yo tengo un gozo en el alma grande… es como un río de agua viva”. 
  • Haz tiendas de encuentro, donde puedas escuchar la voz de los hermanos. Oírles la fe es escuchar de nuevo las bienaventuranzas de Jesús. La Iglesia es casa de comunión y de gozo.  
  • Vuelve al camino con una tarea. Aquellos a los que abras tu casa, aquellos a los que cures cualquier herida, aquellos con los que compartas lo que tienes y eres… te tienen reservada también una gran fuente de alegría. 

SEGUNDA SEMANA DE CUARESMA

ods_cuaresma_2019-1

Queridos hermanos y hermanas, la “Cuaresma” del Hijo de Dios fue un entrar en el desierto de la creación para hacer que volviese a ser aquel jardín de la comunión con Dios que era antes del pecado original (cf. Mc 1,12-13; Is 51,3).

Que nuestra Cuaresma suponga recorrer ese mismo camino, para llevar también la esperanza de Cristo a la creación, que «será liberada de la esclavitud de la corrupción para entrar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios» (Rm 8,21).

No dejemos transcurrir en vano este tiempo favorable. Pidamos a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión.

Abandonemos el egoísmo, la mirada fija en nosotros mismos, y dirijámonos a la Pascua de Jesús; hagámonos prójimos de nuestros hermanos y hermanas que pasan dificultades, compartiendo con ellos nuestros bienes espirituales y materiales.

Así, acogiendo en lo concreto de nuestra vida la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, atraeremos su fuerza transformadora también sobre la creación.

                                                (Del mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2019)

Calendario de Cuaresma 2019

PRIMEROS DÍASDE LA CUARESMA

Oración para el comienzo de la Cuaresma

“Dedícate a la lectio de las divinas Escrituras; aplícate a esto con perseverancia. Esfuérzate en la lectio con la intención de creer y de agradar a Dios” (Orígenes).

VIII Semana del T

FEBRERO

A continución os ponemos las oraciones que tenemos una vez al mes, en la Parroquia de Coslada.

MIS VIERNES CON DIOS.

Esta oraciones, os la presentamos en video, si alguién quiere los ppt nos lo puede pedir. Un abrazo.

ORACION 26: HACE REALES LOS SUEÑOS

ORACIÓN 25: ACEPTAR RETOS Mes de Enero

https://youtu.be/wvZAKpQmi8w

“Declaramos la guerra al hambre” (Manifiesto fundacional de la campaña de Manos Unidas del año 2019) Un homenaje a las mujeres. Por ellas alzamos la voz, por su dignidad, por sus derechos, por la dignidad de los derechos de todos. Creemos en la igualdad y dignidad de las personas. ¿Y tú?
 
No nos quedemos atrás.

V Semana del Tiempo Ordinario EVANGELIO ORADO

ENERO

II Semana del Tiempo Ordinario

Semana de oración por la Unidad de los Cristianos

FOTO

“Actúa siempre con toda justicia”

“Actúa siempre con toda justicia” (Dt 16, 18-20) es el lema para la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2019 que se celebra del 18 al 25 de enero.

Desde hace ya algunos años, el Consejo Ecuménico de las Iglesias y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos encargan los materiales de oración para esta semana a Iglesias y Comunidades eclesiales confesionales diversas de alguna región geográfica. En esta ocasión, para la semana de oración de 2019, se lo han pedido a las Iglesias y comunidades de la región de Indonesia.

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, recuerdan los obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales en su mensaje, «Indonesia es de mayoría social musulmana y, aunque numerosas, son minoritarias las Iglesias y comunidades cristianas, que se han movilizado con fraterna solidaridad para paliar en lo posible los efectos de los seísmos”.

“Actúa siempre con toda justicia” (Dt 16, 18-20)

Tengamos presente en nuestra oración a todos los que formamos parte de la familia cristiana. Un abrazo. Antón

DICIEMBRE

SAGRADA FAMILIA

Lema: «Como una familia santa»

El papa Francisco, en su Exhortación Apostólica «Gaudete et Exsultate», hace nuevamente, como el Vaticano II e insistió también Juan Pablo II, una llamada a la santidad. En este contexto, también familia humana como tal es llamada a la «santidad», es decir, al cumplimiento pleno del sentido r profundo de la familia. Este día, igualmente, es un día para recordar la otra Exhortación del papa Fi cisco: «Amoris Laetitia», toda ella dedicada al amor y a la familia.

«Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, «la clase media de la santidad».» (GE, 7).

Oración comunitaria A LA SAGRADA FAMILIA DE NAZARET

Jesús, María y José,

en vosotros contemplamos

el esplendor del verdadero amor;

a vosotros, confiados, nos dirigimos.

Santa Familia de Nazaret, haz también de nuestras familias

lugar de comunión y cenáculo de oración,

auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas iglesias domésticas.

Santa Familia de Nazaret,

que nunca más haya en las familias episodios

de violencia, de cerrazón y división;

que quien haya sido herido o escandalizado

sea pronto consolado y curado.

Santa Familia de Nazaret,

haz tomar conciencia a todos

del carácter sagrado e inviolable de la familia,

de su belleza en el proyecto de Dios.

Jesús, María y José,

escuchad, acoged nuestra súplica. Amén.

Homiletica 2018/6

ENSANCHA TU INTERIOR

¡Ensancha el espacio de tu tienda,
que nace Dios
y viene como un niño!
¡Ensancha el espacio de tu corazón,
que es Navidad!
Contempla tantas promesas sembradas
por profetas en el surco de la historia.
¡Ya han florecido en un Niño!,
al que mecen los brazos de María
y sonríe el bueno de José,
al que traen dones y cantan con zambombas
los pobres de la tierra.
¡Algo ha cambiado en este mundo para siempre!  
 
Ensancha el espacio de tu tienda,
Dios está como un mendigo en cada puerta,
el que viene con su amor y su alegría
a hacernos a todos más humanos, más hermanos.
No te lamentes ya de tu pobreza,
que un Niño la ha besado
y ha dejado su beso de amor en ti grabado.  
¡FELIZ NAVIDAD! 

NAVIDAD 2018

Meditación navideña

ORACIÓN ANTE EL BELÉN


Reunidos en torno al nacimiento, después de un breve momento de silencio oramos a Dios:

.

Señor, te estábamos esperando;

Teníamos muchas ganas de que nos visitaras

Y te hicieras compañero nuestro.

Gracias por venir, por hacerte como nosotros.

Gracias por este detalle de cariño

Que nos regalas.

Vienes para que todos seamos mejores

Y convivamos en paz.

Con alegría te acogemos.

Te pedimos que nos bendigas

Y nos ayudes a ser más amigos tuyos

Y de todos aquellos a quienes tú amas.

Que sepamos reconocerte en nuestra vida.

Amén.

.

A continuación se canta un villancico.

.

Oración

.

Este Niño es el Mesías esperado de todos, Salvador de la humanidad,

Estrella, luciente en la noche para todos los que buscan

La luz y miran al cielo buscando el rostro de Dios.

.

Nosotros, los que creemos en Él, nos hemos reunido aquí,

O mejor dicho, nos ha reunido el Niño Jesús, el recién nacido,

Para festejar con gozo este hecho que hace entonar cantos de fiesta a los coros de ángeles y que hace saltar el corazón a todos los que buscan rastros de Dios en la historia.

.

Alegrémonos y gocemos, pues Dios nos ha visitado en la persona de su querido Hijo: Esta es la noticia de la historia:

Dios se ha hecho ciudadano del mundo.

En nombre de todos los hombres de buena voluntad

Que suene la fiesta

Que nazca la paz,

Que canten los oprimidos,

Que exulten los tristes.

Dios está con nosotros.

Ya es posible conocer a Dios,

Ya es posible acercarse a Él.

Dios se ha acercado a nosotros en esta Navidad.

.

Para terminar, rezamos el Padrenuestro.

IV semana de Adviento: LA MIRADA ASOMBRADA

ITINERARIOS EN EL ADVIENTO

Se rompe el silencio y aparece la Palabra.

Huye la oscuridad y se muestran los Ojos deseados.

Se cubren las grietas, por tanta sed, de la tierra

y aparece, esplendorosa, la Gracia.

 

Las cítaras se descuelgan de los sauces

y se oyen ya las músicas del Amado,

que besa nuestra tierra.

“El amor y la fidelidad se encuentran,

la justicia y la paz se besan” (Sal 84).

 

Dios se encarna en María

y todo el universo huele a encarnación.

Los más pobres de la tierra se alegran:

Dios los visita con la ternura.

El mirar de Dios es amar

El Adviento es estar mirando a Dios, que se asoma ya en el horizonte. ¡Cómo mira Dios! ¡Cómo mira Dios a María! Cuanto más la mira, más gracia le comunica, más la embellece.

María mira a Dios con los ojos que su hijo, a punto de nacer, le regala. María sostiene esa mirada, mientras acaricia con sus manos al hijo que le crece en las entrañas. Y José también mira el Misterio, ha reconocido sus señales en la noche de la fe.

El Adviento es mirar a María, la llena de Jesús, la llena de gracia. El Adviento es mirar a José. En María, Jesús todo lo mira con amor, a todos mira, todo lo cuida. En María, Jesús ya todo lo ha dejado vestido de alegría y hermosura. ¡Qué diálogo tan profundo en las miradas!

 

 

 

 

 

 

 

 

Dios viene a tu encuentro

  • Déjate encontrar en el silencio sorprendente de la brisa tenue. Encontrar un tiempo de silencio en el Adviento está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar en la escucha atenta del Dios que pronuncia su Palabra.
  • Encontrar un tiempo cada día para escuchar la gracia está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar en las tareas de la vida cotidiana donde Dios se hace presente en el rumor del trabajo y del descanso, en el dolor y en el gozo.
  • Encontrar tiempo para mirar a Dios en lo que te regala la vida está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar en la oración continua del callado amor, donde Dios hace alianza contigo.
  • Encontrar tiempos para este encuentro amoroso está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar por El en tu corazón, donde te enamora y te llena de gozo.
  • Encontrar momentos para prestar atención a tu interioridad habitada está al alcance de tu libertad.
  • Déjate encontrar en los rostros de los prójimos con los que cruzas en el camino.
  • Encontrar tiempos para saborear despacio tantos encuentros está al alcance de tu libertad.

Nuestra oración

Con María,

la mujer que abre su vida,

en pobreza y gratuidad,

para acoger a Jesús,

y se compromete en el servicio del Reino:

Marana tha. Ven, Señor Jesús.

 

II SEMANA DE ADVIENTO

Dios nos ha prometido tantas cosas, que tiene una deuda de amor con nosotros. Dios se empeña en decirnos que las cosas no son como las vemos, que el futuro no es lo que era, que nosotros no somos como nos vemos. Dios rompe los viejos esquemas y nos regala una mirada nueva. Los montes se abajan, los valles se levantan, de las estepas brotan manantiales, los desiertos se convierten en jardines. Dios despliega una gratuidad amorosa en sus promesas; nos invita a creer en los paisajes que todavía no existen. La vida se hace esperanza porque es una tierra abierta a la promesa. Esperamos porque Él nos espera y esperamos con la esperanza que Él nos regala. Aprendemos a buscarle en medio de la vida, en la solicitud por los otros. Con sus promesas guardadas en el corazón, somos aprendices de humanidad.


 

Feliz Semana de Adviento. Un abrazo y mi oración.

Adviento es la palabra ‘casi mágica’ con la que, en la Iglesia, parece que nos ponemos en un nuevo año. Y en el fondo todo… ¿va a seguir igual? Va a seguir igual. O un poco más para atrás, porque esa es la tendencia. Como lo veo y siento, lo cuento. Y nos lo desean ‘vender’ como sinodalidad. Está claro que los del sacerdocio saben bien cómo vender su producto. Esta iglesia no es sinodal, sino sacerdotal.

 
Habrá una nueva corona. Una para todo el Adviento. La misma de siempre. Desde ese siempre de la iglesia de Francia que se inventó este ‘casi sacramento’. Hasta el 23 de diciembre
 
Habrá unas nuevas velas. Cuatro. Una para cada domingo… Hablarán de la luz. De la luz, no del recibo con la factura de la luz. Menos mal que nadie nos pasa factura de las horas del sol… Bueno, de algunos minutos sí nos la pasan… ¡Esos de las placas solares…!
 
Coronas, velas y esperanza… Lo decían los profetas del Antiguo Testamento de la Biblia. Va a venir…
Esa esperanza en la venida también está entre las gentes del cristianismo, porque está dicho más o menos que el sepultado resucitó y subió al cielo, pero que iba a volver… Iba.
 
Pero no volverá por la razón sencilla de que no se fue. Lo dice Mateo en el final de su Evangelio. Y así lo cuentan también la ciencia de la evolución y la ciencia de las neuronas que es la vida. Vive, en ti, en mí, en ti, en ti, en ti…
 
Es posible que sea mucha equivocación blasfema afirmar que nadie se va del todo. Todos se quedan, unos más y otros menos. Jesús de Nazaret también. También se quedó y permanece. En ti, en mí, en tantos… Se queda callado y quieto. Está. En este Adviento también está, callado y quieto. En ti. Cuando lo voy a buscar fuera sólo me encuentro contigo. Con tu persona, habitada. ¿Eres él? Creo que sí.
 
Es suficiente para los buenos días de este nuevo año de Iglesia. Los dos primeros comentarios los tienes a continuación. También están en el archivo adjunto.
 
Junto a los comentarios del texto oficial de este Ciclo C que es el del Evangelio de Lucas, iré comentando ‘en orden y completo’ el único Evangelio que me falta por hacerlo así, el de Mateo. Tarea buena tenemos los dos por delante: Lucas y Mateo, Mateo y yo, Tú y Yo. Un abrazo muy grande. 
CARMELO bUENO

Dios nos ha prometido tantas cosas, que tiene una deuda de amor con nosotros. Dios se empeña en decirnos que las cosas no son como las vemos, que el futuro no es lo que era, que nosotros no somos como nos vemos. Dios rompe los viejos esquemas y nos regala una mirada nueva. Los montes se abajan, los valles se levantan, de las estepas brotan manantiales, los desiertos se convierten en jardines. Dios despliega una gratuidad amorosa en sus promesas; nos invita a creer en los paisajes que todavía no existen. La vida se hace esperanza porque es una tierra abierta a la promesa. Esperamos porque Él nos espera y esperamos con la esperanza que Él nos regala. Aprendemos a buscarle en medio de la vida, en la solicitud por los otros. Con sus promesas guardadas en el corazón, somos aprendices de humanidad.

 
Un abrazo y mi oración. Antón
 
 
 
 

NOVIEMBRE

Llega la noche y navego en la calma de un océano de estrellas…
Llega el día y navego en la tempestad de un océano de historias…
En el instante presente todo cesa y sólo queda navegar. Instante sin más…”
Señor, no te pido ver el horizonte lejano, un paso por día es suficiente para mi.

                                                                           John Henry Newman

XXXII Semana del Tiempo Ordinario

12 Fruto abundante

Jesús,

el corazón de algunas flores

es como un granero.

Llena también mi corazón

de muchas semillas

para que, cayendo en la tierra,

den fruto abundante.

13 Mantén limpios mis ojos

Padre bueno,

soy un niño pequeño;

poco a poco, voy abriendo los ojos

a la luz y a la belleza.

Mantén limpios mis ojos.

14 Semilla de nuevos misioneros

Hoy, fiesta de tantos santos,

te pedimos, Padre,

que su entusiasmo

sea hoy semilla

de nuevos misioneros

Y que su voz se oiga

en todo el mundo.

15 ¡Gracias!

Padre Dios, gracias

por los días tristes,

por los días claros,

por las campanas y aviones,

por los tejados y las chimeneas,

por las flores que vemos en el camino,

por las avispas y hormigas,

por las farolas y linternas,

por el rocío y sus perlas…

¡Gracias!

16 La alegría

De las flores del corazón

la que mejor huele

es la alegría. ¿

Dónde puedo guardarla,

por las noches,

para el día siguiente?

¡Ten, guárdamela tú, Dios Padre!

17 ¡Qué suerte tenemos los niños!

¡Qué suerte tenemos los niños,

Padre Dios!

Miles de ángeles cuidan de nosotros.

¡Qué bueno eres, Dios,

con todos nosotros!

18 Formamos una comunidad

La compasión es una flor

dulce, suave y callada.

¡Cuántos milagros

puede hacer nuestro corazón!

juntos formamos una comunidad:

no hay mayor riqueza

que estar todos unidos,

compartiendo el mismo pan,

la misma ilusión, la misma alegría.

“Una palabra habló el Padre,
que fue su Hijo,
y ésta habla siempre
en eterno silencio,
y en silencio
ha de ser oída del alma”
(San Juan de la Cruz, Dichos de Luz y Amor, 99) 
 

XXXI Semana del Tiempo Ordinario

5 Mi vecino está enfermo
Padre bueno,
mi vecino está enfermo
y tiene ya muchos años.
Parece un árbol viejo lleno de nudos,
casi sin corteza.
Pero es muy bueno
y yo le quiero mucho.

6 Nos gusta ser libres
Dios, Padre bueno,
a todos nos gusta ser libres.

Te pido por los encarcelados,

para que pronto se merezcan

vivir con los demás.

7 Los conventos
Padre Dios,
apenas conozco a las personas
que viven solo para Ti.
Te pido por todas los
que están en los conventos
y rezan por nosotros.
¡Ellos sí que te conocen de verdad!

8 Ordenar las cosas
Amigo Jesús,
en casa me riñen con frecuencia
porque dejo las cosas
en cualquier sitio.
Ayúdame a ordenar mis cosas,
que, de verdad, estoy muy cansada…

9 Las calles de mi ciudad
Jesús,
hay tantos coches
que apenas puedo andar solo
por las calles de mi ciudad.
Además, ruidos, accidentes, velocidad…
¡Qué mundo más raro!, ¿verdad?

10 Nos alargas tu mano
Querido Dios: hoy la Señorita
nos ha alargado el recreo
porque hemos trabajado bien.
Se parece a ti; porque tú siempre
nos alargas tu mano…

11 Veo demasiado la tele
Padre Dios,
ya sé que veo demasiado la tele
y que me hace daño a los ojos.
¡Hay tantas cosas que tenemos que borrar!

12 Fruto abundante
Jesús,
el corazón de algunas flores
es como un granero.
Llena también mi corazón
de muchas semillas
para que, cayendo en la tierra,
den fruto abundante.

Orar un rato sobre nuestros sentimientos:

Oración: Tienes el video de la oración puedes pararte en cada momento de invitación a reflexionar y escuchar de forma orante las canciones

Hay un momento de  preparación para orar

La oracición Las emociones:

Resultado de imagen de noviembre 2018

nos vistes con tu ternura

En el carro de noviembre

viene todo el oro del mundo:

con él llegan las hojas de las hayas,

las hojas del chopo ya desnudo,

las hojas del peral ahora sin fruto…

¡Cuánto traje roto y manchado!

A pesar de todo, es el más bello:

se lo han puesto para morir.

Dicen los libros que muchos animales

nunca están guapos,

—lo mismo que los árboles—

cuando se van a morir.

Algunos, incluso, se esconden

para no hacer sufrir a sus amos…

Pero no, Dios, Padre bueno, no estoy triste.

Sé que tú eres el oro más precioso

y que tu traje nos abriga a todos.

Tú nos vistes con tu ternura.

Tú nos cuidas con gran mimo.

Tú nos vistes —cuando llega el frío

con el oro de tus sueños…

¡Señor, Dios nuestro!

1 Me acuerdo de los santos

Dios, Padre eterno,

cuando veo tantas estrellas,

me acuerdo de los santos.

También ellos son de luz

y nos alumbran los caminos.

2 Este corazón

Las rosas tienen montones de pétalos,

los árboles montones de hojas,

el cielo multitud de estrellas,

el bosque multitud de nidos…

¡Yo, Padre bueno, este corazón que es tuyo!

3 Decir siempre la verdad

Jesús, quiero decir siempre la verdad.

Como Tú. No como otros,

que mienten para engañar

y fastidiar a los demás.

4 Más payasos

Amigo Jesús,

hoy te lo digo otra vez:

que haya más poetas,

más músicos

y más payasos en nuestra ciudad.

 

OCTUBRE

28 Llega noviembre

Poco a poco llega noviembre

como un ciempiés cansado de caminar.

¡Pero qué cara más bonita tiene!

El oro de los chopos, de los castaños,

de las hayas, de los manzanos…

¿Dónde guardas tanta belleza, Padre Dios?

29 Ya es otoño

Dios, Padre bueno,

ya es otoño

y te vistes de oro y fuego.

Acércame a la hoguera de tu belleza.

30 Limpia mis ojos con tu lluvia.

Padre Dios,

limpia mis ojos con tu lluvia.

Así veré mejor

los tesoros de la tierra.

31 Las fiestas del colegio

Padre nuestro,

estamos celebrando

las fiestas del colegio.

¡Ya sabes que estás invitado!

Trae contigo a cuantos quieras…

XXX Semana del Tiempo Ordinario

El Otoño es sementera, es paciencia, transparencia…

 EL OTOÑO ES DESPOJO

En las horas de Otoño, como que todo recobra la calma, el centro de este cosmos.

La Creación tiene un adentro, un seno en el que se alojan las mil semillas que son promesas de vida.

Todo cae al caer las hojas, mientras regresa el árbol a su seno, a su raíz. Y el hombre a su ser, a su latir secreto. Mientras hay como un derrumbe, como un desmoronamiento fuera, una luz una hoguera se enciende en el adentro.

En esta hora del Otoño, la Creación entra en un sueño y pasa horas y horas en la sombra, en la penumbra, en la oscuridad, acurrucada en el secreto abrazo de la Madre Tierra. La vida queda enterrada, sin mortaja que la disimule, y revivirá al calor de la Primavera.

La palabra es como algo fijo, como un cadáver en el diccionario y revivirá al calor del silencio.

La vida es como un silencio otoñal, todo el árbol se vuelve otoño, se vuelve silencio. Es la Tierra habitada por el silencio que alumbrará una palabra, una Primavera.

El Otoño evidencia de la muerte y evidencia de la vida. El silencio evidencia del corazón, evidencia del amor.

En el Otoño como que se apaga la vida. Pero lo que sucede es que la vida se reúne y se congrega en el seno del silencio para después renacer.

Vive la tierra el retiro de un embarazo, del silencio y de la fecundidad. En este tiempo la tierra se deja arar por la reja y se vuelve receptiva y acogedora. Es el Otoño una estación preñada de energía y de vida.

La vida es presa de su adentro, de su interioridad, de su seno. El Otoño no es preferentemente un asunto de climatología.

El Otoño es sementera, es paciencia con cierta impaciencia. Es despojo, desapego, transparencia, se caen las hojas y el bosque se vuelve transparente. Cuando se caen las palabras, cuando se detienen los deseos, cuando cesan las expectativas, el alma se vuelve transparente de la trascendencia que le habita.

El Otoño todo es adentro. La Primavera todo es afuera. El silencio, una estación recatada, austera. La Primavera es una exhibición espectacular, es un inmenso grito de la Naturaleza. Primero aprende a ser Otoño. Después serás Primavera.

Un abrazo y mi oración.Antón

20 Que la tierra no se enfade

Padre bueno,

algunos días son malos

y matan a las personas

con su lluvia y sus terremotos.

Te pido que la tierra no se enfade.

¡Nosotros la queremos mucho!

21 Quiero darte gracias

Me uno a la oración de otros niños;

quiero darte gracias

por ser Dios

y seguir trabajando por nosotros…,

22 Nuestras mamás

Para mí, lo más grande del mundo

son nuestras mamás:

¡son tan dulces,

tan cariñosas,

tan pacientes con nosotros!

¡Gracias por este maravilloso regalo!

23 No, Señor

No, Señor.

No a las piedras que tiramos.

No a las heridas ni a los cantos.

No a las hormigas que matamos. N

o a los insultos ni a los llantos.

¡No, Señor!

24 ¡Qué juguetonas son las estrellas!

¡Qué juguetonas son las estrellas!

Aparecen, se esconden,

parpadean con sus ojos de plata…

¡Hasta que vienes tú y las riñes

y luego se quedan quietas!

¡Tú, Señor, eres todo un Padre!

25 Jugar es…

¡No piensas más que en jugar!,

me dice mi mamá algunas veces.

Ella no sabe que jugar

es trabajar, pintar, hacer las tareas…

¡y rezar!

¡Porque Jesús nos quiere alegres!

26 Un día seré como mi papá

Papá es fenómeno:

se sabe casi todas las cosas

y es fuerte y valiente…

Yo sé que tú me has hecho niño

y que un día seré como mi papá…

¡Te pido, Jesús, que me ayudes!

27 Los días oscuros

¡Qué poco me gustan,

Jesús, los días oscuros y grises!

Parece que todo te sale mal

y se tiñe de niebla y tristeza.

XXIX Semana del Tiempo Ordinario

XXVII Semana del Tiempo Ordinario

Te invitamos a orar por el sinodo.

¡gracias!

ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO POR LOS JÓVENES

EN VISTA DEL SÍNODO DE LOS OBISPOS DE 2018 SOBRE EL TEMA:

«Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional»

Señor Jesús,

tu Iglesia en camino hacia el Sínodo

dirige su mirada a todos los jóvenes del mundo.

Te pedimos para que con audacia

se hagan cargo de la propia vida,

vean las cosas más hermosas y profundas

y conserven siempre el corazón libre.

Acompañados por guías sapientes y generosos,

ayúdalos a responder a la llamada

que Tú diriges a cada uno de ellos,

para realizar el propio proyecto de vida

y alcanzar la felicidad.

Mantén abiertos sus corazones a los grandes sueños

y haz que estén atentos al bien de los hermanos.

Como el Discípulo amado,

estén también ellos al pie de la Cruz

para acoger a tu Madre, recibiéndola de Ti como un don.

Sean testigos de la Resurrección

y sepan reconocerte vivo junto a ellos

anunciando con alegría que tú eres el Señor.

Amén.

Franciscus

Para vivir necesitamos creer en el amor, ya que sin él no hay vida.
Sin embargo es curioso comprobar cómo el ser humano
prefiere con frecuencia no buscar ni aceptar el amor, el perdón y la paz.
Como nos cuesta cambiar, preferimos hundirnos en nuestras ataduras
y no echar adelante nuestros proyectos e ilusiones.
Tanto el amor como el odio son una decisión en nuestra vida.
Optamos por la vida o la muerte, por el perdón o el rencor.
Cuando optamos por el amor, s
e libera una energía curativa en nuestros organismos;
esta energía es amorosa e inteligente
y está a disposición nuestra.
Además de la decisión personal,
de lo que pueda hacer el médico y cada uno,
es bueno contar con la ayuda de Dios.
Un abrazo y mi oración. Antón

No pido milagros y visiones Señor, pido la fuerza para la vida diaria.
Enséñame el arte de los pequeños pasos.
Hazme hábil y creativo para notar a tiempo, en la multiplicidad y variedad de lo cotidiano, los conocimientos y experiencias que me atañen personalmente.
Ayúdame a distribuir correctamente mi tiempo. Dame capacidad de distinguir lo esencial de lo secundario.
Te pido fuerza, auto control y equilibrio para no dejarme llevar por la vida y organizar sabiamente el curso del día.
Ayúdame a hacer cada cosa de mi presente lo mejor posible, y a reconocer que esta hora es la más importante.
Guárdame de la ingenua creencia de que en la vida todo debe salir bien.
Otórgame la lucidez de reconocer que las dificultades, las derrotas, los fracasos son oportunidades en la vida para crecer y madurar.
Envíame en el momento justo a alguien que tenga el valor de decirme la verdad con Amor.
Haz de mí un ser humano que se sienta unido a los que sufren.
Permíteme entregarles en el momento preciso un instante de bondad, con o sin palabras.
No me des lo que yo pido, sino lo que necesito.
En tus manos me entrego

Sant-Exupery

XXVI Semana del Tiempo Ordinario

SEPTIEMBRE

ORACIONES PARA CADA DÍA DE LA SEMANA

24 Mamá se parece a Ti

Mamá es como una manzana dulce y tierna:

es muy cariñosa y me dice cosas

muy bonitas cuando estoy triste.

Se parece a Ti, que siempre estás alegre

y dispuesto a ayudarme.

 

25 Hoy he traído una flor

Hoy he traído una flor a clase.

Me ha dicho mi abuela

que se llama margarita.

Huele muy bien y está muy alegre.

¡Te la regalo a ti, María!

 

26 Daré una alegría a mis papás

Ayer jugué un partido muy largo.

¡Estoy más cansado!

Hoy me dedicaré a estar tranquilo.

Así daré una alegría a mis papás.

¡Como tú lo hiciste tantas veces, Jesús!

 

27 Me está saliendo un diente

Me está saliendo un diente

y me duele un poco…

Esto de crecer es curioso.

¡Casi siempre te duele algo!

¿Así hay que crecer, Jesús?

 

28 El cielo se pone gris

Muchas veces el cielo se pone gris,

como nuestros ojos

y nuestro corazón…

Sin embargo, tu manto

es blanco, caliente, acogedor…

 

29  Hoy, en la misa

Hoy, en la misa, he pedido

por todos los niños y niñas del mundo:

por los pobres, por los negros,

por los huérfanos, por los ricos…

¡Dales a todos un corazón como el tuyo!

 

 30 El domingo nos reunimos

El domingo nos reunimos los cristianos

para celebrar la Eucaristía.

Las campanas se pone muy contentas

y también nuestro corazón,

porque nos recuerdan

todo el amor que tú nos tienes

al invitarnos a tu mesa.

EVANGELIO DIARIO XXV

ORACIONES PARA CADA DÍA DE LA SEMANA

17 Cuando llega septiembre

Cuando llega septiembre,

el tiempo se vuelve más corto

y se llenan las aceras

de niños y niñas cargados de libros.

¡Menos mal que tú no pesas,

Padre Dios!

18 Nos estamos quedando sordos

Dicen los mayores que los niños

nos estamos quedando sordos.

Mi profesor dice que las campanas

tienen un sonido especial.

¡Mi profesor es poeta

y piensa que las campanas

son tu mejor melodía, Padre Dios!

19 Yo también te busco

En mi ciudad, todas las casas quieren ser altas.

En el bosque, todos los árboles tienden a la luz.

En el río, todas las gotas de agua van de prisa buscando el mar.

¡Yo también te busco a Ti, Dios mío!

20 Sí al perdón

Jesús: Tú nos enseñaste

a decir «sí» o «no».

Sí a la vida,

si a la alegría,

sí al perdón.

21 La luna va besando la tierra

Por las noches,

cuando sale la luna y te escondes Tú,

la luna va besando la tierra:

beso a beso, palmo a palmo,

como lo haces tú en mi mejilla

cuando me acuesto…

22 ¡Qué bonitos son los árboles!

El otoño, algunos días,

nace con mucha niebla

y casi no se ven las casas.

El otoño tenía que ser siempre azul,

como Tú.

¡Qué bonitos son los árboles

con ese fondo tan claro!

23 Me voy a la cama

Algunos días, llego muy cansado

después de tanto colegio.

Apenas acabo las tareas,

ceno y me voy a la cama.

Rezo mis oraciones

y te digo adiós

a Ti, mi Amigo.

24 Semana del Tiempo Ordinario

ORACIONES PARA CADA DÍA DE LA SEMANA

9 La felicidad

¿Qué es la felicidad?

Yo creo que no se puede comparar

al oro, ni a las chuches…

Buscamos tantas cosas

sin saber bien lo que son.

¡El primero eres tú, Dios!

10 Las estaciones del año

Las estaciones del año son cuatro.

Me encantan todas,

pero la mejor es el verano:

la arena de la playa,

las vacaciones, nuestra familia…

¿Tú también tienes vacaciones,

playa y días para estar con tu familia?

¡Qué tonto soy, Dios mío!

11 ¡Qué grande es tu sabiduría!

En mi colegio, somos muchos;

todos iguales y todos diferentes.

¡Qué grande es tu sabiduría,

Señor de la tierra y de los hombres!

12 Dar vida y amor

No sé, pero a mí me parece, Padre,

que los libros están fríos.

¡Y las gomas y los bolis también!

¡Solo nuestro corazón

puede darles vida y amor!

13 Quiero ser agradecido

Yo, Jesús, quiero ser agradecido

con cuantos me quieren.

Te pido por ellos:

dales a todos, a cambio, tu paz.

14 ¡Gracias por ser nuestra luz!

¿Qué tendrá la luz?

Ella da brillo a las cosas

y abre caminos a las personas.

¡Gracias por ser nuestra luz!

15 ¡Un curso más!

Septiembre: ¡Un curso más!

Lo digo casi triste y preocupado.

Tendré que dejar los juguetes un poco,

saludar de nuevo a los libros,

recordar las canciones del curso…

¡Y volver a estrenar una mochila

llena de nervios e ilusiones!

16 El mar es maravilloso

Entre tus maravillas,

el mar es maravilloso:

ancho, llano,

lleno de espuma y olas…

¡Muchas veces me habla de Ti!

 

XXIII Semana del Tiempo Ordinario

SEPTIEMBRE

Vuelve el curso

Vuelve el curso. Después del verano, de nuevo los libros y el pupitre.

En la arena han quedado mis castillos,

algunos nuevos amigos, mil juegos…

Encerrados en una muralla alta.

Imagen relacionada

Ahora, Padre Dios, como el labrador,

de nuevo al surco del colegio y a las letras.

Me esperan muchas páginas en blanco

que solo yo podré escribir y pintar.

Lo que más ilusión me hace

es saber que volverán los amigos,

que mi Señorita no se ha ido

y que María seguirá con sus manos abiertas

para acogernos…

Septiembre huele a paja seca

y a arado nuevo en el cielo.

Poco a poco, se van las golondrinas,

los aviones, los vencejos…

A cambio, los niños y niñas

volvemos a alegrar las aceras de la ciudad

con nuestras prisas y carteras.

AMÉN

ORACIONES PARA CADA DÍA DE LA SEMANA

1 Tiempo de jugar

Dios, Padre bueno,

estoy deseando que llegue

el tiempo de jugar a las canicas.

Se parecen al mundo, ¿verdad?

Ruedan y ruedan sin cansarse…

2 Descubrir el agua fresca

Querido Dios,

ayúdame a descubrir el agua fresca

que hay en tantas fuentes…

¡En tantos corazones,

quiero decir!

3 A mi amigo le duelen las muelas

Dios, Padre bueno,

a mi amigo le duelen las muelas

y casi no puede hablar.

Por eso te digo yo sus cosas…

4 La noche es como una madre

Padre Dios,

la noche es como una madre

que nos cuida y nos esconde.

Aunque a veces tengo miedo,

ella me ayuda a descubrir

el silencio y la paz,

lugares en los que tú habitas.

5 Hoy he salido al campo

Querido Dios,

hoy he salido al campo

a coger moras.

¡Cuántas cosas gratis

hay en el campo! ¿Verdad?

6 No me gustan las armas

Dios, Padre bueno,

no me gustan las armas,

ni los juegos peligrosos, ni las piedras…

¡Porque no ven

y puedan hacer daño!

7 Los niños de los pueblos

Padre de todos,

hoy te pido

por los niños de los pueblos.

Son felices, pero tienen que ir

a la escuela a otro lugar muy lejos.

8 La fiesta de María

Querido Dios:

hoy es la fiesta de María.

Gracias a ella tenemos a Jesús,

nuestro mejor amigo.

XXII Semana del Tiempo Ordinario

El P. Luis, nos muestra como la Parroquia de Ntra Sra de America, trabaja el V Congresos Americano de Misiones.

Gracias, P. Luis

XVIII Semana del Tiempo Ordinario

La bendición de Dios se manifiesta en su mirada. A María, en su pequeñez, le brota un canto de agradecimiento y de alabanza porque se sabe mirada por Dios (cf Lc 1,48). Cuando el pueblo se sabe mirado, se sabe amado: “con una sola de tus miradas me has enamorado” (Cant 4,9 y 6,4), cuando pierde el rostro de Dios, o se le oculta, vive una tragedia. De ahí que el ser humano sea un buscador apasionado del rostro de Dios y que, al encontrar ese rostro, le inunde el gozo. “Ya bien puedes mirarme / después que me miraste, / que gracia y hermosura en mí dejaste” (San Juan de la Cruz).

Feliz día de Ntra Sra de las Nieves

Resultado de imagen de Virgen de las nieves de quero

Un abrazo y mi oración

XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

XVII Semana del Tiempo Ordinario

La amistad con Dios es un riesgo que cambia la vida, es, por tanto, una aventura peligrosa, en cuanto nos embarca en lo desconocido de Dios y de nosotros mismos, y deshace y reconstruye permanentemente nuestras seguridades.
Fiarse de Dios, confiar en Él es uno de los riesgos menos comprensibles para el hombre racional de nuestro tiempo. Nada evita la sensación desnudadora de salto en el vacío. «Sólo la fe nos alumbra para encontrar la fuente», para saber que detrás de todo está Él sosteniendo y cuidando nuestras vidas.

Un abrazo y mi oración. Antón

XVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

BUSCADORES DE PRESENCIA

  • Cuando te despiertes por la mañana procura respirar hondo, sonreír y agradecer a Dios la vida.
  • Sería estupendo comenzar la jornada tomando conciencia de que Dios está contigo.
  • Puedes leer al menos una frase del Evangelio y rumiarla a lo largo del día.
  • Una hermosa forma de parecerte a Jesús es cuidar la vida, cuidar toda vida.
  • Cambiará tu vida si cada día evitas la preocupación y practicas la confianza en la Providencia.
  • Dedicar tiempo al descanso, pasear, disfrutar de la naturaleza que cada día es una fiesta para tus sentidos, y hará que fácilmente brote en ti la alabanza.
  • Dios siempre está. Intenta descubrir su presencia  cuando estés en contacto con la naturaleza, cuando estés con los amigos o en familia, cuando estés a solas.
  • Procura ser la expresión viva de la amabilidad de Dios. Regalando una sonrisa a quien encuentres en tu camino, una palabra amable, una mirada de cariño.
  • Sería maravilloso que llevaras siempre en los labios una palabra de esperanza, en las manos un gesto de paz, en los pies un alivio para los que están en las orillas.
  • El amor no descansa ni en verano. Puedes aprender de María a estar atento/a a las necesidades de los otros y brindarles tu ayuda.
  • Y cuando llega la noche, abandonarte en los brazos de ese Padre que cuida tu vida con amor infinito y vela tu sueño será la mejor garantía para disfrutar de un feliz descanso.

XVI Semana del T.O.

XIV Semana del Tiempo Ordinario

10 pistas para un camino de oración I

EN EL SILENCIO EL ESPÍRITU GRITA: ¡ABBA, PADRE!

1.- Sitúate ante el mundo que te rodea. No todo da lo mismo. Todas las posturas tienen cabida, pero no todas tienen futuro.

Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón” (GS 1).

2.- Dedica unos momentos a pensar tu vida y ponte en verdad. No construyas tu identidad comparándote con otros.

3.- Percibe el deseo de Dios que hay en tu corazón. Basta una pequeña brasa para encender un gran fuego.

“El roble está latente en el fondo de la bellota” (Ira Progoff). “El reino de Dios está dentro de vosotros” (Lc 17,21).

4.- Haz silencio para ponerte ante una presencia. Busca la soledad para llegar al encuentro.

“No es el silencio del que no tiene nada que decir, sino el silencio del que teniendo muchas cosas que decir, se calla” (Beato Rafael).

5.- Ábrete a la Palabra. Lee con detenimiento, comprende lo que lees, dialoga con la Palabra, quédate en silencio ante ella, deja que la Palabra te construya.

“He manifestado que en nuestro mundo europeo, siempre incrédulo, ateo e indiferente, un cristiano no puede conseguir vivir la fe si no logra familiarizarse con la Palabra de Dios, si no se alimenta cada día de una Palabra, si no permite que el misterio de la gratuidad divina penetre en su evidencia” (Martíni).

6.- Recuerda que orar es “tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” (Santa Teresa).

7.- Aprovecha este momento para discernir tu vida y descubrir qué es lo que te pide Dios para que seas feliz, para que brote tu mejor tú.

8.- Concreta tu momento de oración en un compromiso.

“El verdadero abrazo a Dios se lo damos en la vida”

9.- Disponte a intercambiar los dones para construir un mundo nuevo.

“Al darnos nos vamos creando” “Pasarnos la emoción, el lirismo, el sentido de lo bello, el sentido de Dios” (Tomás Álvarez).

10.- Descubre qué tarea tienes que privilegiar en tu comunidad cristiana para recorrer con los demás el camino del encuentro con Dios en la oración.

“Lo que gratis habéis recibido, dadlo gratis” 

(Revista Orar)

Feliz Verano…..Un abrazo y mi oración.Antó

 XII Semana t.o.

XI Semana del Tiempo Ordinario

X Semana del Tiempo Ordinario

CORPUS CHRISTI

La oración es la condición que nos da la posibilidad de vivir en ese estado de apertura de confianza y liberación. Los místicos de todos los tiempos son los que nos enseñan a ver, a despertar, nos indican caminos, y nos enseñan procesos. Para ello hemos de aprender a VER, y también a escuchar, a interpretar tiempos y sonidos. La vida de oración, la podemos evaluar en nosotros. Cuando estamos abiertos al Misterio, todo se abre y se expande y ello repercute en nuestro modo de estar en el mundo- Supone el pasar del rechazo a la acogida, de la indiferencia a la solidaridad, del individualismo a la generosidad.

“Si nos dejamos guiar por el Espíritu más que por nuestros razonamientos, podemos y debemos buscar al Señor en toda vida humana”. Gaudete et exúltate”, nº 42

Un abrazo y mi oración.

Gracias, Señor,

porque te haces alimento,

presencia viva

que vienes a mi encuentro

para sostener mi vida

y darme fundamento.

Gracias, Señor,

porque en pequeños gestos

me muestras la grandeza

de tu entrega hasta el extremo:

pan que se parte y se comparte,

vino de alianza y sacramento,

vínculo de comunión

que crea entendimiento.

Gracias, Señor,

por cada eucaristía que celebro,

en la que escucho tu Palabra

y comulgo con tu proyecto,

que voy asimilando poco a poco

y me va transformando desde dentro.

Gracias, Señor,

por poner mi vida en movimiento

para un compromiso

más implicado e intenso,

más generoso y responsable,

más continuado y auténtico

que me lleve a estar cerca de quien

más necesita ayuda y consuelo.

Gracias, Señor,

por acompañarme en todo momento,

llenarme de tu amor

e impulsar mi esfuerzo

para no desanimarme

en la construcción de un mundo nuevo.

IX Semana del T. O

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Nuestra señal: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.

  •  Un modo de comenzar y vivir todo.
  • El recuerdo de que somos un espacio habitado por la Trinidad.
  • Mojón que indica cada una de las etapas de nuestro itinerario cristiano (Sacramentos).

Nuestro saludo: “La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén siempre con todos vosotros” (2 Co 12, 13).

  • Cuando el día al día le pasa el mensaje y la noche a la noche se lo susurra, y el don recibido se convierte en regalo para los demás.  

Nuestra forma de vivir:

  • Que nos desborda: “Yo no quiero un Dios que se ajuste a las medidas de mi pensamiento y esté formado a mi imagen. Quiero el auténtico, aunque sé que desborda mi intelectual capacidad. Por eso, ¡oh Dios vivo! creo en tu misterio, y Cristo, que no puede mentir, es su fiador” (Romano Guardini).
  • Que nos hace salir de nosotros por la adoración: “¡Oh Trinidad eterna! Tú eres un mar sin fondo en el que, cuanto más me hundo, más te encuentro; y cuanto más te encuentro, más te busco todavía” (Santa Catalina).

Nuestra forma de orar: “Doblo las rodillas ante el Padre. Que El, por medio de su Espíritu, os robustezca en lo profundo de vuestro ser. Que os haga abarcar lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo, y conocer el amor de Cristo que supera todo conocimiento. Así os llenaréis del todo de la plenitud de Dios” (Ef 3, 14-19).

Un abrazo y mi oración.

VIII Semana del Tiempo Ordinario

Para orar en Pentecostes y  las semana de preparación para la Trinidad

ORACIÓN DE UN HOMBRE MEDIOCRE

Recibid el Espíritu Santo

Señor, hoy celebramos ese gran regalo que Tú nos haces a todos y a cada uno de los seres humanos y que es tu mismo Espíritu.

Hoy es Pentecostés.

¿Por qué siento esta mañana con fuerza tan especial mi vacío interior y la mediocridad de mi corazón?

Mis horas, mis días, mi vida está llena de todo, menos de Ti. Cogido por las ocupaciones, trabajos e impresiones, vivo disperso y vacío, olvidado casi siempre de tu cercanía.

Mi interior está habitado por el ruido y el trajín de cada día.

Mi pobre alma es como «un inmenso almacén» donde se va metiendo de todo. Todo tiene cabida en mí menos Tú.

Y luego, esa experiencia que se repite una y otra vez.

Llega un momento en que ese ruido interior y ese trajín agitado me resultan más dulces y confortables que el silencio sosegado junto a Ti.

Dios de mi vida, ten misericordia de mí.

Tú sabes que cuando huyo de la oración y el silencio, no quiero huir de Ti.

Huyo de mí mismo, de mi vacío y superficialidad.

¿Dónde podría yo refugiarme con mi rutina, mis ambigüedades y mi pecado?

¿Quién podría entender, al mismo tiempo, mi mediocridad interior y mi deseo de Dios?

Dios de mi alegría, yo sé que Tú me entiendes. Siempre has sido y serás lo mejor que yo tengo.

Tú eres el Dios de los pecadores. También de los pecadores corrientes, ordinarios y mediocres como yo.

Señor, ¿no hay algún camino en medio de la rutina, que me pueda llevar hasta Ti?

¿No hay algún resquicio en medio del ruido y la agitación, donde yo me pueda encontrar contigo?

Tú eres «el eterno misterio de mi vida». Me atraes como nadie, desde el fondo de mi ser.

Pero, una y otra vez, me alejo de Ti calladamente hacia cosas y personas que me parecen más acogedoras que tu silencio.

Penetra en mí con la fuerza consoladora de tu Espíritu.

Tú tienes poder para actuar en esa profundidad mía donde a mí se me escapa casi todo. Renueva mi corazón cansado.

Despierta en mí el deseo.

Dame fuerza para comenzar siempre de nuevo; aliento para esperar contra toda esperanza; confianza en mis derrotas; consuelo en las tristezas.

Dios de mi salvación, sacude mi indiferencia.

Límpiame de tanto egoísmo. Llena mi vacío.

Enséñame tus caminos.

Tú conoces mi debilidad e inconstancia.

No te puedo prometer grandes cosas.

Yo viviré de tu perdón y misericordia.

Mi oración de Pentecostés es hoy humilde como la del salmista:

«Tu Espíritu que es bueno, me guíe por tierra llana» (Sal. 142, 10).

Invocación al Espíritu

VIII Semana TO EVANGELIO DIARIO

OS ENVIARÉ DESDE EL PADRE, EL ESPÍRITU DE LA VERDAD

Ven Espíritu, Padre amoroso del pobre.                        

Con tu fuerza, con tu luz,
con tu enseñanza                        
acojo las propuestas radicales,                        
sanadoras, de Jesús para la humanidad.       

Ven, Espíritu, dulce huésped del alma.

¡Qué maravilloso eres!                        
Me quitas los miedos.                        
Desatas en mí ríos de alabanza.                        
Me comunicas tu vida                        
a través de los que beben de tu fuente. 

Entra, Espíritu, hasta el fondo del alma.

Huelo tus perfumes
y camino, paso a paso, hacia la verdad plena.
Habitas mi misterio y ahí, en la hondura,
Me invitas a dar las manos a todos y a todos,
en una comunión ininterrumpida.        

Riega, Espíritu, la tierra en sequía.

Abro mis oídos para oír tus maravillas.                        
Me pongo en camino hacia donde Tú quieras.                        
Celebro el amor en la Iglesia                        
que Tú convocas cada día.                        
Junto a ti recorro cada día los caminos:                        
De la superficialidad a la hondura,                        
de la pasividad a la creatividad,                        
del individualismo a la comunión.                        

¡Te alabo y te bendigo, Espíritu de amor!  

Un abrazo y mi oración. Antón

Para orar la Ascensión y la septima semana

Evangelio DIARIO7ª Pascua

Flores para María

Para orar la sexta semana

Evangelio DIARIO VI Pascua

Para orar la quinta semana

Evangelio diario VPascua

Para orar la cuarta semana

Evangelio diario 4ª Pascua

Parar orar la tercera semana

Evangelio 3ª Semana de Pascua

Para orar la segunda semana.

2Pascua

¡ALÉGRATE! ¡ES PASCUA, LA FIESTA DE LA VIDA!

¡ALÉGRATE!  

Amigos y amigas, ¡alegraos!

Es lo mejor que os podemos decir en la Pascua:¡Alegraos!

El mejor anuncio que os queremos dar:

¡Alegraos, porque Jesús ha resucitado!    

 

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (Papa Francisco).  

 

Abrid el oído. Escuchad la alegría.

Hay muchos himnos resonando a nuestro alrededor.

La Pascua de Jesús nos regala alegría, invitándonos de nuevo a cantar y caminar.    

 

Cuando alguien nos mira sonriendo, espontáneamente sonreímos.

¿Os imagináis cómo nos mira Dios en Jesús resucitado?

“Miradle resucitado”. ¿No basta esto para vivir alegres?  

 

Donde hay un cristiano hay alegría.

Lo viejo ha pasado, comienza lo nuevo.

En nombre de Jesús, multiplicad la alegría.

No nos dejemos robar el gozo de la pascua.  

 

Gustad los gozos más bellos y sencillos de cada día.  

Afrontad con ánimo los retos que tenéis por delante.

Haced vuestras las alegrías y esperanzas, las angustias y tristezas de los pueblos.

La alegría nunca es egoísta ni individualista, es solidaria, compartida.

¿Cómo puedo yo ser feliz si los demás no lo son?  

 

La verdadera alegría no depende de lo que nos ocurre.

Está en descubrir que somos amados en todo momento y circunstancia.  

 

Amigos y Amigas:

Atreveos a vivir el gozo de la Pascua.

La Pascua está para ser cantada.

Que os brote del interior un canto agradecido a la Vida Nueva

que Cristo Resucitado nos regala en cada instante.

¡FELIZ PASCUA, FIESTA DE LA VIDA! 

Evangelio 1ª Semana de Pascua

7. ¡Feliz Pascua de Resurrección!

6. Calendario de Pascua

ORAR EN PASCUA

Nada contracorriente, porque el ambiente no te ayudará a orar.

Busca momentos para poner en sintonía tu corazón con los misterios de la muerte y resurrección del Señor.

Abre camino en la noche para buscar al Señor y escuchar sus palabras tan llenas de espíritu y verdad.

Abre el oído para escuchar el rumor de otros pasos y dejarte ayudar por los que, también en la noche, se acercan a Jesús.

Afina las cuerdas de tu cítara para que suenen en tu corazón las mejores músicas por el triunfo de la vida.

Abre tu cántaro para recoger el amor redentor que brota del costado de Jesús.

Aprende a vivir en comunidad, porque el gozo tan grande de la Vida ya no se puede vivir a solas.

El cristiano estrena novedad en medio de los pueblos.

Mira en todo momento a María, porque su corazón guarda los mejores acentos: de la soledad por la muerte de Jesús y de la alegría por la vida de Jesús.

Aprende a hacer tuyos los dolores y gozos de una humanidad que ansía en lo más profundo vivir al aire del Espíritu. 

Ora al aire del Espíritu. ¡Atrévete a orar

Via Crucis para el viernes Santo:VIERNES SANTO

Oración para comenzar la Semana Santa

V Semana de Cua.e DIARIO

DOMINGO V de Cuaresma.lectio

Sa50q5B18cas

IV Semana de Cuaresma EVANGELIO DIARIO

CUARESMA, TIEMPO CON DIOS

DIOS NOS OFRECE CADA AÑO LA CUARESMA

El encuentro con Jesús, el Señor, en la Cuaresma, limpia nuestros ojos para situarnos con lucidez en el mundo de hoy, fortalece nuestras manos para trabajar en las tareas del Reino, nos capacita para ser testigos de su amor.

El desierto es experiencia de soledad, pero también es experiencia eclesial, porque Jesús recorre el camino hacia la Pascua con nosotros.

Caminamos hacia la Pascua unidos a toda la Iglesia que siente el empuje del Espíritu para acercarse con nuevo impulso a la Palabra, a los que están en las orillas, en la noche, en la enfermedad y en el sin sentido..

Este tiempo de Cuaresma es un tiempo siempre propicio para abrir el oído y escuchar a nuestro Dios, escuchar lo que pasa en nuestro mundo, salir de la indiferencia hacia la compasión. Dejar la vieja mentalidad y abrirnos a la sabiduría creativa del Espíritu que siempre nos está empujando hacia donde menos pensamos pero siempre hacia la comunión.

Dios es amor y solo amor. En la medida que seamos capaces de amor conocemos a Dios. Ha enviado a su Hijo no para juzgar al mundo sino para que el mundo se salve por él. La cruz es la manifestación suprema del amor y la lealtad de Dios. ¡Tanto nos ama que nos lo da todo! Las obras de amor revelan si hemos aceptado la salvación de Dios.

«Juntos andemos, Señor.

Por donde fuereis, tengo de ir.

Por donde pasareis,

tengo de pasar»

(Santa Teresa, Camino 21,6).

——————————

Cuaresma: Tiempo de limosna, ayuno y oración.

Cuaresma: Posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.

Cuaresma: Oportunidad para empezar a amar de nuevo.  

La Cuaresma es un derroche de gracia, una oportunidad, un camino. Más que para hacer es un tiempo para dejarnos hacer. Es un espacio y un tiempo para el amor.

La Cuaresma es un tiempo privilegiado para encontrar el gusto y el sentido de la plegaria. Es un tiempo privilegiado para encontrarnos con lo esencial, para recorrer los caminos de la libertad, la creatividad y la belleza.

Es camino de perdón. Dios es rico en perdón. Alegría. Hablar de perdón es hablar de Dios y de su misericordia entrañable. Dios se hace perdón en los gestos y palabras de Jesús, que acoge y come con pecadores, que es amigo de pecadores.

Espacio para el amor. Dios camina a nuestro lado y no nos abandona. La Cuaresma es un tiempo de gracia, tiempo de siembra, de esperanza, tiempo de amor y de ternura. Invitación al amor.

Camino hacia el bautismo. Llamados a la increíble buena nueva de la salvación y de la resurrección de la mañana de Pascua.

Caminar los caminos de la ternura, del perdón, del amor. Con Cristo aprendemos los caminos de la libertad, de la creatividad, de la belleza.

Salir al encuentro solidario del dolor y la humillación de las víctimas de este mundo. Ensancha mi corazón para la compasión, abre mis ojos para compartir el dolor.

La Cuaresma es una invitación a crecer en nuestra calidad de amor y a hacer posible que los hombres y mujeres vivan mejor y sean más felices. Porque la gloria de Dios es que todos vivan en plenitud.

Una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor. Para prepararnos a recibirla, laProvidencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, «signo sacramental de nuestraconversión», que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.

Como todos los años, con este mensaje deseo ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia; y lo hago inspirándome en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12)…

 

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2018
«Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12)

3ª Semana de Cuaresma EVANGELIO DIARIO

LECTIO DOMINGO II

2ª Cuaresma EVANGELIO DIARIO E

Oración para el comienzo de la Cuaresma

DOMINGO I de Cua.Lectio

TIEMPO DE SILENCIO

ENTRA EN TU CUARTO, CIERRA LA PUERTA

CUARESMA: TIEMPO DE SILENCIO.    

 

Dime,

¿cómo curarse de la mirada

que ve pero no penetra?

Dime,

¿cómo habitar el silencio?  

 

Quietud,       

        una tensa atención,       

       un levitar del corazón.  

 

Esto es.

No hay palabras.

A través del abismo

entre aguas cenagosas,                     

                    resplandor.    

 

ENTRA EN TU CUARTO,

CIERRA LA PUERTA…    

 

Tiempo de silencio. 

Luis Albornoz

EVANGELIO DIARIO EN LA CUARESMA

LOS SÍMBOLOS EN LA CUARESMA

TE COMPADECES DE TODOS, SEÑOR

La ceniza:

 

“Convertíos a mí de todo corazón” (Jl 2,12).

  • Expresa la conversión, el deseo de liberarnos del mal: la desunión, la violencia, la insolidaridad, la indiferencia, que hay en nosotros y ponernos en el camino hacia la Pascua.
  • Es un gesto de verdad y de súplica ante el Dios de la Vida. Es un signo de comienzo. Con la ceniza comenzamos el camino hacia la Pascua…La Cruz: “El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo” (Lc 9, 23).
  • Símbolo predilecto para representar a Cristo y su misterio de salvación. Símbolo de la nueva alianza realizada en la Pascua de Jesús.
  • Ilumina nuestra vida. Nos da esperanza. Nos enseña el camino. Nos asegura la victoria de Cristo. Nos compromete a seguir el mismo estilo de vida de Jesús para llegar a la nueva existencia del rEl Ayuno solidario:“Llegará un día en que se lleven al novio, y entonces ayunarán” (Mt 9, 15).
  • Es una voz profética para recordarnos que todo es bueno, pero relativo, que los valores materiales no son absolutos, que los valores sobrenaturales hay que cuidarlos.
  • Nos enseña misericordia. Nos convierte en más transparentes y disponibles para los demás, menos llenos de nosotros. Nos educa el egoísmo y la autosuficiencia y a abrirnos más a Dios y a los hermanos…El camino:Jesús vio a un publicano llamado Leví, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: “Sígueme” (Lc 5,27).
  • La vida cristiana es seguir a Jesús, es hacer camino.
  • El “marchar”, el caminar en la vida cristiana y más en la celebración, viene a ser una parábola de la Iglesia en camino. Una comunidad escatológica que en cierto modo se trasciende a sí misma y avanza hacia la meta propuesta. Que se siente peregrina, sin afincarse excesivamente ni en un lugar ni en una situación.

Miércoles de Ceniza

Calendario de Cuaresma

DOMINGO VI LECTIO

“Un sabio va a dialogar con los obreros que penan en una cantera bajo el calor del día y el peso de la jornada: un trabajo inhumano, un trabajo…Pregunta a cada uno de ellos lo que está haciendo. El primero levanta hacia él una mirada sombría y taciturna y declara: “Bien lo ves tú, pico piedra”. El segundo le mira con ira: “Bien lo sabes tú, me gano la vida”. El tercero, con los ojos llenos de luz, le dice: “¿No lo adivinas? ¡Nunca lo adivinarías! Construyo un templo a mi dios”.

Un abrazo y mi oración. Antón

DOMINGO V LECTIO

Somos diferentes
Te doy gracias, Dios, Padre, porque nos has creado diferentes los unos de los otros.
Nuestros rostros tienen todos los colores, y tu luz se refleja en esta variedad.
Te doy gracias porque nos has dado lenguas distintas que expresan la gozosa diversidad de la vida y hablan de ti de mil maneras.
Mi hermano es distinto de mí, y esto es bueno, y esto es la riqueza de todos.
Y esta diferencia me obligará a esforzarme para entenderlo, y le obligará a él a esforzarse para entenderme a mí, y esto nos hará crecer a los dos.
Te alabo, Señor, porque nos podemos descubrir unos a otros y podemos vivir la alegría de encontrarnos; porque podemos compartir lo que somos y ofrecernos mutuamente.
Y por encima de todo te doy gracias porque tú eres nuestra unidad.
Tú estás presente en cada hombre y en cada mujer, en cada país y en cada ciudad, en cada pueblo y en cada barrio, en cada lengua y en cada color de piel.
Tú eres Dios, y nos unes en Jesús, tu Hijo, hermano de cada uno de nosotros.

Un abrazo y mi oración.Antón

V Semana del Tiempo Ordinario EVANGELIO ORADO

DOMINGO IV lectio

«El mundo los necesita a ustedes, jóvenes de los pueblos originarios, y los necesita tal y como son. ¡No se conformen con ser el vagón de cola de la sociedad, enganchados y dejándose llevar! Los necesitamos como motor, empujando. Escuchen a sus abuelos, valoren sus tradiciones, no frenen su curiosidad. Busquen sus raíces y, a la vez, abran los ojos a lo novedoso, sí… y hagan su propia síntesis. Devuélvannos al mundo lo que aprenden porque el mundo los necesita originales, como realmente son, no como imitaciones». Papa Francisco (A los niños del Hogar de acogida ‘El Principito’, en Puerto Maldonado, Perú, a quienes llamó “estrellitas que iluminan en la noche”).

IV Semana del Tiempo Ordinario

DOMINGO III Lectio

«El silencio no se limita a la ausencia de palabras; es estar dispuesto a escuchar otras voces: la de nuestro corazón y, sobre todo, la voz del Espíritu Santo.
En la liturgia, la naturaleza del silencio sagrado depende del momento en que se observa: “En el acto penitencial y después de la invitación a orar, cada uno se recoge en sí mismo; pero terminada la lectura o la homilía, todos meditan brevemente lo que escucharon; y después de la Comunión, alaban a Dios en su corazón y oran”.
Antes de la oración inicial, el silencio nos ayuda a recogernos en nosotros mismos y a pensar en por qué estamos allí. De ahí la importancia de escuchar nuestro ánimo para abrirlo luego al Señor. Tal vez venimos de días fatigosos, o de alegría, de dolor, y queremos decírselo al Señor, invocar su ayuda, pedirle que esté cerca de nosotros; tenemos familiares y amigos que están enfermos o que atraviesan pruebas difíciles; deseamos confiarle a Dios las suertes de la Iglesia y del mundo. Para esto sirve el breve silencio antes de que el sacerdote, recogiendo las intenciones de cada uno, exprese en voz alta a Dios, en nombre de todos, la oración común que concluye los ritos de introducción, haciendo la “colecta” de las intenciones individuales.» Papa Francisco

Buena semana.Un abrazo y mi oración. Antón

II Semana del Tiempo Ordinario

ESPERA A JESUS CON MARIA y JOSÉ

¡Feliz Navidad!Días de Navidad

Para vivir la Navidad con todos los sentidos

Octava de Navidad EVANGELIO ORADO

DOMI III ADV LECTIO

Oración de alma enamorada

En Adviento

ADVIENTO

Segunda semana de Adviento

Calendario de Adviento

Secuencia, pentecostés

Invocación al Espíritu

Las Bienaventuranzas

Domingo de Resurrección17

Sábado Santo

Viernes Santo

Jueves Santo

El Evangelio en la SEMANA SANTA (1)

Oración para iniciar la Semana Santa

Retiro de Cuaresma

En este material de retiro, sobre los dos primeros capitulos de Job, reflexionamos sobre la tentación en la vida del cristiano.

Son cuatro carpetas:

11Si no tengo amor, no me sirve

12Si no tengo amor, no me sirve

13Si no tengo amor, no me sirve

2Si no tengo amor, no me sirve

EL ESPÍRITU ES EL QUE DA VIDA

Y CÓMO SE TE HAN ABIERTO LOS OJOS

San José

SOY YO

Me pongo en camino

Calendario de Cuaresma

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO

BUSCAD EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA

Caminos de sencillez y confianza

En estos días pasados me ha llegado un texto precioso que nadie quiere firmar. Parece que no tiene autor. Como me lo han compartido os lo comparto. Y yo me atrevo a poner mi nombre como autor y te invito a que también hagas lo mismo. Creo que después de hacer esto uno cree que el mensaje de las llamadas bienaventuranzas del Evangelio y de Jesús son más verdaderas.

Por una vez es posible que hablemos de tres comentarios del Evangelio, éste de ahora, y los dos del archivo adjunto.

Buena semana. Nos vemos aquí dentro de nada. Besos. Abrazos.

Catorce CURSOS GRATUITOS

Después de ver que hay gente que se hace millonaria explicando en un taller

cómo ser líder…

qué hacer para auto sanarse…

que te enseñan a mejorar tu imagen…

y blogs sobre cómo mantener un matrimonio saludable…

Quiero compartir este resumen. ¡Todo en dos pasos! Aquí van:

Curso 1: Para Bajar de Peso en dos pasos:

  1. Cierre la boca, y
  2. Póngase a hacer ejercicios.

Curso 2: De Administración en dos pasos:

  1. No gaste lo que no tiene, y
  2. Deje de pedir prestado.

Curso 3: Para Mejorar su autoestima en dos pasos:

  1. Quiérase mucho así como está, y
  2. Que le importe un carajo lo que piensen los demás.

Curso 4: De Superación personal en dos pasos:

  1. Deje de hacerse el mártir, y
  2. Póngase a trabajar.

Curso 5: Para Encontrar pareja en dos pasos:

  1. No hay gente hecha a la medida de sus caprichos, y
  2. Por favor, piérdale el miedo a estar solo/a.

Curso 6: De Autosanación en dos pasos:

  1. Perdónese sus estupideces, y
  2. Perdone las estupideces de los demás.

Curso 7: Para Hablar en público en dos pasos:

  1. No tenga miedo a decir bobadas, y
  2. Si ya las dijo, no se calle… siga hablando.

Curso 8: De Mejoramiento de Imagen:

  1. Báñese, péinese, lávese los dientes, y
  2. Luego cuando salga de su casa, camine siempre DERECHIIITO.

Curso 9: De Modales y Etiqueta en dos pasos:

  1. Salude siempre, y
  2. Mastique con la boca cerrada.

Curso 10: De Liderazgo en dos pasos:

  1. Pida las cosas con narices y sin miedo, y
  2. Dé siempre ejemplo.

Curso 11: De Valores en dos pasos:

  1. No joda a su prójimo, y
  2. Siempre que pueda, ayúdelo.

Curso 12: De Autoconocimiento en dos pasos:

  1. Mírese siempre bien en el espejo, y
  2. Dígase sus verdades aunque le duelan.

Curso 13: De Matrimonios de Éxito en dos pasos:

  1. No ponga los cuernos, y
  2. Cumpla con sus obligaciones, sea feliz.

Curso 14: De Crecimiento Emocional y Espiritual en dos pasos:

  1. Deje de tenerse lástima, y
  2. Deje de echarle la culpa a los demás de sus fracasos.

NOSTALGIA DEL ABSOLUTO

Los regalos de Jesús

Felicitación de Navidad

Adviento y Navidad

Felicitación de Navidad

estad-en-vela

el-tiempo-de-adviento-2016

oracion-para-comenzar-el-adviento

 

Leave a comment

  • 0.0